Angioplastia transluminal percutánea coronaria con stents versus injerto de derivación de arterias coronarias para personas con angina estable o síndromes coronarios agudos

Las personas sometidas a cirugía de derivación por estrechamiento de los vasos coronarios pueden tener menos probabilidades de necesitar una nueva intervención en comparación con las tratadas con angioplastia y colocación de stents.

El estrechamiento de las arterias coronarias puede atenuarse mediante el reemplazo total con cirugía de derivación o, alternativamente, la desobstrucción y la apertura de los vasos mediante angioplastia y colocación de stents. El análisis de los ECA hasta 2004 indica que después de la cirugía es menos frecuente la necesidad de nuevas intervenciones (para atenuar el estrechamiento posterior) que después de la colocación de stents. El riesgo de muerte o ataque cardíaco después de cualquiera de los dos tratamientos pareció idéntico, pero esto se puede deber a al reducido número de participantes de los ensayos incluidos en la revisión y a que la variación entre los ensayos (heterogeneidad) puede estar ocultando diferencias reales. Se necesitan más ensayos de nuevas técnicas en una mayor variedad de pacientes con revisión sistemática posterior.

Conclusiones de los autores: 

El CABG se asocia con menores tasas de eventos cardíacos adversos graves, principalmente a causa de la reducción de la revascularización repetida. Sin embargo, los datos de los ECA están limitados por el seguimiento, las características atípicas de las muestras y el rápido desarrollo de las técnicas quirúrgicas y de colocación de stents. Las investigaciones en la población real de pacientes o los metanálisis de datos al nivel de los pacientes podrían identificar los factores de riesgo y los grupos con mayores posibilidades de beneficiarse más con una estrategia que con otra.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El injerto de derivación de arterias coronarias (CABG, por su sigla en inglés) reemplaza los vasos obstruidos con vasos de otras partes del cuerpo. La otra alternativa es remodelar las obstrucciones mediante las técnicas basadas en catéter como la angioplastia percutánea coronaria con stents. Si bien son menos invasivas, las técnicas de colocación de stents están limitadas por la recurrencia del estrechamiento de los vasos tratados (reestenosis). Se examinaron las pruebas vinculadas a los resultados cardíacos registrados después del CABG o la colocación de stents, con implicaciones en la utilización de recursos, la asignación de los mismos y el informe de la elección del paciente.

Objetivos: 

Examinar las pruebas de ensayos controlados aleatorios (ECA) de los beneficios del CABG o los stents para reducir los eventos cardíacos en las personas con angina estable o síndrome coronario agudo (SCA).

Estrategia de búsqueda (: 

CENTRAL (Número 2, 2004), EMBASE (1990 hasta 2004), MEDLINE (1990 hasta 2004) y búsqueda manual hasta julio 2004.

Criterios de selección: 

Sólo se incluyeron ECA de angioplastia transluminal percutánea coronaria (ATPC) con stents en comparación con CABG. Se incluyeron participantes adultos con angina estable o SCA y angina inestable, que presentaban enfermedad de uno o múltiples vasos. Se consideraron fuentes publicadas e inéditas.

Obtención y análisis de los datos: 

Las variables de resultado incluyeron la tasa de eventos compuestos (eventos cardíacos adversos graves, supervivencia sin eventos), muerte, infarto agudo de miocardio (IAM), revascularización repetida y reestenosis binaria, así como información sobre el diseño y las características iniciales. La evaluación de la calidad se completó de forma independiente. Los metanálisis se presentan como odds-ratios (OR) con intervalos de confianza (IC) del 95% mediante el uso de un modelo de efectos fijos. Se evaluó la heterogeneidad entre los ensayos.

Resultados principales: 

Se incluyeron nueve estudios (3519 pacientes). Cuatro ECA incluyeron pacientes con enfermedad de vasos múltiples y cinco se centraron en pacientes con enfermedad de un único vaso. Cuatro estudios proporcionaron seguimientos durante más de un año. No se observaron diferencias estadísticas entre el CABG y la colocación de stents en el metanálisis de la mortalidad o el IAM, pero se registró heterogeneidad. Las tasas de eventos cardíacos compuestos y revascularización fueron inferiores con el CABG que con los stents. Los odds-ratios resultantes del metanálisis de los datos de la tasa de eventos al año fueron de 0,43 (IC del 95%: 0,35 a 0,54); y a los tres años, el OR fue de 0,37 (IC del 95%: 0,29 a 0,48). Los odds-ratios para la revascularización al año fueron de 0,18 (IC del 95%: 0,13 a 0,25); y a los tres años, OR 0,09 (IC del 95%: 0,02 a 0,34). La reestenosis binaria a los seis meses (ensayos de enfermedad de un único vaso) favoreció al CABG (odds-ratio 0,29 [IC del 95%: 0,17 a 0,51]).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save