Haloperidol solo o combinado para el tratamiento de la manía

Quince ensayos cumplieron los criterios de inclusión para la revisión. La interpretación de los resultados se vio obstaculizada por el pequeño tamaño total de la muestra y por la baja calidad del informe de los ensayos incluidos. Hubo cierta evidencia de que el haloperidol fue más eficaz que placebo en cuanto a la reducción de las puntuaciones de los síntomas maníacos y psicóticos, cuando se administró como monoterapia y como tratamiento adicional al litio o al valproato. No hay evidencia de diferencias en la eficacia entre el haloperidol y la risperidona, la olanzapina, el valproato, la carbamazepina, la sultoprida y el zuclopentixol. Hubo una diferencia estadísticamente significativa; el haloperidol fue probablemente menos efectivo que el aripipiprazol. No se informaron datos comparativos de eficacia con la quetiapina, el litio o la clorpromazina. El haloperidol causó más síntomas extrapiramidales (SEP) que placebo y más trastornos del movimiento y SEP, pero menos aumento de peso que la olanzapina. El haloperidol causó más SEP que el valproato, pero no se encontraron diferencias entre el haloperidol y el litio, la carbamazepina, la sultoprida y la risperidona en cuanto al perfil de efectos secundarios.

Conclusiones de los autores: 

Existe alguna evidencia de que el haloperidol es un tratamiento efectivo para la manía aguda. A partir de los datos limitados disponibles, no hubo diferencias en la eficacia general del tratamiento entre el haloperidol y la olanzapina o la risperidona. Alguna evidencia indica que el haloperidol podría ser menos efectivo que el aripiprazol. En cuanto a la tolerabilidad, al considerar la evidencia deficiente de la comparación de los fármacos, los médicos y los pacientes deben considerar los diferentes perfiles de efectos secundarios como una cuestión importante para informar su elección.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los objetivos principales del tratamiento de la manía son controlar los comportamientos peligrosos, reducir el suicidio, producir una sedación aguda adecuada y acortar el episodio de trastornos del estado de ánimo. Entre los diferentes fármacos, el haloperidol se ha utilizado durante muchos años en el tratamiento de los pacientes psicóticos, pero tiene un perfil de efectos secundarios problemático.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del haloperidol para el tratamiento de la manía en comparación con placebo u otros fármacos activos, ya sea como monoterapia o como tratamiento complementario.

Métodos de búsqueda: 

Se buscó en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Depresión, Ansiedad y Neurosis (Cochrane Collaboration Depression, Anxiety and Neurosis Controlled Trials Register) (11 de octubre de 2005), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (The Cochrane Library Número 3, 2005), MEDLINE (1966 a 2003), EMBASE (1980 a 2003), CINAHL (1982 a 2003), PsycINFO (1872 a 2003) y en las listas de referencias. También se estableció contacto con expertos, investigadores y con las compañías farmacéuticas relacionadas con el tema.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorizados que compararon el haloperidol con placebo u otro tratamiento activo para el tratamiento de los episodios maníacos agudos o mixtos en pacientes con trastorno bipolar o esquizoafectivo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener información adicional. Se obtuvo de los ensayos información sobre los efectos adversos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 15 ensayos con 2022 pacientes. En comparación con placebo, el haloperidol fue más efectivo para reducir los síntomas maníacos, ya sea como monoterapia (diferencia de medias ponderada [DMP] -5,85; intervalo de confianza [IC] del 95%: -7,69 a -4,00) o como tratamiento complementario del litio o el valproato (DMP -5,20; IC del 95%: -9,26 a -1,14). Hubo una diferencia estadísticamente significativa; el haloperidol fue probablemente menos efectivo que el aripipiprazol (riesgo relativo [RR] 1,45; IC del 95%: 1,22 a 1,73). No se encontraron diferencias significativas entre el haloperidol y la risperidona, la olanzapina, la carbamazepina o el valproato. En comparación con placebo, se informó una diferencia estadísticamente significativa a favor del haloperidol en el fracaso del tratamiento completo (RR 0,74; IC del 95%: 0,57 a 0,96). La amisulprida se asoció con un menor aumento de peso que la risperidona y la olanzapina (RR: 0,28; IC del 95%: 0,12 a 0,67), pero con una mayor incidencia de temblores (RR: 3,01; IC del 95%: 1,55 a 5,84) y otros trastornos del movimiento.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save