¿Con qué frecuencia debe ver a su dentista para un chequeo?

¿Por qué hacer un chequeo dental?

Un chequeo dental ayuda a mantener la boca sana y permite que el dentista pueda ver si tiene algún problema dental. Permite que el dentista trate cualquier problema a tiempo, o incluso mejor, evita que se desarrollen problemas. Dejar los problemas sin tratar puede hacer que el tratamiento sea más difícil en el futuro.

¿Qué se hace en un chequeo?

En cada chequeo, su dentista normalmente:

- examina los dientes, las encías y la boca;

- pregunta sobre su salud general y si ha tenido algún problema en los dientes, la boca o las encías desde su último chequeo;

- le aconseja sobre los hábitos de limpieza de los dientes, así como sobre su dieta, el hábito de fumar y el consumo de alcohol.

- si es apropiado, recomienda el tratamiento necesario para cualquier problema dental.

Al finalizar, el dentista le recomendará una fecha para el próximo chequeo. Tradicionalmente se recomiendan chequeos cada seis meses. Sin embargo, algunas personas tienen un mayor riesgo de desarrollar problemas dentales y pueden necesitar chequeos más frecuentes, mientras que otras pueden no necesitarlos con tanta frecuencia.

¿Por qué se ha elaborado esta revisión Cochrane?

Someterse a chequeos cada seis meses podría ayudar a mantener la boca sana y evitar problemas dentales en el futuro, pero también podría conducir a tratamientos dentales innecesarios. Sin embargo, el hecho de hacerse chequeos con menos frecuencia puede hacer que los problemas dentales empeoren y que el tratamiento y la atención sean difíciles y costosos.

Se deseaba identificar el mejor intervalo de tiempo entre los chequeos dentales.

¿Qué se hizo?

Se buscaron estudios controlados aleatorizados en los que las personas se asignaron al azar a diferentes intervalos de tiempo entre los chequeos. Los estudios controlados aleatorizados suelen proporcionar la evidencia más fiable.

Fecha de búsqueda: se incluyó la evidencia publicada hasta el 17 de enero de 2020.

Qué se encontró

Se encontraron dos estudios con 1736 personas que se hicieron chequeos dentales regulares. Un estudio se realizó en una clínica dental pública de Noruega con niños y adultos menores de 20 años. Comparó los chequeos a los 12 y 24 meses, y los resultados se midieron después de dos años.

El otro estudio se realizó en adultos en 51 clínicas dentales en el Reino Unido. Comparó chequeos semestrales, a los 24 meses y basados en el riesgo (en los que el dentista determinó el tiempo entre los chequeos, que dependía del riesgo de enfermedad dental de la persona), y midió los resultados después de cuatro años.

Los estudios analizaron cómo los diferentes intervalos entre los chequeos afectaron los siguientes aspectos:

- cuántas personas presentaban caries;

- cuántas superficies dentales estaban afectadas por la caries;

- enfermedad de las encías (porcentaje de sitios de sangrado en las encías); y

- calidad de vida relacionada con tener dientes y encías saludables.

Ningún estudio midió otros posibles efectos no deseados.

¿Cuáles son los resultados de la revisión?

En los adultos hubo poca o ninguna diferencia entre los chequeos semestrales y los basados en el riesgo con respecto a la caries dental (número de superficies dentales afectadas), la enfermedad de las encías y la calidad de vida después de cuatro años; y probablemente poca o ninguna diferencia en el número de personas con caries moderadas a extensas.

Probablemente hubo poca o ninguna diferencia entre los chequeos a los 24 meses y los realizados a los seis meses o los basados en el riesgo con respecto a la caries dental (número de personas y número de superficies dentales afectadas), la enfermedad o el bienestar de las encías, y puede haber poca o ninguna diferencia en el número de personas con caries moderadas a extensas.

No se encontró suficiente evidencia fiable sobre los efectos de los chequeos a los 12 y 24 meses en niños y adolescentes después de dos años. Este hecho se debió a problemas con la forma en que se realizó el estudio.

¿Qué fiabilidad tienen los resultados?

Se considera con seguridad que hay poca o ninguna diferencia entre los chequeos semestrales y los basados en el riesgo en adultos, en cuanto al número de superficies dentales con caries, las enfermedades de las encías y la calidad de vida.

Existe una confianza moderada en que hay poca o ninguna diferencia entre los chequeos a los 24 meses y los chequeos semestrales o basados en el riesgo en cuanto al número de superficies dentales con caries, las enfermedades de las encías y la calidad de vida.

Conclusiones

El hecho de que los adultos visiten a su dentista para un chequeo cada seis meses o a intervalos personalizados según la evaluación de su dentista del riesgo de enfermedades dentales, no afecta a la caries, las enfermedades de las encías o la calidad de vida. Intervalos más prolongados (hasta 24 meses) entre los chequeos pueden no afectar negativamente estos desenlaces.

Actualmente no hay suficiente evidencia fiable disponible sobre la frecuencia con la que los niños y adolescentes deben acudir al dentista para un chequeo.

Conclusiones de los autores: 

En el caso de los adultos que asisten a chequeos dentales en centros de atención primaria, hay poca o ninguna diferencia entre los intervalos de visita de seis meses y los basados en el riesgo en cuanto al número de superficies dentales con alguna caries, el sangrado gingival y la calidad de vida relacionada con la salud oral en un período de cuatro años (evidencia de certeza alta). Es probable que haya poca o ninguna diferencia entre las estrategias de visita en cuanto a la prevalencia de caries moderadas a extensas (evidencia de certeza moderada).

Si se comparan los intervalos de visita de 24 meses con los de seis meses o los basados en el riesgo en adultos, hay evidencia de certeza moderada a alta de que hay poca o ninguna diferencia en cuanto al número de superficies dentales con alguna caries, el sangrado gingival y la calidad de vida relacionada con la salud oral en un período de cuatro años.

La evidencia disponible sobre los intervalos de visita entre los chequeos dentales de niños y adolescentes no está clara.

Los dos ensayos que se incluyeron en la revisión no evaluaron los efectos adversos de las diferentes estrategias de visita.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Se debate sobre la frecuencia con que los pacientes deben acudir a un chequeo dental y los efectos sobre la salud oral del intervalo entre los chequeos. Las recomendaciones con respecto a los intervalos óptimos de las visitas varían entre los países y los sistemas de asistencia sanitaria dental, pero en muchos países desarrollados los profesionales dentales generales recomiendan tradicionalmente chequeos dentales cada seis meses.

Esta revisión actualiza una versión publicada por primera vez en 2005, y actualizada en 2007 y 2013.

Objetivos: 

Determinar el intervalo de visita óptimo de un chequeo dental para la salud bucal en un contexto de atención primaria.

Métodos de búsqueda: 

El documentalista del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health Group) realizó una búsqueda en las siguientes bases de datos: registro de ensayos del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health Group) (hasta el 17 de enero de 2020), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (la Cochrane Library, 2019, número 12), MEDLINE Ovid (1946 hasta el 17 de enero de 2020) y Embase Ovid (1980 hasta el 17 de enero de 2020). Se hicieron búsquedas de ensayos en curso en el US National Institutes of Health Trials Registry (ClinicalTrials.gov) y en la Plataforma de registros internacionales de ensayos clínicos de la OMS. No hubo restricciones de idioma ni de fecha de publicación al realizar la búsqueda.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorizados (ECA) que evaluaron los efectos de diferentes intervalos de visita para chequeo dental en contextos de atención primaria.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión examinaron los resultados de las búsquedas según los criterios de inclusión, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo de forma independiente y por duplicado. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener aclaraciones o información adicional cuando fue necesario y factible. La estimación del efecto se expresó como la diferencia de medias (DM) para los desenlaces continuos y como el riesgo relativo (RR) para los desenlaces dicotómicos, ambos con intervalos de confianza (IC) del 95%. La certeza de la evidencia se evaluó mediante los criterios GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron dos estudios con datos de 1736 participantes. Un estudio se realizó en una clínica pública de servicios dentales en Noruega e incluyó participantes menores de 20 años que acudían regularmente a las citas con el dentista. Comparó intervalos de visita de 12 meses con intervalos de 24 meses y midió los desenlaces a los dos años. El otro estudio se realizó en consultorios de odontología general del Reino Unido y en él participaron adultos que asistían regularmente, que se definió como el hecho de haber asistido al dentista al menos una vez en los dos años anteriores. Comparó los efectos de intervalos de visita de seis meses, 24 meses y basados en el riesgo, y midió los desenlaces a los cuatro años. Los desenlaces principales que se consideraron en esta revisión fueron la caries dental, el sangrado gingival y la calidad de vida relacionada con la salud oral. Ninguno de los dos estudios midió otros posibles efectos adversos.

Visita a los 24 meses versus a los 12 meses a los dos años de seguimiento

Debido a la evidencia de certeza muy baja de un ensayo, no está claro si hay una diferencia importante en cuanto a la presencia de caries entre la asignación a intervalos de visita de 24 o 12 meses. En los niños de tres a cinco años de edad con dientes primarios, la diferencia de medias (DM) en el incremento de las SCPO (superficies cariadas, perdidas y obturadas) fue 0,90 (IC del 95%: -0,16 a 1,96; 58 participantes). En los jóvenes de 16 a 20 años con dientes permanentes, la DM en el incremento de las SCPO fue 0,86 (IC del 95%: -0,03 a 1,75; 127 participantes). El ensayo no evaluó otros desenlaces clínicos de relevancia para esta revisión.

Visita basada en el riesgo versus visita a los seis meses a los cuatro años de seguimiento

A partir de un ensayo con adultos se encontró evidencia de certeza alta de que hay poca o ninguna diferencia entre los desenlaces entre los intervalos de visita basados en el riesgo y los intervalos de visita de seis meses: número de superficies dentales con alguna caries (ICDAS 1 a 6; DM 0,15; IC del 95%: -0,77 a 1,08; 1478 participantes); proporción de sitios con sangrado gingival (DM 0,78%; IC del 95%: -1,17% a 2,73%; 1472 participantes); calidad de vida relacionada con la salud oral (DM en las puntuaciones OHIP-14 -0,35; IC del 95%: -1,02 a 0,32; 1551 participantes). Probablemente hay poca o ninguna diferencia en la prevalencia de caries moderadas a extensas (ICDAS 3 a 6) entre los grupos (RR 1,04; IC del 95%: 0,99 a 1,09; 1478 participantes; evidencia de certeza moderada).

Visita a los 24 meses versus visita a los seis meses a los cuatro años de seguimiento

A partir de un ensayo con adultos se encontró evidencia de certeza moderada de que probablemente hay poca o ninguna diferencia entre los intervalos de visita de 24 meses y seis meses en los desenlaces: número de superficies dentales con alguna caries (DM -0,60; IC del 95%: -2,54 a 1,34; 271 participantes); porcentaje de sitios con sangrado gingival (DM -0,91%; IC del 95%: -5,02% a 3,20%; 271 participantes). Es posible que haya poca o ninguna diferencia entre los grupos en cuanto a la prevalencia de caries moderadas a extensas (RR 1,05; IC del 95%: 0,92 a 1,20; 271 participantes; evidencia de certeza baja). Se encontró evidencia de certeza alta de que hay poca o ninguna diferencia en la calidad de vida relacionada con la salud oral entre los grupos (DM en las puntuaciones del OHIP-14 -0,24; IC del 95%: -1,55 a 1,07; 305 participantes).

Visita basada en el riesgo versus visita a los 24 meses a los cuatro años de seguimiento

A partir de un ensayo con adultos se encontró evidencia de certeza moderada de que probablemente hay poca o ninguna diferencia entre los intervalos de visita basados en el riesgo y de 24 meses en los desenlaces: prevalencia de caries moderadas a extensas (RR 1,06; IC del 95%: 0,95 a 1,19; 279 participantes); número de superficies dentales con alguna caries (DM 1,40; IC del 95%: -0,69 a 3,49; 279 participantes). Se encontró evidencia de certeza alta de que no hay diferencias importantes entre los grupos en cuanto al porcentaje de sitios con sangrado gingival (DM -0,07%; IC del 95%: -4,10% a 3,96%; 279 participantes); o en la calidad de vida relacionada con la salud oral (DM en las puntuaciones del OHIP-14 -0,37; IC del 95%: -1,69 a 0,95; 298 participantes).

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save