Educación preoperatoria para el reemplazo de cadera o de rodilla

Antecedentes - ¿qué es la educación preoperatoria?

La educación preoperatoria se refiere a toda intervención educativa impartida antes de la cirugía que tenga por objeto mejorar los conocimientos, los comportamientos y los resultados de salud de las personas. El contenido de la educación preoperatoria varía en función de los entornos, pero con frecuencia comprende el examen de los procedimientos prequirúrgicos, los pasos reales del procedimiento quirúrgico, los cuidados postoperatorios, las posibles situaciones de estrés asociadas a la cirugía, las posibles complicaciones quirúrgicas y no quirúrgicas, el tratamiento del dolor postoperatorio y los movimientos para evitar el postoperatorio. La educación suele estar a cargo de fisioterapeutas, enfermeras o miembros de equipos multidisciplinarios, incluidos psicólogos. El formato de la educación va desde la comunicación verbal de uno a uno, sesiones de grupo de pacientes, o video o folleto sin comunicación verbal.

Características de los estudios

Este resumen de una revisión Cochrane presenta lo que se conoce a partir de la investigación sobre si la educación preoperatoria mejora los resultados (p.ej. el dolor, la función) en comparación con la atención habitual en las personas que reciben un reemplazo de cadera o de rodilla. Después de buscar todos los estudios relevantes hasta mayo de 2013, se incluyeron nueve estudios nuevos desde la última revisión, lo que da un total de 18 estudios (1463 participantes); 13 ensayos incluyeron 1074 personas (73% del total) que se sometieron a un reemplazo de cadera, tres incluyeron personas que se sometieron a un reemplazo de rodilla y dos incluyeron tanto personas con reemplazos de cadera como de rodilla. La mayoría de los participantes eran mujeres (59%) y la edad media de los participantes estaba dentro del rango de 58 a 73 años

Resultados clave - qué sucede con las personas que tienen educación preoperatoria en comparación con las personas que tienen cuidados habituales para el reemplazo de cadera

Ansiedad postoperatoria (una puntuación más baja significa menos ansiedad):

Las personas con reemplazo de cadera que recibieron educación preoperatoria tuvieron una ansiedad postoperatoria a las seis semanas que fue 2,28 puntos más baja (que va de 5,68 puntos más baja a 1,12 puntos más alta) (4% de mejora absoluta, que va del 10% de mejora al 2% de empeoramiento).
- Las personas que recibieron cuidados habituales para el reemplazo de cadera calificaron su puntuación de ansiedad postoperatoria con 32,16 puntos en una escala de 20 a 80 puntos.

Dolor (puntuaciones menores significan menos dolor):

Las personas con reemplazo de cadera que recibieron educación preoperatoria tuvieron un dolor hasta los tres meses que fue 0,34 puntos más bajo (variando de 0,94 puntos más bajo a 0,26 puntos más alto) (3% de mejora absoluta, variando de 9% de mejora a 3% de empeoramiento).
- Las personas que tuvieron cuidados habituales para el reemplazo de cadera calificaron su puntaje de dolor como 3.1 puntos en una escala de 0 a 10 puntos.

Función (puntuaciones más bajas significan mejor función o menos discapacidad):

Las personas con reemplazo de cadera que recibieron educación preoperatoria tuvieron una función a los 3 a 24 meses que fue 4,84 puntos más baja (variando de 10,23 puntos más baja a 0,66 puntos más alta) (7% de mejora absoluta, variando de 15% de mejora a 1% de empeoramiento).
- Las personas que tuvieron cuidados habituales para el reemplazo de cadera calificaron su puntuación de función con 18,4 puntos en una escala de 0 a 68 puntos.

Efectos secundarios:

Alrededor de 5 personas menos de cada 100 tuvieron eventos adversos (como infección o trombosis venosa profunda) con la educación preoperatoria en comparación con la atención habitual, pero esta estimación es incierta.
- 18 de cada 100 personas informaron de eventos adversos con la educación preoperatoria para el reemplazo de cadera.
- 23 de cada 100 personas informaron de eventos adversos con los cuidados habituales para el reemplazo de cadera.

Calidad de la evidencia

Esta revisión muestra que en las personas que reciben un reemplazo de cadera o rodilla que se les proporciona educación preoperatoria:

Hay evidencia de baja calidad que sugiere que la educación preoperatoria puede no mejorar el dolor, la función, la calidad de vida relacionada con la salud y la ansiedad postoperatoria más que los cuidados habituales. Es muy probable que en futuros estudios tengan una repercusión importante sobre la confianza en estos resultados, y puede que cambien la estimación.

No se informó sobre la calidad de vida relacionada con la salud, la evaluación global del éxito del tratamiento y las tasas de reintervención.

No se sabe con certeza si la educación prequirúrgica da lugar a menos eventos adversos, como una infección o una trombosis venosa profunda, en comparación con la atención habitual, debido a la muy baja calidad de la evidencia.

Conclusiones de los autores: 

Aunque la educación preoperatoria está integrada en el proceso de consentimiento, no se sabe con seguridad de que ofrezca beneficios sobre la atención habitual en cuanto a la reducción de la ansiedad, o en cuanto a los resultados quirúrgicos, como el dolor, la función y los eventos adversos. La educación preoperatoria puede representar un complemento útil, con un bajo riesgo de efectos indeseables, en particular en determinados pacientes, por ejemplo, las personas con depresión, ansiedad o expectativas poco realistas, que pueden responder bien a una educación preoperatoria estratificada según sus necesidades físicas, psicológicas y sociales.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El reemplazo de cadera o de rodilla es un procedimiento quirúrgico importante que puede ser física y psicológicamente estresante para los pacientes. Existe una hipótesis según la cual la educación prequirúrgica reduce la ansiedad y mejora los resultados postoperatorios clínicamente importantes.

Objetivos: 

Determinar si la educación preoperatoria en las personas sometidas a reemplazo total de cadera o a reemplazo total de rodilla mejora los resultados postoperatorios con respecto al dolor, la función, la calidad de vida relacionada con la salud, la ansiedad, la duración de la estancia en el hospital y la incidencia de eventos adversos (por ejemplo, la trombosis venosa profunda).

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (2013, número 5), MEDLINE (1966 hasta mayo 2013), EMBASE (1980 hasta mayo 2013), CINAHL (1982 hasta mayo 2013), PsycINFO (1872 hasta mayo 2013) y PEDro hasta julio de 2010. Se realizaron búsquedas manuales en la Australian Journal of Physiotherapy (1954 a 2009) y se revisaron las listas de referencias de los ensayos incluidos y otras revisiones pertinentes.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorizados o cuasialeatorizados de educación preoperatoria (verbal, escrita o audiovisual) impartida por un profesional de la salud dentro de las seis semanas de la cirugía a las personas que se someten a un reemplazo de cadera o rodilla en comparación con la atención habitual.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se analizaron los resultados dicotómicos como riesgos relativos (RR). Se combinaron los resultados continuos mediante diferencias de medias (DM) o diferencias de medias estandarizadas (DME) con intervalos de confianza (IC) del 95%. Cuando fue posible, se agruparon los datos mediante un modelo de efectos aleatorios.

Resultados principales: 

En la revisión se incluyeron 18 ensayos (1463 participantes). Trece ensayos incluyeron personas que se sometieron a un reemplazo de cadera, tres incluyeron personas que se sometieron a un reemplazo de rodilla y dos incluyeron tanto personas con reemplazos de cadera como de rodilla. Sólo seis ensayos informaron de la utilización de un método adecuado de ocultación de la asignación, y sólo dos ensayos cegaron a los participantes. Pocos ensayos comunicaron datos suficientes para analizar los principales resultados de la revisión (dolor, función, calidad de vida relacionada con la salud, evaluación global, ansiedad postoperatoria, total de eventos adversos y tasa de reintervención). No parecía haber un efecto del tiempo en ningún resultado, por lo que se optó por incluir en la revisión sólo el último punto de tiempo disponible por resultado.

En las personas que se someten a un reemplazo de cadera, es posible que la educación preoperatoria no ofrezca beneficios adicionales con respecto a la atención habitual. La puntuación media de la ansiedad postoperatoria a las seis semanas con la atención habitual fue de 32,16 en una escala de 60 puntos (la puntuación más baja representa menos ansiedad) y fue 2,28 puntos más baja con la educación preoperatoria (intervalo de confianza (IC) del 95%: -5,68 a 1,12; 3 ECA, 264 participantes, evidencia de baja calidad), una diferencia de riesgo absoluto de -4% (IC del 95%: -10% a 2%). La puntuación media de dolor hasta tres meses después de la operación con la atención habitual fue de 3,1 en una escala de 10 puntos (la puntuación más baja representa menos dolor) y fue 0,34 puntos más baja con la educación preoperatoria (IC del 95%: -0,94 a 0,26; 3 ECA, 227 participantes; evidencia de baja calidad), una diferencia de riesgo absoluto de -3% (IC del 95%: -9% a 3%). La puntuación media de la función a los 3 a 24 meses postoperatorios con la atención habitual fue de 18,4 en una escala de 68 puntos (la puntuación más baja representa una mejor función) y fue 4,84 puntos más baja con la educación preoperatoria (IC del 95%: -10,23 a 0,66; 4 ECA, 177 participantes; evidencia de baja calidad), una diferencia de riesgo absoluto de -7% (IC del 95%: -15% a 1%). El número de personas que informaron sobre eventos adversos, como infección y trombosis venosa profunda, no difirió entre los grupos, pero las estimaciones del efecto son inciertas debido a la evidencia de muy baja calidad (23% (17/75) informaron sobre eventos con atención habitual versus 18% (14/75) con educación preoperatoria; riesgo relativo (RR) 0,79; IC del 95%: 0,19 a 3,21; 2 ECA, 150 participantes). No se informó sobre la calidad de vida relacionada con la salud, la evaluación global del éxito del tratamiento y las tasas de reintervención.

En las personas que se someten a un reemplazo de cadera, es posible que la educación preoperatoria no ofrezca beneficios adicionales con respecto a la atención habitual. La puntuación media de dolor a los 12 meses postoperatorios con la atención habitual fue de 80 en una escala de 100 puntos (la puntuación más baja representa menos dolor) y fue 2 puntos más baja con la educación preoperatoria (IC del 95%: -3,45 a 7,45; 1 ECA, 109 participantes), una diferencia de riesgo absoluto de -2% (IC del 95%: -4% a 8%). La puntuación media de la función a los 12 meses postoperatorios con la atención habitual fue de 77 en una escala de 100 puntos (una puntuación menor representa una mejor función) y no fue diferente con la educación preoperatoria (0; IC del 95%: -5,63 a 5,63; 1 ECA, 109 participantes), una diferencia de riesgo absoluto del 0% (IC del 95%: -6% a 6%). La puntuación media de la calidad de vida relacionada con la salud a los 12 meses postoperatorios con la atención habitual fue de 41 en una escala de 100 puntos (la puntuación más baja representa una peor calidad de vida) y fue 3 puntos más baja con la educación preoperatoria (IC del 95%: -6,38 a 0,38; 1 ECA, 109 participantes), una diferencia de riesgo absoluto de -3% (IC del 95%: -6% a 1%). El número de personas que informaron sobre eventos adversos, como infección y trombosis venosa profunda, no difirió entre los grupos (18% (11/60) informó sobre eventos con la atención habitual versus 13% (7/55) con la educación preoperatoria; RR 0,69; IC del 95%: 0,29 a 1,66; 1 ECA, 115 participantes), una diferencia de riesgo absoluto de -6% (-19% a 8%). No se informó de la evaluación global del éxito del tratamiento, la ansiedad postoperatoria y las tasas de reoperación.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save