Tratamiento para los dientes frontales inferiores prominentes en niños

Pregunta de la revisión

Hay muchas formas diferentes de tratar a los pacientes con dientes frontales inferiores prominentes (o que sobresalen). El tratamiento ortodóncico para los niños y adolescentes es uno de los métodos utilizados. Esta revisión, realizada por revisores del Grupo Cochrane de Salud Oral, tuvo como objetivo establecer cuál es el tipo más efectivo de tratamiento ortodóncico realizado en la niñez; si dichos tratamientos reducen la necesidad de tratamiento en la edad adulta; y cuál es la mejor edad para realizar dichos tratamientos para asegurar que los cambios en la forma de la mandíbula y la posición de los dientes se prolonguen hasta el final del crecimiento y puedan mantenerse en la edad adulta.

En los casos graves, los pacientes pueden necesitar cirugía en la edad adulta para corregir este trastorno. Si se encontrara un enfoque de tratamiento exitoso en la niñez que tuviera efectos duraderos, este tipo de cirugía podría no ser necesaria. Además, se podría reducir o evitar el riesgo de daño a los dientes y a las articulaciones, así como los efectos psicológicos negativos asociados con el trastorno.

Antecedentes

Los dientes frontales inferiores prominentes pueden ser un problema importante en algunos pacientes y generalmente se deben a la forma en que se articulan las mandíbulas. Este trastorno puede ser el origen de burlas, problemas para comer y ocasionalmente problemas con el habla. El trastorno también puede dar lugar a problemas con las articulaciones de la mandíbula en la etapa posterior de la vida. El tratamiento ortodóncico se basa en el uso de aparatos de diversas clases que se colocan dentro o fuera de la boca y se fijan de alguna manera a los dientes, y a veces se colocan en partes de la cabeza, con el objetivo de ejercer una influencia en el crecimiento de las mandíbulas y la posición de los dientes.

Esta revisión consideró el uso de cuatro tipos diferentes de tratamiento ortodóncico para la corrección de los dientes frontales inferiores prominentes en los niños.

-Máscara: el aparato se apoya en la frente y el mentón, conectado a los dientes superiores con bandas elásticas colocadas por el paciente. Mediante esta disposición se aplica una fuerza equilibrada, que se espera que traccione los dientes superiores y la mandíbula hacia adelante y hacia abajo para corregir los dientes inferiores prominentes.

-Mentonera: el aparato se apoya en el mentón con una correa alrededor de la parte de atrás de la cabeza. Se aplica una resistencia al crecimiento hacia adelante de la mandíbula inferior, lo cual corrige la prominencia de los dientes frontales inferiores. No se coloca dispositivo alguno en la boca.

-Casquete extraoral mandibular: se apoya una correa en la parte de atrás de la cabeza que se conecta a los dientes inferiores. La misma aplica una resistencia al crecimiento hacia adelante de los dientes y la mandíbula inferior para corregir los dientes frontales inferiores prominentes.

-Aparato tándem con arco para tracción: se fijan dispositivos a los dientes superiores e inferiores. El dispositivo superior incluye un gancho a cada lado. Se coloca una barra metálica en el dispositivo inferior, que se sitúa por delante de los dientes inferiores. Luego se puede colocar una banda elástica a cada lado para traccionar la mandíbula superior hacia adelante y la mandíbula inferior hacia atrás, con el objetivo de corregir los dientes inferiores prominentes.

Características de los estudios

Las pruebas en las cuales se basa esta revisión fueron actualizadas hasta el 7 de enero de 2013.

En esta revisión se identificaron e incluyeron siete estudios adecuados, con 339 niños de cinco a 11 años de edad. Hubo números aproximadamente iguales de niñas y niños en cada estudio y los participantes fueron de diferentes grupos étnicos según el lugar en el que se realizó el estudio. Los estudios incluidos se realizaron en Turquía, Egipto, China, los Estados Unidos de América y el Reino Unido.

Resultados clave

Esta revisión encontró algunas pruebas de que a corto plazo el uso de una máscara puede ayudar a corregir los dientes frontales inferiores prominentes. No hubo pruebas disponibles para indicar si estos cambios a corto plazo aún se mantendrán hasta la edad adulta. No hubo pruebas suficientes para apoyar otros tipos de tratamiento para los dientes frontales inferiores prominentes.

Calidad de la evidencia

La calidad de las pruebas sobre el uso de una máscara fue moderada a baja, aunque la calidad del resto de las pruebas fue muy baja.

Conclusiones de los autores: 

Hay algunas pruebas de que a corto plazo el uso de una máscara para corregir los dientes frontales inferiores prominentes en los niños es efectivo en comparación con ningún tratamiento. Sin embargo, debido a la deficiente calidad general de los estudios incluidos, estos resultados se deben considerar con precaución. Se requieren ensayos controlados aleatorios adicionales con seguimiento a largo plazo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los dientes frontales inferiores prominentes (conocidos como mordida cruzada; submordida; maloclusión de clase III) se pueden deber a una combinación de las posiciones de la mandíbula o de los dientes, o de ambos. La mandíbula superior (maxilar superior) puede estar demasiado atrás o la mandíbula inferior (mandíbula) demasiado adelantada, o ambos. Los dientes frontales inferiores prominentes también pueden aparecer cuando los dientes frontales superiores (incisivos) se inclinan hacia atrás o los dientes frontales inferiores se inclinan hacia adelante, o ambos. Se han descrito diversos enfoques terapéuticos para corregir los dientes frontales inferiores prominentes en niños y adolescentes.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del tratamiento ortodóncico para los dientes frontales inferiores prominentes en niños y adolescentes.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos: Registro de ensayos del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health Group) (hasta el 7 de enero de 2013), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (The Cochrane Library 2012, número 12), MEDLINE vía OVID (1946 hasta el 7 de enero de 2013), y en EMBASE vía OVID (1980 hasta el 7 de enero de 2013).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que incluyeron niños o adolescentes o ambos (hasta 16 años de edad) que recibieron cualquier tipo de tratamiento ortodóncico para corregir los dientes frontales inferiores prominentes (maloclusión de clase III). Los tratamientos ortodóncicos se compararon con grupos control que recibieron ningún tratamiento, tratamiento tardío o una intervención activa diferente.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores realizaron la selección de las referencias, la identificación de los estudios incluidos y excluidos, la extracción de datos y la evaluación del riesgo de sesgo de los estudios incluidos, de forma independiente y por duplicado. Para los datos continuos se calcularon las diferencias de medias con intervalos de confianza del 95%. El metanálisis solamente se realizó cuando los estudios de comparaciones similares informaron medidas de resultado comparables. Se utilizó un modelo de efectos fijos. Se utilizó la estadística de I2 como medida de heterogeneidad estadística.

Resultados principales: 

En esta revisión se incluyeron siete ECA con un total de 339 participantes. Un estudio se evaluó como riesgo bajo de sesgo, tres estudios presentaron un riesgo alto de sesgo, y en los tres estudios restantes el riesgo de sesgo fue incierto. Cuatro estudios informaron el uso de una máscara, dos una mentonera, uno un aparato tándem con arco para tracción y uno un casquete extraoral mandibular. Un estudio informó aparatos con mentonera y con casquete extraoral mandibular.

Un estudio (n = 73; pruebas de baja calidad), que comparó una máscara con ningún tratamiento, informó una diferencia de medias (DM) en la protrusión de 4,10 mm (intervalo de confianza [IC] del 95%: 3,04 a 5,16; valor de p < 0,0001) que favoreció el tratamiento con máscara. Dos estudios que compararon máscaras con un control ningún tratamiento no informaron el resultado de protrusión. Tres estudios (n = 155; pruebas de baja calidad) informaron diferencias en el ANB (una medición angular que relaciona las posiciones de la mandíbula superior y inferior) inmediatamente después del tratamiento con máscara comparado con un control ningún tratamiento. Los datos agrupados mostraron una DM estadísticamente significativa en el ANB a favor de la máscara de 3,93° (IC del 95%: 3,46 a 4,39; valor de p < 0,0001). Hubo heterogeneidad significativa entre estos estudios (I2 = 82%). Es probable que lo anterior haya sido causado por las diferentes poblaciones de estudio y las diferentes edades al momento del tratamiento.

Un estudio (n = 73; pruebas de baja calidad) informó resultados del uso de la máscara en comparación con un control ningún tratamiento a los tres años de seguimiento. Este estudio mostró que las mejorías en la protrusión y el ANB todavía estaban presentes tres años después del tratamiento. En este estudio se informaron efectos adversos aunque debido a la prevalencia baja de signos y síntomas temporomandibulares (ATM) no se realizaron análisis.

Dos estudios (n = 90; pruebas de baja calidad) compararon la mentonera con un control ningún tratamiento. Ambos estudios encontraron una mejoría estadísticamente significativa en el ANB, y un estudio también encontró una mejoría en la evaluación Wits. Los datos de estos dos estudios no fueron apropiados para su agrupación.

Un único estudio de aparato tándem con arco para tracción comparado con control ningún tratamiento (n = 30; pruebas de muy baja calidad) mostró una diferencia estadísticamente significativa en la protrusión y en el ANB a favor del grupo de intervención.

Los dos estudios restantes no informaron el resultado primario de esta revisión.

Tools
Information
Share/Save