Entrenamiento con ejercicios físicos para pacientes con accidente cerebrovascular

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

El estado físico es importante para que los pacientes puedan realizar actividades cotidianas como caminar y subir escaleras. Sin embargo, con frecuencia el estado físico se reduce en los pacientes con accidente cerebrovascular y puede limitar la capacidad para realizar actividades cotidianas, así como empeorar cualquier discapacidad relacionada con el accidente cerebrovascular. Por este motivo, el entrenamiento con ejercicios se ha propuesto como un enfoque beneficioso para los pacientes con accidente cerebrovascular. En enero de 2013 esta revisión identificó 45 ensayos con 2188 participantes que evaluaron diferentes formas de entrenamiento físico después del accidente cerebrovascular.

Los estudios de entrenamiento con ejercicios pueden ser difíciles de realizar. Lo anterior hizo que la mayoría de los estudios fueran pequeños y de calidad moderada. Sin embargo, surgieron algunos resultados consistentes. Se encontró que algunos tipos de entrenamiento con ejercicios físicos, en particular los que incluyeron caminata, mejoraron la capacidad de ejercicio, la caminata y el equilibrio después del accidente cerebrovascular. Sin embargo, no hubo información suficiente para establecer conclusiones confiables acerca de la repercusión del entrenamiento con ejercicios sobre la calidad de vida o el estado de ánimo.

No hubo pruebas de que algunos de los diferentes tipos de entrenamiento con ejercicios causaran lesiones u otros problemas de salud; el ejercicio parece ser una intervención segura.

Conclusiones de los autores: 

Los efectos del entrenamiento con respecto a la muerte y la dependencia después de un accidente cerebrovascular son inciertos. El entrenamiento cardiorrespiratorio reduce la discapacidad después del accidente cerebrovascular, lo que puede estar mediado por la mejoría en la movilidad y el equilibrio. Hay pruebas suficientes para incorporar el entrenamiento cardiorrespiratorio y mixto, que incluye caminata, dentro de los programas de rehabilitación posteriores al accidente cerebrovascular para mejorar la velocidad y la tolerancia a la caminata; también puede haber una mejoría en el equilibrio. No hay pruebas suficientes para apoyar el uso del entrenamiento de resistencia. Se necesitan más ensayos bien diseñados para determinar la prescripción óptima de ejercicios e identificar los efectos beneficiosos a largo plazo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El nivel del estado físico disminuye después de un accidente cerebrovascular. No se sabe si al mejorar el estado físico después del accidente cerebrovascular se reduce la discapacidad.

Objetivos: 

Determinar si el entrenamiento con ejercicios después del accidente cerebrovascular reduce la muerte, la dependencia y la discapacidad. Los objetivos secundarios fueron determinar los efectos del entrenamiento con ejercicios físicos, la movilidad, la función física, la calidad de vida, el estado de ánimo y la incidencia de eventos adversos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Accidentes Cerebrales Vasculares (Cochrane Stroke Group) (última búsqueda enero de 2013), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (The Cochrane Library 2012, número 12: búsqueda enero de 2013), MEDLINE (1966 hasta enero de 2013), EMBASE (1980 hasta enero de 2013), CINAHL (1982 hasta enero de 2013), SPORTDiscus (1949 hasta enero de 2013) y en otras cinco bases de datos (enero de 2013). También se realizaron búsquedas en los registros de ensayos en curso, búsquedas manuales en revistas y actas de congresos relevantes, se examinaron las listas de referencias y se estableció contacto con expertos en el tema.

Criterios de selección: 

Ensayos aleatorios que compararon entrenamiento cardiorrespiratorio o entrenamiento de resistencia, o ambos, con ninguna intervención, una intervención sin ejercicios o atención habitual en supervivientes de un accidente cerebrovascular.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente seleccionaron los ensayos, evaluaron su calidad y extrajeron los datos. Los datos se analizaron mediante metanálisis de efectos aleatorios. Las medidas de resultado diversas limitaron los análisis planificados.

Resultados principales: 

Se incluyeron 45 ensayos con 2188 participantes que recibieron intervenciones de entrenamiento cardiorrespiratorio (22 ensayos, 995 participantes), de resistencia (ocho ensayos, 275 participantes) y mixto (15 ensayos, 918 participantes). Ocurrieron nueve muertes antes del final de la intervención y otras siete al final del seguimiento. No se informaron datos acerca de la dependencia. Las diversas medidas de resultado dificultan el agrupamiento de los datos. Los índices globales de discapacidad indican una tendencia a mejorar después del entrenamiento cardiorrespiratorio (diferencia de medias estandarizada [DME] 0,37; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,10 a 0,64; p = 0,007); los efectos beneficiosos al seguimiento y después del entrenamiento mixto fueron inciertos. No hubo datos suficientes para evaluar los efectos del entrenamiento de resistencia.

El entrenamiento cardiorrespiratorio que incluyó caminata mejoró la velocidad máxima de la misma (diferencia de medias [DM] 7,37 metros por minuto; IC del 95%: 3,70 a 11,03), la velocidad de marcha preferida (DM 4,63 metros por minuto; IC del 95%: 1,84 a 7,43), la capacidad de marcha (DM 26,99 metros en seis minutos; IC del 95%: 9,13 a 44,84) y las puntuaciones Berg Balance (DM 3,14; IC del 95%: 0,56 a 5,73) al final de la intervención. El entrenamiento mixto que incluye caminata aumentó la velocidad de marcha preferida (DM 4,54 metros por minuto; IC del 95%: 0,95 a 8,14), la capacidad de marcha (DM 41,60 metros en seis minutos; IC del 95%: 25,25 a 57,95) y también las puntuaciones de equilibrio agrupadas, pero las pruebas son más débiles (DME 0,26; IC del 95%: 0,04 a 0,49). Al final del seguimiento también persistieron algunos efectos beneficiosos en la movilidad. La variabilidad y la calidad de los ensayos impidieron la evaluación de la confiabilidad y generalizabilidad de los resultados observados.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save