Tratamiento antiinflamatorio para la carditis en la fiebre reumática aguda

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

No se ha demostrado que los corticosteroides y la inmunoterapia previenen el daño del corazón como consecuencia de la fiebre reumática.

La fiebre reumática es una complicación tardía de un tipo de infección en la garganta causada por las bacterias estreptocócicas. Es una enfermedad del sistema inmunológico que puede resultar en un trastorno inflamatorio del corazón (carditis), las articulaciones, el cerebro y la piel. La carditis puede causar una insuficiencia cardíaca y la muerte. Diversos fármacos antiinflamatorios han sido empleados para el tratamiento de la carditis, los que incluyen corticosteroides, aspirina e inmunoglobulinas (tratamiento inmunológico que utiliza anticuerpos). La revisión de los ensayos halló que no hay pruebas sólidas que indiquen que los fármacos antiinflamatorios pueden prevenir el daño del corazón que ocurre luego de un episodio de carditis.

Conclusiones de los autores: 

No hay beneficios en la utilización de los corticosteroides o las inmunoglobulinas intravenosas para la reducción del riesgo de lesiones en la válvula cardíaca en pacientes con fiebre reumática aguda. La antigüedad de la mayoría de los ensayos restringió el adecuado análisis estadístico de los datos y la evaluación aceptable de los resultados clínicos de acuerdo con los estándares actuales. Se necesitan nuevos ensayos controlados aleatorios en pacientes con fiebre reumática aguda que evalúen los efectos de los corticosteroides tales como la prednisona oral, la metilprednisona intravenosa y otros nuevos agentes antiinflamatorios. Los adelantos en la ecocardiografía permitirán una evaluación más objetiva y precisa de los resultados cardíacos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La cardiopatía reumática es la causa más importante de la cardiopatía adquirida en los países en desarrollo. A pesar de que la prevención de la fiebre reumática y el tratamiento de las recurrencias están bien establecidos, el tratamiento óptimo de la carditis reumática activa es todavía incierto.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los agentes antiinflamatorios como la aspirina, los corticosteroides y la inmunoglobulina para la prevención o reducción del daño adicional de la válvula cardíaca en pacientes con fiebre reumática aguda.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane de Ensayos Controlados (Cochrane Controlled Trials Register) (Número 4, 2000), MEDLINE (desde 1966 a abril de 2002), EMBASE (desde 1998 a noviembre de 2002), LILACS (desde 1998 a noviembre de 2002), Index Medicus (desde 1950 a diciembre de 2000) y en las listas de referencias de los estudios identificados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios que comparaban agentes antiinflamatorios (p.ej. aspirina, esteroides, inmunoglobulinas) con placebo u otros controles, o que comparaban cualquiera de los agentes antiinflamatorios entre sí, en pacientes con fiebre reumática aguda diagnosticada de acuerdo con los criterios de Jones o los criterios de Jones modificados. La presencia de enfermedades cardíacas un año después del tratamiento era uno de los principales criterios de resultado seleccionados.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores extrajeron los datos de forma independiente y evaluaron la calidad de los ensayos.

Resultados principales: 

Se incluyeron ocho ensayos controlados aleatorios con 996 personas. Distintos agentes esteroideos, es decir ACTH, cortisona, hidrocortisona, dexametasona y prednisona e inmunoglobulina intravenosa, se compararon con la aspirina, un placebo o ningún tratamiento en los diversos estudios. Seis de los ensayos se realizaron entre 1950 y 1965, mientras que los otros dos se realizaron en los últimos diez años. En general, no había diferencias significativas en el riesgo de las enfermedades cardíacas en un año entre el grupo tratado con corticosteroides y el grupo tratado con aspirina (riesgo relativo 0,87; intervalo de confianza del 95%: 0,66 a 1,15). De igual manera, cuando se comparó el uso de prednisona (riesgo relativo 1,78; intervalo de confianza del 95%: 0,98 a 3,34) o inmunoglobulinas intravenosas (riesgo relativo 0,87; intervalo de confianza del 95%: 0,55 a 1,39) con un placebo, no se redujo el riesgo de desarrollo de lesiones en la válvula cardíaca en un año.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save