Tratamiento farmacológico profiláctico para las convulsiones febriles en niños

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Las convulsiones que ocurren en asociación con la fiebre son el trastorno neurológico más común en los niños, y afectan a un 2% a 4% de todos los niños. En promedio, uno de cada tres niños con convulsiones febriles presenta convulsiones recurrentes. En esta revisión se examinaron los efectos de los fármacos antiepilépticos y antipiréticos para prevenir las convulsiones recurrentes. No se encontró ningún beneficio significativo o importante de estos fármacos para los niños con convulsiones febriles. Los efectos adversos de los medicamentos fueron comunes. El beneficio encontrado para el tratamiento con clobazam en un estudio de 2011 debe repetirse para demostrar que este hallazgo es fiable. Mientras tanto, se debe brindar apoyo a los padres y las familias mediante detalles de contacto adecuados de los servicios médicos e información sobre las recurrencias, el tratamiento de primeros auxilios y, lo que es más importante, la naturaleza benigna del fenómeno.

Conclusiones de los autores: 

No se encontró ningún beneficio clínicamente importante para los niños con convulsiones febriles en cuanto al diazepam oral intermitente, la fenitoína, el fenobarbital, el diazepam rectal intermitente, el valproato, la piridoxina, el fenobarbital intermitente o el ibuprofeno intermitente, ni para el diclofenac versus placebo seguido de ibuprofeno, paracetamol o placebo. Los efectos adversos fueron informados hasta en un 30% de los niños. El beneficio evidente del tratamiento con clobazam en un ensayo reciente debe repetirse para considerarlo fiable. Debido a la naturaleza benigna de las convulsiones febriles recurrentes, y la prevalencia alta de efectos adversos de estos fármacos, se debe brindar apoyo a los padres y las familias mediante detalles de contacto adecuados de los servicios médicos e información sobre las recurrencias, el tratamiento de primeros auxilios y, lo que es más importante, la naturaleza benigna del fenómeno.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las convulsiones febriles que se presentan en niños mayores de un mes de vida durante un episodio de fiebre afectan al 2% a 4% de los niños de Gran Bretaña y los Estados Unidos y reaparecen en un 30%. Los antiepilépticos y antipiréticos de acción rápida administrados durante los episodios de fiebre posteriores se han utilizado para evitar los efectos adversos de la administración continua de fármacos antiepilépticos.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de los fármacos antiepilépticos y antipiréticos utilizados como profilaxis para el tratamiento de los niños con convulsiones febriles.

Estrategia de búsqueda (: 

Se buscó en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library 2011, número 3); MEDLINE (1966 hastra mayo 2011); EMBASE (1966 hasta mayo 2011); Database of Abstracts of Reviews of Effectiveness (DARE) (mayo 2011). No se impusieron restricciones de idioma. También se contactó a los investigadores de esta área para identificar estudios continuos o no publicados.

Criterios de selección: 

Ensayos que utilizaron la asignación aleatoria o cuasialeatoria de los pacientes y que compararon el uso de agentes antiepilépticos o antipiréticos entre sí, con placebo o ningún tratamiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores (RN y MO), de forma independiente, aplicaron los criterios predefinidos para seleccionar los ensayos para la inclusión, extrajeron los datos relevantes predefinidos y registraron los métodos de asignación al azar, el cegamiento y las exclusiones. Los resultados evaluados fueron la recurrencia de las convulsiones a los seis, 12, 18, 24 y 36 meses y a la edad de cinco a seis años en los grupos de intervención y de no-intervención y los efectos adversos de la medicación. La presencia de sesgo de publicación se evaluó mediante los gráficos en embudo (funnel plots).

Resultados principales: 

Se incluyeron 36 artículos que describen 26 ensayos aleatorios con 2740 participantes asignados al azar. Se analizaron 13 intervenciones de la profilaxis continua o intermitente y sus tratamientos de control. La calidad metodológica fue de moderada a deficiente en la mayoría de los estudios. No se pudo realizar un metanálisis para 8 de las 13 comparaciones debido al insuficiente número de ensayos. No se encontraron beneficios significativos para el valproato, la piridoxina, el fenobarbital intermitente o el ibuprofeno versus placebo o ningún tratamiento; ni para el diclofenac versus placebo seguido de ibuprofeno, paracetamol o placebo; ni para el diazepam rectal intermitente versus valproato intermitente, ni el fenobarbital versus diazepam rectal intermitente.

Hubo una reducción significativa de las convulsiones febriles recurrentes con diazepam oral intermitente versus placebo con un riesgo relativo (RR) de 0,67 (intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,48 a 0,94) a los 24 meses; RR de 0,61 (IC del 95%: 0,15 a 0,89) a los 48 meses, sin beneficio a los 6, 12 o 72 meses. El fenobarbital versus placebo o ningún tratamiento redujo las convulsiones a los 6, 12 y 24 meses pero no a los 18 o 72 meses de seguimiento (RR 0,60; IC del 95%: 0,42 a 0,84 a los 6 meses; RR 0,59; IC del 95%: 0,46 a 0,75 a los 12 meses; y RR 0,65; IC del 95%: 0,49 a 0,88 a los 24 meses). El diazepam rectal intermitente versus ningún tratamiento o placebo también redujo las convulsiones (RR 0,60; IC del 95%: 0,41 a 0,86 a los seis meses; RR 0,65; IC del 95%: 0,49 a 0,87 a los 12 meses; RR 0,2; IC del 95%: 0,1 a 0,39 a los 18 meses; RR 0,36; IC del 95%: 0,18 a 0,71 a los 36 meses), sin beneficios a los 24 meses. El clobazam intermitente comparado con placebo a los 6 meses dio lugar a un RR de 0,09 (IC del 95%: 0,02 a 0,30), un efecto que se encontró en comparación con una tasa de recurrencia sumamente alta (83,3%) en los controles y que es un resultado que necesita replicación.

El registro de los efectos adversos fue variable. Se encontraron puntuaciones de comprensión inferiores en los niños tratados con fenobarbital en dos estudios. En general, los efectos adversos se registraron hasta en un 30% de los niños en el grupo tratado con fenobarbital y hasta en un 36% en los grupos tratados con benzodiazepina. Se encontraron pruebas de sesgo de publicación en el metanálisis de las comparaciones del fenobarbital versus placebo (8 estudios) a los 12 meses pero no a los 6 meses (6 estudios); y del valproato versus placebo (4 estudios) a los 12 meses; y muy pocos estudios identificaron sesgo de publicación en las otras comparaciones.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Share/Save