Neuroestimulación eléctrica transcutánea (TENS) para el dolor lumbar crónico

Esta revisión (dos ensayos, 175 pacientes) indica que hay pruebas incoherentes sobre el efecto de la TENS para aliviar el dolor y mejorar el estado funcional en pacientes con dolor lumbar crónico. Las pruebas acerca de incluir la TENS como tratamiento único para el dolor lumbar crónico son contradictorias. No se investigó la utilidad de la TENS como parte de un enfoque de rehabilitación multidisciplinaria.

Conclusiones de los autores: 

Se dispone de pruebas poco consistentes para apoyar el uso de la TENS como tratamiento único para el dolor lumbar crónico. Se necesitan realizar ensayos controlados aleatorios multicéntricos más amplios para evaluar mejor la efectividad real de la TENS. Se debe prestar especial atención a los riesgos y beneficios de su uso a largo plazo, que aborda de manera más adecuada las realidades del tratamiento del dolor lumbar crónico.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El dolor lumbar crónico afecta a una proporción significativa de la población. La neuroestimulación eléctrica transcutánea (TENS) se introdujo hace más de 30 años como tratamiento complementario de los tratamientos farmacológicos para el dolor crónico. Sin embargo, a pesar de su uso generalizado, la efectividad de la TENS en el dolor lumbar crónico sigue siendo controvertida.

Objetivos: 

El objetivo de esta revisión sistemática fue determinar la efectividad de la TENS en el tratamiento del dolor lumbar crónico.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (Número 2, 2005), MEDLINE, EMBASE y PEDro hasta el primero de abril de 2005.

Criterios de selección: 

Solamente se incluyeron ensayos clínicos aleatorios (ECA) que evaluaran el efecto de la TENS para el dolor lumbar crónico. Los resúmenes fueron excluidos a menos que se pudieran obtener datos adicionales de los autores.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores seleccionaron de forma independiente los ensayos y obtuvieron los datos usando formularios predeterminados. Se evaluó la heterogeneidad con la prueba Q de Cochrane. Se usó un modelo de efectos fijos a lo largo de la revisión para calcular las variables continuas, excepto cuando había heterogeneidad; en ese caso, se usó un modelo de efectos aleatorios. Los resultados se analizaron mediante diferencias de medias ponderadas (DMP) con intervalos de confianza del 95% (IC del 95%), donde la diferencia entre los grupos de tratamiento y de control se ponderó por la inversa de la varianza. Las diferencias de medias estandarizadas (DME) se calcularon dividiendo la diferencia entre los que recibían el tratamiento y los controles por la varianza inicial. Las DME se usaron cuando se emplearon diferentes escalas para medir el mismo concepto. Los resultados dicotómicos se analizaron con odds-rat ios.

Resultados principales

Los dos únicos ECA (175 pacientes) que cumplieron con los criterios de elegibilidad difirieron en el diseño del estudio, la calidad metodológica, los criterios de inclusión y exclusión, el tipo y método de aplicación de TENS, el esquema de tratamiento, las cointervenciones y los resultados finales. En un ECA, la TENS produjo un alivio significativamente mayor del dolor que el control de placebo. Sin embargo, en el otro ECA, no se hallaron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos de tratamiento y de control para las diversas medidas de resultado. Debido al escaso número de ensayos incluidos, no fue posible realizar los análisis de subgrupos preprogramados que tendían a examinar el impacto de los diferentes parámetros de la estimulación, los sitios de aplicación de la TENS, las duraciones del tratamiento y las características iniciales del paciente.

Conclusiones de los autores

Se dispone de pruebas poco consistentes para apoyar el uso de la TENS como tratamiento único para el dolor lumbar crónico. Se necesitan realizar ensayos controlados aleatorios multicéntricos más amplios para evaluar mejor la efectividad real de la TENS. Se debe prestar especial atención a los riesgos y beneficios de su uso a largo plazo, que aborda de manera más adecuada las realidades del tratamiento del dolor lumbar crónico.

Esta revisión debería citarse como:Khadilkar A, Milne S, Brosseau L, Robinson V, Saginur M, Shea B, Tugwell P, Wells G.La Biblioteca Cochrane PlusThe Cochrane Library
Resultados principales: 

Los dos únicos ECA (175 pacientes) que cumplieron con los criterios de elegibilidad difirieron en el diseño del estudio, la calidad metodológica, los criterios de inclusión y exclusión, el tipo y método de aplicación de TENS, el esquema de tratamiento, las cointervenciones y los resultados finales. En un ECA, la TENS produjo un alivio significativamente mayor del dolor que el control de placebo. Sin embargo, en el otro ECA, no se hallaron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos de tratamiento y de control para las diversas medidas de resultado. Debido al escaso número de ensayos incluidos, no fue posible realizar los análisis de subgrupos preprogramados que tendían a examinar el impacto de los diferentes parámetros de la estimulación, los sitios de aplicación de la TENS, las duraciones del tratamiento y las características iniciales del paciente.

Tools
Information
Share/Save