Autocuidado para pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Antecedentes

Los síntomas de los pacientes con EPOC empeoran lentamente con el transcurso de los años. Dicho empeoramiento da lugar a la pérdida del bienestar en estos pacientes. En la investigación, otra forma de referirse al bienestar es la calidad de vida relacionada con la salud. El entrenamiento en autocuidado enseña a los pacientes las aptitudes y los comportamientos que necesitan para controlar su enfermedad de forma exitosa. El entrenamiento en autocuidado se está volviendo cada vez más importante en el tratamiento de la EPOC. Sin embargo, actualmente existe un debate sobre el contenido más efectivo. Por lo tanto, se examinaron las pruebas sobre los efectos del autocuidado en la calidad de vida relacionada con la salud y el uso de asistencia sanitaria en los pacientes con EPOC. Las pruebas están actualizadas hasta agosto 2011.

Características de los estudios

En esta revisión, se evaluaron 29 estudios que evaluaron los efectos del autocuidado. Los pacientes en estos estudios tuvieron un seguimiento de dos a 24 meses. Veintitrés estudios tuvieron un grupo de control que recibió atención habitual. Un total de 3189 pacientes participaron en estos estudios. En seis estudios, diferentes componentes del autocuidado se compararon sobre una base de comparación directa. El contenido y la duración de los programas de autocuidado fueron diversos.

Resultados clave

El análisis de los estudios reveló que el entrenamiento en autocuidado mejoró la calidad de vida relacionada con la salud en los pacientes con EPOC comparado con la atención habitual. Además, el número de pacientes con al menos un ingreso en el hospital relacionado con la enfermedad pulmonar se redujo entre los que participaron en una intervención de autocuidado. Dichos pacientes también experimentaron menos disnea. Se encontraron ensayos que comparaban diferentes tipos de intervenciones de autocuidado entre sí. Se deseaba que estos ensayos ayudaran a identificar los componentes más efectivos del autocuidado. Sin embargo, todas las intervenciones fueron diferentes, y no fue posible extraer los temas clave.

Los estudios evaluados en esta revisión fueron diversos. Los programas de autocuidado difirieron en cuanto al contenido y la duración. Además, los tipos de participantes difirieron entre los estudios. Por lo tanto, no es posible realizar ninguna recomendación clara sobre el contenido más efectivo del entrenamiento en autocuidado en este momento.

Conclusiones de los autores: 

Las intervenciones de autocuidado en pacientes con EPOC se asocian con una mejoría en la calidad de vida relacionada con la salud según lo medido con el SGRQ, una reducción de los ingresos en el hospital relacionados con problemas respiratorios y una mejoría en la disnea según lo medido con la MRC modificada. No se encontraron diferencias estadísticamente significativas en otros parámetros de resultado. Sin embargo, la heterogeneidad entre las intervenciones, las poblaciones de estudio, el período de seguimiento y las medidas de resultado dificultan la formulación de recomendaciones claras con respecto a la forma y el contenido más efectivos del autocuidado en la EPOC.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las intervenciones de autocuidado ayudan a los pacientes con enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) a adquirir y practicar las aptitudes que necesitan para llevar a cabo los regímenes médicos específicos de la enfermedad, guian los cambios en el comportamiento de salud y proporcionan apoyo emocional para permitir que los pacientes controlen la enfermedad. Desde la primera actualización de esta revisión en el año 2007, se han publicado varios estudios. Los resultados de la segunda actualización se informan aquí.

Objetivos: 

1. Evaluar si las intervenciones de autocuidado en la EPOC dan lugar a una mejoría en los resultados de salud.

2. Evaluar si las intervenciones de autocuidado en la EPOC dan lugar a una reducción en la utilización de asistencia sanitaria.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Vías Respiratorias (Cochrane Airways Group) (actualizado hasta agosto 2011).

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados (aleatorios y no aleatorios) publicados después de 1994, que evaluaban la eficacia de las intervenciones de autocuidado para los individuos con EPOC. Se excluyeron las intervenciones con menos de dos momentos de contacto entre los participantes en estudio y los profesionales sanitarios.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores evaluaron de forma independiente la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se estableció contacto con los investigadores para solicitar información adicional. Cuando fue apropiado, los resultados del estudio se agruparon mediante un modelo de efectos aleatorios. Los resultados primarios de la revisión fueron la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS) y el número de ingresos en el hospital.

Resultados principales: 

Se incluyeron 29 estudios. Veintitrés estudios en 3189 participantes compararon el autocuidado versus atención habitual; seis estudios en 499 participantes compararon diferentes componentes del autocuidado sobre una base de comparación directa. Aunque se incluyeron ensayos clínicos controlados no aleatorios así como ECA en esta revisión, se restringió el análisis primario a los ECA solamente y se informó sobre estos ensayos en el resumen.

En los 23 estudios con un grupo control de atención habitual, el tiempo de seguimiento varió de dos a 24 meses. El contenido de las intervenciones fue diverso. Se encontró un efecto estadísticamente relevante del autocuidado sobre la CVRS (puntuación total en el St George's Respiratory Questionnaire [SGRQ], diferencia de medias [DM] -3,51; intervalo de confianza [IC] del 95%: -5,37 a -1,65; diez estudios, 1413 participantes, pruebas de calidad moderada). El autocuidado también dio lugar a una probabilidad menor de hospitalización relacionada con problemas respiratorios (odds ratio [OR] 0,57; IC del 95%: 0,43 a 0,75; nueve estudios, 1749 participantes, pruebas de calidad moderada). Tras año de seguimiento, ocho participantes (IC del 95%: 5 a 14) con un riesgo inicial alto de ingreso en el hospital relacionado con problemas respiratorios debieron ser tratados para evitar que un participante presente al menos un ingreso al hospital, y 20 (IC del 95%: 15 a 35) participantes con un riesgo inicial bajo de hospitalización debieron ser tratados para evitar que un participante presente al menos un ingreso al hospital relacionado con problemas respiratorios.

No se detectó ningún efecto estadísticamente significativo del autocuidado en la hospitalización por todas las causas (OR 0,77; IC del 95%: 0,45 a 1,30; seis estudios, 1365 participantes, pruebas de baja calidad) o la mortalidad (OR 0,79; IC del 95%: 0,58 a 1,07; ocho estudios, 2134 participantes, pruebas de muy baja calidad). Además, la disnea medida con la Medical Research Council Scale (MRC) (modificada) se redujo en los individuos que participaron en el autocuidado (DM -0,83; IC del 95%: -1,36 a -0,30; tres estudios, 119 participantes, pruebas de baja calidad). La diferencia en la capacidad de ejercicio según lo medido con la prueba de caminata de seis minutos no fue estadísticamente significativa (DM 33,69 m, IC del 95%: -9,12 a 76,50; seis estudios, 570 participantes, pruebas de muy baja calidad). Los análisis de subgrupos según el uso de un programa de ejercicio como parte de la intervención no revelaron diferencias estadísticamente significativas entre los estudios con y sin programas de ejercicio en los resultados primarios de la CVRS y los ingresos en el hospital relacionados con problemas respiratorios.

No fue posible agrupar los ensayos de comparación directa debido a la heterogeneidad entre las intervenciones y los controles; por lo tanto los resultados se presentan de forma narrativa dentro de la revisión.

Tools
Information
Share/Save