Intervenciones para el tratamiento del síndrome de boca ardiente

Pregunta de la revisión

¿Qué tratamientos ayudan a aliviar los síntomas de los pacientes con síndrome de boca ardiente (SBA)?

Antecedentes

El SBA es una condición dolorosa común. Los síntomas incluyen ardor, sequedad o sensaciones incómodas en la boca y cambios en el sabor, sin ninguna causa médica o dental subyacente evidente. El SBA suele ser persistente y sufrido a largo plazo, y puede llevar a una reducción de la calidad de vida (CdV). Actualmente, la investigación científica sugiere que el SBA es causado por un daño subyacente en los nervios. Hay muchos tratamientos disponibles, incluyendo fármacos para la ansiedad, otras condiciones psicológicas y el aumento de la producción de saliva, barreras protectoras y tratamientos aplicados a la superficie de la boca, entre otros.

Características de los estudios

Esta revisión de los estudios se realizó a través de Cochrane Oral Health, y la evidencia es actual hasta el 31 de diciembre de 2015.

Se encontraron 23 estudios (que evaluaban a 1121 pacientes; el 83% eran mujeres), publicados entre 1995 y 2015 para incluirlos en esta revisión. Veintiún estudios evaluaron el alivio de los síntomas a corto plazo (hasta tres meses) y cuatro estudios evaluaron el alivio de los síntomas a largo plazo (de tres a seis meses). Diecisiete estudios proporcionaron información sobre la aparición de efectos secundarios, siete estudios evaluaron una medida de la calidad de vida y dos estudios evaluaron los cambios en el sabor y la sensación de sequedad.

Los 23 tratamientos incluidos en esta revisión se compararon con un placebo (tratamiento falso): antidepresivos y antipsicóticos (dos estudios), fármacos anticonvulsivantes (un estudio), tipos de tranquilizantes (cuatro estudios), estimulantes de la saliva (un estudio), suplementos dietéticos (12 estudios), ondas energéticas dirigidas (un estudio), barreras físicas (un estudio), terapias psicológicas (un estudio) y tratamientos aplicados a la superficie bucal (cinco estudios).

Resultados clave

Alivio de los síntomas a corto plazo

Se encontró evidencia del alivio de los síntomas a corto plazo por medio de ondas energéticas dirigidas (un estudio, 58 participantes), un tipo de tranquilizante de uso tópico (que se mantiene en la boca antes de ser retirado, y que también actúa como un fármaco anticonvulsivante) llamado clonazepam (dos estudios, 111 participantes), cubiertas plásticas finas para la lengua (un estudio, 50 participantes) y un fármaco anticonvulsivante llamado gabapentina (un estudio, 100 participantes).

No se encontraron diferencias en el alivio de los síntomas a corto plazo en el caso de los antidepresivos, los estimulantes de la saliva y otro tipo de tranquilizantes de uso sistémico (uno que se ingiere) también llamado clonazepam. No se pudo demostrar si los suplementos dietéticos o los tratamientos aplicados a la superficie de la boca proporcionan alivio de los síntomas a corto plazo o no.

En el único estudio en que se evaluó una terapia psicológica no se informó de un alivio a corto plazo.

Alivio de los síntomas a largo plazo

Se encontró evidencia de alivio de los síntomas a largo plazo mediante terapia psicológica (un estudio, 30 participantes), un enjuague bucal con pimienta de chile (un estudio, 18 participantes) y el tranquilizante tópico llamado clonazepam (un estudio, 66 participantes).

No se encontró ninguna diferencia en el alivio de los síntomas a largo plazo para los suplementos dietéticos o los tratamientos aplicados a la superficie de la boca.

Los estudios que evaluaron los antidepresivos, las ondas energéticas dirigidas, los estimulantes de la saliva, los anticonvulsivantes o las barreras físicas no evaluaron el alivio de los síntomas a largo plazo.

Cambio en la calidad de vida

Hubo evidencia de una mejora a corto plazo de la calidad de vida para las ondas energéticas dirigidas (un estudio, 58 pacientes), aunque no se encontraron diferencias para los antidepresivos, los tranquilizantes, los suplementos dietéticos y las barreras físicas. Ningún estudio evaluó los cambios en la calidad de vida a largo plazo.

Cambio en el sabor o la sensación de sequedad

Unos pocos estudios evaluaron el cambio a corto plazo en el sabor o la sensación de sequedad (ninguno evaluó estos resultados a largo plazo), pero no hubo suficiente evidencia para juzgar los efectos del tratamiento en estos resultados.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios eran más probables con los antidepresivos (mareos y somnolencia más probables: un estudio, 37 pacientes), y con un suplemento dietético llamado ácido alfa-lipoico (también conocido como AAL) con o sin otros ingredientes (dolores de cabeza más probables: dos estudios, 118 pacientes; y molestias estomacales más probables: tres estudios, 138 pacientes).

Calidad de la evidencia
En general, se encontró evidencia de muy baja calidad para cada resultado a corto y largo plazo que se investigó (alivio de los síntomas, cambios en la calidad de vida, sabor y sensación de sequedad, y efectos secundarios) en todos los tipos de tratamiento evaluados: antidepresivos y antipsicóticos, fármacos anticonvulsivantes, tipos de tranquilizantes, estimulantes de la saliva, suplementos dietéticos, ondas energéticas dirigidas, barreras físicas (excepto los efectos secundarios, que se evaluaron como de baja calidad), terapias psicológicas y tratamientos aplicados a la superficie de la boca. Como se encontraron tan pocos estudios con bajo riesgo de sesgo, actualmente no se puede probar o refutar la efectividad de ningún tratamiento para el manejo del SBA.

Conclusiones de los autores: 

Dada la naturaleza potencialmente incapacitante del SBA, la necesidad de identificar modos efectivos de tratamiento para los enfermos es vital. Debido al número limitado de ensayos clínicos con bajo riesgo de sesgo, no hay evidencia suficiente para apoyar o refutar el uso de cualquier intervención en el manejo del SBA. Se necesitan más ensayos clínicos, con una metodología mejorada y conjuntos de resultados estandarizados para establecer qué tratamientos son efectivos. Se alienta a que en el futuro se realicen estudios para evaluar el papel de los tratamientos utilizados en otras condiciones de dolor neuropático y de las terapias psicológicas en el tratamiento del SBA.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El síndrome de boca ardiente (SBA) es un término utilizado para el dolor de la mucosa oral (dolor ardiente o molestia en la lengua, los labios o toda la cavidad oral) sin causa identificable. La prevalencia en la población general varía entre el 0,1% y el 3,9%. Muchos pacientes de SBA indican ansiedad, depresión, desórdenes de personalidad y deterioro de la calidad de vida (CdV). Esta revisión actualiza las versiones anteriores publicadas en 2000 y 2005.

Objetivos: 

Determinar la efectividad y seguridad de cualquier intervención versus placebo para el alivio de los síntomas y los cambios en la calidad de vida, el sabor y la sensación de sequedad en pacientes con SBA.

Métodos de búsqueda: 

El especialista en información del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health Group) realizó una búsqueda en las siguientes bases de datos: registro de ensayos de del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health's Trials Register) (hasta el 31 de diciembre de 2015), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL; 2015, número 11) en la Cochrane Library (búsqueda del 31 de diciembre de 2015), MEDLINE Ovid (1946 hasta el 31 de diciembre de 2015) y Embase Ovid (1980 hasta el 31 de diciembre de 2015). Se hicieron búsquedas de ensayos en curso en ClinicalTrials.gov y en la International Clinical Trials Registry Platform de la Organización Mundial de la Salud. No se impusieron restricciones de idioma ni fecha de publicación en la búsqueda en las bases de datos electrónicas.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) que comparan cualquier tratamiento con placebo en pacientes con SBA. Los resultados primarios fueron el alivio de los síntomas (dolor/ardor) y el cambio en la calidad de vida. Los resultados secundarios incluían cambios en el sabor, sensación de sequedad y efectos adversos.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por Cochrane. Los datos de resultados se analizaron como a corto plazo (hasta tres meses) o a largo plazo (de tres a seis meses).

Resultados principales: 

Se incluyeron 23 ECA (1121 participantes analizados; 83% mujeres). Las intervenciones se clasificaron como: antidepresivos y antipsicóticos, anticonvulsivantes, benzodiacepinas, colinérgicos, suplementos dietéticos, radiación electromagnética, barreras físicas, terapias psicológicas y tratamientos tópicos.

Sólo se evaluó un ECA con bajo riesgo de sesgo en general, el riesgo de sesgo de cuatro ECA no estaba claro y 18 estudios tenían un alto riesgo de sesgo. La calidad general de la evidencia para la eficiencia fue muy baja para todas las intervenciones y todos los resultados.

Veintiún ECA evaluaron el alivio de los síntomas a corto plazo. Hay evidencia de muy baja calidad de los beneficios de la radiación electromagnética (un ECA, 58 participantes), las benzodiacepinas tópicas (dos ECA, 111 participantes), las barreras físicas (un ECA, 50 participantes) y los anticonvulsivantes (un ECA, 100 participantes). Se encontró evidencia insuficiente/contradictoria con respecto a la efectividad de los antidepresivos, los colinérgicos, las benzodiacepinas sistémicas, los suplementos dietéticos o los tratamientos tópicos. Ningún ECA que evaluara las terapias psicológicas evaluó el alivio de los síntomas a corto plazo.

Cuatro estudios evaluaron el alivio de los síntomas a largo plazo. Hay evidencia de muy baja calidad de un beneficio de las terapias psicológicas (un ECA, 30 participantes), el enjuague bucal con capsaicina (tratamiento tópico) (un ECA, 18 participantes) y las benzodiazepinas tópicas (un ECA, 66 participantes). No se encontró evidencia de una diferencia para los suplementos dietéticos o el enjuague oral de lactoperoxidasa. Ningún estudio que evaluara los antidepresivos, los anticonvulsivantes, los colinérgicos, la radiación electromagnética o las barreras físicas evaluó el alivio de los síntomas a largo plazo.

Siete estudios evaluaron el cambio a corto plazo en la CdV (ninguno a largo plazo). La calidad de la evidencia fue muy baja. Se encontró un beneficio para la radiación electromagnética (un ECA, 58 participantes), sin embargo, los resultados no fueron concluyentes para los antidepresivos, las benzodiacepinas, los suplementos dietéticos y las barreras físicas.

Los resultados secundarios (cambio en el sabor y la sensación de sequedad) sólo se evaluaron a corto plazo, y los resultados de ambos no fueron concluyentes.

En cuanto a los efectos adversos, hay evidencia de muy baja calidad de que los antidepresivos aumentan los mareos y la somnolencia (un ECA, 37 participantes), y que el ácido alfa-lipoico aumenta la cefalea (dos ECA, 118 participantes) y las molestias gastrointestinales (tres ECA, 138 participantes). Se encontró evidencia insuficiente/contradictoria con respecto a los eventos adversos de los anticonvulsivantes o las benzodiacepinas. Los eventos adversos fueron mal informados o no informados para los colinérgicos, la radiación electromagnética y las terapias psicológicas. No se produjeron eventos adversos por las barreras físicas o el uso de terapias tópicas.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save