Bifosfonatos para la osteoporosis en pacientes con fibrosis quística

La fibrosis quística (FQ) es un trastorno genético grave que tiene efectos sobre muchos órganos (p.ej. pulmones, páncreas). Frecuentemente da lugar a una reducción de la densidad mineral ósea, conocida como osteoporosis, lo que aumenta la probabilidad de fracturas. Los efectos a corto y largo plazo de las fracturas (p.ej. en las costillas y las vértebras) pueden empeorar la enfermedad pulmonar. Los bifosfonatos son fármacos que aumentan la densidad mineral ósea al retrasar la resorción ósea. Se utilizan para tratar la osteoporosis provocada por la menopausia o el uso de fármacos corticosteroides.

La evidencia disponible se limitó a seis ensayos con participantes no sometidos trasplante pulmonar (en total 203 adultos) y un ensayo con 34 participantes adultos sometidos a trasplante de pulmón. Los bifosfonatos aumentaron de forma consistente la densidad mineral ósea en regiones de la columna lumbar y la cadera. Ni las tasas de fracturas (vertebral y no vertebral) ni las muertes se redujeron con el tratamiento de bifosfonato. Sin embargo, lo anterior se puede haber relacionado con el escaso número de participantes incluidos y la corta duración de los ensayos. El dolor óseo intenso y los síntomas similares a la gripe se asociaron con frecuencia con los bifosfonatos intravenosos, especialmente en los pacientes que no utilizaron corticosteroides. Se necesitan más estudios de investigación para evaluar el efecto del tratamiento previo con corticosteroides. Se necesitan ensayos adicionales para determinar si el dolor óseo es más frecuente o intenso (o ambos) con el fármaco más potente zoledronato y si los corticosteroides alivian o evitan estos eventos adversos. También es necesario realizar ensayos adicionales para evaluar con más detalle los efectos adversos gastrointestinales asociados con los bifosfonatos orales. Se necesitan ensayos en poblaciones más grandes para determinar los efectos sobre la tasa de fractura y la supervivencia.

Conclusiones de los autores: 

Los bifosfonatos orales e intravenosos aumentan la densidad mineral ósea en los pacientes con fibrosis quística. Con los agentes intravenosos pueden ocurrir dolor óseo intenso y síntomas similares a la gripe. Se necesitan ensayos adicionales para determinar si el dolor óseo es más frecuente o intenso (o ambos) con el fármaco más potente zoledronato y si los corticosteroides alivian o previenen estos eventos adversos. También es necesario realizar ensayos adicionales para evaluar con más detalle los efectos adversos gastrointestinales asociados con los bifosfonatos orales. Se necesitan ensayos en poblaciones más grandes para determinar los efectos sobre la tasa de fractura y la supervivencia.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La osteoporosis es un trastorno de la mineralización ósea que se presenta en aproximadamente la tercera parte de los adultos con fibrosis quística. Los bifosfonatos pueden aumentar la densidad mineral ósea y reducir el riesgo de nuevas fracturas en las mujeres posmenopáusicas y las personas que reciben corticosteroides orales a largo plazo.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los bifosfonatos sobre la frecuencia de fracturas, la densidad mineral ósea, la calidad de vida, los eventos adversos, los retiros del ensayo y la supervivencia en pacientes con fibrosis quística.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas de referencias en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Fibrosis Quística y Enfermedades Genéticas (Cochrane Cystic Fibrosis and Genetic Disorders Group) (identificadas mediante búsquedas en bases de datos electrónicas y búsquedas manuales en revistas y libros de resúmenes) el 13 de enero de 2014.

Se realizaron búsquedas adicionales en Pubmed el 13 de enero de 2014.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados de al menos seis meses de duración que estudiaron los bifosfonatos en pacientes con fibrosis quística.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores, de forma independiente, seleccionaron los ensayos y extrajeron los datos. Se estableció contacto con los investigadores de los ensayos para obtener los datos faltantes.

Resultados principales: 

Se identificaron nueve ensayos y se incluyeron siete (con un total de 237 participantes adultos).

Se combinaron (cuando estuvieron disponibles) los datos de seis estudios incluidos en participantes sin trasplante de pulmón. Los datos mostraron que no hubo una reducción significativa de las fracturas entre los grupos de tratamiento y control a los 12 meses, odds ratio 0,72 (intervalo de confianza del 95%: 0,13 a 3,80). En los estudios con seguimiento a los 24 meses no se informaron fracturas. Sin embargo, en los pacientes que recibieron bifosfonatos, después de seis meses el cambio porcentual en la densidad mineral ósea aumentó en la columna lumbar, diferencia de medias 4,61 (intervalo de confianza del 95%: 3,90 a 5,32) y en la cadera o el fémur, diferencia de medias 3,35 (intervalo de confianza del 95%: 1,63 a 5,07); pero no cambió significativamente en el antebrazo distal, diferencia de medias -0,49 (intervalo de confianza del 95%: -2,42 a 1,45). En los pacientes que recibieron bifosfonatos, a los 12 meses el cambio porcentual en la densidad mineral ósea aumentó en la columna lumbar, diferencia de medias 6,10 (intervalo de confianza del 95%: 5,10 a 7,10) y en la cadera o el fémur, diferencia de medias 4,35 (intervalo de confianza del 95%: 2,99 a 5,70). En los pacientes que recibieron bifosfonatos, a los 24 meses el cambio porcentual en la densidad mineral ósea aumentó en la columna lumbar, diferencia de medias 5,49 (intervalo de confianza del 95%: 4,38 a 6,60) y en la cadera o el fémur, diferencia de medias 6,05 (intervalo de confianza del 95%: 3,74 a 8,36). Hubo heterogeneidad clínica entre los estudios y no todos informaron todos los resultados. El dolor óseo fue el evento adverso más frecuente con los agentes intravenosos. Los síntomas similares a la gripe también aumentaron en los pacientes que recibieron bifosfonatos.

En los participantes con trasplante de pulmón (un estudio), el pamidronato intravenoso no cambió el número de nuevas fracturas. En los sitios axiales, la densidad mineral ósea aumentó con el tratamiento en comparación con los controles: el cambio porcentual en la densidad mineral ósea en la columna lumbar, la diferencia de medias 6,20 (intervalo de confianza del 95%: 4,28 a 8,12) y la diferencia de medias del fémur 7,90 (intervalo de confianza del 95%: 5,78 a 10,02).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save