Intervenciones para mejorar la movilidad después de la cirugía por fractura de cadera en adultos

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

El objetivo de la atención después de la cirugía por fractura de cadera es lograr que las personas se mantengan en pie de manera segura y vuelvan a caminar. Al principio, a los pacientes se les puede indicar que hagan reposo en cama y limiten el levantamiento de peso. Posteriormente, se utilizan diversas estrategias de movilización, incluido el reentrenamiento de la marcha y los programas de ejercicios, durante la estancia hospitalaria y a menudo después del alta.

Esta revisión incluye pruebas de 19 ensayos con 1589 participantes, generalmente de más de 65 años de edad. Muchos de los ensayos presentaron métodos deficientes como el seguimiento inadecuado. No se realizaron agrupamientos de los datos debido a que los ensayos no fueron suficientemente similares.

Doce ensayos evaluaron las intervenciones iniciadas poco después de la cirugía por fractura de cadera. En los ensayos individuales, se halló una mejor movilidad de un programa de dos semanas de levantamiento de peso, un programa de ejercicios de fortalecimiento muscular del cuádriceps y estimulación eléctrica para aliviar el dolor, respectivamente. Los ensayos individuales no encontraron ninguna mejoría significativa en la movilidad de un programa de readiestramiento en cinta rodante, 12 semanas de entrenamiento de resistencia y 16 semanas de ejercicios con levantamiento de peso, respectivamente. En un ensayo que evaluó la deambulación iniciada dentro de las 48 horas después de la cirugía, se obtuvieron resultados contradictorios. Un ensayo histórico no encontró ninguna diferencia significativa en los resultados desfavorables para la carga de peso comenzada a las dos versus 12 semanas. De dos ensayos que evaluaron regímenes de fisioterapia más intensiva, uno no encontró ninguna diferencia en la recuperación, el otro informó un mayor nivel de abandono en el grupo de mayor intensidad. Dos ensayos evaluaron la estimulación eléctrica del cuádriceps: uno no encontró beneficios y observó una tolerancia deficiente de la intervención; el otro encontró una mejor movilidad y buena tolerancia.

Siete ensayos evaluaron intervenciones que comenzaron después del alta hospitalaria. Dos ensayos que comenzaron poco después del alta hospitalaria encontraron mejorías en el resultado después de 12 semanas de entrenamiento físico intensivo y de un programa de fisioterapia domiciliario, respectivamente. Un ensayo, que comenzó después de finalizar la fisioterapia estándar, encontró mejorías en el resultado después de seis meses de entrenamiento físico intensivo; otro halló un mayor nivel de actividad a partir de un programa de ejercicios de un año de duración; y otro no encontró efectos significativos del entrenamiento de resistencia o aeróbico domiciliario. Un ensayo encontró mejorías en el resultado después de los ejercicios domiciliarios que comenzaron alrededor de las 22 semanas posteriores a la lesión. Un ensayo encontró que los ejercicios domiciliarios con levantamiento de peso que comenzaron a los siete meses no resultaron en una mejoría significativa de la movilidad.

En resumen, la revisión encontró que no existían pruebas suficientes para determinar cuáles son las mejores estrategias, iniciadas en el hospital o después del alta hospitalaria, para ayudar a las personas a caminar y a continuar caminando después de la cirugía por fractura de cadera.

Conclusiones de los autores: 

Los ensayos aleatorios no aportan pruebas suficientes para determinar las mejores estrategias para mejorar la movilidad después de la cirugía por fractura de cadera.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La fractura de cadera ocurre principalmente en personas de edad avanzada. Las estrategias para mejorar la movilidad incluyen el readiestramiento de la marcha, diversas formas de ejercicio y estimulación muscular.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de diferentes intervenciones para mejorar la movilización después de la cirugía por fractura de cadera en adultos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Lesiones Óseas, Articulares y Musculares (Cochrane Bone, Joint and Muscle Trauma Group), en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials), MEDLINE y en otras bases de datos, y en listas de referencias de artículos hasta abril 2010.

Criterios de selección: 

Todos los ensayos aleatorios o cuasialeatorios que compararon diferentes estrategias de movilización después de la cirugía por fractura de cadera.

Obtención y análisis de los datos: 

Los autores seleccionaron de forma independiente los ensayos, evaluaron el riesgo de sesgo y extrajeron los datos. Los datos no se agruparon.

Resultados principales: 

Los 19 ensayos incluidos (que seleccionaron a 1589 adultos de edad avanzada) fueron pequeños, a menudo con fallas metodológicas. Sólo dos pares de ensayos probaron intervenciones similares.

Doce ensayos evaluaron las estrategias de movilización iniciadas poco después de la cirugía por fractura de cadera. En los ensayos individuales, se halló una mejor movilidad de un programa de dos semanas de levantamiento de peso, un programa de ejercicios de fortalecimiento muscular del cuádriceps y estimulación eléctrica para aliviar el dolor, respectivamente. Los ensayos individuales no encontraron ninguna mejoría significativa en la movilidad de un programa de readiestramiento en cinta rodante, 12 semanas de entrenamiento de resistencia y 16 semanas de ejercicios con levantamiento de peso, respectivamente. En un ensayo que evaluó la deambulación iniciada dentro de las 48 horas después de la cirugía, se obtuvieron resultados contradictorios. Un ensayo histórico no encontró ninguna diferencia significativa en los resultados desfavorables para la carga de peso comenzada a las dos versus 12 semanas. De dos ensayos que evaluaron regímenes de fisioterapia más intensiva, uno no encontró ninguna diferencia en la recuperación, el otro informó un mayor nivel de abandono en el grupo de mayor intensidad. Dos ensayos evaluaron la estimulación eléctrica del cuádriceps: uno no encontró beneficios y observó una tolerancia deficiente de la intervención; el otro encontró una mejor movilidad y buena tolerancia.

Siete ensayos evaluaron estrategias que comenzaron después del alta hospitalaria. Dos ensayos que comenzaron poco después del alta hospitalaria encontraron mejorías en el resultado después de 12 semanas de entrenamiento físico intensivo y de un programa de fisioterapia domiciliario, respectivamente. Un ensayo, que comenzó después de finalizar la fisioterapia estándar, encontró mejorías en el resultado después de seis meses de entrenamiento físico intensivo; otro halló un mayor nivel de actividad a partir de un programa de ejercicios de un año de duración; y otro no encontró efectos significativos del entrenamiento de resistencia o aeróbico domiciliario. Un ensayo encontró mejorías en el resultado después de los ejercicios domiciliarios que comenzaron alrededor de las 22 semanas posteriores a la lesión. Un ensayo encontró que los ejercicios domiciliarios con levantamiento de peso que comenzaron a los siete meses no resultaron en una mejoría significativa de la movilidad.

Share/Save