Suplementación proteica de la leche materna para promover el crecimiento en lactantes prematuros

Pregunta de la revisión

Se revisó la evidencia para determinar si el agregado de proteína adicional a la leche materna para alimentar a los lactantes prematuros en comparación con ninguna proteína adicional mejora el crecimiento, la grasa corporal, la obesidad, los problemas cardíacos, el alto nivel de azúcar en sangre y el desarrollo del cerebro, sin efectos secundarios significativos.

Antecedentes

La falta de una ingesta suficiente de proteínas durante las primeras etapas de la vida del niño prematuro puede dar lugar a un crecimiento y un desarrollo deficientes. Los lactantes prematuros necesitan más proteínas que los lactantes nacidos a término. La leche materna tiene numerosos beneficios para los lactantes que nacen prematuros (antes de las 37 semanas), pero su contenido de proteínas es variable y puede no satisfacer las necesidades nutricionales del lactante prematuro con un rápido crecimiento. Por lo tanto, para satisfacer sus mayores necesidades de proteínas y promover una salud óptima, así como el desarrollo a largo plazo, a la leche materna extraída para los lactantes prematuros se le puede enriquecer con proteína adicional.

Características de los estudios

Se encontraron seis ensayos aleatorizados (ensayos en los que cada lactante tenía la misma posibilidad de ser elegido para recibir cualquiera de los dos tratamientos), que incluyeron 204 lactantes prematuros. La búsqueda está actualizada hasta agosto de 2019.

Resultados clave

Evidencia de calidad baja muestra que el agregado de proteína adicional a la leche materna aumentó las tasas a corto plazo de aumento de peso (cinco ensayos), aumento de talla (cuatro ensayos) y crecimiento de la cabeza (cuatro ensayos). Evidencia de calidad baja de un ensayo no mostró una diferencia clara en la tasa de crecimiento del grosor del pliegue cutáneo (medida de la grasa bajo la piel) entre los grupos con y sin suplemento. Evidencia de calidad muy baja de un ensayo informó que los lactantes que recibieron proteínas adicionales permanecieron más tiempo en el hospital, mientras que evidencia de calidad muy baja de cuatro ensayos señaló concentraciones más altas de nitrógeno ureico en sangre (medida de la función renal y la descomposición de las proteínas) en estos lactantes, en comparación con los que no recibieron proteína adicional. Evidencia de calidad muy baja de un ensayo indicó que el agregado de proteínas adicionales a la leche materna extraída no aumentó claramente el riesgo de enterocolitis necrosante (inflamación del intestino) o de intolerancia alimentaria, ni alteró claramente las concentraciones de albúmina sérica (una medida de los niveles de proteínas en sangre). No hubo datos sobre los efectos del agregado de proteína adicional en el crecimiento a largo plazo, la grasa corporal, la obesidad, el alto nivel de azúcar en sangre o el desarrollo del cerebro.

Conclusiones

Añadir proteínas a la leche materna para los lactantes prematuros puede aumentar el crecimiento a corto plazo. Sin embargo, su efecto sobre la duración de la estancia hospitalaria, la intolerancia alimentaria y la enterocolitis necrosante no está claro, debido a las limitaciones de los datos y a la calidad muy baja de la evidencia. No hubo datos sobre los efectos en la salud y el desarrollo posteriores, ni sobre los efectos en ámbitos de bajos recursos.

Debido a que en la actualidad el enriquecimiento proteica de la leche materna se realiza como componente de suplementos de múltiples nutrientes, los estudios futuros deberían comparar diferentes cantidades de proteína en los suplementos de múltiples componentes, y estar diseñados para determinar los efectos sobre la duración de la estancia hospitalaria, la seguridad, el crecimiento a largo plazo, la grasa corporal, la obesidad, el alto nivel de azúcar en sangre y el desarrollo del cerebro.

Conclusiones de los autores: 

Evidencia de calidad baja demostró que la suplementación proteica de la leche materna, suministrada a los niños prematuros, aumentaba el crecimiento a corto plazo. Sin embargo, el pequeño tamaño de las muestras, la baja precisión y la calidad muy baja de la evidencia con respecto a la duración de la estancia hospitalaria, la intolerancia alimentaria y la enterocolitis necrosante impidieron establecer conclusiones sobre estos desenlaces. No hubo datos sobre los desenlaces después del alta hospitalaria. Es posible que los hallazgos no sean generalizables a los ámbitos de bajos recursos, ya que ninguno de los estudios incluidos se realizó en estos ámbitos.

Debido a que en la actualidad el enriquecimiento proteica de la leche materna es un componente de los suplementos de múltiples nutrientes, los estudios futuros deberían comparar diferentes cantidades de proteína en los suplementos de múltiples componentes, y estar diseñados para determinar los efectos sobre la duración de la estancia hospitalaria, la seguridad, el crecimiento a largo plazo, la grasa corporal, la obesidad, el alto nivel de azúcar en sangre y el desarrollo del cerebro.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los lactantes prematuros requieren una elevada ingesta de proteínas para lograr un crecimiento y un desarrollo adecuados. Aunque la alimentación con leche materna tiene muchos beneficios en esta población, el contenido de proteínas es muy variable e insuficiente para apoyar el rápido crecimiento del lactante. Esta es una actualización de 2020 de una revisión Cochrane publicada por primera vez en 1999.

Objetivos: 

Determinar si la leche materna a la que se le agrega suplementos de proteína para los lactantes prematuros, comparada con la leche materna sin suplementos, mejora el crecimiento, la composición corporal y los desenlaces cardiometabólicos y del desarrollo nervioso, sin efectos adversos significativos.

Métodos de búsqueda: 

Se utilizó la estrategia de búsqueda estándar del Grupo Cochrane de Neonatología en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL 2019, Número 8) en la Biblioteca Cochrane y en MEDLINE vía PubMed el 23 de agosto de 2019. También se buscaron ensayos controlados aleatorizados (ECA) y cuasialeatorizados en bases de datos de ensayos clínicos y en las listas de referencias de artículos obtenidos.

Criterios de selección: 

Los ECA publicados y no publicados fueron elegibles si utilizaban métodos aleatorios o cuasialeatorios para asignar a los lactantes prematuros hospitalizados que se alimentaban con leche materna, a una suplementación proteica adicional o a ningún suplemento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión resumieron los datos de forma independiente, evaluaron el riesgo de sesgo y la calidad de la evidencia a nivel de los desenlaces mediante los criterios GRADE. Se realizaron metanálisis con el uso del riesgo relativo (RR) para los datos dicotómicos y la diferencia de medias (DM) para los datos continuos, con sus respectivos intervalos de confianza (IC) del 95%. Se utilizó un modelo de efectos fijos y se planificó explorar las posibles causas de heterogeneidad mediante análisis de subgrupos o de sensibilidad.

Resultados principales: 

Se incluyeron seis ECA con 204 lactantes prematuros. El riesgo de sesgo en la mayoría de los dominios metodológicos no estaba claro, ya que no se informaba con suficiente detalle. Evidencia de calidad baja demostró que la suplementación proteica de la leche materna podría aumentar las tasas de crecimiento intrahospitalario del peso (DMP 3,82 g/kg/día; IC del 95%: 2,94 a 4,7; cinco ECA, 101 lactantes; I² = 73%), la talla (DMP 0,12 cm/semana; IC del 95%: 0,07 a 0,17; cuatro ECA, 68 lactantes; I² = 89%), y el perímetro cefálico (DMP 0,06 cm/semana; IC del 95%: 0,01 a 0,12; cuatro ECA, 68 lactantes; I² = 84%). La suplementación proteínica puede dar lugar a estancias hospitalarias más prolongadas (DM 18,5 días, IC del 95%: 4,39 a 32,61; un ECA, 20 lactantes; evidencia de muy baja calidad). La evidencia de calidad muy baja significa que el efecto de la administración de suplementos proteicos sobre el riesgo de intolerancia alimentaria (RR 2,70; IC del 95%: 0,13 a 58,24; un ECA, 17 lactantes), o de enterocolitis necrosante (RR 1,11; IC del 95%: 0,07 a 17,12; un ECA, 76 lactantes) sigue siendo incierto. No se disponía de datos sobre los efectos de la suplementación con proteínas en los desenlaces del desarrollo neurológico.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save