Antibióticos para los pacientes con dolor de garganta

Pregunta

Esta revisión procuró determinar si los antibióticos son efectivos para el tratamiento de los síntomas y la reducción de las complicaciones potenciales asociadas con el dolor de garganta.

Antecedentes

El dolor de garganta es una infección causada por bacterias o virus. Por lo general, es de rápida recuperación (generalmente a los tres o cuatro días), aunque algunos pacientes presentan complicaciones. Una complicación importante, aunque poco frecuente, es la fiebre reumática, que afecta al corazón y las articulaciones. Los antibióticos reducen las infecciones bacterianas aunque pueden causar diarrea, erupción cutánea y otros efectos adversos, y las comunidades desarrollan resistencia a los mismos.

Características de los estudios

La revisión se actualizó hasta julio de 2013 e incluyó 27 ensayos con 12 835 casos de dolor de garganta. Todos los estudios incluidos fueron ensayos aleatorizados controlados con placebo que procuraron determinar si los antibióticos ayudan a reducir los síntomas de dolor de garganta, fiebre y cefalea o la aparición de complicaciones más graves. Los estudios se realizaron en niños y adultos.

Resultados clave

La revisión encontró que los antibióticos acortan la duración de los síntomas de dolor en un promedio de alrededor de un día y pueden disminuir las posibilidades de presentar fiebre reumática en más de dos tercios en las comunidades en las que esta complicación es frecuente. Otras complicaciones asociadas con el dolor de garganta también se reducen con la administración de antibióticos.

Calidad de la evidencia

La calidad de los estudios incluidos fue de moderada a alta. Sin embargo, en la revisión se incluyeron muy pocos ensayos recientes (sólo tres desde 2000); por lo que no se puede precisar si los cambios en la resistencia bacteriana en la población pueden haber afectado la efectividad de los antibióticos.

Conclusiones de los autores: 

Los antibióticos otorgan beneficios relativos en el tratamiento de la faringitis. Sin embargo, los beneficios absolutos son moderados. La protección de los pacientes con faringitis contra las complicaciones supurativas y no supurativas en los países de ingresos altos requiere el tratamiento de muchos pacientes con antibióticos para beneficiar a uno. Este NNTB puede ser inferior en los países de ingresos bajos. En general, los antibióticos acortan la duración de los síntomas en unas 16 horas.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El dolor de garganta es un motivo de consulta muy frecuente. Si bien la faringitis remite espontáneamente, los médicos de atención primaria suelen prescribir antibióticos para tratarla.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos de los antibióticos en los pacientes con faringitis en ámbitos de atención primaria.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL 2013, número 6, MEDLINE (enero de 1966 hasta julio, semana 1, 2013) y en EMBASE (enero de 1990 hasta julio de 2013).

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) o ensayos controlados cuasialeatorizados de antibióticos versus control que evaluaran los síntomas o las complicaciones que caracterizan a la faringitis.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, examinaron los estudios para inclusión y extrajeron los datos. Las diferencias de opinión se resolvieron mediante discusión. Se estableció contacto con los autores de tres estudios para obtener información adicional.

Resultados principales: 

Se incluyeron 27 ensayos con 12 835 casos de faringitis. No se identificaron ensayos nuevos en esta actualización de 2013.

1. Síntomas
El dolor de garganta y la fiebre se redujeron en alrededor de la mitad con la administración de antibióticos. La mayor diferencia se observó en el día tres. El número necesario a tratar para obtener un beneficio (NNTB) para prevenir una faringitis al día tres fue menor de seis; a la semana fue 21.

2. Complicaciones no supurativas
Se observó una tendencia de los antibióticos a proteger al paciente contra la glomerulonefritis aguda, pero hubo muy pocos casos para confirmarlo. Varios estudios encontraron que los antibióticos redujeron la fiebre reumática aguda en más de dos tercios en un mes (riesgo relativo [RR] 0,27; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,12 a 0,60).

3. Complicaciones supurativas
Los antibióticos redujeron la incidencia de la otitis media aguda en 14 días (RR 0,30; IC del 95%: 0,15 a 0,58); la sinusitis aguda en 14 días (RR 0,48; IC del 95%: 0,08 a 2,76); y la angina en dos meses (RR 0,15; IC del 95%: 0,05 a 0,47) en comparación con los que tomaron placebo.

4. Análisis de subgrupos de la reducción de síntomas
Los antibióticos fueron más efectivos contra los síntomas al día tres (RR 0,58; IC del 95%: 0,48 a 0,71) si los hisopados faríngeos eran positivos para el Streptococcus en comparación con el RR 0,78; IC del 95%: 0,63 a 0,97 si eran negativos. De igual manera, a la semana uno el CR fue 0,29 (IC del 95%: 0,12 a 0,70) para los hisopados positivos y 0,73 (IC del 95%: 0,50 a 1,07) para los negativos para el Streptococcus.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save