Intervenciones habitualmente disponibles durante pandemias para el sangrado menstrual abundante: una revisión global de revisiones Cochrane

Pregunta de la revisión

¿Cuál es la efectividad y seguridad de los tratamientos habitualmente disponibles durante las pandemias para el sangrado menstrual abundante?

Antecedentes

El sangrado menstrual abundante (menorragia) es una enfermedad ginecológica común. Los tratamientos que pueden continuar durante las pandemias incluyen:

1. Antiinflamatorios no esteroideos (AINE), por ejemplo el ácido mefenámico o el naproxeno: funcionan reduciendo los niveles de prostaglandinas, lo que reduce el sangrado del revestimiento del útero. Los AINE se pueden tomar en forma de pastillas.

2. Fármacos antifibrinolíticos, por ejemplo, el ácido tranexámico: funcionan para reducir las hemorragias al inhibir las enzimas que disuelven los coágulos en el revestimiento del útero. Los fármacos antifibrinolíticos se pueden tomar en forma de pastillas.

3. Anticonceptivos hormonales combinados, por ejemplo, la píldora anticonceptiva oral combinada: funcionan adelgazando el revestimiento del útero que se desprende durante los períodos menstruales. Los anticonceptivos hormonales combinados se pueden tomar en forma de pastillas o se pueden administrar por vía vaginal mediante un anillo vaginal.

4. Progestágenos, por ejemplo la noretisterona: funcionan adelgazando el revestimiento del útero que se desprende durante los períodos menstruales. Los progestágenos son pastillas que se pueden tomar durante diez días del ciclo menstrual (ciclo corto) o durante tres o cuatro semanas del ciclo menstrual (ciclo largo).

El objetivo fue resumir la mejor evidencia sobre la eficacia y seguridad.

Características de los estudios

Se incluyeron cuatro revisiones Cochrane (44 ensayos controlados aleatorizados, 3196 pacientes), hasta junio de 2020. Se identificaron 11 comparaciones diferentes que incluyeron AINE en comparación con placebo (pastilla de control que no tiene efecto), fármacos antifibrinolíticos en comparación con placebo y anticonceptivos orales hormonales combinados en comparación con placebo. Todas las revisiones informaron sobre el sangrado menstrual, la calidad de vida, la satisfacción de las pacientes, los efectos secundarios y los eventos adversos graves. Todas las revisiones de consideraron de calidad alta.

Resultados clave

Los fármacos antifibrinolíticos y los anticonceptivos hormonales combinados probablemente son efectivos para reducir el sangrado menstrual abundante en comparación con placebo. De 1000 mujeres con sangrado menstrual abundante, 109 informarán mejoría con placebo y 363 (rango: 200 a 662) con los antifibrinolíticos. De 1000 mujeres con sangrado menstrual abundante, 29 percibirán que el sangrado menstrual ha vuelto a la normalidad con placebo y 401 (rango: 118 a 771) con los anticonceptivos orales combinados. Los AINE pueden ser efectivos para reducir el sangrado menstrual abundante en comparación con placebo. De 1000 mujeres con sangrado menstrual abundante, 200 informarán mejoría con placebo y 766 (rango: 578 a 887) con los AINE. Los antifibrinolíticos pueden ser más eficaces para reducir el sangrado menstrual abundante en comparación con los AINE y los progestágenos de ciclo corto, pero no se pueden establecer conclusiones sobre los efectos de los antifibrinolíticos en comparación con los progestágenos de ciclo largo.

Se informó poco sobre los desenlaces secundarios, como la calidad de vida y la satisfacción de las mujeres con el tratamiento. Estos estudios no contaron con la participación de suficientes mujeres para detectar eventos adversos graves. Hay evidencia conocida de que, aunque el riesgo de eventos tromboembólicos es muy bajo en la población general, aumenta con la administración de anticonceptivos por vía oral.

Certeza de la evidencia

La certeza de la evidencia de las distintas comparaciones y los diferentes desenlaces varió de muy baja a moderada. Hubo limitaciones significativas en los estudios de investigación primaria, inconsistencia en los resultados entre los estudios de investigación primaria e imprecisión en los hallazgos de las revisiones.

Conclusiones de los autores: 

Hay evidencia de certeza moderada de que los antifibrinolíticos y los anticonceptivos hormonales combinados reducen la menorragia en comparación con placebo. Hay evidencia de certeza baja de que los AINE reducen la menorragia en comparación con placebo. Existe evidencia de certeza baja de que los antifibrinolíticos son más efectivos que los AINE o los progestágenos de ciclo corto para reducir la menorragia, pero no se pueden establecer conclusiones sobre los efectos de los antifibrinolíticos en comparación con los progestágenos de ciclo largo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

En el contexto de la menorragia, las pandemias repercuten en la evaluación y el tratamiento de las mujeres por los profesionales sanitarios.

Objetivos: 

Resumir la evidencia de las revisiones Cochrane que evalúan las intervenciones para la menorragia que están habitualmente disponibles durante las pandemias.

Métodos: 

Se buscaron las revisiones Cochrane publicadas que evalúan las intervenciones que pueden continuar durante las pandemias para las pacientes con menorragia sin causa subyacente conocida. Las revisiones Cochrane se identificaron mediante búsquedas en la Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas (Cochrane Database of Systematic Reviews) en junio de 2020. El desenlace principal fue el sangrado menstrual. Los desenlaces secundarios incluyeron la calidad de vida, la satisfacción de la paciente, los efectos secundarios y los eventos adversos graves.

La selección de las revisiones sistemáticas, la extracción de los datos y la evaluación de la calidad se realizó por duplicado. Los desacuerdos se resolvieron mediante discusión. La calidad de las revisiones se evaluó mediante la herramienta de Evaluación de la Calidad Metodológica de las Revisiones Sistemáticas (Assessing the Methodological Quality of Systematic Reviews [AMSTAR]) 2, y la certeza de la evidencia de cada desenlace mediante el sistema GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron cuatro revisiones Cochrane, con 11 comparaciones, datos de 44 ensayos controlados aleatorizados (ECA) y 3196 mujeres. Todas las revisiones se consideraron de calidad alta.

Fármacos antiinflamatorios no esteroideos (AINE)

Los AINE pueden ser más efectivos para reducir la menorragia que placebo (diferencia de medias [DM] -124 ml por ciclo; intervalo de confianza [IC] del 95%: -186 a -62 ml por ciclo; un ECA, 11 pacientes; evidencia de certeza baja). El ácido mefenámico puede ser similar al naproxeno (DM 21 ml por ciclo; IC del 95%: -6 a 48 ml por ciclo; dos ECA, 61 pacientes; evidencia de certeza baja), y los AINE pueden ser parecidos a los anticonceptivos hormonales combinados para la menorragia (DM 25 ml por ciclo; IC del 95%: -22 a 73 ml por ciclo; un ECA, 26 pacientes; evidencia de certeza baja). Los AINE pueden ser menos efectivos que los antifibrinolíticos para reducir el sangrado menstrual (riesgo relativo [RR] 0,70; IC del 95%: 0,58 a 0,85; dos ECA, 161 pacientes; evidencia de certeza baja). No se sabe con certeza si los AINE reducen el sangrado menstrual más que los progestágenos de ciclo corto (RR 0,80; IC del 95%: 0,49 a 1,32; un ECA con 32 pacientes; evidencia de certeza muy baja).

Antifibrinolíticos

Los antifibrinolíticos parecen ser más efectivos que placebo para reducir la menorragia (DM -53 ml por ciclo; IC del 95%: -63 a -44 ml por ciclo; cuatro ECA, 565 pacientes; evidencia de certeza moderada). Los antifibrinolíticos pueden ser similares a placebo en cuanto a la incidencia de efectos secundarios (RR 1,05; IC del 95%: 0,93 a 1,18; un ECA, 297 pacientes; evidencia de certeza baja), y probablemente sean similares en cuanto a la incidencia de eventos adversos graves (eventos trombóticos; RR 0,10; IC del 95%: 0,00 a 2,46; dos ECA, 468 pacientes; evidencia de certeza moderada).

Los antifibrinolíticos pueden ser más efectivos que placebo para reducir la menorragia (DM -111 ml por ciclo; IC del 95%: -178 a -44 ml por ciclo; un ECA, 46 pacientes; evidencia de certeza baja). No se sabe con certeza si los antifibrinolíticos son similares a los progestágenos de ciclo corto en cuanto a la calidad de vida (RR 1,67; IC del 95%: 0,76 a 3,64; un ECA, 44 pacientes; evidencia de certeza muy baja), la satisfacción de las pacientes (RR 0,91; IC del 95%: 0,59 a 1,39; un ECA, 42 pacientes; evidencia de certeza muy baja) o los efectos secundarios (RR 0,85; IC del 95%: 0,65 a 1,12; tres ECA, 211 pacientes; evidencia de certeza muy baja).

No está claro si los antifibrinolíticos son más efectivos que los progestágenos de ciclo largo para reducir la menorragia (DM -9 puntos por ciclo; IC del 95%: -30 a 12 puntos por ciclo; dos ECA, 184 pacientes; evidencia de certeza baja). Los antifibrinolíticos pueden aumentar la mejoría autoinformada del sangrado menstrual en comparación con el acetato de medroxiprogesterona de ciclo largo (RR 1,32; IC del 95%: 1,08 a 1,61; un ECA, 94 pacientes; evidencia de certeza baja). Los antifibrinolíticos pueden ser similares a los progestágenos de ciclo largo en cuanto a la calidad de vida (DM 5; IC del 95%: -2,49 a 12,49; un ECA, 90 pacientes; evidencia de certeza baja). No está claro si los antifibrinolíticos son similares a los progestágenos de ciclo largo en cuanto a los efectos secundarios (RR 0,58; IC del 95%: 0,33 a 1,00; dos ECA, 184 pacientes; evidencia de certeza muy baja).

No hubo ensayos que compararan antifibrinolíticos con anticonceptivos hormonales combinados.

Anticonceptivos hormonales combinados

Los anticonceptivos hormonales combinados parecen ser más eficaces que placebo o ningún tratamiento para la menorragia (RR 13,25; IC del 95%: 2,94 a 59,64; dos ECA, 363 pacientes; evidencia de certeza moderada). Los anticonceptivos hormonales combinados son probablemente similares a placebo en cuanto a la incidencia de efectos secundarios (RR 1,53; IC del 95%: 0,90 a 2,60; dos ECA, 411 pacientes; evidencia de certeza moderada).

Progestágenos

No hubo ensayos que compararan los progestágenos con placebo.

Las limitaciones en la evidencia incluyeron riesgo de sesgo en los ECA primarios, inconsistencia entre los ECA primarios e imprecisión en las estimaciones del efecto.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save