¿Previenen las úlceras por presión las camas, colchones y sobrecolchones con superficies rellenas de aire que aplican presión constante a la piel?

Mensajes clave

Las superficies rellenas de aire estáticas que aplican una presión constante a la piel podrían reducir las probabilidades de que aparezcan úlceras por presión comparadas con las superficies de espuma.

También podrían ser mejores para prevenir las úlceras en personas internadas en residencias de ancianos que las superficies rellenas de aire que redistribuyen regularmente la presión bajo el cuerpo.

Se necesitan más estudios para reforzar la evidencia. Los estudios futuros se deberían centrar en las opciones y los efectos que son importantes para aquellas personas que toman las decisiones, como por ejemplo:

- superficies rellenas de aire estáticas que aplican una presión constante a la piel comparadas con superficies rellenas de aire que redistribuyen regularmente la presión; y

- si aparecen úlceras por presión y cuándo, efectos no deseados y costes.

¿Que son las úlceras por presión?

Las úlceras por presión también se conocen como úlceras o escaras de decúbito. Son heridas en la piel y el tejido subyacente causadas por una presión o un roce prolongados. Suelen aparecer en partes óseas del cuerpo, como los talones, los codos, las caderas y la parte inferior de la columna vertebral. Las personas que tienen problemas de movilidad o que permanecen en cama durante largos períodos corren el riesgo de presentar úlceras por presión.

¿Qué se quería averiguar?

Existen camas, colchones y sobrecolchones específicamente diseñados para personas con riesgo de padecer úlceras por presión. Pueden estar hechos de diversos materiales (como espuma, celdas de aire o bolsas de agua) y se dividen en dos grupos:

- superficies estáticas (reactivas) que aplican una presión constante sobre la piel, a menos que la persona se mueva o cambie de posición; y

- superficies activas (de presión alternante) que redistribuyen regularmente la presión bajo el cuerpo.

Se deseaba saber si las superficies rellenas de aire estáticas:

- previenen las úlceras por presión;

- son cómodas y mejoran la calidad de vida de las personas;

- tienen efectos beneficiosos en la salud que superan sus costes; y

- tienen algún efecto no deseado.

¿Qué se hizo?

Se buscaron en la literatura médica estudios que evaluaran los efectos de las camas, los colchones y sobrecolchones con superficie estática llena de aire. Se compararon y resumieron los resultados, y la confianza en la evidencia se evaluó sobre la base de factores como la metodología y los tamaños de los estudios.

¿Qué se encontró?

Se encontraron 17 estudios (2604 personas, edad promedio: 72 años) que duraron entre cinco días y seis meses (promedio: 14 días). Los estudios compararon las superficies rellenas de aire estáticas con:

- superficies de espuma;

- superficies llenas de aire activas; y

- superficies estáticas rellenas de agua, gel u otros materiales.

Prevención de las úlceras por presión

La evidencia indica que menos personas podrían presentar úlceras por presión sobre superficies estáticas rellenas de aire en comparación con:

- superficies de espuma (cuatro estudios, 229 personas); y

- una superficie activa rellena de aire (un estudio, 308 personas en una residencia de ancianos, seguimiento de 14 días).

No está claro si las superficies estáticas rellenas de aire previenen las úlceras más que otro tipo de superficies estáticas.

Otros efectos

Los estudios no proporcionaron evidencia lo suficientemente sólida y clara como para determinar cómo afectan las superficies estáticas llenas de aire a la comodidad y a los efectos no deseados. Ningún estudio informó sobre la calidad de vida ni el coste.

¿Qué limitó la confianza en la evidencia?

La mayoría de los estudios fueron pequeños (83 personas como promedio). Siete estudios utilizaron métodos que probablemente introducen errores en sus resultados. No estuvo claro si los otros diez estudios utilizaron métodos sólidos.

¿Cuál es el grado de actualización de esta revisión?

La evidencia de esta revisión Cochrane está actualizada hasta noviembre de 2019.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia actual es incierta en cuanto a las diferencias en los efectos relativos de las superficies de aire estáticas sobre la incidencia de úlceras y la comodidad del paciente, cuando se compararon con las superficies de agua estáticas, las superficies de gel estáticas u otro tipo de superficies de aire estáticas. El uso de superficies de aire estáticas podría reducir el riesgo de aparición de nuevas úlceras por presión en comparación con el uso de superficies de espuma. Además, el uso de superficies de aire estáticas podría reducir el riesgo de aparición de nuevas úlceras por presión en los 14 días siguientes en comparación las superficies de aire de presión alternante (activas) en personas en una residencia de ancianos.

Los estudios de investigación futuros en este campo deberían considerar la evaluación de las SEMP más importantes desde la perspectiva de aquellos que toman decisiones. En los estudios futuros se deben considerar los desenlaces de tiempo hasta el evento, la evaluación cuidadosa de los eventos adversos y la evaluación de la coste-efectividad a nivel de ensayo. Los ensayos deben estar diseñados para minimizar el riesgo de sesgo de detección; por ejemplo, con el uso de fotografía digital y el cegamiento de los adjudicatarios de las fotografías a la asignación a los grupos. Una revisión posterior mediante metanálisis en red ampliará los resultados aquí proporcionados.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las úlceras por presión (también conocidas como escaras o úlceras de decúbito) son lesiones localizadas en la piel o en los tejidos blandos subyacentes, o en ambos, causadas por la presión, el roce o la fricción no aliviados. Las superficies de aire estáticas (camas, colchones o sobrecolchones) se pueden utilizar para prevenir las úlceras por presión.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las camas, los colchones o los sobrecolchones de aire estáticos en comparación con cualquier superficie especial para el manejo de la presión (SEMP) sobre la incidencia de las úlceras por presión en cualquier población y en cualquier ámbito.

Métodos de búsqueda: 

En noviembre de 2019 se hicieron búsquedas en el Registro especializado del Grupo Cochrane de Heridas (Cochrane Wounds), en el Registro Cochrane central de ensayos controlados (CENTRAL); Ovid MEDLINE (incluido In-Process & Other Non-Indexed Citations); Ovid Embase y EBSCO CINAHL Plus. También se buscaron estudios en curso y no publicados en los registros de ensayos clínicos, y se examinaron las listas de referencias de los estudios incluidos pertinentes, así como de las revisiones, los metanálisis y los informes de tecnología sanitaria para identificar estudios adicionales. No hubo restricciones en cuanto al idioma, la fecha de publicación ni el contexto de los estudios.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorizados que asignaron a participantes de cualquier edad a camas, colchones o sobrecolchones de aire estáticos. Los comparadores fueron cualquier cama, colchón o sobrecolchón utilizados para prevenir las úlceras por presión.

Obtención y análisis de los datos: 

Al menos dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los ensayos según criterios de inclusión predeterminados. Se realizó la extracción de los datos, la evaluación del riesgo de sesgo mediante la herramienta Cochrane "Risk of bias" y la evaluación de la certeza de la evidencia según el método Grading of Recommendations, Assessment, Development and Evaluations. Si se comparaba una superficie de aire estática con superficies que no estaban claramente especificadas, se registraba y describía el estudio en cuestión pero no se incluía en análisis de datos adicionales.

Resultados principales: 

En esta revisión se incluyeron 17 estudios (2604 participantes). La mayoría de los estudios eran pequeños (mediana del tamaño muestral de los estudios: 83 participantes). La media de edad de los participantes varió entre 56 y 87 años (mediana: 72 años). Los participantes fueron reclutados en una amplia variedad de ámbitos asistenciales, siendo la mayoría de ellos ámbitos de cuidados intensivos y de agudos. Casi todos los estudios se realizaron en las regiones de Europa y América. De los 17 estudios incluidos, dos (223 participantes) compararon superficies de aire estáticas con superficies que no estaban bien descritas y, por tanto, no pudieron clasificarse. Se analizaron los datos de cinco comparaciones: superficies de aire estáticas comparadas con (1) superficies de aire de presión alternante (activas) (siete estudios con 1728 participantes), (2) superficies de espuma (cuatro estudios con 229 participantes), (3) superficies de agua estáticas (un estudio con 37 participantes), (4) superficies de gel estáticas (un estudio con 66 participantes) y (5) otro tipo de superficies de aire estáticas (dos estudios con 223 participantes). De los 17 estudios incluidos, siete (41,2%) presentaron resultados que se consideraron con alto riesgo general de sesgo.

Desenlace principal: incidencia de úlceras por presión

Las superficies de aire estáticas podrían reducir la proporción de participantes que desarrollan nuevas úlceras por presión en comparación con las superficies de espuma (razón de riesgos [RR] 0,42; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,18 a 0,96; I2 = 25%; cuatro estudios, 229 participantes; evidencia de certeza baja). No se sabe si existe una diferencia en las proporciones de participantes que desarrollan una nueva úlcera por presión en superficies de aire estáticas en comparación con: superficies de aire de presión alternante (activas) (seis estudios, 1648 participantes); superficies de agua estáticas (un estudio, 37 participantes); superficies de gel estáticas (un estudio, 66 participantes) u otro tipo de superficies de aire estáticas (dos estudios, 223 participantes). La evidencia para todas estas comparaciones es de certeza muy baja.

Los estudios incluidos cuentan con datos sobre el tiempo hasta la incidencia de úlceras por presión para dos comparaciones. Cuando el tiempo hasta la incidencia de la úlcera por presión se considera con el cociente de riesgos instantáneos (CRI), la evidencia de certeza baja indica que en el ámbito de las residencia de ancianos, las personas sobre superficies de aire estáticas podrían tener menos probabilidades de presentar una nueva úlcera por presión a lo largo de 14 días de seguimiento que las personas sobre superficies de aire de presión alternante (activas) (CRI 0,44; IC del 95%: 0,21 a 0,96; un estudio, 308 participantes). No se sabe si hay una diferencia en el riesgo de presentar nuevas úlceras por presión entre dos tipos de superficies de aire estáticas (un estudio, 123 participantes; evidencia de certeza muy baja).

Desenlaces secundarios

Comodidad del paciente asociada con la SEMP: los estudios incluidos contienen datos de tres comparaciones para este desenlace. No fue posible agrupar los datos puesto que las medidas de desenlace de comodidad difirieron entre los estudios incluidos; por lo tanto, se proporciona un resumen narrativo. No se sabe si existe una diferencia en las respuestas de comodidad del paciente entre las superficies de espuma y las superficies de aire estáticas sobre superficies de aire de presión alternante (activas) (un estudio, 72 participantes) ni entre aquellos que utilizaron superficies de aire estáticas y los que utilizaron superficies de aire de presión alternante (activas) (cuatro estudios, 1364 participantes). La evidencia para estas dos comparaciones es de certeza muy baja. Tampoco se sabe si hay una diferencia en las respuestas de comodidad de los pacientes entre dos tipos de superficies de aire estáticas (un estudio, 84 participantes; evidencia de certeza baja).

Todos los eventos adversos notificados: hubo datos sobre este desenlace para una comparación: no se sabe si existe una diferencia en los eventos adversos entre las superficies de aire estáticas y las superficies de espuma (un estudio, 72 participantes; evidencia de certeza muy baja).

Los estudios incluidos no tienen datos sobre la calidad de vida relacionada con la salud y la coste-efectividad para ninguna de las cinco comparaciones.

Notas de traducción: 

La traducción de las revisiones Cochrane ha sido realizada bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con comunica@cochrane.es.

Tools
Information
Share/Save