Balneoterapia para la insuficiencia venosa crónica (IVC)

Antecedentes

La insuficiencia venosa crónica es una enfermedad causada por el transporte anormal de sangre a las venas de las extremidades inferiores, lo que significa que las venas no pueden bombear suficiente sangre de vuelta al corazón. Este trastorno es definido por varios signos, de los cuales las venas nudosas y agrandadas son los más comunes y las úlceras venosas los más graves. Existe una amplia variedad de opciones de tratamiento o terapias para la insuficiencia venosa crónica, que varían desde la cirugía y la medicación hasta la compresión (aplicación de fuerza) y las terapias físicas. La balneoterapia es una forma posible de administrar fisioterapia a las personas con insuficiencia venosa crónica. La balneoterapia es una técnica médica tradicional que incluye agua y se practica habitualmente en balnearios. Consiste en la inmersión en agua mineral o barro con carga de minerales. Puede o no incluir ejercicio. La balneoterapia, sola o combinada con atención habitual, puede proporcionar una mejoría significativa en la calidad de vida de los pacientes con insuficiencia venosa crónica en comparación con la atención habitual sola.

Características de los estudios

Se identificaron siete ensayos controlados aleatorios (estudios en los que los participantes se dividieron en los grupos de tratamiento mediante un método aleatorio) (búsqueda más reciente: agosto de 2018). Seis estudios compararon la balneoterapia versus ningún tratamiento, y un estudio comparó la balneoterapia versus un medicamento llamado melilotus officinalis. Los estudios utilizaron diferentes tipos de balneoterapia y diferentes tiempos de tratamiento.

Resultados clave y certeza de la evidencia

Para la comparación de balneoterapia versus ningún tratamiento, probablemente no hay una mejoría a favor de la balneoterapia en cuanto a la puntuación de los signos y síntomas de gravedad de la enfermedad (evidencia de certeza moderada). La balneoterapia probablemente mejora la calidad de vida relacionada con la salud y el dolor (evidencia de certeza moderada). Probablemente no hay una mejoría a favor de la balneoterapia para las úlceras de la pierna (evidencia de certeza moderada). No hay un efecto claro relacionado con el edema (hinchazón causada cuando se filtra líquido de los vasos sanguíneos muy pequeños del cuerpo) entre la balneoterapia y ningún tratamiento (evidencia de certeza muy baja). La balneoterapia probablemente reduce los cambios en la pigmentación de la piel (evidencia de baja certeza). Ninguno de los estudios informó eventos adversos graves. Hubo menos efectos secundarios (infección y coágulos sanguíneos en las piernas) en los pacientes que recibieron balneoterapia en comparación con ningún tratamiento.

Cuando se comparó la balneoterapia con melilotus officinalis, no hubo datos suficientes para detectar diferencias claras entre los dos tratamientos para el dolor y el edema en el único estudio pequeño. No hubo datos disponibles para los otros resultados de interés, como la puntuación de los signos y síntomas de gravedad de la enfermedad, la calidad de vida, las úlceras de las piernas y la pigmentación de la piel.

La certeza de la evidencia se vio afectada por el escaso número de ensayos con pocos participantes y la imposibilidad de cegamiento de los participantes y los médicos que realizaban el tratamiento de balneoterapia, lo cual podría haber dado lugar a sesgo.

Conclusiones de los autores: 

Se identificó evidencia de certeza moderada a baja que indica que la balneoterapia puede provocar una mejoría moderada en el dolor, la calidad de vida y los cambios en la pigmentación de la piel y no tiene un efecto claro sobre la puntuación de los signos y síntomas de gravedad de la enfermedad, los efectos adversos, las úlceras de las piernas ni el edema en comparación con ningún tratamiento. Para los estudios futuros, las medidas de resultados como la puntuación de los signos y síntomas de gravedad de la enfermedad, la calidad de vida, el dolor y el edema y la elección de los puntos temporales durante el seguimiento deben estandarizarse para lograr una comparación adecuada entre los ensayos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La insuficiencia venosa crónica (IVC) es una enfermedad progresiva y frecuente que afecta los sistemas venosos superficiales y profundos de los miembros inferiores. La IVC se caracteriza por incompetencia valvular, reflujo, obstrucción venosa o una combinación de los mismos con la consiguiente hipertensión venosa distal. Las manifestaciones clínicas de la IVC incluyen edema, dolor, cambios en la piel, ulceraciones y dilatación de las venas de la piel las extremidades inferiores. Puede dar lugar a una gran carga económica para los sistemas de salud. Existe una amplia variedad de opciones de tratamiento o terapias para la IVC, que varían desde la cirugía y la medicación hasta la compresión y la fisioterapia. La balneoterapia (tratamiento con agua) es una opción relativamente económica y una forma potencialmente eficaz de administrar la fisioterapia a los pacientes con IVC.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de la balneoterapia para el tratamiento de los pacientes con insuficiencia venosa crónica (IVC).

Estrategia de búsqueda (: 

El Especialista en Información del Grupo Cochrane Vascular realizó búsquedas en las bases de datos del Registro Especializado del Grupo Cochrane Vascular, CENTRAL, MEDLINE, Embase, AMED y CINAHL, en la International Clinical Trials Registry Platform de la Organización Mundial de la Salud y en el registro de ensayos de ClinicalTrials.gov hasta agosto 2018. Se realizaron búsquedas en las bases de datos LILACS e IBECS. Además, se verificaron las referencias, se buscaron citas y se estableció contacto con los autores de los estudios para identificar estudios adicionales.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios que comparaban la balneoterapia con ningún tratamiento u otros tipos de tratamiento para la IVC. También se incluyeron estudios que utilizaron una combinación de tratamientos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de revisión examinaron de forma independiente los estudios recuperados mediante las estrategias de búsqueda. Ambos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los estudios seleccionados para su análisis completo. Se resolvieron los conflictos mediante debate. Se intentó establecer contacto con los autores de los ensayos para obtener información adicional. Para los resultados binarios (incidencia de úlceras en las piernas y eventos adversos), se presentaron los resultados mediante el odds ratio (OR) con intervalos de confianza (IC) del 95%. Para los resultados continuos (gravedad de la enfermedad, calidad de vida relacionada con la salud [CVRS], dolor, edema, pigmentación de la piel), se presentaron los resultados como diferencia de medias (DM) con IC del 95%.

Resultados principales: 

Se incluyeron siete ensayos controlados aleatorios con 891 participantes (pacientes ambulatorios en ámbitos de atención secundaria). No se encontraron ensayos controlados cuasialeatorios. Seis estudios (836 participantes) evaluaron la balneoterapia versus ningún tratamiento. Un estudio evaluó la balneoterapia versus un fármaco flebotónico (melilotus officinalis) (55 participantes). Hubo una falta de cegamiento de los participantes y los investigadores, imprecisión e inconsistencia, lo que redujo la certeza de la evidencia.

Para la comparación de balneoterapia versus ningún tratamiento, probablemente no hubo mejorías a favor de la balneoterapia en cuanto a la puntuación de los signos y síntomas de gravedad de la enfermedad evaluada mediante la Venous Clinical Severity Score (VCSS) (DM -1,66; IC del 95%: -4,14 a 0,83; 2 estudios, 484 participantes; evidencia de certeza moderada). La balneoterapia probablemente dio lugar a una mejoría moderada en la CVRS, según el Chronic Venous Insufficiency Questionnaire 2 (CVIQ2), a los tres meses (DM -9,38; IC del 95%: -18,18 a -0,57; dos estudios, 149 participantes; evidencia de certeza moderada), a los nueve meses (DM -10,46, IC del 95%: -11,81 a -9,11; 1 estudio; 55 participantes; evidencia de certeza moderada) y a los 12 meses (DM -4,99; IC del 95%: -9,19 a -0,78; 2 estudios, 455 participantes; evidencia de certeza moderada). No hubo diferencias claras en la CVRS entre la balneoterapia y ningún tratamiento a los seis meses (DM -1,64; IC del 95%: -9,18 a 5,89; dos estudios, 445 participantes; evidencia de certeza moderada). La balneoterapia probablemente dió lugar a una mejoría leve en el dolor en comparación con ningún tratamiento (DM -1,23; IC del 95%: -1,33 a -1,13; un estudio; 390 participantes; evidencia de certeza moderada). No hubo efectos claros relacionados con el edema entre los dos grupos a los 24 días (DM 43,28 ml; IC del 95%: -102,74 a 189,30; dos estudios, 153 participantes; evidencia de certeza muy baja). Probablemente no hubo mejorías a favor de la balneoterapia en la incidencia de úlceras en las piernas (OR 1,69; IC del 95%: 0,82 a 3,48; dos estudios, 449 participantes; evidencia de certeza moderada). Probablemente hubo una reducción en la incidencia de cambios en la pigmentación de la piel a favor de la balneoterapia a los 12 meses (índice de pigmentación: DM -3,59; IC del 95%: -4,02 a -3,16; 1 estudio; 59 participantes; evidencia de certeza baja). Las principales complicaciones informadas incluyeron erisipela (OR 2,58; IC del 95%: 0,65 a 10,22; 2 estudios, 519 participantes; evidencia de certeza moderada), eventos tromboembólicos (OR 0,35; IC del 95%: 0,09 a 1,42; 3 estudios, 584 participantes; evidencia de certeza moderada) y palpitaciones (OR 0,33; IC del 95%: 0,01 a 8,52; 1 estudio; 59 participantes; evidencia de certeza baja), sin evidencia clara de un aumento de los efectos adversos informados con la balneoterapia. Ninguno de los estudios informó de eventos adversos graves.

Para la comparación de la balneoterapia versus un fármaco flebotónico (melilotus officinalis), no se observaron diferencias claras en los síntomas de dolor (OR 0,29; IC del 95%: 0,03 a 2,87; un estudio; 35 participantes; evidencia de certeza muy baja) ni en el edema (OR 0,21; IC del 95%: 0,02 a 2,27; un estudio; 35 participantes; evidencia de certeza muy baja). Este único estudio no informó de las otras medidas de resultado de interés.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save