Exposición al olor y sabor de la leche para acelerar la alimentación en los lactantes prematuros

Pregunta de la revisión

Se revisó la evidencia disponible de los estudios clínicos para averiguar acerca de la exposición de los lactantes prematuros al olor y el sabor de la leche con alimentos administrados por una sonda que pasa por la nariz o la boca hasta el estómago. Esto se comparó con no exponer a los lactantes prematuros al olor y el sabor de la leche durante la alimentación por sonda, para ver qué enfoque reduciría el tiempo necesario para lograr la alimentación completa con succión, sin causar efectos secundarios.

Antecedentes

Los lactantes prematuros a menudo necesitan ser alimentados mediante una sonda delgada que se inserta a través de la boca o la nariz hasta el estómago (orogástrica o nasogástrica) hasta que sean capaces de succionar todos sus alimentos. Inicialmente, solo se administran pequeños volúmenes de leche, que se incrementan de forma gradual según la buena tolerancia de la alimentación. Los lactantes que son alimentados por sonda pueden no experimentar el olor y el sabor de la leche porque esta se coloca directamente en el estómago. El olfato y el gusto tienen un papel importante a la hora de ayudar a la digestión y absorción de los alimentos. Por lo tanto, proporcionar una cierta cantidad de leche para que el lactante pueda oler y saborear cuando se le administra leche a través de una sonda orogástrica o nasogástrica podría ayudarlo a tolerar mayores volúmenes del alimento más rápidamente.

Características de los estudios

En una búsqueda realizada hasta el 1 de junio 2018, se identificaron tres estudios completados con 161 lactantes prematuros ingresados a una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) en un hospital terciario. Un estudio incluyó 51 lactantes prematuros, y cada lactante tuvo la misma oportunidad de ser elegido para recibir cualquiera de los dos tratamientos (un ensayo controlado aleatorizado). Un estudio incluyó 80 lactantes prematuros que fueron asignados secuencialmente a grupos de control y tratamiento (un ensayo cuasialeatorizado). Un estudio fue un ensayo aleatorizado prospectivo que incluyó a 30 lactantes, pero la forma en que se informó significó que no había suficiente información para incluir en los análisis.

Resultados clave

Se encontró que la exposición al olor y el sabor de la leche con la alimentación por sonda orogástrica o nasogástrica no tuvo un efecto claro sobre el tiempo necesario para alcanzar la alimentación completa con succión. Un estudio informó que no hubo efectos adversos. La exposición al olor y sabor de la leche tampoco tuvo un efecto claro sobre el tiempo necesario para alcanzar la alimentación por sonda completa, la tolerancia a la alimentación, la incidencia de infección tardía e infección intestinal grave, la duración de la nutrición intravenosa y el crecimiento. La evidencia de calidad muy baja de dos estudios indicó que la exposición al olor y el sabor de la leche redujo la duración de la estancia hospitalaria en casi cuatro días en comparación con la ausencia de exposición al olor y el sabor de la leche. Sin embargo, los estudios incluidos fueron pequeños y tuvieron varias limitaciones en cuanto a la forma en que se realizaron.

Conclusión

La exposición al olor y el sabor de la leche con alimentación por sonda orogástrica o nasogástrica puede disminuir la duración de la hospitalización de los lactantes prematuros. Sin embargo, el efecto de este tratamiento para acelerar la alimentación en los lactantes prematuros es incierto debido a la evidencia limitada y de calidad muy baja. La investigación futura necesita explorar el efecto de la exposición al olor y el sabor de la leche con alimentación por sonda sobre resultados clínicos importantes, como el tiempo hasta la alimentación completa por succión, los efectos adversos, el tiempo para alcanzar la alimentación por sonda completa, la tolerancia a la alimentación, la incidencia de infección y el crecimiento.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia de dos ensayos indica que la exposición al olor y el sabor de la leche con alimentación por sonda no tiene un efecto claro sobre el tiempo que se tarda en alcanzar la alimentación completa con succión, pero puede disminuir la duración de la hospitalización. Sin embargo, estos resultados son inciertos debido a la calidad muy baja de la evidencia. También hay evidencia limitada acerca de la repercusión sobre otros resultados clínicos importantes y sobre la seguridad. La investigación futura debe examinar el efecto de la exposición al olor y el sabor de la leche con alimentación por sonda sobre los resultados clínicos durante la hospitalización, como el logro de una alimentación enteral completa y de succión, la seguridad, la tolerancia a la alimentación, la incidencia de infección y el crecimiento del lactante. Además, los estudios de investigación futuros deben tener el poder estadístico suficiente para evaluar el efecto de la intervención en lactantes de diferentes edades gestacionales, en cada sexo por separado, y en la frecuencia y duración óptimas de la exposición.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los lactantes prematuros a menudo son incapaces de coordinar la succión, la deglución y la respiración para la alimentación oral debido a su inmadurez; en tales casos, la nutrición inicial se realiza a través de la alimentación por sonda orogástrica o nasogástrica. La intolerancia a los alimentos es frecuente y puede retrasar el logro de la alimentación enteral completa y la alimentación por succión, lo que prolonga la necesidad de nutrición intravenosa y la estancia hospitalaria. El olfato y el gusto cumplen una función importante en la activación de los procesos fisiológicos preabsortivos que contribuyen a la digestión y absorción de los alimentos. Sin embargo, durante la alimentación por sonda, la leche omite las cavidades nasal y oral, lo que limita la exposición a su sabor y olor. El olor y el sabor de la leche con la alimentación por sonda no es invasivo ni costoso; y si acelera la transición a la alimentación enteral y luego a la alimentación por succión, sería de considerable beneficio potencial para los lactantes, su familia y el sistema de salud.

Objetivos: 

Evaluar si la exposición al olor o al gusto (o a ambos) de la leche administrada con alimentación por sonda puede acelerar el progreso hacia la alimentación completa con succión sin efectos adversos en los lactantes prematuros.

Estrategia de búsqueda (: 

Se utilizó la estrategia de búsqueda estándar del Grupo Cochrane de Neonatología en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL 2018, número 5), MEDLINE vía PubMed (1966 hasta 1 junio 2018), Embase (1980 hasta 1 junio 2018) y en CINAHL (1982 hasta 1 junio 2018). También se buscaron ensayos controlados aleatorizados y cuasialeatorizados en las bases de datos de ensayos clínicos, las actas de congresos y las listas de referencias de los artículos recuperados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron estudios aleatorizados y cuasialeatorizados que compararon la provisión del olor o el sabor de la leche (o ambos) inmediatamente antes o en el momento de la alimentación por sonda, con ninguna provisión de olor o sabor.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron los datos de forma independiente según la metodología Cochrane Neonatal; también evaluaron el riesgo de sesgo y la calidad de la evidencia en el nivel de resultado con los criterios GRADE. Los metanálisis se realizaron mediante el cociente de riesgos (CR) para los datos dicotómicos y la diferencia de medias (DM) para los datos continuos, con sus respectivos intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

Se incluyeron en esta revisión tres ensayos con un total de 161 lactantes prematuros, pero solo dos ensayos (131 lactantes) aportaron datos para el metanálisis. No hubo evidencia de un efecto claro de la exposición al olor y el sabor de la leche con alimentación por sonda en el tiempo necesario para alcanzar la alimentación completa con succión (DM -2,57 días; IC del 95%: -5,15 a 0,02; I2 = 17%; dos ensayos, 131 lactantes; evidencia de calidad muy baja). Un ensayo no informó de efectos adversos. No hubo evidencia de un efecto claro de la exposición al olor y el sabor de la leche sobre los siguientes resultados: tiempo necesario para alcanzar la alimentación enteral completa (DM -1,57 días; IC del 95%: -6,25 a 3,11; un ensayo, 51 lactantes; evidencia de calidad muy baja), duración de la nutrición parenteral (DM -2,20 días; IC del 95%: -9,49 a 5,09; un ensayo, 51 lactantes; evidencia de calidad muy baja), incidencia de la enterocolitis necrosante (CR 0,62; IC del 95%: 0,15 a 2,48; un ensayo, 51 lactantes; evidencia de calidad baja). Hubo evidencia de calidad muy baja que demuestra que la exposición al olor y el sabor de la leche disminuyó la duración de la hospitalización en casi cuatro días (DM -3,89 días; IC del 95%: -7,03 a -0,75; I2 = 51%; dos ensayos; 131 lactantes). En dos ensayos, se observó un aumento de la velocidad de crecimiento en los lactantes expuestos a la intervención, pero no se pudieron combinar los datos para realizar el metanálisis. No hubo datos disponibles para evaluar la intolerancia a la alimentación y las tasas de lactancia materna exclusiva al momento del alta. Los ensayos incluidos fueron pequeños y tuvieron limitaciones metodológicas, incluida la falta de asignación al azar (un ensayo), la falta de cegamiento y los diferentes criterios de inclusión y administración de las intervenciones.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save