Anestesia o analgesia durante la extracción manual de una placenta retenida

Se buscó evidencia de ensayos controlados aleatorizados sobre la efectividad y la seguridad de diferentes tipos de anestesia (fármacos que producen una pérdida parcial o total de la sensibilidad y las sensaciones) y analgesia (fármacos que reducen el dolor) durante la extracción manual de la placenta retenida en mujeres después del parto vaginal.

¿Cuál es el problema?

La placenta está adherida al revestimiento del útero durante el embarazo. Después del nacimiento del bebé, la placenta se desprende, y las contracciones uterinas la empujan hacia afuera. Cuando la placenta no se desprende en los primeros 60 minutos tras el parto vaginal, se denomina placenta retenida.

La anestesia puede ser general o regional, utilizando las vías espinal o epidural; los fármacos para el dolor y la relajación, como el fentanilo, el midazolam, el diazepam o la ketamina pueden administrarse por vía intravenosa. Se quiso saber qué tipos de anestesia y analgésicos fueron los más efectivos y seguros para las mujeres que se sometían a la extracción manual de una placenta retenida.

¿Por qué es importante?

Un retraso en la extracción de la placenta puede provocar una pérdida excesiva de sangre que puede potencialmente mortal y requerir una transfusión de sangre. Por lo tanto, la placenta retenida debe extraerse rápidamente. Cuando la placenta se extrae del útero manualmente, se le extracción manual. Esto causa una considerable incomodidad y dolor.

¿Qué evidencia se encontró?

Se buscó evidencia hasta septiembre de 2019. Se encontró un pequeño estudio controlado, aleatorizado que se realizó en un hospital de Papúa, en Nueva Guinea. En el estudio, participaron 30 mujeres que se sometieron a la extracción manual de una placenta retenida. Se comparó una inyección del anestésico local lidocaína alrededor del cuello del útero (bloqueo paracervical) con los fármacos intravenosos petidina y diazepam, para el alivio del dolor y la relajación.

Este estudio no informó sobre la intensidad del dolor ni los eventos adversos.

El estudio informó que ninguna de las mujeres experimentó una pérdida de sangre postparto de más de 500 ml.

No existe seguridad acerca de la satisfacción de los proveedores con el procedimiento (definida como su percepción de un buen alivio del dolor durante el procedimiento), ni de la satisfacción de las mujeres con el procedimiento (definida como su percepción de un buen alivio del dolor durante el procedimiento).

¿Qué significa esto?

No se encontró evidencia suficiente para determinar la efectividad y la seguridad de la anestesia o la analgesia durante la extracción manual de una placenta retenida.

Se necesitan más ensayos controlados aleatorizados bien diseñados que informen sobre los importantes resultados esbozados en esta revisión.

Conclusiones de los autores: 

No hay evidencia suficiente en un pequeño estudio para evaluar la efectividad y la seguridad de la anestesia o la analgesia durante la extracción manual de una placenta retenida.

La calidad de la evidencia disponible era muy baja. Se ha disminuido la calidad en base a cuestiones de limitaciones en el diseño del estudio (riesgo de sesgo) e imprecisión (un solo estudio con un tamaño de muestra pequeño, pocos o ningún evento y amplios intervalos de confianza).

Se necesitan ensayos controlados aleatorizados, multicéntricos y bien diseñados para evaluar la efectividad y la seguridad de los diferentes tipos de anestesia y analgesia durante la extracción manual de una placenta retenida. Estos estudios podrían informar sobre los importantes resultados esbozados en esta revisión.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Puesto que la placenta retenida es una posible complicación obstétrica potencialmente mortal, es importante que el manejo sea efectivo y oportuno. Las tasas estimadas de mortalidad por retención de placenta en los países en vías de desarrollo oscilan entre el 3% y el 9%. Un posible factor que contribuye a las altas tasas de mortalidad es el retraso en el inicio de la extracción manual de la placenta. Una anestesia o analgesia efectivas durante este procedimiento proporcionará una relajación uterina y un control del dolor suficientes, permitiendo que se lleve a cabo de manera efectiva.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad de la anestesia o analgesia general, regional y local durante la extracción manual de una placenta retenida.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group), en ClinicalTrials.gov y en la Plataforma de registros internacionales de ensayos clínicos de la Organización Mundial de la Salud hasta el 30 de septiembre de 2019, así como en las listas de referencias de los estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Se buscaron ensayos controlados aleatorizados (ECA), ensayos controlados cuasialeatorizados y ensayos aleatorizados grupales que compararan diferentes métodos de anestesia o analgesia preoperatorios o intraoperatorios, administrados durante la extracción manual de una placenta retenida.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los informes de los estudios para su inclusión y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y verificaron su exactitud. Se siguió la metodología Cochrane estándar.

Resultados principales: 

Se identificó sólo un ensayo controlado aleatorizado (N = 30 mujeres) que evaluó el efecto del bloqueo paracervical en mujeres que se someten a la extracción manual de una placenta retenida en comparación con la petidina y el diazepam intravenosos. El estudio se realizó en un hospital de Papúa Nueva Guinea. El estudio presentaba un alto riesgo de sesgo de realización y de detección, un bajo riesgo de sesgo de desgaste y un riesgo poco claro de sesgo de selección, de notificación y de otros sesgos.

El estudio incluido no midió los resultados primarios de esta revisión de intensidad del dolor y eventos adversos.

El estudio informó que no hubo mujeres, en ninguno de los grupos, que experimentaran una pérdida de sangre posparto estimada de más de 500 ml.

No existe seguridad acerca de la satisfacción de los proveedores con el procedimiento, definida como su percepción de lograr un buen alivio del dolor durante el procedimiento (riesgos relativos (RR) 1,50, intervalo de confianza (IC) del 95%: 0,71 a 3,16, un estudio, 30 mujeres; evidencia de muy baja calidad).

Tampoco existe seguridad acerca de la satisfacción de las mujeres con el procedimiento, definida como su percepción de lograr un buen alivio del dolor durante el procedimiento (RR 0,82; IC del 95%: 0,49 a 1,37; un estudio, 30 mujeres; evidencia de muy baja calidad).

El estudio incluido no informó sobre ninguno de los otros resultados de interés.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save