Análisis de sangre para el diagnóstico de necrosis pancreática (destrucción pancreática por inflamación del páncreas)

Antecedentes

El páncreas es un órgano ubicado en el abdomen que secreta varias enzimas digestivas (sustancias que permiten y aceleran las reacciones químicas en el cuerpo) en el sistema ductal pancreático, y el contenido luego se vacía en el intestino delgado. También contiene los islotes de Langerhans, que secretan varias hormonas como la insulina (que ayuda a regular el azúcar sanguíneo). La pancreatitis aguda es la inflamación súbita del páncreas y puede dar lugar a la destrucción del páncreas (necrosis pancreática). El tratamiento de los pacientes con necrosis pancreática es diferente del de los pacientes sin necrosis del órgano. Los análisis de sangre como la proteína C reactiva (PCR), la procalcitonina y la lactato deshidrogenasa (LDH) pueden usarse para determinar si un paciente con pancreatitis aguda presenta necrosis pancreática. Después de estos análisis, se realiza por lo general una tomografía computarizada para confirmar el cuadro. Si se confirma, aumenta la intensidad de la atención y se aplican tratamientos adicionales según necesidad. No puede precisarse en la actualidad si la medición de los niveles de PCR, procalcitonina o LDH es útil para la identificación de la necrosis pancreática.

Características de los estudios

Se realizó una búsqueda bibliográfica minuciosa de los estudios sobre exactitud de PCR, procalcitonina o LDH para detectar la necrosis pancreática. Se incluyeron los estudios informados hasta el 20 de marzo de 2017. Se identificaron tres estudios con información sobre 242 pacientes con pancreatitis. Los estudios incluyeron pancreatitis debido a todas las causas.

Resultados clave

No fue posible combinar los datos y aportar resultados globales por las variaciones en el momento en que los estudios realizaron los análisis de sangre y el nivel que se consideró anormal. No fue posible establecer una conclusión firme acerca de la exactitud de los análisis por las siguientes razones:

• Los estudios incluyeron un número reducido de participantes. Como resultado, hubo una incertidumbre significativa en los resultados.

• Los estudios fueron de mala calidad metodológica, lo que introdujo incertidumbre adicional en los resultados.

• Para que los resultados sean fiables, deben reproducirse en otro grupo de participantes. Como esto no se llevó a cabo, hubo incertidumbre en los resultados.

Calidad de la evidencia

Todos los estudios fueron de calidad metodológica poco clara o baja, lo que puede dar lugar a conclusiones falsas.

Conclusiones de los autores: 

La escasez de datos y los fallos metodológicos de los estudios impidieron establecer una conclusión con respecto a la exactitud diagnóstica de la prueba índice, debido a la incertidumbre de los resultados. Es fundamental la realización de estudios adicionales bien diseñados sobre exactitud diagnóstica, con umbrales predefinidos, de la prueba índice de PCR, procalcitonina y LDH; un seguimiento apropiado (al menos dos semanas, para asegurar que el paciente no presenta necrosis pancreática, ya que los estudios de imágenes iniciales pueden no indicar necrosis pancreática); y estándares de referencia bien definidos (de confirmación quirúrgica o radiológica de necrosis pancreática) para determinar de una manera confiable la exactitud diagnóstica de la PCR, la procalcitonina y la LDH.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El tratamiento de los pacientes con necrosis pancreática es diferente del de los pacientes con pancreatitis edematosa. Es importante conocer la exactitud diagnóstica de la proteína C reactiva (PCR), la procalcitonina y la lactato deshidrogenasa (LDH) séricas como examen principal para la detección de la necrosis pancreática en los pacientes con pancreatitis aguda, de manera que pueda tomarse una decisión fundamentada acerca de si se requieren más estudios en el paciente con necrosis pancreática, como la tomografía computadorizada (TC) o la resonancia magnética (RM), e iniciarse el tratamiento para la necrosis pancreática. No existe en la actualidad una práctica clínica estándar, aunque la PCR, sobre todo cuando se registra una tendencia hacia el aumento, se utiliza con frecuencia como examen principal para determinar si un paciente requiere estudios de imagenología adicionales. Tampoco hay ninguna revisión sistemática sobre la exactitud diagnóstica de la PCR, la procalcitonina y la LDH para la necrosis pancreática en los pacientes con pancreatitis aguda.

Objetivos: 

Comparar la exactitud diagnóstica de la PCR, la procalcitonina o la LDH (prueba índice), solas o combinadas, para el diagnóstico de pancreatitis necrosante en los pacientes con pancreatitis aguda y sin insuficiencia del órgano.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en MEDLINE, Embase, Science Citation Index Expanded, National Institute for Health Research (NIHR HTA y DARE), y en otras bases de datos hasta marzo 2017. Se realizaron búsquedas en las referencias de los estudios incluidos para identificar estudios adicionales. No se restringieron los estudios por el idioma ni el estado de publicación, ni si los datos se recopilaron de manera prospectiva o retrospectiva. También se realizó una “búsqueda relacionada” y una búsqueda de “referencias de citas” en MEDLINE y Embase.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los estudios que evaluaron la exactitud diagnóstica de la PCR, la procalcitonina y la LDH para el diagnóstico de la necrosis pancreática en los pacientes con pancreatitis aguda, usando los siguientes estándares de referencia, solos o en combinación: características radiológicas de necrosis pancreática (TC o RM mejorada con contraste), el análisis del cirujano sobre la necrosis pancreática durante la intervención quirúrgica o la confirmación histológica de necrosis pancreática. Si se hallaban estudios de casos y controles, se los excluía porque son propensos al sesgo; sin embargo, no se encontró ninguno. Dos autores de la revisión identificaron de forma independiente los estudios relevantes de las referencias recuperadas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, extrajeron los datos, incluyendo la evaluación de la calidad metodológica, de los estudios incluidos. Dado que los estudios incluidos informaron la PCR, la procalcitonina y la LDH en diferentes días de ingreso y midieron distintos niveles límite, no fue posible realizar un metanálisis con el modelo bivariado según lo programado. Se ha informado la sensibilidad, la especificidad, la probabilidad posprueba de una prueba índice positiva y negativa junto con el intervalo de confianza (IC) del 95% en cada uno de los distintos días de ingreso y medido en diferentes niveles límite.

Resultados principales: 

Un total de tres estudios, incluidos 242 participantes, cumplieron los criterios de inclusión para esta revisión. Un estudio informó la utilidad diagnóstica de la PCR para dos umbrales (> 200 mg/l y > 279 mg/l) sin informar el día en que se midió la PCR. Un estudio informó la utilidad diagnóstica de la procalcitonina al día 1 (un día después del ingreso) con un umbral de 0,5 ng/ml. Un estudio informó la utilidad diagnóstica de la PCR al día 3 (tres días después del ingreso) con un umbral de 140 mg/l y la LDH al día 5 (cinco días después del ingreso) con un umbral de 290 U/l. Hubo variación en la sensibilidad y la especificidad: la estimación puntual de la sensibilidad varió de 0,72 a 0,88 y la de la especificidad varió de 0,75 a 1,00 para las diferentes pruebas índice en distintos días de ingreso al hospital. Sin embargo, los intervalos de confianza eran amplios: los intervalos de confianza de la sensibilidad variaron de 0,51 a 0,97; los de la especificidad variaron de 0,18 a 1,00 para las diferentes pruebas en diferentes días de ingreso al hospital. En términos generales, ninguno de los análisis evaluados en esta revisión fueron lo suficientemente precisos como para indicar que podrían ser útiles en la práctica clínica.

Tools
Information
Share/Save