Biorretroalimentación para el tratamiento del síndrome del intestino irritable

Pregunta de la revisión

Se revisó la evidencia del efecto de la terapia de biorretroalimentación sobre el tratamiento del síndrome del colon irritable (SCI).

Antecedentes

El SCI es un trastorno frecuente que incluye dolor abdominal y cambios en la frecuencia o consistencia de las heces. La biorretroalimentación es una terapia en que los participantes utilizan la tecnología para seguir un proceso que normalmente no está bajo control consciente (p.ej., la frecuencia cardíaca, la tensión del esfínter anal) con el objetivo de observar cómo los estados mentales relajados afectan estas medidas. Los investigadores han propuesto que lograr estados más relajados a través de la herramienta de biorretroalimentación puede ayudar a mejorar los síntomas del SCI.

Características de los estudios

Se buscaron los estudios que compararan la biorretroalimentación con ningún tratamiento, tratamiento simulado o con otros tratamientos activos para el SCI. Se revisaron ocho ensayos que incluyeron 300 participantes en total y evaluaron el efecto de la biorretroalimentación sobre el SCI. Cada uno de estos estudios solo incluyó pacientes adultos y se realizaron en un ámbito ambulatorio. La duración de los estudios varió de ocho semanas a seis meses. Los tipos de dispositivos de biorretroalimentación variaron e incluyeron variabilidad de la frecuencia cardíaca, medidas de la temperatura de la piel o resistencia eléctrica y la tensión de los músculos del ano.

Fuentes de financiación de los estudios

Ninguno de los ensayos incluidos reveló las fuentes de financiación.

Resultados clave

Los resultados clínicos primarios de esta revisión fueron la mejoría clínica global y la calidad de vida.

Con respecto a la mejoría global, tres ensayos compararon la biorretroalimentación con ningún tratamiento y encontraron que la biorretroalimentación como parte de un programa de entrenamiento de relajación produjo un mejor control de los síntomas que ningún tratamiento (evidencia de certeza muy baja). Dos de estos ensayos también compararon la biorretroalimentación con un control de atención y encontraron una mejoría mínima de los síntomas, pero no se pudieron descartar los efectos del azar porque la evidencia fue de certeza muy baja. Un ensayo encontró un mayor beneficio sintomático con la biorretroalimentación de la frecuencia cardíaca en comparación con la hipnoterapia (evidencia de certeza baja). De dos ensayos que compararon la biorretroalimentación con el asesoramiento, cualquier efecto evidente fue mínimo y no fue posible descartar el efecto del azar (evidencia de certeza muy baja). Cuando se comparó la biorretroalimentación rectosigmoidal con el control de relajación, el efecto favoreció al control de relajación. El agregado de biorretroalimentación al tratamiento médico estándar fue superior al tratamiento médico solo y al tratamiento médico más biorretroalimentación simulada (evidencia de certeza baja para ambos resultados).

Calidad de vida

Un solo ensayo analizó específicamente la calidad de vida general. La calidad de vida mejoró en los pacientes del grupo de biorretroalimentación y en los del grupo de terapia cognitiva, pero no hubo diferencias generales entre los grupos.

Eventos adversos

Solo un ensayo informó explícitamente sobre los eventos adversos. No se informaron eventos adversos en el grupo de biorretroalimentación ni en el grupo de terapia cognitiva.

Certeza de la evidencia

Se utilizaron los criterios GRADE para evaluar la certeza de la evidencia de cada uno de estos resultados. Esta varió de baja a muy baja.

La evidencia está actualizada hasta julio 2019.

Conclusiones de los autores

Se concluye que los datos existentes sobre la biorretroalimentación para el SCI son limitados y no está claro su valor en el tratamiento de los síntomas del SCI. Todos los estudios actualmente disponibles tienen limitaciones de diseño que dificultan la aplicación de los resultados en ámbitos clínicos. Sin embargo, se recomienda la realización de estudios adicionales en esta área, ya que la biorretroalimentación podría representar un enfoque único para una afección difícil de tratar.

Conclusiones de los autores: 

Actualmente no hay evidencia suficiente para evaluar si las intervenciones de biorretroalimentación son efectivas para controlar los síntomas del SCI. Debido a los resultados positivos informados en los ensayos pequeños realizados hasta la fecha, la biorretroalimentación merece la realización de un estudio adicional en pacientes con SCI. Los estudios de investigación futuros deben incluir grupos de control activos que utilicen una gran interacción entre el profesional y el participante, en un intento de equilibrar los efectos no específicos de las intervenciones entre los grupos e informar de las medidas de resultado habitualmente utilizadas (p.ej., IBS-SSS) y las medidas de resultado históricas (p.ej., la puntuación compuesta de reducción de los síntomas primarios [CPSR, por sus siglas en inglés]) para permitir el metanálisis con estudios anteriores. Los estudios futuros deben ser explícitos en su informe de los eventos adversos.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El síndrome del colon irritable (SCI) es una afección frecuente que actualmente carece de tratamientos muy efectivos. La biorretroalimentación se ha propuesto como una terapia que puede ayudar a los individuos a aprender a ejercer un control consciente sobre el equilibrio simpático-vagal como un método indirecto de control de los síntomas.

Objetivos: 

El objetivo primario fue evaluar la eficacia y la seguridad de las intervenciones basadas en la biorretroalimentación para el SCI en pacientes adultos y en niños.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Enfermedad Inflamatoria Intestinal (IBD), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL), MEDLINE, EMBASE, el Cumulative Index to Nursing and Allied Health Literature (CINAHL) y la Allied and Complementary Medicine Database (AMED) desde su inicio hasta el 24 de julio 2019. También se realizaron búsquedas en las listas de referencias de ensayos publicados, registros de ensayos, fabricantes de dispositivos, actas de congresos, tesis y disertaciones.

Criterios de selección: 

Se consideró que los ensayos controlados aleatorizados eran elegibles para su inclusión si cumplían con la definición de biorretroalimentación de la Association for Applied Psychophysiology and Biofeedback y si compararon una intervención de biorretroalimentación con un control activo, simulado o ningún tratamiento para el tratamiento del SCI.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron los ensayos para inclusión, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Los resultados primarios fueron las puntuaciones de mejoría global o clínica del SCI y las medidas de calidad de vida general. Las medidas de resultado secundarias fueron los eventos adversos, las evaluaciones de la frecuencia y consistencia de las deposiciones, los cambios en el dolor abdominal, la depresión y la ansiedad. Para los resultados dicotómicos, se calculó el cociente de riesgos (CR) y el intervalo de confianza (IC) del 95%. Para los datos continuos, se calculó la diferencia de medias (DM) y el IC del 95%. Se utilizaron los criterios GRADE para evaluar la certeza general de la evidencia.

Resultados principales: 

Para el análisis se identificaron ocho ensayos aleatorizados con un total de 300 participantes adultos. No se identificaron ensayos en niños. Cuatro ensayos evaluaron la biorretroalimentación térmica. Un ensayo evaluó la biorretroalimentación rectosigmoide. Dos ensayos evaluaron la biorretroalimentación de la variabilidad de la frecuencia cardíaca. Dos ensayos evaluaron la biorretroalimentación electrocutánea. Los comparadores fueron: ningún tratamiento (grupo de monitorización de los síntomas; 3 estudios), control de atención (pseudomeditación; 2 estudios), control de relajación (1 estudio), asesoramiento psicológico (2 estudios), hipnoterapia (1 estudio), terapia estándar (2 estudio) y biorretroalimentación simulada (1 estudio). Se consideró que el riesgo de sesgo de los ensayos fue alto o incierto.

Mejora global/clínica

No estuvo claro el beneficio clínico de la biorretroalimentación más el tratamiento estándar en comparación con el tratamiento estándar solo (RR 4,20; IC del 95%: 1,40 a 12,58; 1 estudio, 20 participantes; evidencia de certeza muy baja). El mismo estudio también comparó la biorretroalimentación más la terapia estándar con la biorretroalimentación simulada más la terapia estándar. No estuvo claro el beneficio clínico en el grupo de biorretroalimentación (RR 2,33; IC del 95%: 1,13 a 4,80; 1 estudio, 20 participantes; evidencia de certeza muy baja).

El beneficio clínico de la biorretroalimentación de la frecuencia cardíaca comparada con la hipnoterapia no estuvo claro cuando se midió con el sistema de puntuación de la gravedad del SCI (IBS-SSS, por sus siglas en inglés) (DM -58,80; IC del 95%: -109,11 a -8,49; 1 estudio, 61 participantes; evidencia de certeza baja). En comparación con el asesoramiento psicológico, el efecto de la biorretroalimentación de la frecuencia cardíaca no estuvo claro cuando se midió con una puntuación compuesta de reducción de los síntomas (DM 7,03; IC del 95%: -51,07 a 65,13; 1 estudio, 29 participantes; evidencia de certeza baja) ni cuando se evaluó por la respuesta clínica (mejoría del 50%) (RR 1,09; IC del 95%: 0,48 a 2,45; 1 estudio, 29 participantes; evidencia de certeza baja).

El beneficio clínico de la biorretroalimentación térmica utilizada en una intervención psicológica de componentes múltiples (IPCM) comparada con ningún tratamiento no estuvo claro cuando se midió con una puntuación compuesta de reducción de los síntomas clínicos (DM 30,34; IC del 95%: 8,47 a 52,21; 3 estudios, 101 participantes; evidencia de certeza muy baja) ni cuando se evaluó como la respuesta clínica (mejoría del 50%) (RR 2,12; IC del 95%: 1,24 a 3,62; 3 estudios, 101 participantes; evidencia de certeza muy baja). En comparación con control de atención, los efectos de la biorretroalimentación térmica dentro de un IPCM no estaban claros cuando se midieron con una puntuación compuesta de reducción de los síntomas clínicos (DM 4,02; IC del 95%: -21,41 a 29,45; 2 estudios, 80 participantes; evidencia de certeza muy baja) ni cuando se evaluaron como la respuesta clínica (mejoría del 50%) (RR 1,10; IC del 95%: 0,72 a 1,69; 2 estudios, 80 participantes; evidencia de certeza muy baja).

Calidad de vida

Un único ensayo utilizó la calidad de vida general como medida de resultado e informó que el grupo de biorretroalimentación y el de terapia cognitiva mejoraron después del tratamiento. El ensayo no observó diferencias entre los grupos y no informó de datos de resultados.

Eventos adversos.

Solo uno de los ocho ensayos informó explícitamente sobre los eventos adversos. Este estudio no informó de eventos adversos en los grupos de biorretroalimentación ni de terapia cognitiva (DR 0,00; IC del 95%: -0,12 a 0,12; 29 participantes; evidencia de certeza baja).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save