Apósitos rígidos versus blandos para las amputaciones transtibiales (debajo de la rodilla)

¿Cuál era el objetivo de esta revisión?

El objetivo de esta revisión fue determinar si los apósitos rígidos son más efectivos que los apósitos blandos para ayudar en la cicatrización de la herida luego de las amputaciones transtibiales (debajo de la rodilla). Los investigadores de Cochrane buscaron todos los estudios relevantes (ensayos controlados aleatorizados [ECA] y ensayos controlados cuasialeatorizados) para responder esta pregunta y encontraron nueve estudios relevantes.

Mensajes clave

La certeza de la evidencia para todos los resultados fue muy baja debido a que los resultados no admiten ni descartan efectos beneficiosos o perjudiciales importantes, y debido a que el diseño y el informe de los estudios no fueron de un estándar alto. Por lo tanto, no fue posible tener seguridad en cuanto a si el uso de apósitos rígidos da lugar a mejores o peores resultados para los pacientes en comparación con los apósitos blandos.

¿Qué se estudió en la revisión?

Se estudiaron los efectos de los apósitos rígidos como los yesos o los apósitos de fibra de vidrio sobre los resultados, incluida la cicatrización de la herida, los eventos adversos, la prescripción de prótesis, la función física, la duración de la estancia hospitalaria, la comodidad del paciente, la calidad de vida, el costo y el edema en los pacientes luego de las amputaciones transtibiales. Los apósitos rígidos se compararon con los apósitos blandos como gasa o vendas elásticas en todos los estudios incluidos.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?

Se incluyeron los resultados de nueve ECA y ensayos cuasialeatorizados con 436 participantes (441 miembros) en esta revisión. Los participantes se reclutaron de hospitales de atención de casos agudos o de rehabilitación de siete países diferentes. Los tamaños de la muestra de los estudios variaron de 15 a 154 mientras que la edad promedio de los participantes varió de 54 a 75. Más de la mitad de todos los participantes tenían diabetes y otra comorbilidad (p.ej., anemia, antecedentes de consumo de tabaco, hipertensión, cardiopatías). Todas las amputaciones fueron secundarias a trastornos vasculares (p.ej., arteriopatía periférica), aunque no siempre se especificó la causa de la amputación.

No existe seguridad en cuanto a si los apósitos rígidos dieron lugar a una mayor cicatrización de la herida, menos eventos adversos, un periodo más rápido de recuperación para el dolor y la cicatrización de la herida, posibilidad de caminar y prescripción protésica, mayor reducción del edema y una estancia hospitalaria más corta, en comparación con los apósitos blandos. No existe seguridad acerca de estos resultados debido a que todos los estudios tuvieron limitaciones metodológicas muy graves, y la mayoría de los resultados se basaron en una cantidad pequeña de estudios (es decir, uno a tres estudios de 21 a 65 participantes).

¿Cuál es el grado de actualización de esta revisión?

Se hicieron búsquedas de estudios que se habían publicado hasta diciembre de 2018.

Conclusiones de los autores: 

No existe seguridad en cuanto a los efectos beneficiosos y perjudiciales de los apósitos rígidos en comparación con los apósitos blandos para los pacientes sometidos a la amputación transtibial debido a la evidencia limitada y de muy baja certeza. No está claro si los apósitos rígidos son superiores a los apósitos blandos para mejorar los resultados relacionados con la cicatrización de la herida, los eventos adversos, la prescripción protésica, la función de caminata, la duración de la estancia hospitalaria y el edema. Los médicos deben ejercer el juicio clínico en cuanto a qué tipo de apósito utilizan y considerar los pros y los contras de cada uno para los pacientes (p.ej., los pacientes con alto riesgo de caídas pueden beneficiarse con la protección ofrecida por un apósito rígido y los pacientes con una integridad deficiente de la piel pueden tener menos riesgo de deterioro de la piel con un apósito blando).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los apósitos forman parte del tratamiento postoperatorio habitual de los pacientes después de la amputación transtibial. Se utilizan dos tipos de apósitos: los apósitos blandos (por ejemplo, los vendajes elásticos, los vendajes de crepé) y los rígidos (por ejemplo, los apósitos rígidos no desmontables, los apósitos rígidos desmontables y las prótesis postoperatorias inmediatas). Los apósitos blandos son los apósitos convencionales elegidos debido a que son baratos y fáciles de aplicar, mientras que los apósitos rígidos son costosos, su aplicación demora más tiempo y se requiere personal capacitado para aplicar los apósitos. Sin embargo, se ha sugerido que los apósitos rígidos resultan en una cicatrización de la herida más rápida debido al exterior duro que proporciona un mayor grado de compresión al muñón.

Objetivos: 

Evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de los apósitos rígidos versus apósitos blandos para el tratamiento de las amputaciones transtibiales.

Métodos de búsqueda: 

En diciembre de 2018, se realizaron búsquedas en el registro especializado Cochrane de Heridas (Cochrane Wounds Specialised Register), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL) (Cochrane Central Register of Controlled Trials), Ovid MEDLINE, Ovid Embase, EBSCO CINAHL Plus, Ovid AMED y PEDro para identificar ensayos relevantes. Para identificar estudios adicionales publicados, no publicados y en curso, también se buscaron los registros de ensayos clínicos, la literatura gris, las listas de referencias de los estudios relevantes y las revisiones identificadas en las búsquedas previas. Se utilizó el servicio de búsqueda de referencias citadas en ThomsonReuters Web of Science y se contactó con las personas y organizaciones pertinentes. No hubo restricciones en cuanto al idioma, la fecha de publicación ni el contexto de los estudios.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA) y ensayos cuasialeatorizados que habían incluido a pacientes con amputaciones transtibiales. No hubo ninguna restricción en la edad de los participantes ni en las razones de la amputación. Los ensayos que compararon la efectividad de los apósitos rígidos con la de los apósitos blandos fueron el foco de interés principal de esta revisión.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, cribaron los títulos, resúmenes y artículos de texto completo para identificar estudios elegibles. Dos autores de revisión, también de forma independiente, extrajeron los datos sobre las características del estudio y los resultados, y realizaron las evaluaciones GRADE y del riesgo del sesgo.

Resultados principales: 

Se incluyeron nueve ECA y ensayos cuasialeatorizados con 436 participantes (441 miembros). Todos los estudios habían incluido a los participantes de hospitales de atención de casos agudos o de rehabilitación de siete países diferentes (los EE.UU., Australia, Indonesia, Tailandia, Canadá, Francia y el Reino Unido). En todos menos un estudio, se declaró con claridad que las amputaciones fueron secundarias a trastornos vasculares.

Resultados primarios

Cicatrización de la herida

No se sabe si los apósitos rígidos reducen el tiempo hasta la cicatrización de la herida en comparación con los apósitos blandos (DM -25,60 días; IC del 95%: -49,08 a -2,12; un estudio, 56 participantes); evidencia de muy baja certeza, disminuida dos veces por el riesgo muy alto de sesgo y una vez por imprecisión grave. No está claro si los apósitos rígidos aumentan la proporción de heridas cicatrizadas en comparación con los apósitos blandos (RR 1,14; IC del 95%: 0,74 a 1,76; un estudio, 51 participantes); evidencia de muy baja certeza, disminuida dos veces por el riesgo muy alto de sesgo y dos veces por imprecisión muy grave.

Eventos adversos

No está claro si los apósitos rígidos aumentan la proporción de eventos adversos relacionados con la piel en comparación con los apósitos blandos (RR 0,65; IC del 95%: 0,32 a 1,32; I2 = 0%; seis estudios, 336 participantes (340 miembros)); evidencia de muy baja certeza, disminuida dos veces por el riesgo muy alto de sesgo y una vez por imprecisión grave.

No está claro si los apósitos rígidos aumentan la proporción de eventos adversos no relacionados con la piel en comparación con los apósitos blandos (RR 1,09; IC del 95%: 0,60 a 1,99; I2= 0%; seis estudios, 342 participantes (346 miembros)); evidencia de muy baja certeza, disminuida dos veces por el riesgo muy alto de sesgo y una vez por imprecisión grave. Además, no se sabe con certeza si los apósitos rígidos disminuyen el tiempo de ausencia de dolor en comparación con los apósitos blandos (DM -0,35 semanas; IC del 95%: -2,11 a 1,41; un estudio de 23 participantes); evidencia de muy baja certeza, disminuida dos veces por el riesgo muy alto de sesgo y dos veces por imprecisión muy grave.

Resultados secundarios

No se sabe si los apósitos rígidos disminuyen el tiempo hasta la caminata en comparación con los apósitos blandos (DM -3 días; IC del 95%: -9,96 a 3,96; un estudio, 56 participantes); evidencia de muy baja certeza, disminuida dos veces por el riesgo muy alto de sesgo y dos veces por imprecisión muy grave. También se desconoce si los apósitos rígidos disminuyen la duración de la estancia hospitalaria en comparación con los apósitos blandos (DM -30,10 días; IC del 95%: -49,82 a -10,38; un estudio, 56 participantes); evidencia de muy baja certeza, disminuida dos veces por el riesgo muy alto de sesgo y una vez por imprecisión grave. Tampoco está claro si los apósitos rígidos disminuyen el tiempo hasta la disposición para la prescripción protésica y el edema en comparación con los apósitos blandos, debido a que los resultados se basan en evidencia de muy baja certeza, disminuida dos veces por el riesgo muy alto de sesgo y una vez/dos veces por imprecisión grave/muy grave. Ninguno de los estudios informó los resultados de la comodidad del paciente, la calidad de vida o el costo.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save