Hidrolizado proteico versus leche maternizada estándar para lactantes prematuros

Pregunta de la revisión

¿La alimentación de los lactantes prematuros con leche maternizada a base de leche de vaca que contiene proteínas predigeridas (hidrolizadas) en lugar de proteínas enteras mejora la digestión y reduce el riesgo de problemas intestinales graves?

Antecedentes

Los lactantes prematuros a menudo digieren con más dificultad la leche maternizada a base de leche de vaca que la leche materna. La leche maternizada a base de leche de vaca puede aumentar el riesgo de problemas intestinales graves en los lactantes prematuros (que nacen antes de la fecha debida). Si los lactantes prematuros son alimentados con leche maternizada a base de leche de vaca (cuando no está disponible la leche materna), entonces el uso de una leche maternizada en la cual la proteína ya está digerida parcialmente (llamada ' hidrolizada'), en lugar de una leche maternizada estándar (con proteínas intactas), podría reducir el riesgo de estos problemas. Sin embargo, las leches maternizadas hidrolizadas son más costosas que las leches maternizadas estándar y pueden tener efectos secundarios específicos no observados con las leches maternizadas estándar. Debido a estas inquietudes se ha examinado toda la evidencia disponible a partir de los ensayos clínicos que compararon estos tipos de leche maternizada para alimentar a los lactantes prematuros.

Características de los estudios

En las búsquedas en las bases de datos médicas hasta el 28 de enero de 2019, se encontraron 11 ensayos relevantes. La mayoría eran pequeños (665 lactantes en total) y tenían deficiencias metodológicas.

Resultados clave

La evidencia disponible actualmente indica que la alimentación de los lactantes prematuros con leche maternizada hidrolizada (en lugar de leche maternizada estándar) durante el ingreso hospitalario inicial no tiene efectos beneficiosos ni perjudiciales importantes. Sin embargo, este resultado todavía no es concluyente y se necesitan ensayos de mejor calidad más grandes para proporcionar evidencia que ayude a los médicos y a las familias a tomar decisiones fundamentadas acerca de este tema.

Calidad de la evidencia

Los datos de estos ensayos no proporcionan evidencia sólida ni consistente con respecto a que la alimentación de los lactantes prematuros con leche maternizada hidrolizada en lugar de leche maternizada estándar mejore o empeore la digestión ni varíe el riesgo de problemas intestinales graves.

Conclusiones de los autores: 

Los ensayos identificados solo proporcionaron evidencia de baja certeza acerca de los efectos de la alimentación de los lactantes prematuros con hidrolizado proteico versus leche maternizada estándar. Los datos existentes no apoyan las conclusiones con respecto a que la alimentación con hidrolizado proteico afecte el riesgo de intolerancia alimentaria ni de enterocolitis necrosante. Se necesitan más ensayos pragmáticos grandes para proporcionar estimaciones más fiables y precisas de la efectividad y la relación entre costo-efectividad.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Cuando la leche materna no está disponible para alimentar a los lactantes prematuros, a menudo se utiliza un hidrolizado proteico en lugar de leche maternizada estándar a base de leche de vaca (con proteínas intactas) porque se considera que se tolera mejor y es menos probable que provoque complicaciones. Sin embargo, las leches maternizadas de hidrolizado proteico son más costosas que las leches maternizadas estándar y existen preocupaciones con respecto a que su utilización en la práctica no esté apoyada por evidencia de alta calidad.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de alimentar a los lactantes prematuros con leche maternizada hidrolizada (versus leche maternizada estándar a base de leche de vaca) sobre el riesgo de intolerancia alimentaria, enterocolitis necrosante, y otras morbilidades y la mortalidad.

Estrategia de búsqueda (: 

Se utilizó la estrategia de búsqueda estándar del Grupo Cochrane de Neonatología (Cochrane Neonatal Review Group) incluyendo búsquedas electrónicas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL; 2019, Número 1); Ovid MEDLINE (de 1966 al 28 de enero de 2019); Ovid EMBASE (1980 hasta el 28de enero 2019); y en el Cumulative Index to Nursing and Allied Health Literature (CINAHL) (28 de enero de 2019), así como en las actas de congresos y en revisiones anteriores

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios que compararon la alimentación de los lactantes prematuros con hidrolizado proteico versus leche maternizada estándar (no hidrolizada) a base de leche de vaca.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron la elegibilidad de los ensayos y el riesgo de sesgo, y extrajeron los datos de forma independiente. Los efectos del tratamiento se analizaron según se describieron en los ensayos individuales y se informaron los cocientes de riesgos y las diferencias de riesgos para los datos dicotómicos, así como las diferencias de medias para los datos continuos, con los respectivos intervalos de confianza (IC) del 95%. Se utilizó un modelo de efectos fijos en los metanálisis y se exploraron las posibles causas de heterogeneidad en los análisis de sensibilidad. La calidad de la evidencia a nivel de resultado se evaluó mediante el enfoque GRADE.

Resultados principales: 

Se identificaron 11 estudios para la inclusión en la revisión. Todos los ensayos fueron pequeños (total de participantes 665) y tuvieron diversas limitaciones metodológicas que incluyeron la incertidumbre acerca de los métodos para asegurar la ocultación de la asignación y el cegamiento. La mayoría de los participantes fueron lactantes prematuros clínicamente estables con una edad gestacional menor de alrededor de 34 semanas o un peso al nacer menor de aproximadamente 1750 g. Algunos participantes eran extremadamente prematuros, de peso al nacer extremadamente bajo o presentaban retraso del crecimiento. La mayoría de los ensayos no encontraron un efecto sobre la intolerancia alimentaria evaluada de formas distintas como volumen residual gástrico medio previo a la alimentación, incidencia de distensión abdominal u otros signos gastrointestinales preocupantes, o tiempo transcurrido hasta lograr la alimentación enteral completa (el metanálisis estuvo limitado porque los estudios utilizaron medidas diferentes). El metanálisis no mostró efectos sobre el riesgo de enterocolitis necrotizante (cociente de riesgos típico 1,10; IC del 95%: 0,36 a 3,34; diferencia de riesgos 0,00; IC del 95%: -0,03 a 0,04; cinco ensayos, 385 lactantes) (evidencia de baja certeza; degradación de la calificación por imprecisión y los defectos de diseño).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save