Gravar con impuestos al azúcar sin procesar o los alimentos con azúcar agregado, ¿reduce su consumo y previene la obesidad u otros resultados adversos para la salud?

¿Por qué es importante esta revisión?

Como ha señalado la Organización Mundial de la Salud, la «globesidad» (aumento del sobrepeso y la obesidad en todo el mundo) es un desafío mundial importante. Una dieta rica en azúcar, especialmente cuando se combina con la inactividad física, puede causar sobrepeso y obesidad, y otros resultados sanitarios perjudiciales. Las personas con sobrepeso y obesidad representan costos directos en los servicios de salud, como la prevención y el tratamiento de los problemas sanitarios que causa este trastorno. También existen costos para la sociedad en su conjunto cuando las personas que padecen sobrepeso u obesidad no pueden trabajar.

¿Quién estará interesado en esta revisión?

Esta revisión puede ser de interés para los organismos gubernamentales de salud pública, los encargados de tomar decisiones políticas, los minoristas de alimentos y las industrias alimentarias. Esta revisión y las subsiguientes actualizaciones de ella pueden modificar las estrategias y afectar la motivación del gobierno para crear un impuesto sobre el azúcar sin procesar y los alimentos con azúcar agregado. También podría motivar a las industrias alimentarias a reformular sus productos para que contengan menores niveles de azúcar agregado.

¿Qué pregunta pretende contestar esta revisión?

El objetivo fue averiguar si los impuestos sobre el azúcar sin procesar y los alimentos con azúcar agregado (con excepción de las bebidas azucaradas [BEA]) reducían su consumo, si modificaron el consumo energético por parte de la gente y si redujeron el sobrepeso y la obesidad. También se quiso averiguar si gravar impuestos modificó la dieta y el gasto de la gente, y si tuvo un efecto en otros problemas de salud relacionados con la dieta.

¿Qué estudios se incluyeron en la revisión?

Se buscaron estudios en curso o publicados hasta octubre 2019. De un total de 24 454 registros recuperados, se identificó un estudio de «series de tiempo interrumpido» (STI) que cumplió con nuestros criterios de elegibilidad para evaluar el impacto de un impuesto sobre los alimentos con azúcar agregado (pero no sobre el azúcar sin procesar). En el estudio se utilizaron datos de la encuesta Hungarian Household Budget and Living Conditions Survey, con observaciones de 40 210 hogares. La evidencia del estudio incluyó un «período inicial» (la situación antes de los impuestos), que fue de enero 2008 a agosto 2011. El impuesto sobre los productos de la salud pública húngara se aplicó en septiembre 2011. La duración del período de seguimiento (que mide los efectos de los impuestos) fue de 16 meses. El estudio fue financiado por la beca Scottish Institute for Research in Economics (SIRE) Early Career Engagement Grant.

¿Qué revela la evidencia de la revisión?

El estudio incluido proporcionó evidencia muy limitada de que gravar impuestos a los alimentos con azúcar agregado redujo su consumo en un 4%. Existe mucha incertidumbre sobre esta evidencia, porque el estudio no utilizó los métodos más sólidos, no investigó otros tipos de impuestos, así como la imposición de impuestos a los alimentos con azúcar agregado, y posiblemente no haya clasificado correctamente los tipos de alimentos. Existen dudas de que gravar impuestos sobre los alimentos con azúcar agregado tenga algún efecto en la reducción de su consumo. El estudio incluido no investigó los efectos de gravar el azúcar sin procesar.

¿Qué debe suceder a continuación?

Se necesitan estudios de investigación adicionales para evaluar la efectividad de gravar el azúcar sin procesar o los alimentos con azúcar agregado para reducir su consumo y prevenir la obesidad u otros resultados adversos para la salud. Los estudios deberían realizarse en países que han aplicado estos impuestos y deberían investigar la relación costo-efectividad, así como los beneficios sanitarios de gravar el azúcar sin procesar o los alimentos con azúcar agregado como política de salud pública para prevenir el sobrepeso, la obesidad u otros resultados adversos para la salud. Los países que aplicaron estos impuestos son las Bermudas, Dominica, Hungría, la India, Noruega, la Nación Navajo (EE.UU.) y San Vicente y las Granadinas.

Conclusiones de los autores: 

Hubo evidencia muy limitadas y la certeza de la evidencia fue muy baja. A pesar de la reducción notificada del consumo de alimentos con impuestos para el azúcar agregado, no hubo certeza de si gravar impuestos al azúcar sin procesar o a los alimentos con azúcar agregado tiene un efecto en la reducción de su consumo y la prevención de la obesidad u otros resultados adversos para la salud. Se necesitan más estudios con una conducción sólida para establecer conclusiones concretas sobre la eficacia de gravar impuestos al azúcar sin procesar o a los alimentos con azúcar agregado para reducir su consumo y prevenir la obesidad u otros resultados adversos para la salud.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La prevalencia mundial del sobrepeso y la obesidad es alarmante. Para hacer frente a este problema sanitario, se necesitan con urgencia medidas preventivas y políticas de salud pública. Algunos países aplicaron impuestos sobre los alimentos en el pasado y algunos de ellos posteriormente fueron abolidos. Algunos países, como Noruega, Hungría, Dinamarca, Bermudas, Dominica, San Vicente y las Granadinas y la Nación Navajo (EE.UU.), gravaron impuestos específicos sobre el azúcar sin procesar y los alimentos con azúcar agregado. Estos impuestos sobre el azúcar sin procesar y los alimentos con azúcar agregado son intervenciones de política fiscal, aplicadas para disminuir su consumo y, a su vez, reducir los efectos adversos sanitarios, económicos y sociales asociados con estos productos alimenticios.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de gravar impuestos al azúcar sin procesar o a los alimentos con azúcar agregado en la población general sobre el consumo de azúcar sin procesar o de alimentos con azúcar agregado, la prevalencia e incidencia del sobrepeso y la obesidad, y la prevalencia e incidencia de otros resultados sanitarios relacionados con la dieta.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en CENTRAL, la Base de Datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas, MEDLINE, Embase y otras 15 bases de datos y registros de ensayos el 12 de septiembre 2019. Se realizaron búsquedas manuales en las listas de referencias de todos los registros de los estudios incluidos, se realizaron búsquedas en los sitios Web de organizaciones e instituciones internacionales y se estableció contacto con los miembros del grupo asesor de la revisión para identificar estudios planificados, en curso o no publicados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron estudios con las siguientes poblaciones: niños (0 a 17 años) y adultos (18 años o más) de cualquier país y contexto. La exclusión se aplicó a los estudios con subgrupos específicos, como las personas con cualquier enfermedad que tenían sobrepeso u obesidad como efecto secundario de la enfermedad. La revisión incluyó estudios con impuestos o aumentos artificiales de los precios de venta del azúcar sin procesar o de productos alimenticios que contienen azúcar agregado (p.ej., dulces, helados, productos de confitería y panadería), o ambos, como intervención, independientemente del nivel impositivo o del aumento de precio. De acuerdo con los criterios del Grupo Cochrane para una Práctica y Organización Sanitaria Efectivas (GCPOSE), se incluyeron ensayos controlados aleatorizados (ECA), ensayos controlados aleatorizados por grupos (ECAG), ensayos controlados no aleatorizados (ECNA), estudios controlados del tipo antes y después (CAD) y estudios de series de tiempo interrumpido (STI). Se incluyeron los estudios controlados con más de un sitio de intervención o de control y los estudios de STI con un tiempo de intervención claramente definido y al menos tres puntos de datos antes y tres después de la intervención. Los resultados principales fueron el consumo de azúcar sin procesar o los alimentos con azúcar agregado, el consumo de energía, el sobrepeso y la obesidad. Los resultados secundarios fueron la sustitución y la dieta, el gasto, la demanda y otros resultados sanitarios.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión analizaron de forma independiente todos los registros elegibles para su inclusión, evaluaron el riesgo de sesgo y realizaron la extracción de datos. Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente la certeza de la evidencia según el abordaje GRADE.

Resultados principales: 

Se recuperó un total de 24 454 registros. Después de deduplicar los registros, quedaron 18 767 registros para la selección de títulos y resúmenes. De 11 estudios potencialmente relevantes, se incluyó un estudio de STI con 40 210 observaciones hogareñas de la Hungarian Household Budget and Living Conditions Survey. El período inicial fue de enero 2008 a agosto 2011, la intervención se llevó a cabo en septiembre 2011 y el seguimiento se hizo hasta diciembre 2012 (16 meses). La intervención fue un impuesto (el llamado «impuesto de productos de salud pública húngaro») sobre los alimentos con azúcar agregado, incluidos los alimentos seleccionados que superan un valor umbral de azúcar específico. La intervención incluye cointervenciones: gravar impuestos sobre bebidas endulzadas con azúcar (BEA) y alimentos con alto contenido de sal o cafeína.

El estudio aporta evidencia sobre el efecto de los impuestos a los alimentos que superan un valor umbral específico de azúcar en el consumo de alimentos con azúcar agregado. Tras la aplicación del impuesto sobre los productos de salud pública húngaros, el consumo medio de los alimentos con azúcar agregado gravados (medido en unidades de kg) disminuyó en un 4,0% (diferencia medias estandarizada [DME] -0,040, intervalo de confianza [IC] del 95%: -0,07 a -0,01; evidencia de certeza muy baja).

El estudio presentó un riesgo de sesgo bajo en cuanto al sesgo de rendimiento, el sesgo de detección y el sesgo de notificación, y era poco probable que la forma del efecto preestablecido y la intervención tuviera algún efecto en la obtención de datos. El estudio tuvo un riesgo incierto de sesgo de desgaste y un riesgo alto en cuanto a otros sesgos y a la independencia de la intervención. La certeza de la evidencia para los resultados primarios y secundarios se calificó como muy baja.

El impuesto sobre productos de salud pública de Hungría incluyó un impuesto sobre los alimentos con azúcar agregado, pero no incluyó un impuesto sobre el azúcar sin procesar. No se encontraron estudios elegibles que informaran sobre los impuestos al azúcar sin procesar. Ningún estudio informó sobre los resultados primarios del consumo de azúcar sin procesar, el consumo de energía, el sobrepeso ni la obesidad. Ningún estudio informó sobre los resultados secundarios de la sustitución y la dieta, la demanda y otros resultados sanitarios. Ningún estudio informó sobre los efectos diferenciales entre los subgrupos de población.

No se pudo realizar un metanálisis ni agrupar los resultados de los estudios.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save