Gotas óticas para la eliminación del cerumen

Antecedentes

La acumulación del cerumen es frecuente. Puede ser incómodo para el paciente y puede causar problemas en la capacidad auditiva. Las gotas óticas se han estudiado como una posible herramienta para ablandar el cerumen y evitar la necesidad de tratamiento adicional como el lavado con jeringuilla. Esta revisión analiza qué tratamiento (gotas o aerosoles a base de aceite o agua) puede ayudar a resolver la acumulación de cerumen.

Características de los estudios

En marzo de 2018 se realizó una búsqueda de ensayos clínicos que utilizaron gotas óticas para ayudar a ablandar y retirar la acumulación de cerumen en los oídos de los pacientes. Se encontraron e incluyeron diez estudios con un total de 623 participantes. Sin embargo, solo seis de estos estudios proporcionaron datos para poder analizar el resultado primario de esta revisión, la proporción de pacientes con eliminación completa del cerumen. Estos seis estudios incluyeron un total de 360 participantes, incluyendo a la población infantil y adulta (de todas las edades), con bloqueo parcial o total del canal externo del oído con cerumen.

Resultados clave

Los diez estudios incluidos analizaron las gotas a base de aceite (polipéptido de trietanolamina, aceite de almendra, benzocaína, clorobutanol), las gotas a base de agua (docusato sódico, peróxido de carbamida, fenazona, salicilato de colina, peróxido de urea, carbonato potásico), de solución salina (agua salada) o de agua sola, o ningún tratamiento.

Solo un estudio comparó la administración de gotas con un principio activo con no utilizar gotas. Las gotas pueden ayudar a aumentar la proporción de oídos limpios de cerumen de uno en 20 (sin no se hace nada) a alrededor de uno en cinco (si se utilizan gotas).

No se encontró evidencia de que las gotas a base de agua o a base de aceite fueran diferentes a la solución salina o al agua. Sin embargo, tampoco se encontró evidencia de que el agua o la solución salina fueran mejores que no hacer nada.

Los efectos adversos (secundarios) no fueron frecuentes. Menos de 30 pacientes informaron algún evento adverso cuando se utilizaron gotas y estos fueron leves (como irritación leve o dolor, u olor desagradable). Ningún participante informó efectos secundarios graves.

Calidad de la evidencia

La calidad de la evidencia de los estudios se clasificó en cuatro niveles: Calidad muy baja, baja, moderada, o alta. La evidencia de alta calidad significa que existe una alta confianza en los resultados. La evidenciade muy baja calidad indica que no hay seguridad acerca de los resultados. Para la eliminación del cerumen, la calidad de la evidencia se consideró baja. Para los efectos adversos, la calidad de la evidencia se consideró baja.

Conclusiones

Se encontró que el uso de gotas óticas cuando se tiene un bloqueo parcial o completo del canal del oído puede ayudar a eliminar el cerumen del oído. No está claro si un tipo de gota es mejor que otra ni si las gotas que contienen principios activos son mejores que en agua sola o en solución salina.

Conclusiones de los autores: 

Aunque varios estudios tenían como objetivo evaluar si un tipo de cerumenolítico es más efectivo que otro, no hay evidencia de alta calidad para poder establecer una conclusión firme y la respuesta sigue siendo incierta.

Un único estudio indicó que la aplicación de gotas óticas durante cinco días puede dar lugar a una mayor probabilidad de eliminación completa del cerumen que ningún tratamiento en absoluto. Sin embargo, no se puede determinar si un tipo de tratamiento activo es más efectivo que otro y no hay evidencia de una diferencia en la eficacia entre los tratamientos activos a base de aceite y a base de agua.

No hay evidencia para indicar que la administración de solución salina o agua sola sea mejor o peor que los cerumenolíticos comerciales. Igualmente, tampoco hay evidencia para indicar que la administración de solución salina o agua sola sea mejor que ningún tratamiento.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El cerumen del oído es una secreción física normal que se puede convertir en un problema cuando obstruye el canal del oído. Los síntomas atribuidos al cerumen (como la sordera y el dolor) se encuentran entre los motivos más frecuentes por los que los pacientes acuden a la atención primaria con problemas en el oído.

El cerumen forma parte del mecanismo de autolimpieza del oído y generalmente se expulsa de forma natural del canal del oído sin causar problemas. Cuando falla este mecanismo, el cerumen se retiene en el canal y puede quedar impactado; intervenciones para promover su eliminación pueden llegar a ser necesarias. La aplicación de gotas óticas es uno de estos métodos. Los líquidos que se utilizan para retirar y ablandar el cerumen son de varias clases: compuestos a base de aceite (p.ej. aceite de oliva o de almendra); compuestos a base de agua (p.ej. bicarbonato de sodio o agua sola); una combinación de los anteriores o soluciones que no son a base de aceite ni de agua, como el peróxido de carbamida (un compuesto de peróxido de hidrógeno y urea) y glicerol.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las gotas óticas (o aerosoles) para eliminar o ayudar en la eliminación del cerumen en población adulta e infantil.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro de ensayos del Grupo Cochrane de Enfermedades de Oído, Nariz y Garganta (Cochrane Ear, Nose, and Throat Disorders Group [Cochrane ENT Group]); Registro Cochrane de estudios; PubMed; Ovid Embase; CINAHL; Web of Science; ClinicalTrials.gov; ICTRP y fuentes adicionales de ensayos publicados y no publicados. La fecha de la búsqueda más reciente fue el 23 de marzo de 2018.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) en los que se comparó un "cerumenolítico" con ningún tratamiento, agua o solución salina, un tratamiento líquido alternativo (aceite de oliva o de almendra) u otro "cerumenolítico" en población adulta o infantil con cerumen obstruido o impactado.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane. Los resultados primarios fueron 1) proporción de pacientes (u oídos) con eliminación completa del cerumen y 2) efectos adversos (malestar, irritación o dolor). Los resultados secundarios fueron: grado de eliminación del cerumen; proporción de pacientes (u oídos) con alivio de los síntomas debido al cerumen; proporción de pacientes (u oídos) que requirieron intervención adicional para eliminar el cerumen; éxito de la extracción mecánica del cerumen residual después del tratamiento; otros efectos adversos registrados y costes. Se utilizó GRADE para evaluar la calidad de la evidencia para cada resultado; y se indica en cursiva.

Resultados principales: 

Se incluyeron diez estudios, con 623 participantes (900 oídos). Las intervenciones incluyeron: tratamientos a base de aceite (polipéptido de trietanolamina, aceite de almendra, benzocaína, clorobutanol), tratamientos a base de agua (docusato sódico, peróxido de carbamida, fenazona, salicilato de colina, peróxido de urea, carbonato potásico), otros comparadores activos (p.ej. solución salina o agua sola) y ningún tratamiento. Nueve de los estudios tenían más de 15 años.

El riesgo general de sesgo en los diez estudios incluidos fue bajo o incierto.

Resultado primario: proporción de pacientes (u oídos) con eliminación completa del cerumen

Seis estudios (360 participantes; 491 oídos) proporcionaron datos cuantitativos y se incluyeron en los metanálisis.

Tratamiento activo versus ningún tratamiento

Solo un estudio analizó esta comparación. La proporción de oídos con eliminación completa del cerumen fue mayor en el grupo de tratamiento activo (22%) en comparación con el grupo de ningún tratamiento (5%) después de cinco días de tratamiento (cociente de riesgo [CR] 4,09; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,00 a 16,80); un estudio; 117 oídos; NNTB = 8) (evidencia de baja calidad).

Tratamiento activo versus agua o solución salina

No se encontró evidencia de una diferencia en la proporción de pacientes (u oídos) con eliminación completa del cerumen cuando el grupo de tratamiento activo se comparó con el grupo de agua o solución salina (CR 1,47; IC del 95%: 0,79 a 2,75; tres estudios; 213 participantes; 257 oídos) (evidencia de baja calidad). Dos estudios aplicaron gotas durante cinco días, pero solo un estudio aplicó las gotas durante 15 minutos. Cuando se excluyó este estudio en un análisis de sensibilidad, no cambió el resultado.

Agua o solución salina versus ningún tratamiento

Esta comparación solo se analizó en el único estudio citado anteriormente (tratamiento activo versus ningún tratamiento) y no hubo evidencia de una diferencia en la proporción de oídos con eliminación completa del cerumen al comparar el agua o la solución salina con ningún tratamiento después de cinco días de tratamiento (CR 4,00; IC del 95%: 0,91 a 17,62; un estudio; 76 oídos) (evidencia de baja calidad).

Tratamiento activo A versus tratamiento activo B

Varios estudios únicos evaluaron comparaciones directas entre dos tratamientos activos. No se encontró evidencia que indicara que uno fuera superior al otro.

Análisis de subgrupos de los tratamientos activos a base de aceite versus tratamientos activos sin base de aceite

No se encontró evidencia de una diferencia en este resultado cuando los tratamientos a base de aceite se compararon con los tratamientos activos sin base de aceite.

Resultado primario: efectos adversos: malestar, irritación o dolor

Solo siete estudios propusieron medir e informar sobre este resultado. Solo dos (141 participantes; 176 oídos) proporcionaron datos utilizables. No hubo evidencia de una diferencia significativa en el número de efectos adversos entre los tipos de gotas óticas en estos dos estudios. Los cinco estudios restantes se resumieron de manera narrativa. Todos los eventos fueron leves y se informaron en menos de 30 participantes en los siete estudios (evidencia de baja calidad).

Resultados secundarios

Tres estudios informaron "otros" efectos adversos (no queda claro cuántos estudios planificaron informar sobre este resultado). La información disponible fue limitada e incluyó informes ocasionales de mareo, olor desagradable, tinnitus y pérdida de la audición. No se informaron diferencias significativas entre los grupos. No se informaron urgencias ni efectos adversos graves en los diez estudios.

Hubo información muy limitada o ninguna información de los resultados secundarios restantes.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save