Uso de técnicas de desescalada para prevenir la violencia en pacientes agresivos

Preguntas de la revisión

¿Las técnicas de desescalada ayudan a calmar a los adultos que tienen comportamientos agresivos en ámbitos de atención? ¿Qué técnicas funcionan mejor?

Antecedentes

Hay muchas razones por las que los pacientes pueden ser agresivos en ámbitos de atención, que incluyen la enfermedad mental o física. Las personas pueden utilizar un rango de técnicas para ayudar a calmar al paciente que se comportan de forma agresiva, incluida la conversación con la persona y la interpretación de los gestos no verbales y del lenguaje corporal. Este enfoque se denomina desescalada. Aunque se enseña y se utiliza ampliamente, se conoce muy poco acerca de la efectividad de la desescalada o qué técnicas funcionan mejor.

Características de los estudios

Se realizaron búsquedas de toda la evidencia disponible sobre este tema y se encontraron solamente dos estudios. Uno de los estudios incluyó a 306 pacientes con demencia y una edad promedio de 86 años, que vivían en 16 residencias geriátricas en Francia. El segundo estudio todavía está en curso y no proporcionó resultados para la revisión.

Resultados clave

Se considera que el estudio no evaluó áreas importantes, como el número de lesiones presentadas por el personal o los residentes. Sin embargo, midió la repercusión del entrenamiento del personal sobre el nivel de agresión de los residentes a los tres meses después de finalizar el entrenamiento. Algunas medidas de la agresión física y verbal mostraron reducciones, pero no todas.

Calidad de la evidencia

La confiabilidad de la evidencia disponible en el único ensayo incluido es muy baja y no se consideraron cuestiones importantes como las lesiones. Por lo tanto, no es posible establecer si las técnicas de desescalada son efectivas.

Actualidad de la evidencia

La evidencia está actualizada hasta septiembre de 2017.

Conclusiones de los autores: 

La evidencia limitada significa que todavía no está clara la efectividad de la desescalada ni la eficacia relativa de diferentes técnicas. Por lo tanto, se necesitan con urgencia estudios de investigación de alta calidad sobre la efectividad de esta intervención.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Es frecuente que en los ámbitos de atención sanitaria y social ocurra agresión. Puede dar lugar a lesiones en los pacientes y el personal y puede perjudicar el rendimiento y el bienestar del personal. La desescalada es una intervención ampliamente utilizada y recomendada para el control de la agresión, pero no está clara la eficacia de la intervención en su totalidad ni las técnicas específicas que incluye.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las técnicas de desescalada para el control de la agresión no inducida por la psicosis en adultos en ámbitos de atención, en los pacientes y el personal.

Estrategia de búsqueda (: 

En septiembre de 2017 se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, Embase, PsycINFO, CINAHL y en otras 14 bases de datos y también en tres registros de ensayos en octubre de 2017. También se verificaron las referencias y se estableció contacto con los autores de los estudios y autoridades en el tema para identificar estudios adicionales publicados y no publicados.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) y los ensayos controlados cuasialeatorios que compararon técnicas de desescalada con la práctica estándar o técnicas alternativas para el control del comportamiento agresivo en ámbitos de atención de adultos. Se excluyeron los estudios en los que los participantes presentaban psicosis.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por la Colaboración Cochrane.

Resultados principales: 

Esta revisión incluye solamente un estudio con asignación al azar grupal en 306 personas mayores con demencia y una edad promedio de 86 años, realizado en 16 residencias geriátricas en Francia. El estudio no midió los resultados primarios ni secundarios de esta revisión, pero midió el cambio conductual mediante tres escalas de medición: el Cohen-Mansfield Agitation Inventory (CMAI; escala de 29 ítems), el Neuropsychiatric Inventory (NPI; escala de 12 ítems) y la Observation Scale (OS; escala de 25 ítems). Para el CMAI, el estudio informa una puntuación global (29 ítems calificados en una escala de siete puntos [1 = nunca ocurre a 7 = ocurre varias veces por hora] y sumados para proporcionar una puntuación total que varía de 29 a 203) y puntuaciones medias (ítems evaluables [calificados en la misma escala de 7 puntos] divididos por el número total teórico de ítems) para los siguientes cuatro dominios: comportamiento físicamente no agresivo (Physically Non-Aggressive Behaviour), como deambular (13 ítems); comportamiento verbalmente no agresivo (Verbally Non-Aggressive Behaviour), como la repetición (cuatro ítems); comportamiento físicamente agresivo (Physically Aggressive Behaviour), como golpear (nueve ítems); y comportamiento verbalmente agresivo (Verbally Aggressive Behaviour), como insultar (tres ítems). Cuatro de las cinco escalas CMAI mejoraron en el grupo de intervención (global: diferencia de medias [DM] del cambio -5,69 puntos; intervalo de confianza [IC] del 95%: -9,59 a -1,79; físicamente no agresivo: DM del cambio -0,32 puntos; IC del 95%: -0,49 a -0,15; verbalmente no agresivo: DM del cambio -0,44 puntos; IC del 95%: -0,69 a -0,19; y verbalmente agresivo: DM del cambio -0,16 puntos; IC del 95%: -0,31 a -0,01). No hubo diferencias en las puntuaciones del cambio en la escala Physically Aggressive (DM -0,08 puntos; IC del 95%: -0,37 a 0,21). Con el uso de las guías GRADE, la calidad de esta evidencia se consideró muy baja debido al alto riesgo de sesgo y la indireccionalidad. No hubo diferencias en las puntuaciones del cambio del NPI ni la OS entre los grupos al final del estudio.

También se identificó un estudio en curso.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save