Tratamientos para el cansancio extremo y la falta de energía (fatiga) en la enfermedad inflamatoria intestinal

Pregunta de la revisión

¿Cuáles son los efectos de los tratamientos farmacológicos y no farmacológicos en la fatiga en individuos con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) en comparación con ningún tratamiento, placebo (por ejemplo, una píldora de azúcar) o un comparador activo (por ejemplo, un tratamiento efectivo conocido)?

Antecedentes

La EII es una enfermedad de por vida que causa inflamación y ulceración en el intestino. La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa son los dos tipos principales de EII. Los pacientes que conviven con la EII a menudo experimentan fatiga, lo que puede ser una carga y tener un impacto negativo en su calidad de vida. Diferentes tratamientos, como los medicamentos y el ejercicio, pueden mejorar la fatiga. Sin embargo, no está claro cuáles son los efectos de estos tratamientos sobre la fatiga en la EII. Esta revisión presenta la evidencia disponible sobre la efectividad de los tratamientos para la fatiga en la EII.

Fecha de la búsqueda

Se realizaron búsquedas extensivas desde el inicio hasta julio 2018. Se realizó una búsqueda ampliada en octubre 2019.

Características de los estudios

Catorce estudios (3741 participantes con EII) cumplieron con los criterios de inclusión. En la revisión se incluyeron nueve ensayos de fármacos diferentes, cuatro ensayos no relacionados con fármacos y un ensayo multimodular. También se identificaron 30 estudios en curso y cinco estudios están en espera de clasificación. En solo cuatro ensayos el tratamiento de la fatiga era el objetivo de la intervención. En los ensayos restantes, las intervenciones tenían por objeto el tratamiento de otros síntomas, incluida la fatiga. No se dispuso de datos en los catorce ensayos, por lo que los hallazgos de esta revisión se basan en 1344 participantes de nueve ensayos. La mayoría de los estudios eran de tamaño pequeño y la evidencia era de calidad baja o muy baja.

Resultados clave y calidad de la evidencia

La evidencia sugiere que la electroacupuntura puede dar lugar a una reducción grande de la fatiga en comparación con la electroacupuntura de control y simulada, sin embargo, la certeza general de la evidencia es baja debido a la escasez de datos. No se informó de ningún evento adverso, excepto un evento adverso en el grupo de acupuntura simulada.

Existe mucha inseguridad sobre el efecto de la terapia cognitivo-conductual y la terapia centrada en la solución sobre la fatiga, debido a que la calidad de la evidencia es muy baja.

Un estudio pequeño encontró que el asesoramiento sobre actividad física más omega 3 y el asesoramiento sobre actividad física más placebo pueden reducir la fatiga en comparación con ningún asesoramiento sobre actividad física más omega 3. Los eventos adversos fueron similares en todos los grupos de actividad física, aunque se informó de más eventos adversos en el grupo de ningún asesoramiento sobre la actividad física más omega 3. Los eventos adversos fueron principalmente eventos gastrointestinales leves como diarrea y distensión abdominal

En comparación con placebo, el fármaco adalimumab de 40 mg, administrado cada dos semanas, puede reducir la fatiga en pacientes con enfermedad de Crohn de actividad moderada a severa, que ya se sabe que responden al tratamiento con adalimumab, aunque la evidencia es muy incierta. Los pacientes que recibieron adalimumab de 40 mg de forma semanal tuvieron menos probabilidades de experimentar eventos adversos graves o de retirarse del ensayo debido a los eventos adversos, en comparación con los pacientes que recibieron placebo.

La evidencia indica que el maltol férrico produce un ligero aumento de la fatiga en los participantes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa, en remisión o con una actividad leve a moderada de la enfermedad. Después de 12 semanas de tratamiento con maltol férrico, se informó de menos fatiga en el grupo de placebo en comparación con el grupo de tratamiento, sin embargo, la calidad de la evidencia es baja.

Conclusión

No se conocen los efectos de las intervenciones para el tratamiento de la fatiga en la EII, y la evidencia disponible es limitada. No es posible establecer conclusiones sólidas en cuanto a los efectos beneficiosos y perjudiciales (por ejemplo, los efectos secundarios). Se necesitan más estudios de alta calidad, con un mayor número de participantes, para determinar el posible efecto de los tratamientos sobre la fatiga en la EII. Los estudios futuros deberían evaluar la fatiga como resultado primario, estar diseñados específicamente para el tratamiento de la fatiga y estar dirigidos a poblaciones específicas con EII.

Conclusiones de los autores: 

No se conocen los efectos de las intervenciones para el tratamiento de la fatiga en la EII. No es posible establecer conclusiones sólidas sobre la eficacia y la seguridad de las intervenciones. Se necesitan más estudios de alta calidad, con un mayor número de participantes, para evaluar los posibles efectos beneficiosos y perjudiciales de los tratamientos. Los estudios futuros deben evaluar intervenciones diseñadas específicamente para el tratamiento de la fatiga, dirigidas a poblaciones seleccionadas con EII, y medir la fatiga como resultado primario.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es un término general que se utiliza para describir un grupo de trastornos inflamatorios crónicos y progresivos del tracto digestivo. La enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa son los dos tipos principales. La fatiga es un síntoma común, debilitante y agobiante que experimentan los pacientes con EII. La naturaleza subjetiva y compleja de la fatiga a menudo puede obstaculizar su tratamiento. La eficacia y la seguridad de los tratamientos farmacológicos o no farmacológicos para la fatiga en la EII todavía no se han establecido mediante una revisión sistemática de los estudios.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de las intervenciones farmacológicas y no farmacológicas para el tratamiento de la fatiga en la EII en comparación con ningún tratamiento, placebo o un comparador activo.

Métodos de búsqueda: 

Se realizó una búsqueda sistemática en las bases de datos Embase, MEDLINE, la Cochrane Library, CINAHL, PsycINFO desde su inicio hasta julio 2018. Se realizó una búsqueda ampliada en octubre 2019. También se realizaron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Enfermedad Inflamatoria Intestinal (Cochrane IBD Group Specialized Register), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials), los ensayos en curso y los registros de investigación, los resúmenes de conferencias y las listas de referencias para encontrar estudios potencialmente elegibles.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorizados de intervenciones farmacológicas y no farmacológicas en niños o adultos con EII, en los que la fatiga se evaluó como resultado primario o secundario mediante una medida de la fatiga genérica o específica de la enfermedad, una subescala de una escala más grande de calidad de vida o como una medida de un solo elemento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores revisaron los resultados de la búsqueda de forma independiente y cuatro autores extrajeron y evaluaron el sesgo de forma independiente mediante la herramienta Cochrane «Riesgo de sesgo». El resultado primario era la fatiga y los resultados secundarios incluían la calidad de vida, los eventos adversos (EA), los EA graves y los retiros debido a los EA. Se utilizaron procedimientos metodológicos estándar.

Resultados principales: 

Se incluyeron 14 estudios (3741 participantes): nueve ensayos de intervenciones farmacológicas y cinco ensayos de intervenciones no farmacológicas. Se identificaron 30 estudios en curso y cinco estudios están en espera de clasificación. Se dispuso de datos sobre la fatiga de nueve ensayos (1344 participantes). En solo cuatro ensayos el tratamiento de la fatiga fue la intención primaria de la intervención (electroacupuntura, asesoramiento sobre actividad física, terapia cognitivo-conductual y terapia centrada en la solución).

Electroacupuntura
La fatiga se midió con la Functional Assessment of Chronic Illness Therapy - Fatigue (FACIT-F) (las puntuaciones van de 0 a 52). La puntuación de la FACIT-F en la octava semana fue 8,00 puntos más alta (mejor) en los participantes que recibieron electroacupuntura en comparación con ningún tratamiento (diferencia de medias [DM] 8,00; IC del 95%: 6,45 a 9,55; 1 ECA; 27 participantes; evidencia de certeza baja). No se pudieron calcular los resultados de la semana 16. Las puntuaciones de la FACIT-F también fueron mayores con la electroacupuntura en comparación con la electroacupuntura simulada en la semana ocho (DM 5,10; IC del 95%: 3,49 a 6,71; 1 ECA; 30 participantes; evidencia de certeza baja) pero no en la semana 16 (DM 2,60; IC del 95%: 0,74 a 4,46; 1 ECA; 30 participantes; evidencia de certeza baja). No se informó de ningún evento adverso, excepto un evento adverso en el grupo de electroacupuntura simulada.

Terapia cognitivo-conductual (TCC) y terapia centrada en la solución
En comparación con un folleto informativo sobre la fatiga, los efectos de la TCC sobre la fatiga son muy inciertos (Inflammatory Bowel Disease-Fatigue [IBD-F] sección I: DM -2,16; IC del 95%: -6,13 a 1,81; IBD-F sección II: DM -21,62; IC del 95%: -45,02 a 1,78; 1 ECA, 18 participantes, evidencia de certeza muy baja). La eficacia de la terapia centrada en la solución en cuanto a la fatiga también es muy incierta, debido a que no se informaron los datos resumidos estándar (1 ECA, 98 participantes).

Asesoramiento sobre actividad física
Un ensayo factorial 2 x 2 (45 participantes) encontró que el asesoramiento sobre actividad física puede reducir la fatiga, aunque la evidencia es muy incierta. En la semana 12; en comparación con un grupo de control que recibió ningún asesoramiento sobre actividad física más cápsulas de omega 3; las puntuaciones de la FACIT-F fueron mayores (mejores) en el grupo de asesoramiento sobre actividad física más omega 3 (FACIT-F DM 6,40; IC del 95%: -1,80 a 14,60; evidencia de certeza muy baja) y en el grupo de asesoramiento sobre actividad física más placebo (FACIT-F DM 9,00; IC del 95%: 1,64 a 16,36; evidencia de certeza muy baja). Los eventos adversos fueron predominantemente gastrointestinales y similares en todos los grupos de actividad física, aunque se informó de más eventos adversos en el grupo de asesoramiento sobre actividad física más omega 3.

Intervenciones farmacológicas
En comparación con placebo, el adalimumab de 40 mg administrado cada dos semanas («cds») (solo para los que se sabe que responden al tratamiento de inducción con adalimumab), puede reducir la fatiga en pacientes con enfermedad de Crohn de actividad moderada a severa, aunque la evidencia es muy incierta (FACIT-F DM 4,30; IC del 95%: 1,75 a 6,85; evidencia de certeza muy baja). El grupo de adalimumab de 40 mg tuvo menos probabilidades de experimentar eventos adversos graves (OR 0,56; IC del 95%: 0,33 a 0,96; 521 participantes; evidencia de certeza moderada) y el retiro debido a los eventos adversos (OR 0,48; IC del 95%: 0,26 a 0,87; 521 participantes; evidencia de certeza moderada).

El maltol férrico puede provocar un ligero aumento de la fatiga, con mejores puntuaciones de vitalidad en el SF-36 en el grupo de placebo en comparación con el grupo de tratamiento después de 12 semanas de tratamiento (DM -9,31; IC del 95%: -17,15 a -1,47; 118 participantes; evidencia de certeza baja). Puede haber poca o ninguna diferencia en los eventos adversos (OR 0,55; IC del 95%: 0,26 a 1,18; 120 participantes; evidencia de certeza baja)

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save