Cambios en el estilo de vida para el tratamiento de la psoriasis

Pregunta de la revisión

Se intentó averiguar si los cambios en el estilo de vida (p.ej. cambiar la dieta, hacer ejercicio y evitar fumar y beber alcohol), solos o combinados, eran útiles en el tratamiento de la psoriasis en comparación con ningún cambio de este tipo u otro tratamiento para la psoriasis.

Antecedentes

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel, que se presenta como manchas elevadas, eritematosas, pruriginosas y escamosas. La obesidad, el consumo de alcohol, el tabaco y un estilo de vida inactivo pueden empeorar la psoriasis. Se intentó averiguar si los cambios en el estilo de vida pueden mejorar la gravedad y la calidad de vida de la psoriasis y reducir las comorbilidades (otras afecciones que se presentan junto con una afección primaria).

Características de los ensayos

Se incluyeron diez ensayos, con 1163 participantes, que evaluaron los efectos de la dieta baja en calorías sola; la dieta baja en calorías combinada con un programa de ejercicios; una combinación de caminata y educación sanitaria continua; e instrucciones educativas para promover un estilo de vida saludable (dieta, tabaquismo y abstinencia alcohólica). Se examinó la evidencia de la investigación hasta julio 2018.

Las organizaciones sin fines de lucro financiaron cuatro ensayos; un ensayo recibió financiamiento para el programa de educación de las compañías farmacéuticas; y los otros cinco ensayos no tuvieron financiamiento o no informaron sobre la fuente. Todos los participantes tenían al menos 18 años de edad (media de edad): 43 a 61 años). Cuando se informaron, los ensayos incluyeron 656 hombres y 478 mujeres; todos se realizaron en un hospital. En cuatro ensayos, los participantes se limitaron a pacientes con psoriasis de moderada a grave. Un ensayo incluyó participantes que habían sido tratados inicialmente con medicamentos orales para la psoriasis de moderada a grave pero cuya psoriasis no había desaparecido después de cuatro semanas. En cuatro ensayos, eran elegibles todos los grados de severidad de la psoriasis, aunque no informaron de la severidad de la psoriasis de los participantes o solo presentaron promedios de las puntuaciones de severidad. Un ensayo incluyó participantes con psoriasis leve. Los ensayos compararon las intervenciones de cambio de estilo de vida con la atención habitual (incluida la alimentación saludable continua), la información sola, ningún tratamiento o el tratamiento médico solo. El tratamiento se administró durante un período de entre 12 semanas y tres años.

Resultados clave

Los siguientes resultados se basan en participantes obesos y comparan las intervenciones de cambio de estilo de vida (dieta baja en calorías) con la atención habitual. Una dieta baja en calorías puede reducir la gravedad de la psoriasis (cuando se evalúa como la proporción de participantes que logran al menos un 75% de mejoría desde el inicio del tratamiento en el Índice de la severidad del área de Psoriasis [PASI 75], una herramienta de uso extendido para medir la gravedad de la psoriasis) (evidencia de calidad baja) y probablemente mejora la calidad de vida (evidencia de calidad moderada). Los participantes que siguen una dieta baja en calorías tienen más probabilidades de seguir el tratamiento (adherencia al tratamiento), aunque varían los efectos, por lo que es posible que la diferencia sea mínima o nula (evidencia de calidad baja). Una dieta baja en calorías probablemente mejora el IMC (índice de masa corporal: un cálculo del peso saludable) (evidencia de calidad moderada). Los ensayos no indicaron cuánto tiempo trataron a los participantes antes de que abandonaran la dieta (tiempo hasta la recaída).

Los siguientes resultados se basan en participantes obesos y comparan las intervenciones de cambio de estilo de vida (dieta baja en calorías más un programa de ejercicios) con la información sobre pérdida de peso dirigida a mejorar la psoriasis. Una dieta baja en calorías más un programa de ejercicios probablemente resulten en una mayor reducción de la gravedad de la psoriasis (basada en PASI 75), aunque varían los efectos de este tratamiento, por lo que es posible que resulte en poca o ninguna diferencia. Probablemente no haya diferencias en la adherencia al tratamiento entre los dos grupos; sin embargo, una dieta baja en calorías más un programa de ejercicios probablemente mejoran la reducción del IMC (todos los resultados se basan en evidencia de calidad moderada). Los ensayos no informaron de la calidad de vida ni el tiempo hasta la recaída.

Solo dos ensayos de esta revisión evaluaron los efectos secundarios. En un ensayo, los efectos secundarios fueron causados por un tratamiento adicional administrado a ambos grupos de participantes (no fueron causados por el tratamiento dietético). El otro ensayo, que comparó dos tratamientos dietéticos con ningún tratamiento, no observó efectos secundarios. En general, los participantes cumplieron exitosamente con los cambios de estilo de vida evaluados.

No se encontraron ensayos sobre la abstinencia del alcohol o el abandono del hábito de fumar.

Calidad de las pruebas

La calidad de la evidencia fue moderada a baja para los resultados «Gravedad de la psoriasis» y «Adherencia a la intervención» y moderada para «Reducción de las comorbilidades: cambio en el índice de masa corporal (IMC)». La calidad de vida, medida en solo una de las dos comparaciones clave, se basó en evidencia de calidad moderada. Las limitaciones de los ensayos incluyeron los participantes que sabían qué tratamiento recibían y un gran número de participantes que se retiraron de los ensayos.

Conclusiones de los autores: 

La intervención dietética puede reducir la gravedad de la psoriasis (evidencia de calidad baja) y probablemente mejore la calidad de vida y reduzca el IMC (evidencia de calidad moderada) en pacientes obesos en comparación con la atención habitual, mientras que la intervención dietética combinada y el programa de ejercicios probablemente mejoran la gravedad de la psoriasis y el IMC en comparación con la información sola (evidencia de calidad moderada). Ninguno de los ensayos midió la calidad de vida.

No se detectó una diferencia clara en la adherencia al tratamiento entre los que estaban en el grupo del programa combinado de intervención dietética y ejercicio y los que recibieron información sola (evidencia de calidad moderada). La adherencia puede mejorarse mediante la intervención dietética en comparación con la atención habitual (evidencia de calidad baja). En general, los participantes se adhirieron bien a las intervenciones sobre el estilo de vida evaluadas en la revisión.

Ningún ensayo evaluó el tiempo hasta la recaída. Las limitaciones de los ensayos incluyeron participantes no cegados y una alta tasa de abandono.

Los ensayos futuros deben reducir los abandonos e incluir medidas de resultado exhaustivas; deben examinar si la intervención dietética con o sin un programa de ejercicios es efectiva en pacientes con psoriasis no obesos, si un programa de ejercicios adicional es más efectivo que la intervención dietética sola, si el tiempo de recaída se prolonga en los pacientes que reciben la intervención dietética con o sin programa de ejercicios, y si el abandono del hábito de fumar y la abstinencia alcohólica son efectivos para tratar la psoriasis.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La psoriasis es una enfermedad inflamatoria de la piel que se presenta en forma de placas pruriginosas, eritematosas y escamosas; el empeoramiento se ha asociado con la obesidad, el consumo de alcohol, el tabaquismo, la falta de sueño y un estilo de vida sedentario. Los cambios en el estilo de vida pueden mejorar la psoriasis.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de los cambios en el estilo de vida para la psoriasis, incluida la reducción de peso, la abstinencia de alcohol, el abandono del hábito de fumar, la modificación de la dieta, el ejercicio y otras intervenciones de cambio en el estilo de vida.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos hasta julio 2018: Registro Especializado Cochrane de Piel, CENTRAL, MEDLINE, Embase y LILACS. También se realizaron búsquedas en la China National Knowledge Infrastructure, la Airiti Library y en cinco registros de ensayos hasta julio 2018. Se verificaron las referencias de los ensayos incluidos en busca de ensayos adicionales relevantes y se les preguntó a los autores de los ensayos incluidos si conocían algún dato relevante no publicado.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA) de cambios en el estilo de vida (solos o en combinación) para el tratamiento de la psoriasis en pacientes que recibieron un diagnóstico de un profesional de la salud. El tratamiento debía administrarse durante al menos 12 semanas. Las comparaciones elegibles fueron ningún cambio en el estilo de vida u otra intervención activa.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar previstos por Cochrane. Las medidas de resultado primarias fueron «Gravedad de la psoriasis» y «Adherencia a la intervención». Las medidas de resultado secundarias fueron «Calidad de vida», «Tiempo hasta la recaída» y «Reducción de las comorbilidades». Se utilizaron los criterios GRADE para evaluar la calidad de la evidencia para cada resultado.

Resultados principales: 

Se incluyeron diez ECA con 1163 participantes (media de edad: 43 a 61 años; se informaron 656 hombres y 478 mujeres). Seis ensayos examinaron los efectos de la intervención dietética (dieta baja en calorías) en 499 participantes obesos (media de edad): 44,3 a 61 años; cuando se informó, 395 presentaban psoriasis de moderada a grave). Un ensayo evaluó un programa combinado de intervención dietética y ejercicio en 303 participantes obesos con psoriasis de moderada a grave que habían iniciado un tratamiento sistémico para la psoriasis y no habían logrado la eliminación después de cuatro semanas de tratamiento continuo (mediana de edad): 53 años). Otro ensayo evaluó un ejercicio de caminata y educación sanitaria continua en 200 participantes (media de edad): 43,1 años, severidad no informada). Finalmente, dos ensayos incluyeron programas educativos que promovían un estilo de vida saludable en 161 participantes (de 18 a 78 años de edad): un ensayo sobre psoriasis leve y el otro no informó sobre la gravedad.

Las comparaciones incluyeron información sola; ninguna intervención; tratamiento médico solo; y atención habitual (como la alimentación saludable continua).

Todos los ensayos se realizaron en hospitales y trataron a los participantes durante 12 semanas y tres años. Un ensayo no informó del período de tratamiento. Siete ensayos midieron los resultados al final del tratamiento y no hubo seguimiento adicional. En dos ensayos, hubo seguimiento después de concluido el tratamiento. El riesgo de rendimiento fue alto en cinco ensayos, y el riesgo de abandono fue alto en cuatro.

No se encontraron ensayos que evaluaran las intervenciones para la abstinencia del alcohol o el abandono del hábito de fumar. Ningún ensayo evaluó el tiempo hasta la recaída. Solo dos ensayos evaluaron los eventos adversos; en un ensayo, fueron causados por el tratamiento adicional con ciclosporina (administrado en ambos grupos). El ensayo que comparó dos intervenciones dietéticas con un grupo sin tratamiento no observó eventos adversos.

Los resultados presentados en este resumen se basan en ensayos de participantes obesos.

Los resultados para las intervenciones dietéticas versus la atención habitual se midieron a las 24 semanas a seis meses del inicio del estudio. En comparación con la atención habitual, la intervención dietética (restricción calórica estricta) puede llevar a una mejoría del 75% o mayor con respecto al valor inicial en el área de psoriasis y el índice de gravedad (PASI 75) (cociente de riesgos [CR] 1,66; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,07 a 2,58; dos ensayos, 323 participantes; evidencia de calidad baja). La adherencia a la intervención dietética puede ser mayor con la intervención dietética que con la atención habitual, pero el IC del 95% indica que la intervención dietética también puede llevar a poca o ninguna diferencia (CR 1,26; IC del 95%: 0,76 a 2,09; dos ensayos, 105 participantes; evidencia de calidad baja). La intervención dietética probablemente logra una mayor mejoría en la puntuación del Índice de Calidad de Vida Dermatológica (DLQI) en comparación con la atención habitual (DM -12,20; IC del 95%: -13,92 a -10,48; un ensayo, 36 participantes; evidencia de calidad moderada), y probablemente reduce el IMC en comparación con la atención habitual (DM -4,65; IC del 95%: -5,93 a -3,36; dos ensayos, 78 participantes; evidencia de calidad moderada).

Los resultados de las intervenciones dietéticas más el programa de ejercicios se midieron a las 16 semanas del inicio y se basan en un ensayo (303 participantes). En comparación con la información sola (sobre la reducción de peso para mejorar la psoriasis), la intervención dietética combinada y el programa de ejercicios (plan dietético y actividades físicas) probablemente mejoran la gravedad de la psoriasis, pero el IC del 95% indica que la intervención podría llevar a poca o ninguna diferencia (PASI 75): CR 1,28; IC del 95%: 0,83 a 1,98). Esta intervención combinada probablemente resulte en una mayor reducción del IMC (cambio medio -1,10 kg/m², P = 0,002), pero probablemente no haya diferencias en la adherencia (CR 0,95; IC del 95%: 0,89 a 1,01; 137/151 y 145/152 participantes con adherencia en el grupo de tratamiento y de control, respectivamente). No hubo datos sobre la calidad de vida. Estos resultados se basan en evidencia de calidad moderada.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save