Opinión del paciente sobre la terapia psicológica para los trastornos de salud mental en niños y adolescentes.

¿Por qué es importante esta revisión?

La opinión sistemática de los pacientes sobre los psicoterapeutas puede mejorar los resultados de la terapia psicológica. Habitualmente, el paciente proporciona su opinión de manera regular durante todo el ciclo terapéutico. Los pacientes completan un cuestionario acerca de cómo se sienten con respecto al tratamiento y cómo se sienten en general. Después el terapeuta califica y examina el cuestionario. La idea es que el terapeuta utilice la opinión del paciente para adaptar el proceso de la terapia, con el objetivo de mejorar el ajuste paciente-terapeuta y paciente-terapia y, en definitiva, la participación de los pacientes, la respuesta al tratamiento y los resultados. Hay evidencia empírica del uso de la opinión del paciente en la terapia psicológica para mejorar los resultados y la respuesta en adultos, pero hay conocimiento limitado acerca de esta práctica en niños y adolescentes. Esta revisión puede proporcionar una mejor comprensión de la función actual de la opinión del paciente en la terapia psicológica para niños y adolescentes, así como las directrices futuras que promueven la práctica basada en la evidencia en la terapia psicológica para niños y adolescentes.

¿A quién le interesará esta revisión?

A los psicoterapeutas que trabajan con niños y adolescentes, los elaboradores de políticas, los niños y adolescentes con problemas de salud mental y sus cuidadores y familiares.

¿Qué preguntas pretende contestar esta revisión?

Algunos estudios de investigación indican que la opinión del paciente tiene una repercusión positiva sobre los resultados de la terapia psicológica con adultos. No se sabe si la opinión del paciente funciona con los niños y los adolescentes.

¿Qué estudios se incluyeron en la revisión?

Para ser incluidos en la revisión, los estudios debían ser ensayos controlados aleatorios que asignaron al azar (solo por casualidad) a niños y adolescentes con problemas de salud mental a recibir terapia psicológica con opinión del paciente o a recibir terapia psicológica estándar. Se efectuaron búsquedas en las bases de datos electrónicas para encontrar todos los ensayos publicados hasta el 3 de abril de 2018 y se encontraron seis (con 1097 niños y adolescentes) que cumplieron los criterios de inclusión.

¿Qué dice la evidencia de la revisión?

Se han realizado pocos estudios de investigación de opinión del paciente en las terapias psicológicas para niños y adolescentes con problemas de salud mental. La mayoría de los estudios se realizaron en los EE.UU. con niños mayores y adolescentes (de 11 a 18 años de edad).

No hubo evidencia clara para apoyar la efectividad de la opinión del paciente en la terapia psicológica para niños y adolescentes.

¿Qué debería suceder a continuación?

No es posible descartar que la opinión del paciente tenga efectos positivos en los resultados de la terapia psicológica para niños y adolescentes. Se necesitan estudios de alta calidad que aporten evidencia suficiente. Los estudios futuros también deben incluir a niños más pequeños y realizarse en países diferentes a EE.UU.

Conclusiones de los autores: 

Debido a la escasez de datos de alta calidad y a la considerable inconsistencia en los resultados de los diferentes estudios, en la actualidad no hay evidencia suficiente para establecer conclusiones firmes con respecto a la función de la opinión del paciente en las terapias psicológicas para niños y adolescentes con problemas de salud mental, y se necesitan estudios de investigación adicionales sobre este tema importante.

Los estudios futuros deben evitar los riesgos de sesgo de realización, detección y desgaste, como se observó en los estudios incluidos en esta revisión. Se necesitan estudios de países que no sean EE. UU., así como estudios que incluyan a niños menores de 10 años.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los problemas de salud mental durante la niñez y la adolescencia son una preocupación grave y creciente en todo el mundo. Los estudios de investigación indican que la terapia psicológica puede tener una repercusión significativa y positiva sobre los niños y adolescentes con problemas de salud mental como trastornos por ansiedad, depresión y trastornos de conducta. Las herramientas de opinión del paciente sirven como un método de seguimiento de la evolución de los pacientes y proporcionan indicaciones de los pacientes a los terapeutas durante el proceso terapéutico. Estas herramientas pueden ayudar a mejorar la toma de decisiones de los médicos al permitirles adaptar sus planes de tratamiento según evolucione la terapia, lo que daría lugar a una reducción de los fracasos del tratamiento. Los estudios de investigación han indicado que las herramientas de opinión del paciente tienen un efecto positivo sobre la terapia psicológica en adultos. Esta revisión aborda si las herramientas de opinión en la terapia de los niños y adolescente podrían ayudar a los terapeutas a tratar mejor a sus pacientes jóvenes.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de la opinión del paciente sobre la terapia psicológica en los resultados de salud mental de los niños y adolescentes.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos controlados del Grupo Cochrane de Trastornos Mentales Comunes (Cochrane Common Mental Disorders Controlled Trials Register) (CCMDCTR, Studies and References), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), Ovid MEDLINE (1946-), Embase (1974-) y en PsycINFO (1967-) hasta el 3 abril 2018. No se aplicó ninguna restricción de fecha, idioma o estado de publicación a la búsqueda.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararon la opinión del paciente con ninguna opinión del paciente en las terapias psicológicas para niños y adolescentes.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron, de manera independiente, las referencias con respecto a la elegibilidad para la inclusión y extrajeron los datos de los resultados, el riesgo de sesgo y las características de los estudios en formularios confeccionados al efecto. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener datos que faltaban. Los datos dicotómicos se analizaron mediante los cocientes de riesgo (CR) y se calcularon los intervalos de confianza (IC) del 95%. Para los datos continuos, se calcularon las diferencias de medias (DM) o las diferencias de medias estandarizadas (DME) si se utilizaron diferentes escalas para medir el mismo resultado. Se utilizó un modelo de efectos aleatorios en todos los análisis.

Resultados principales: 

Se incluyeron seis ECA publicados, realizados en EE.UU. (cinco ECA) e Israel (un ECA), con 1097 niños y adolescentes (11 a 18 años), en la revisión.

No existe mucha seguridad acerca del efecto de la opinión del paciente sobre la mejoría de los síntomas informados por los jóvenes a corto plazo, ya que se consideró que la evidencia fue de certeza muy baja debido al alto riesgo de sesgo y a la inconsistencia muy grave en las estimaciones del efecto de los diferentes estudios. De igual manera, no existe mucha seguridad acerca del efecto de la opinión del paciente sobre la aceptabilidad del tratamiento debido al alto riesgo de sesgo, la imprecisión en los resultados y la falta de relación directa en la medición de los resultados (CR 1,08; IC del 95%: 0,73 a 1,61; dos estudios, 237 participantes; certeza muy baja).

En general, la mayoría de los estudios informaron y realizaron la asignación al azar y la ocultación de la asignación de manera adecuada. Ninguno de los estudios se cegó ni intentó cegar a los participantes y al personal y tuvieron alto riesgo de sesgo de realización, y solo en un estudio se cegó a los evaluadores de resultados. Todos los estudios tuvieron riesgo alto o incierto de sesgo de desgaste, debido principalmente al informe deficiente y no transparente del flujo de los participantes en los estudios.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save