Tecnología inteligente para el autocuidado de la EPOC

Antecedentes

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es un trastorno respiratorio a largo plazo que a menudo es causado por el consumo de tabaco. Los teléfonos inteligentes, las tablets y las PC pueden ser muy útiles para los pacientes que tienen EPOC y están viviendo en su domicilio debido a que estos dispositivos pueden proporcionar información, educación y orientación sobre el trastorno. Esta información puede personalizarse para cada individuo, p.ej. puede recomendar un programa apropiado de ejercicios o proporcionar asesoramiento sobre cómo dejar de fumar.

Características de los estudios

La revisión incluyó a 557 participantes de tres estudios; 319 recibieron tecnología inteligente para apoyar el autocuidado, y 238 recibieron información y educación verbal/escrita en persona o en forma digital acerca del autocuidado. La edad promedio de los participantes fue 64 años. La revisión incluyó más hombres que mujeres debido a que la muestra de un estudio constó de veteranos de guerra, de los cuales la mayoría de eran hombres. Los participantes usaron la tecnología durante sólo cuatro semanas en un estudio, hasta seis meses en el segundo y cuatro meses en el tercero, el cual también informó datos a los 12 meses. La tecnología usada en estos estudios incluyó teléfonos inteligentes o PC.

Resultados clave

Los pacientes que recibieron tecnología inteligente mostraron una mejoría mayor en el autocuidado y la calidad de vida y un aumento de la actividad física en comparación con los pacientes que recibieron apoyo de forma personal/digital o escrita durante un periodo de cuatro semanas a seis meses. Además, los ingresos al hospital y las exacerbaciones de la EPOC no difirieron entre los que usaron tecnología inteligente y los que no. Sólo un estudio proporcionó información acerca de los pacientes que dejaron de fumar y no informó ninguna diferencia entre los grupos.

Calidad de la evidencia

Se encontraron sólo tres estudios, todos en alto riesgo de sesgo, que pudieron ser incluidos en esta revisión, y fue posible realizar análisis sobre sólo dos de los resultados (calidad de vida y aumento de la actividad física). Como resultado, se cree que la información actual no muestra con claridad si la tecnología inteligente es útil para los pacientes con EPOC. Se recomienda la realización de investigación adicional de alta calidad que se centre en los resultados relevantes a diferentes estadios de la EPOC. Los investigadores deben tener claro cómo se evalúa el autocuidado, deben informar los resultados estándar de los ensayos, en particular el costo, y deben incluir el seguimiento durante al menos un año para que puedan realizar observaciones sobre el cambio conductual y el impacto del tratamiento.

Conclusiones de los autores: 

Aunque la revisión indica que las intervenciones dirigidas a facilitar, apoyar y mantener el autocuidado en los pacientes con EPOC y administradas vía tecnología inteligente mejoraron significativamente la CVRS y los niveles de actividad hasta los seis meses en comparación con las intervenciones administradas a través del apoyo personal/digital o escrito, no es posible establecer ninguna conclusión sólida. Dicha mejoría puede no mantenerse durante un periodo prolongado. El único estudio incluido que midió los resultados hasta los 12 meses destacó la necesidad de asegurar el compromiso sostenido con la tecnología con el transcurso del tiempo. La evidencia limitada indica que el uso de tecnología móvil y por computadora para el autocuidado en los pacientes con EPOC no es perjudicial y puede ser más beneficioso para algunos pacientes que para otros, p.ej. los que presentan interés en el uso de la tecnología pueden obtener un mayor beneficio.

La evidencia, aportada por tres estudios en alto riesgo de sesgo, es de calidad deficiente y es insuficiente para informar a los profesionales de la asistencia sanitaria, a los proveedores de servicios y a los miembros del público con EPOC acerca de los beneficios para la salud del uso de la tecnología inteligente como un medio efectivo para apoyar, promover y mantener el autocuidado. Se necesita investigación adicional centrada en los resultados relevantes a los diferentes estadios de la EPOC. Los investigadores deben proporcionar información clara sobre cómo se evalúa el autocuidado y deben incluir medidas longitudinales que permitan observar el cambio conductual.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se caracteriza por la obstrucción del flujo aéreo debido a una respuesta inflamatoria anormal de los pulmones a partículas o gases nocivos, p.ej. el humo del cigarrillo. El modelo de atención para los pacientes con EPOC moderada a muy grave a menudo incluye estancias hospitalarias regulares extensas, que dan lugar a costos elevados de asistencia sanitaria y a un efecto indeseable sobre la calidad de vida. La investigación durante la última década se ha centrado en métodos innovadores para desarrollar tecnologías facilitadoras y de asistencia que propician el autocuidado del paciente.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las intervenciones administradas por computadora y mediante tecnología móvil versus intervenciones en persona o administradas de forma documental por medio de copias impresas o digitales, o ambas, en la facilitación, el apoyo y el mantenimiento del autocuidado entre los pacientes con EPOC.

Estrategia de búsqueda (: 

En noviembre de 2016 se realizaron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Vías Aéreas (Cochrane Airways Group Specialised Register; CAGR) que contienen informes de ensayos identificados a través de búsquedas sistemáticas de bases de datos bibliográficas incluido el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials; CENTRAL), MEDLINE, Embase, CINAHL, AMED y PsycINFO, y se buscó de forma manual en revistas de respiratorio y en resúmenes de reuniones.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios que midieron los efectos de las intervenciones remotas y basadas en la Web 2.0 definidas como tecnologías que incluyen computadoras personales (PC) y aplicaciones (apps) para tecnología móvil, como iPad, tablets Android, teléfonos inteligentes y Skype, en el cambio conductual hacia el autocuidado de la EPOC. Las intervenciones de comparación incluyeron apoyo educacional / al autocuidado en forma documental en persona o mediante copias impresas/digitales.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión (CMcC and MMcC) examinaron de forma independiente los títulos, los resúmenes y los informes de los estudios de texto completo en cuanto a la inclusión. Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente la calidad de los estudios y extrajeron los datos. Los datos continuos se expresaron como diferencias de medias (DM) y diferencias de medias estandarizadas (DME) para los estudios que utilizaron diferentes escalas de medición de resultados.

Resultados principales: 

La revisión incluyó tres estudios (Moy 2015; Tabak 2013; Voncken-Brewster 2015) con un total de 1580 participantes asignados al azar. De Voncken-Brewster 2015 se incluyó el subgrupo de individuos con un diagnóstico de EPOC (284 participantes) y se excluyó a los pacientes en riesgo de EPOC que no habían recibido un diagnóstico (1023 participantes). Como resultado, la población total disponible para el análisis incluyó a 557 participantes; 319 recibieron tecnología inteligente para el apoyo al autocuidado y 238 recibieron información y educación verbal/escrita en persona o en forma digital acerca del autocuidado. La edad promedio de los participantes fue 64 años. Se incluyeron más hombres que mujeres debido a que la muestra de uno de los estudios consistía en veteranos de guerra, de los cuales la mayoría eran hombres. Estos estudios midieron cinco de los nueve resultados definidos. Ninguno de dichos estudios incluyó resultados como la autoeficacia, el costo-eficacia, la capacidad funcional, la función pulmonar ni la ansiedad y la depresión.

Los tres estudios incluyeron el resultado primario - la calidad de vida relacionada con la salud (CVRS) según lo medido con el Clinical COPD Questionnaire (CCQ) o el St George's Respiratory Questionnaire (SGRQ). Un estudio informó los otros resultados primarios - ingresos al hospital y exacerbaciones agudas. Dos estudios incluyeron el resultado secundario de la actividad física según lo medido por los recuentos de los pasos diarios. Un estudio consideró el hábito de fumar mediante la provisión de un análisis narrativo. Sólo un estudio informó los eventos adversos y observó diferencias significativas entre los grupos, con 43 eventos observados en el grupo de intervención y ocho eventos en el grupo de control (p = 0,001). Para los estudios que midieron los resultados a la semana cuatro, al mes cuatro y al mes seis, el efecto de la tecnología inteligente en el autocuidado y la CVRS posterior en cuanto a los síntomas y el estado de salud fue significativamente mejor que cuando los participantes recibieron apoyo de forma personal/digital o escrita para el autocuidado de la EPOC (DME -0,22; intervalo de confianza [IC] del 95% -0,40 a -0,03; P = 0,02). El único estudio que informó la CVRS a los 12 meses no describió ninguna diferencia significativa entre los grupos (DM 1,1; IC del 95%: -2,2 a 4,5; P = 0,50). Además, las hospitalizaciones (odds ratio [OR] con regresión logística 1,6; IC del 95%: 0,8 a 3,2; p = 0,19) y las exacerbaciones (OR con regresión logística 1,4; IC del 95%: 0,7 a 2,8; p = 0,33) no difirieron entre los grupos en el único estudio que informó estos resultados a los 12 meses. El nivel de actividad de los pacientes con EPOC a la semana cuatro, al mes cuatro y al mes seis fue significativamente mayor cuando se utilizó la tecnología inteligente que cuando se proporcionó apoyo en persona/digital o escrito (DM 864,06 pasos diarios entre los grupos, IC del 95%: 369,66 a 1358,46; P = 0,0006). El único estudio que midió los niveles de actividad a los 12 meses no informó diferencias significativas entre los grupos (media -108; IC del 95%: -720 a 505; P = 0,73). El compromiso de los participantes en este estudio no se mantuvo entre los cuatro y 12 meses. El único estudio que incluyó el abandono del hábito de fumar no encontró ningún efecto significativo del tratamiento (OR 1,06; IC del 95%: 0,43 a 2,66; P = 0,895). El metanálisis no mostró heterogeneidad significativa entre los estudios (Chi² = 0,39; p = 0,82; I² = 0% y Chi² = 0,01; p = 0,91; I² = 0%, respectivamente).

Tools
Information
Share/Save