Intervenciones para la pirosis en el embarazo

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

¿Cuál es el tema?

Esta revisión intenta evaluar la efectividad de las intervenciones para aliviar la pirosis en el embarazo. Las intervenciones incluyen asesoramiento sobre la dieta, modificación del estilo de vida, fármacos y tratamientos complementarios.

¿Por qué es importante?

La pirosis es una sensación de ardor en la parte superior del sistema digestivo que incluye la faringe. Es uno de los síntomas digestivos más frecuentes en las pacientes embarazadas y puede ocurrir en cualquier momento durante el embarazo. Es causado por las hormonas del embarazo que afectan el músculo que mantiene los alimentos en el estómago, lo que permite que el ácido del estómago retorne hacia la faringe. Los síntomas pueden ser frecuentes, intensos y molestos, pero las complicaciones graves son poco habituales. Se han indicado muchas intervenciones. Para tratar los síntomas leves se han recomendado las modificaciones del estilo de vida. A menudo se les recomienda a las pacientes que ingieran porciones de comida más pequeñas, masquen chicle, no coman tarde por la noche, eleven la cabecera de la cama y eviten los alimentos y fármacos que causan pirosis. Se les estimula a abstenerse de las bebidas alcohólicas y el tabaco para reducir los síntomas de reflujo y evitar la exposición fetal a estas sustancias nocivas. Para los síntomas de reflujo más molestos, en ocasiones se utilizan fármacos. Los fármacos frecuentes empleados para el tratamiento de la pirosis en el embarazo incluyen antiácidos, fármacos que estimulan los músculos del sistema digestivo para evitar que los ácidos permanezcan en el estómago durante demasiado tiempo.

¿Qué pruebas se encontraron?

Se encontraron cuatro pequeños ensayos que proporcionaron datos de 358 mujeres. Se calculó que el riesgo de sesgo de conocer si estaban en el grupo de tratamiento o control (o placebo) fue bajo para las pacientes reclutadas en los estudios y para los investigadores. No estuvo claro para los que examinaron los resultados si hubo riesgo de sesgo con respecto a cómo se tomaron las decisiones para que las pacientes estuvieran en los grupos tratamiento o control / placebo, ni si se informaron todos los resultados.

Dos ensayos examinaron un fármaco comparado con placebo o ningún tratamiento. Uno estudio examinó el efecto de un fármaco (sucralfato) en comparación con el asesoramiento sobre la selección de la dieta y el estilo de vida. Un ensayo evaluó la acupuntura versus ningún tratamiento.

Las pacientes que recibieron el fármaco informaron alivio completo de la pirosis más a menudo que las pacientes que recibieron ningún tratamiento o placebo, o las pacientes que recibieron asesoramiento sobre la selección de la dieta y el estilo de vida (pruebas de calidad moderada). No se encontraron diferencias en el alivio parcial de la pirosis ni en los efectos secundarios entre los grupos de tratamiento (pruebas de muy baja calidad). También se encontró que las pacientes que recibieron acupuntura informaron mejor calidad de vida en cuanto a mejorías en la capacidad para dormir y comer, y ninguna diferencia en la tasa de efectos secundarios en comparación con las pacientes que recibieron ninguna acupuntura,

¿Qué quiere decir esto?

De las pocas pruebas que existen, los fármacos parecen ayudar a aliviar la pirosis pero no hay suficientes datos para decir qué fármaco es mejor. La acupuntura parece ayudar a las pacientes a comer y dormir mejor cuando se dificultan con la pirosis.

Se necesitan estudios de investigación adicionales para evaluar completamente la efectividad de las intervenciones para la pirosis en el embarazo. Los estudios de investigación futuros también deben analizar otros fármacos como los antagonistas de los receptores 2 de histamina, los fármacos que estimulan la motilidad, los inhibidores de la bomba de protones y un supresor de reflujo de alginato formador de balsa para el tratamiento de la pirosis en el embarazo. Se necesitan más estudios de investigación sobre la acupuntura y otros tratamientos complementarios como tratamientos para la pirosis en el embarazo. Los estudios de investigación futuros también deben considerar cualquier resultado adverso, la satisfacción materna con el tratamiento y medir la calidad de vida de las embarazadas con respecto a la intervención.

Conclusiones de los autores: 

No hay ECA a gran escala para evaluar el alivio de la pirosis en el embarazo. Esta revisión de nueve estudios pequeños (que incluyó datos de solamente cuatro estudios pequeños) indica que hay datos limitados que sugieren que la pirosis en el embarazo se podría aliviar completamente mediante el tratamiento farmacológico. Se evaluaron tres resultados y se les asignó una calificación de calidad mediante los métodos GRADE. Las pruebas de dos ensayos para el resultado alivio completo de la pirosis se evaluaron como calidad moderada. Las pruebas para los resultados alivio parcial de la pirosis y efectos secundarios se calificaron como calidad muy baja. Las decisiones para disminuir la calidad se basaron en parte en el tamaño pequeño de los ensayos y en los resultados heterogéneos e imprecisos.

No hay datos suficientes para evaluar la acupuntura versus ningún tratamiento, ni datos para evaluar otras comparaciones (aborto espontáneo, trabajo de parto prematuro, satisfacción materna, anomalías fetales, restricción del crecimiento intrauterino, bajo peso al nacer).

Se necesitan ECA adicionales para evaluar completamente la efectividad de las intervenciones para la pirosis en el embarazo. Los estudios de investigación futuros también deben analizar otros fármacos como los antagonistas de los receptores 2 de histamina, los fármacos que estimulan la motilidad, los inhibidores de la bomba de protones y un supresor de reflujo de alginato formador de balsa para el tratamiento de la pirosis en el embarazo. Se necesitan más estudios de investigación sobre la acupuntura y otros tratamientos complementarios como tratamientos para la pirosis en el embarazo. Los estudios de investigación futuros también deben evaluar cualquier resultado adverso, la satisfacción materna con el tratamiento y medir la calidad de vida de las embarazadas con respecto a la intervención.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La pirosis es uno de los síntomas digestivos más frecuentes en las pacientes embarazadas. Puede ocurrir en todos los trimestres del embarazo. Los síntomas de la pirosis en el embarazo pueden ser frecuentes, intensos y molestos, pero las complicaciones graves son poco habituales. Se han utilizado muchas intervenciones para el tratamiento de la pirosis en el embarazo. Estas intervenciones incluyen asesoramiento sobre el régimen dietético, modificación del estilo de vida y fármacos. Sin embargo, no se han hecho recomendaciones basadas en pruebas para el tratamiento de la pirosis en el embarazo.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones para aliviar la pirosis en el embarazo.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (30 junio 2015), ClinicalTrials.gov (2 marzo 2015), Asian & Oceanic Congress of Obstetrics & Gynaecology (AOCOG) actas de congresos (20-23 octubre 2013, Centara Grand & Bangkok Convention Centre, Bangkok, Thailand) y en listas de referencias de estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) y ensayos controlados cuasialeatorios de intervenciones para la pirosis en el embarazo en comparación con otra intervención, placebo o ninguna intervención. Se consideró la inclusión de ensayos aleatorios grupales, aunque no se identificaron ensayos de este tipo. Se excluyeron los estudios disponibles solamente como resúmenes y los que utilizaron un diseño cruzado.

Las intervenciones podían incluir asesoramiento sobre la dieta, modificación del estilo de vida y fármacos (como los antiácidos, el sucralfato, los antagonistas de los receptores 2 de histamina, los fármacos que estimulan la motilidad y los inhibidores de la bomba de protones [IBP]).

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente los ensayos para la inclusión y el riesgo de sesgo, extrajeron los datos y verificaron su exactitud.

Resultados principales: 

Se incluyeron nueve ECA con 725 mujeres. Sin embargo, cinco ensayos no aportaron datos. Cuatro ensayos con 358 mujeres aportaron datos. En general, los ensayos tuvieron un riesgo de sesgo mixto.

Sólo se identificaron datos para tres comparaciones: tratamiento farmacológico versus placebo o ningún tratamiento; acupuntura versus ningún tratamiento e intervención farmacológica versus asesoramiento sobre los cambios dietéticos y en el estilo de vida.

Tratamiento farmacéutico comparado con placebo o ningún tratamiento

Dos ensayos evaluaron cualquier tratamiento farmacéutico comparado con placebo o ningún tratamiento. Un ensayo examinó un tratamiento que actualmente se utiliza en muy pocas ocasiones (prostigmina intramuscular 0,5 mg versus placebo). Un ensayo evaluó el efecto del hidróxido de magnesio y aluminio más simeticona líquida y en comprimidos en comparación con placebo. Para el resultado primario de esta revisión (alivio de la pirosis), las pacientes que recibieron tratamiento farmacológico informaron alivio completo de la pirosis más a menudo que las pacientes que recibieron ningún tratamiento o placebo (cociente de riesgos [CR] 1,85; intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,36 a 2,50, dos ECA con 256 pacientes, I2 = 0%, pruebas de calidad moderada). Los datos sobre el alivio parcial de la pirosis fueron heterogéneos y no mostraron diferencias claras (CR promedio 1,35; IC del 95%: 0,38 a 4,76; dos ECA con 256 pacientes, pruebas de muy baja calidad). En cuanto a los resultados secundarios, no hubo diferencias claras en la tasa de efectos secundarios entre el grupo de tratamiento farmacológico y el grupo de ningún tratamiento / placebo (CR 0,63; IC del 95%: 0,21 a 1,89; dos ECA con 256 pacientes, pruebas de muy baja calidad).

Intervención farmacológica versus asesoramiento sobre la selección de la dieta y el estilo de vida

Un estudio comparó 1 g de sucralfato con el asesoramiento para la selección de la dieta y el estilo de vida para tratar la pirosis. Más pacientes del grupo de sucralfato presentaron alivio completo de la pirosis en comparación con las pacientes que recibieron asesoramiento para la selección de la dieta y el estilo de vida (CR 2,41; IC del 95%: 1,42 a 4,07; participantes = 65; estudios = uno). El único resultado secundario de interés analizado por este ensayo fueron los efectos secundarios. Las pruebas no fueron claras en cuanto a la tasa de efectos secundarios de la intervención entre los dos grupos (CR 1,74; IC del 95%: 0,07 a 41,21; participantes = 66; estudios = uno). Solamente hubo un caso de efectos secundarios en el grupo farmacológico.

Acupuntura comparada con ningún tratamiento

Un ensayo evaluó la acupuntura comparada con ningún tratamiento pero no informó datos con respecto al resultado primario de esta revisión (alivio de la pirosis). En cuanto a los resultados secundarios, no hubo diferencias en la tasa de efectos secundarios entre las pacientes que recibieron acupuntura y las pacientes que recibieron ningún tratamiento (CR 2,43; IC del 95%: 0,11 a 55,89; un ECA con 36 pacientes). Con respecto a la calidad de vida, las pacientes que recibieron acupuntura informaron mejoría en la capacidad para dormir (CR 2,80; IC del 95%: 1,14 a 6,86) y comer (CR 2,40; IC del 95%: 1,11 a 5,18; un ECA con 36 pacientes).

Los resultados secundarios siguientes no se informaron en los ensayos incluidos en la revisión: aborto espontáneo, trabajo de parto prematuro, satisfacción materna, anomalías fetales, restricción del crecimiento intrauterino, bajo peso al nacer.

Share/Save