Terapias psicológicas versus medicación para el trastorno de pánico con o sin agorafobia en adultos

¿Por qué es importante esta revisión?

El trastorno de pánico es frecuente y perjudicial para el bienestar mental. Las terapias psicológicas y la medicación (generalmente los antidepresivos o las benzodiazepinas) son efectivos contra el trastorno de pánico. Sin embargo, no hay una revisión actualizada sobre la superioridad y la aceptabilidad de estas dos formas de tratamiento, y dicha revisión es necesaria para mejorar la planificación del tratamiento para este trastorno.

¿Quién estará interesado en esta revisión?

Los pacientes adultos, los profesionales que trabajan en los servicios de salud mental y los médicos generales.

¿Qué preguntas pretende contestar esta revisión?

Esta revisión pretende dar respuesta a las siguientes preguntas:

• ¿Las terapias psicológicas son más efectivas que los antidepresivos o las benzodiazepinas?

• ¿Las terapias psicológicas son más aceptables que los antidepresivos o las benzodiazepinas?

¿Qué estudios se incluyeron en la revisión?

Se efectuaron búsquedas en las bases de datos para encontrar todos los ensayos publicados entre 1950 y setiembre de 2015 que compararan las terapias psicológicas con los antidepresivos o las benzodiazepinas para el tratamiento del trastorno de pánico con o sin agorafobia en adultos. Para estar incluidos en la revisión, los estudios tenían que ser ensayos controlados aleatorios e incluir pacientes con un diagnóstico claro de trastorno de pánico con o sin agorafobia.

En la revisión, se incluyeron 16 estudios con un total de 966 participantes. La calidad general de las pruebas de estos estudios se calificó de muy baja a moderada.

¿Qué dicen las pruebas de la revisión?

La superioridad o la inferioridad de las terapias psicológicas sobre los fármacos aún no están claras con respecto a la efectividad y la aceptabilidad del tratamiento.

Ninguno de los estudios proporcionó información con respecto a la efectividad a largo plazo y la calidad de vida.

¿Qué debería suceder a continuación?

Los revisores recomiendan que los estudios de investigación futuros utilicen terapias psicológicas menos sesgadas, evalúen resultados a largo plazo y proporcionen información relacionada con el riesgo de sesgo del estudio.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas de esta revisión a menudo fueron poco precisas. La superioridad de cualquiera de las terapias sobre otra no está clara debido a la calidad baja y muy baja de las pruebas con respecto a la eficacia a corto plazo y la aceptabilidad del tratamiento y no hubo datos disponibles con respecto a los efectos adversos.

El análisis de sensibilidad y la investigación de las fuentes de heterogeneidad indicaron tres posibles factores influyentes: el control de la calidad de las terapias psicológicas, la duración de la intervención y la modalidad individual de las terapias psicológicas.

Los estudios futuros deben examinar los efectos a largo plazo después de la intervención o la continuación del tratamiento y deben proporcionar información sobre el riesgo de sesgo, especialmente con respecto al sesgo de selección y de informe.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El trastorno de pánico es frecuente y perjudicial para el bienestar mental. Las terapias psicológicas y las intervenciones farmacológicas se utilizan para tratar el trastorno de pánico con o sin agorafobia. Sin embargo, no hay revisiones actualizadas sobre la eficacia y la aceptabilidad comparadas de ambas modalidades de tratamiento, y es necesaria una revisión con estas características para mejorar la programación del tratamiento de este trastorno.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la aceptabilidad de las terapias psicológicas versus las intervenciones farmacológicas para el trastorno de pánico, con o sin agorafobia, en adultos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Trastornos Mentales Comunes (Cochrane Common Mental Disorders Group Specialised Register) el 11 septiembre 2015. Este registro contiene informes de ensayos controlados aleatorios relevantes del Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE (1950 hasta el presente), Embase (1974 hasta el presente), y en PsycINFO (1967 hasta el presente). Se verificaron de forma cruzada las listas de referencias de los artículos relevantes y las revisiones sistemáticas. No se aplicaron restricciones de fecha, idioma o estado de publicación.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios que compararon terapias psicológicas con intervenciones farmacológicas para el trastorno de pánico con o sin agorafobia, según el diagnóstico con criterios operacionales en adultos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron de forma independiente los datos y resolvieron cualquier desacuerdo en consulta con un tercer autor de revisión. Para los resultados dicotómicos se calcularon los cocientes de riesgos (CR) con intervalos de confianza (IC) del 95%. Los datos continuos se analizaron mediante el uso de las diferencias de medias estandarizadas (con IC del 95%). Se utilizó un modelo de efectos aleatorios en todo momento.

Resultados principales: 

En la revisión se incluyeron 16 estudios con un total de 966 participantes. Ocho de los estudios se realizaron en Europa, cuatro en los Estados Unidos, dos en el Medio Oriente y uno en el Sudeste Asiático.

Ninguno de los estudios informó remisión/respuesta a largo plazo (largo plazo significa seis meses o más a partir del comienzo del tratamiento).

No hubo pruebas de una diferencia entre las terapias psicológicas y los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) en cuanto a la remisión a corto plazo (CR 0,85; IC del 95%: 0,62 a 1,17; seis estudios; 334 participants)ni en la respuesta a corto plazo (CR 0,97; IC del 95%: 0,51 a 1,86; cinco estudios; 277 participantes)(pruebas de muy baja calidad), y no hubo pruebas de diferencias entre las terapias psicológicas y los ISRS en la aceptabilidad del tratamiento medida según los abandonos por cualquier motivo (CR 1,33; IC del 95%: 0,80 a 2,22; seis estudios; 334 participantes; pruebas de baja calidad).

No hubo pruebas de una diferencia entre las terapias psicológicas y los antidepresivos tricíclicos en cuanto a la remisión a corto plazo (CR 0,82; IC del 95%: 0,62 a 1,09; tres estudios; 229 participantes), respuesta a corto plazo (CR 0,75; IC del 95%: 0,51 a 1,10; cuatro estudios; 270 participantes) o los abandonos por cualquier motivo (CR 0,83; IC del 95%: 0,53 a 1,30; cinco estudios; 430 participantes) (pruebas de calidad baja).

No hubo pruebas de diferencias entre las terapias psicológicas y otros antidepresivos en cuanto a la remisión a corto plazo (CR 0,90; IC del 95%: 0,48 a 1,67; tres estudios; 135 participantes; pruebas de muy baja calidad), ni pruebas de que las terapias psicológicas aumentaran o disminuyeran significativamente la respuesta a corto plazo con respecto a otros antidepresivos (CR 0,96; IC del 95%: 0,67 a 1,37; tres estudios; 128 participantes) o los abandonos por cualquier motivo (CR 1,55; IC del 95%: 0,91 a 2,65; tres estudios; 180 participantes) (pruebas de calidad baja).

No hubo pruebas de diferencias entre las terapias psicológicas y las benzodiazepinas en cuanto a la remisión a corto plazo (CR 1,08; IC del 95%: 0,70 a 1,65; tres estudios; 95 participantes), respuesta a corto plazo (CR 1,58; IC del 95%: 0,70 a 3,58; dos estudios; 69 participantes) o los abandonos por cualquier motivo (CR 1,12; IC del 95%: 0,54 a 2,36; tres estudios; 116 participantes) (pruebas de muy calidad baja).

No hubo pruebas de diferencias entre las terapias psicológicas y ninguno de los antidepresivos solos ni los antidepresivos más benzodiazepinas en cuanto a la remisión a corto plazo (CR 0,86; IC del 95%: 0,71 a 1,05; 11 estudios; 663 participantes)ni la respuesta a corto plazo (CR 0,95; IC del 95%: 0,76 a 1,18; 12 estudios; 800 participantes) (pruebas de baja calidad) y no hubo pruebas de una diferencia entre las terapias psicológicas y los antidepresivos solos o los antidepresivos más benzodiazepinas en cuanto a la aceptabilidad del tratamiento medida según los abandonos por cualquier motivo (CR 1,08; IC del 95%: 0,77 a 1,51; 13 estudios; 909 participantes; pruebas de muy baja calidad). El riesgo de sesgo de selección y el sesgo de informe fueron en gran parte inciertos. Los análisis preplanificados de subgrupos y de sensibilidad limitados a los ensayos a más largo plazo, controlados según la calidad o las terapias psicológicas individuales indicaron que los antidepresivos podrían ser más efectivos que las terapias psicológicas en algunos resultados.

No hubo datos que contribuyeran a la comparación entre las terapias psicológicas y los inhibidores de la recaptación de serotonina–norepinefrina (IRSN) y los efectos adversos posteriores.

Tools
Information
Share/Save