Meditación para pacientes adultos con neoplasias hematológicas malignas

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Antecedentes

Los cánceres de la médula ósea, el tejido linfático y la sangre se consideran neoplasias hematológicas malignas. Los tipos más frecuentes de neoplasias hematológicas malignas son el linfoma, la leucemia y el mieloma, pero también incluyen los síndromes mielodisplásicos o las enfermedades mieloproliferativas. Dentro de cada tipo de enfermedad hay varias subdivisiones. Hay diferentes opciones de tratamiento según el tipo y la gravedad del cáncer. Los tratamientos más frecuentes son la quimioterapia, la radioterapia o una combinación de ambos. En algunos casos se ofrece el trasplante de células madre (es decir, en el que las propias células de la médula ósea del paciente o las células de otra persona se implantan en el cuerpo del paciente después de una quimioterapia agresiva). Los pacientes con cánceres hematológicos pueden presentar síntomas graves y los tratamientos a menudo causan efectos secundarios graves y angustiantes.

Vivir con cáncer y recibir tratamiento intensivo a menudo da lugar a problemas de salud físicos o psicológicos como cansancio, ansiedad o depresión. Incluso después de haber finalizado el tratamiento algunos pacientes todavía están afectados por la enfermedad y buscan opciones alternativas de tratamiento como ayuda para afrontar su enfermedad.

Meditación

La meditación se ha practicado durante miles de años en muchas culturas diferentes y tiene sus orígenes en las tradiciones orientales antiguas. La práctica de la meditación se puede hacer en diversas posturas y maneras. Por ejemplo, la persona se puede centrar en inhalar y espirar, en un objeto o en repetir una palabra o un par de palabras (un mantra). Algunos tipos de meditación se basan en las creencias espirituales. Al tratamiento que utiliza la práctica de la meditación se le llama terapia cognitiva basada en la conciencia plena y ha mostrado mejorías en la angustia, la calidad de vida y la ansiedad de los pacientes con cáncer. Sin embargo, no ha habido una evaluación sistemática sobre cómo la práctica de la meditación puede mejorar y afectar las vidas de los pacientes hematológicamente enfermos.

Objetivos

Se investigaron los efectos de la práctica de la meditación sobre los pacientes adultos con neoplasias hematológicas malignas. Los resultados importantes fueron la calidad de vida, la supervivencia general, la depresión, la fatiga, la ansiedad, la calidad del sueño y los eventos adversos. Se examinaron los efectos de la práctica de la meditación además de la atención estándar en los pacientes con diagnóstico reciente de leucemia aguda en comparación con atención estándar solamente.

Hallazgos

Se incluyó un ensayo con 91 pacientes adultos, de los cuales sólo 42 fueron analizados. El ensayo incluyó cinco sesiones de intervención de meditación de una hora entre el ingreso y el alta de los participantes con diagnóstico reciente de leucemia aguda mieloide o linfoide. No hubo información sobre la edad de los participantes incluidos en el estudio. Todos los participantes del ensayo estaban hospitalizados para quimioterapia de inducción inicial. Como el resumen de la publicación no proporcionó números, no es posible describir los resultados con más detalles.

Los participantes que practicaron la meditación informaron mejor salud física y pudieron reducir los niveles de depresión.

Calidad de la evidencia

No se informó la mayoría de los resultados predefinidos en esta revisión (supervivencia general, ansiedad, fatiga, calidad del sueño y eventos adversos). La calidad de las pruebas para los resultados calidad de vida y depresión se calificó como "muy baja" debido al alto riesgo de sesgo (solamente se evaluaron 42 de 91 participantes) y a los resultados muy imprecisos.

Conclusión

No hubo suficientes datos disponibles para determinar la efectividad de la práctica de la meditación en los pacientes hematológicamente enfermos, por lo que la función de la meditación en el tratamiento de las neoplasias hematológicas malignas todavía no está clara. Se necesitan más ensayos controlados aleatorios de alta calidad y más grandes para validar los posibles efectos positivos de la práctica de la meditación en los pacientes hematológicamente enfermos.

Las pruebas están actualizadas hasta agosto 2015.

Conclusiones de los autores: 

Se necesitan más ensayos controlados aleatorios de alta calidad para determinar los efectos de la práctica de la meditación en los pacientes que presentan neoplasias hematológicas malignas. Actualmente no hay suficiente información disponible sobre los efectos de la meditación en los pacientes hematológicamente enfermos para establecer ninguna conclusión.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las neoplasias malignas de las líneas celulares linfoides o mieloides que incluyen el linfoma, la leucemia y el mieloma se denominan neoplasias hematológicas malignas. Las opciones de tratamiento complementarias y alternativas como la práctica de la meditación o el yoga se han popularizado ya que tratan todos los aspectos de la enfermedad, incluidos los síntomas físicos y psicológicos. Sin embargo, todavía hay pruebas poco claras acerca de la efectividad de la meditación y de cómo su práctica afecta la vida de los pacientes hematológicamente enfermos.

Objetivos: 

Esta revisión intenta evaluar los efectos beneficiosos y perjudiciales de la práctica de la meditación como un tratamiento adicional a la atención estándar en los adultos con neoplasias hematológicas malignas.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL, número 8, 2015), MEDLINE (1950 hasta agosto 2015), en bases de datos de ensayos en curso, el metaRegister of Controlled Trials (mRCT) (www.controlled-trials.com/mrct/), en actas de congresos de reuniones anuales de: the American Society of Hematology; American Society of Clinical Oncology; European Hematology Association; European Congress for Integrative Medicine; y Global Advances in Health and Medicine (2010 a 2015).

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) que utilizaron la práctica de la meditación en pacientes adultos con neoplasias hematológicas malignas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente extrajeron los datos de los estudios elegibles y evaluaron el riesgo de sesgo según criterios predefinidos. Se evaluó la calidad de vida y la depresión. No fue posible evaluar otros resultados como la supervivencia general, la ansiedad, la fatiga, la calidad del sueño y los eventos adversos porque no se evaluaron en el ensayo incluido.

Resultados principales: 

Solamente se incluyó un ensayo pequeño publicado como un artículo resumen. El estudio incluido investigó los efectos de la práctica de la meditación sobre pacientes recién hospitalizados con leucemia aguda. En el estudio se reclutaron 91 participantes, pero solo 42 participantes permanecieron en el ensayo durante los seis meses de seguimiento y fueron aptos para el análisis. No se proporcionó información acerca de la edad promedio y el sexo de la población de estudio. Se encontró un alto riesgo de sesgo de desgaste y un riesgo incierto de sesgo de informe, realización y detección porque hubo datos faltantes debido a que solamente fue un resumen publicado, por lo que el riesgo general de sesgo se calificó como alto. Según los criterios GRADE, la calidad general del grupo de pruebas para todos los resultados predefinidos se calificó como "muy baja" debido al grado de los datos faltantes sobre la población estudiada y al tamaño de la muestra pequeño.

Como el resumen publicado no aportó números ni resultados, excepto los valores de p, no fue posible dar más detalles.

La práctica de la meditación podría tener efectos beneficiosos en la calidad de vida de los pacientes hematológicamente enfermos, con puntuaciones mayores en los participantes de los brazos de meditación con comparación con los participantes del grupo control con atención habitual (pruebas de baja calidad). Los niveles de depresión se redujeron en los pacientes que practicaron la meditación en el grupo de meditación espiritual y en el grupo de meditación laica en comparación con el grupo control con atención habitual, cuyos niveles de depresión se mantuvieron constantes (pruebas de baja calidad). La influencia de la práctica de la meditación sobre la supervivencia general, la fatiga, la ansiedad, la calidad del sueño y los eventos adversos todavía no está clara, ya que estos resultados no se evaluaron en el ensayo incluido.

Share/Save