Regímenes antibióticos para el tratamiento de la infección intraamniótica

Pregunta de la revisión: Los revisores Cochrane examinaron las pruebas disponibles de los ensayos controlados aleatorios sobre la administración de antibióticos para el tratamiento de las pacientes embarazadas con infección intraamniótica (corioamnionitis).

Antecedentes: la corioamnionitis ocurre con frecuencia entre las pacientes embarazadas, afecta a la madre y al feto y generalmente da lugar a remisión al hospital. Es una infección de las membranas fetales, el líquido amniótico y la placenta que puede causar complicaciones al recién nacido que incluyen inflamación de todo el cuerpo o sepsis, neumonía y meningitis. La corioamnionitis también puede dar lugar a problemas de salud para la madre como infección pelviana, sepsis, hemorragia posparto y aumento del riesgo de parto por cesárea. Los factores de riesgo para desarrollar corioamnionitis incluyen trabajo de parto activo durante mucho tiempo, aumento en la duración de la rotura de las membranas y monitorización interna, líquido amniótico teñido de meconio y un gran número de exámenes vaginales digitales. El tratamiento de las pacientes con infección intraamniótica consiste generalmente en antibióticos, que se pueden administrar durante el parto o inmediatamente después del mismo. Actualmente no hay información suficiente para indicar el régimen de tratamiento más apropiado, qué régimen antibiótico se debe administrar ni si los antibióticos se deben continuar durante el período inmediatamente después del parto y por cuánto tiempo.

Características de los estudios: se identificaron 11 estudios con 1296 pacientes; la mayoría de los estudios se realizó en EE.UU. Cuatro estudios evaluaron la administración de antibióticos antes del parto (anteparto); seis estudios evaluaron la administración de antibióticos después del parto (posparto); y uno comparó la administración de antibióticos antes y después del parto.

Calidad de la evidencia: la calidad de las pruebas se clasificó de baja a muy baja, principalmente porque muchos estudios tuvieron limitaciones metodológicas con resultados basados en números limitados de ensayos y de participantes incluidas que pudieran agruparse.

Resultados clave: según los hallazgos de un estudio, se encontró que el tratamiento durante el trabajo de parto fue más eficaz que el tratamiento después del trabajo de parto; sin embargo, este hallazgo solamente se relaciona con la duración de la estancia hospitalaria materna y neonatal, y la infección neonatal grave. Ninguna prueba indicó que una dosis mayor de antibióticos antes del parto fue superior a una dosis inferior. Inmediatamente después del parto, ninguna prueba indicó que diferentes tipos de antibióticos o que la duración más larga o más corta del tratamiento mejoraran la salud de la madre y el recién nacido. Todas las pacientes que participaron en los ensayos posparto recibieron antibióticos antes del momento del parto. Por lo tanto, no hubo información suficiente de los ensayos controlados aleatorios que mostrara el régimen más apropiado de antibióticos para el tratamiento de las pacientes con infección intraamniótica, si se debe continuar la administración de antibióticos durante el período posparto y qué régimen antibiótico se debe administrar y por cuánto tiempo. Ninguno de los estudios incluidos presentó información relacionada con los efectos adversos de la intervención.

Conclusiones de los autores: 

Esta revisión incluyó 11 estudios (con un riesgo de sesgo de bajo a moderado). La calidad de las pruebas fue baja a muy baja para la mayoría de los resultados, al igual que para el enfoque GRADE. Se consideró que solamente un resultado (duración de la estancia hospitalaria) proporcionó pruebas de calidad moderada cuando se compararon antibióticos (corta duración) con antibióticos (larga duración) durante el tratamiento posparto de la infección intraamniótica. Los motivos principales de la disminución de la calificación de calidad de las pruebas fueron las limitaciones en el diseño o la realización del estudio (riesgo de sesgo), la falta de precisión y la inconsistencia de los resultados.

Actualmente se dispone de pruebas limitadas que muestren el régimen antimicrobiano más apropiado para el tratamiento de las pacientes con infección intraamniótica, si se debe continuar la administración de antibióticos durante el período posparto y qué régimen antibiótico se debe administrar o cuánto debe durar el tratamiento. Además, no se encontraron pruebas sobre los efectos adversos de la intervención (no se informaron en los estudios incluidos). Un ECA pequeño indicó que la administración de antibióticos durante el período intraparto es superior a su uso durante el período posparto para reducir el número de días de estancia hospitalaria materna y neonatal.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La corioamnionitis es una infección frecuente que afecta a la madre y al feto. Las complicaciones del feto asociadas con la corioamnionitis incluyen sepsis neonatal temprana, neumonía y meningitis. También pueden dar lugar a morbilidad materna como infección pelviana y shock séptico.

Se calcula que la corioamnionitis clínica ocurre en el 1% al 2% de los partos a término y en el 5% al 10% de los partos prematuros; la corioamnionitis histológica se presenta en casi el 20% de los partos a término y en el 50% de los partos prematuros. Las pacientes con corioamnionitis tienen un riesgo de dos a tres veces mayor de parto por cesárea y de tres a cuatro veces mayor de endomiometritis, infección de la herida, absceso pelviano, bacteriemia y hemorragia posparto.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de administrar regímenes antibióticos para la infección intraamniótica sobre la morbilidad y la mortalidad materna y perinatal y las complicaciones relacionadas con la infección.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (1 de octubre de 2014), CENTRAL, MEDLINE, Embase, LILACS, y en WHO ICTRP (septiembre de 2014). También se realizaron búsquedas en las listas de referencias de los estudios recuperados y se estableció contacto con expertos en el tema.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que incluyeron pacientes con infección intraamniótica. Los ensayos se incluyeron si compararon tratamiento antibiótico con placebo o ningún tratamiento (de ser aplicable), tratamiento con diferentes regímenes antibióticos o momentos de administración de la antibioticoterapia (intraparto o posparto). Por lo tanto, esta revisión examina los ensayos que evaluaron los antibióticos intraparto, los regímenes antibióticos intraparto y posparto, y los antibióticos posparto. El diagnóstico de la infección intraamniótica se basó en criterios estándar (clínicos / pruebas) y la edad gestacional no fue una limitación.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores de forma independiente evaluaron los ensayos para inclusión y su calidad. Dos revisores de forma independiente extrajeron los datos y verificaron su exactitud. La calidad de las pruebas se evaluó mediante el enfoque Grades of Recommendation, Assessment, Development and Evaluation (GRADE) y se incluyó la tabla "Resumen de los hallazgos".

Resultados principales: 

Los resultados primarios preespecificados fueron mortalidad materna y neonatal, infección materna y neonatal grave y duración de la estancia hospitalaria materna y neonatal.

Se incluyeron 11 estudios (con 1296 pacientes) que se evaluaron como de riesgo de sesgo bajo a moderado, principalmente porque los métodos de ocultación de la asignación no se informaron adecuadamente; en su mayoría los estudios fueron abiertos y el informe de resultado estaba incompleto. La calidad de las pruebas fue baja a muy baja para la mayoría de los resultados, al igual que para el enfoque GRADE. En los ensayos incluidos se evaluaron los siguientes antibióticos: ampicilina, ampicilina / sulbactam, gentamicina, clindamicina y cefotetán.

Durante el trabajo de parto: el metanálisis de dos estudios no encontró diferencias claras en las tasas de sepsis neonatal (163 recién nacidos; cociente de riesgos [CR] 1,07; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,40 a 2,86; I² = 9%; pruebas de baja calidad), fracaso del tratamiento (endometritis) (163 participantes; CR 0,86; IC del 95%: 0,27 a 2,70; I² = 0%; pruebas de baja calidad) y hemorragia posparto (CR 1,39; IC del 95%: 0,76 a 2,56; I² = 0%; pruebas de baja calidad) cuando se evaluaron dos dosis / regímenes diferentes de gentamicina. No se encontraron diferencias claras entre los grupos para cualquier resultado materno o neonatal informado. La revisión no identificó datos para una comparación de antibióticos versus ningún tratamiento / placebo.

Posparto: el metanálisis de dos estudios que evaluaron la administración de antibióticos versus placebo después del parto vaginal no mostró diferencias significativas entre los grupos en las tasas de fracaso del tratamiento o endometritis posparto. No se encontraron diferencias significativas en las tasas de muerte neonatal y endometritis posparto cuando se comparó la administración de antibióticos con ningún tratamiento. Cuatro ensayos que evaluaron dos dosis / regímenes diferentes de gentamicina o tratamiento con agente dual versus tratamiento con agente triple, o que compararon antibióticos, no encontraron diferencias significativas en la mayoría de los resultados neonatales o maternos informados; la duración de la estancia hospitalaria mostró una diferencia a favor del grupo de pacientes que recibió antibióticos de corta duración (un estudio, 292 pacientes; diferencia de medias [DM] -0,90 días; IC del 95%: -1,64 a -0,16; pruebas de calidad moderada).

Intraparto versus posparto: un estudio pequeño (45 pacientes) que evaluó la administración de ampicilina / gentamicina durante el período intraparto versus el tratamiento posparto inmediato encontró diferencias significativas a favor del grupo intraparto en el número medio de días de estancia hospitalaria materna posparto (un ensayo, 45 pacientes; DM -1,00 días; IC del 95%: -1,94 a -0,06; pruebas de muy baja calidad) y el número medio de días de estancia hospitalaria neonatal (un ensayo, 45 recién nacidos; DM -1,90 días; IC del 95%: -3,91 a -0,49; pruebas de muy baja calidad). Aunque no se encontraron diferencias significativas en la tasa de bacteriemia materna o sepsis neonatal temprana, para el resultado neumonía o sepsis neonatal se observó una diferencia significativa a favor del tratamiento intraparto (un ensayo, 45 recién nacidos; CR 0,06; IC del 95%: 0,00 a 0,95; pruebas de muy baja calidad).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save