Intervenciones para el tratamiento de la hiperemesis del embarazo

¿Cuál es el tema y por qué es importante?

Aunque las náuseas y los vómitos graves en el embarazo (hiperemesis del embarazo) muy pocas veces causan la muerte, es una causa importante de salud deficiente, con consecuencias emocionales, físicas y económicas. Las pacientes pueden necesitar tratamiento en el hospital y es posible que no puedan trabajar, y ocasionalmente causa complicaciones del embarazo y resultados adversos en los recién nacidos como el bajo peso al nacer. Hay muchos tratamientos farmacológicos, complementarios y alternativos disponibles y el objetivo de esta revisión fue examinar la efectividad y la seguridad de las intervenciones para la hiperemesis del embarazo.

¿Qué pruebas se encontraron?

Se incluyeron 25 ensayos (que incluyeron a 2052 mujeres) que examinaron 18 comparaciones diferentes que abarcan un rango de intervenciones incluida la acupresión / acupuntura, la atención de pacientes ambulatorias, los líquidos intravenosos y diversos fármacos contra la enfermedad que se utilizan de manera habitual. La calidad de los estudios incluidos fue mixta y, para la mayoría de los resultados, los hallazgos provinieron de estudios únicos con escasos números de participantes y las pruebas se consideraron de calidad baja o muy baja. Más adelante se describen los resultados de las comparaciones importantes seleccionadas; las otras comparaciones se describen en detalle en el texto principal.

No hubo pruebas claras de diferencias entre la acupuntura y placebo para los síntomas de ansiedad o depresión, el aborto espontáneo, el parto prematuro o la muerte perinatal.

No hubo pruebas suficientes para identificar diferencias claras entre la acupuntura y la metoclopramida (un fármaco antiemético) para la reducción o la interrupción de las náuseas o los vómitos.

Las pacientes que recibieron vitamina B6 tuvieron una estancia hospitalaria algo más prolongada en comparación con las que recibieron placebo, pero no hubo pruebas claras de diferencias en otros resultados que incluyen el número promedio de episodios de vómitos, la tasa de reingresos al hospital o los efectos secundarios.

Una comparación entre dos fármacos antieméticos, metoclopramida y ondansetrón, no identificó diferencias claras en la gravedad de las náuseas o los vómitos, pero más mujeres que tomaron metoclopramida se quejaron de somnolencia y sensación de sequedad bucal. En un estudio que comparó metoclopramida con prometazina, más mujeres que recibieron prometazina informaron somnolencia y mareos, pero no hubo diferencias claras entre los grupos en otros resultados importantes que incluyen la calidad de vida y otros efectos secundarios. En un estudio que examinó ondansetrón versus prometazina, las pacientes pasaron períodos de tiempo similares en el hospital pero hubo un aumento de la sedación con la prometazina.

Con respecto a los corticosteroides, no hubo diferencias en los días de ingreso hospitalario en comparación con placebo, pero hubo una reducción en la tasa de reingresos. Para otros resultados importantes que incluyen las complicaciones del embarazo, el aborto espontáneo, la mortinatalidad y las anomalías congénitas, el parto prematuro y los efectos secundarios, no hubo pruebas suficientes para identificar diferencias entre los grupos.

En un estudio que comparó hidrocortisona (un corticosteroide) con metoclopramida, no hubo datos disponibles para los resultados primarios pero no hubo diferencias en la tasa de reingresos al hospital.

En un estudio que comparó prometazina y prednisolona (un corticosteroide) las pacientes que recibieron prednisolona presentaron un aumento de las náuseas a las 48 horas pero no a los 17 días. No hubo diferencias claras en el número de episodios de vómito. No hubo pruebas suficientes para identificar diferencias entre los grupos para la mortinatalidad y la muerte neonatal y el parto prematuro

¿Qué quiere decir esto?

Debido a que hubo pocas pruebas que apoyaran la superioridad de una intervención sobre otra en el tratamiento de la hiperemesis, se necesitan ensayos controlados más grandes sobre estas terapias. Se deben realizar más estudios de investigación que comparen los efectos secundarios y la seguridad, así como los costos económicos y los efectos beneficiosos de estas intervenciones, para ayudar a la selección del tratamiento óptimo.

El informe sobre los resultados adversos maternos e infantiles fue limitado y no se encontraron estudios sobre intervenciones alimentarias u otras intervenciones sobre el estilo de vida.

     

Conclusiones de los autores: 

Según esta revisión, hay pocas pruebas de alta calidad y consistentes que apoyen cualquier intervención, lo que se debe tener en cuenta cuando se toman decisiones relacionadas con el tratamiento. También fue muy limitado el informe sobre la repercusión económica de la hiperemesis del embarazo y la repercusión que pueden tener las intervenciones.

Las limitaciones al interpretar los resultados de los estudios incluidos destacan la importancia de la consistencia en la definición de hiperemesis del embarazo, el uso de medidas de resultado validadas y la necesidad de ensayos controlados con placebo más grandes.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La hiperemesis del embarazo es una forma grave de náuseas y vómitos en el embarazo que afecta del 0,3% al 1,0% de los embarazos y es una de las indicaciones más frecuentes de hospitalización durante el embarazo. Aunque una revisión Cochrane anterior examinó las intervenciones para las náuseas y los vómitos en el embarazo, todavía no se ha realizado una revisión que examine las intervenciones para la forma más grave de hiperemesis del embarazo.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad de todas las intervenciones para la hiperemesis del embarazo hasta las 20 semanas de gestación.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) y en el registro de ensayos del Área Cochrane de Medicina Complementaria (Cochrane Complementary Medicine Field's Trials Register) (20 diciembre 2015) y en listas de referencias de los estudios recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios de cualquier intervención para la hipermesis del embarazo. No fueron elegibles para inclusión los ensayos cuasialeatorios ni los ensayos que utilizaron un diseño cruzado.

Se excluyeron los ensayos sobre las náuseas y los vómitos del embarazo que no estudiaron específicamente la forma más grave de hiperemesis del embarazo.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente examinaron la elegibilidad de los ensayos, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Se verificó la exactitud de los datos.

Resultados principales: 

Veinticinco ensayos (que incluyeron a 2052 mujeres) cumplieron con los criterios de inclusión, pero la mayoría de las 18 comparaciones diferentes descritas en la revisión incluyen datos de estudios únicos con números pequeños de participantes. Las comparaciones abarcaron un rango de intervenciones que incluyeron acupresión / acupuntura, atención de pacientes ambulatorias, líquidos intravenosos y diversas intervenciones farmacéuticas. La calidad metodológica de los estudios incluidos fue variable. Para las comparaciones y los resultados importantes seleccionados, se calificó la calidad de las pruebas y se crearon las tablas "Resumen de los hallazgos". Para la mayoría de los resultados las pruebas se calificaron como de baja o muy baja calidad principalmente debido a la imprecisión de las estimaciones del efecto. Las comparaciones incluidas en las tablas "Resumen de los hallazgos" se describen a continuación, las comparaciones restantes se describen en detalle en el texto principal.

No hubo datos primarios de resultado disponibles cuando se comparó la acupuntura con placebo, ni hubo pruebas claras de diferencias entre los grupos para los síntomas ansioso-depresivos (cociente de riesgos [CR] 1,01; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,73 a 1,40; un estudio, 36 mujeres, pruebas de muy baja calidad), el aborto espontáneo (CR 0,48; IC del 95%: 0,05 a 5,03; un estudio, 57 mujeres, pruebas de baja calidad), el parto prematuro (CR 0,12; IC del 95%: 0,01 a 2,26; un estudio, 36 mujeres, pruebas de baja calidad), o la muerte perinatal (CR 0,57; IC del 95%: 0,04 a 8,30; un estudio, 36 mujeres, pruebas de baja calidad).

No hubo pruebas suficientes para identificar diferencias claras entre la acupuntura y la metoclopramida en un estudio con 81 participantes con respecto a la reducción / interrupción de las náuseas o los vómitos (CR 1,40; IC del 95%: 0,79 a 2,49 y CR 1,51; IC del 95%: 0,92 a 2,48; respectivamente; pruebas de muy baja calidad).

En un estudio con 92 participantes, las pacientes que recibieron vitamina B6 tuvieron una estancia hospitalaria algo más prolongada en comparación con las que recibieron placebo (diferencia de medias [DM] 0,80 días; IC del 95%: 0,08 a 1,52,pruebas de calidad moderada). No hubo pruebas suficientes para demostrar una diferencia en otros resultados, incluido el número medio de episodios de emesis (DM 0,50; IC del 95%: -0,40 a 1,40; pruebas de baja calidad ) o efectos secundarios.

Una comparación entre metoclopramida y ondansetrón no identificó diferencias claras en la gravedad de las náuseas o los vómitos (DM 1,70; IC del 95%: -0,15 a 3,55; y DM -0,10; IC del 95%: -1,63 a 1,43; un estudio, 83 mujeres, respectivamente, pruebas de muy baja calidad). Sin embargo, más mujeres que recibieron metoclopramida se quejaron de somnolencia y sensación de sequedad bucal (CR 2,40; IC del 95%: 1,23 a 4,69 y CR 2,38; IC del 95%: 1,10 a 5,11; respectivamente; pruebas de calidad moderada). No hubo diferencias claras entre los grupos para otros efectos secundarios.

En un único estudio con 146 participantes que comparó metoclopramida con prometazina, más mujeres que recibieron prometazina informaron somnolencia, mareo y distonía (CR 0,70; IC del 95%: 0,56 a 0,87; CR 0,48; IC del 95%: 0,34 a 0,69 y CR 0,31; IC del 95%: 0,11 a 0,90, respectivamente, pruebas de calidad moderada). No hubo diferencias claras entre los grupos en otros resultados importantes que incluyen la calidad de vida y otros efectos secundarios.

En un ensayo único con 30 mujeres, las que recibieron ondansetrón no tuvieron diferencias en la duración del ingreso hospitalario en comparación con las que recibieron prometazina (DM 0,00; IC del 95%: -1,39 a 1,39; pruebas de muy baja calidad), aunque hubo un aumento en la sedación con prometazina (CR 0,06; IC del 95%: 0,00 a 0,94; pruebas de baja calidad) .

Con respecto a los corticosteroides, en un estudio con 110 participantes no hubo diferencias en los días de ingreso hospitalario en comparación con placebo (DM -0,30; IC del 95%: -0,70 a 0,10; pruebas de muy baja calidad), pero hubo una reducción en la tasa de reingreso (CR 0,69; IC del 95%: 0,50 a 0,94; cuatro estudios, 269 mujeres). Para otros resultados importantes, incluidas las complicaciones del embarazo, el aborto espontáneo, la mortinatalidad y las anomalías congénitas, no hubo pruebas suficientes para identificar diferencias entre los grupos (pruebas de muy baja calidad para todos los resultados). En otros estudios únicos no hubo diferencias claras entre los grupos en el parto prematuro o los efectos secundarios (pruebas de muy baja calidad).

En la comparación de hidrocortisona con metoclopramida no hubo datos disponibles para los resultados primarios y no hubo diferencias en la tasa de reingreso (CR 0,08; IC del 95%: 0,00 a 1,28;un estudio, 40 mujeres).

En un estudio con 80 mujeres, en comparación con las mujeres que recibieron prometazina, las que recibieron prednisolona presentaron un aumento en las náuseas a las 48 horas (CR 2,00; IC del 95%: 1,08 a 3,72; pruebas de baja calidad), pero no a los 17 días (CR 0,81; IC del 95%: 0,58 a 1,15; pruebas de muy baja calidad). No hubo diferencias claras en el número de episodios de emesis o en la mejoría subjetiva de las náuseas / los vómitos. No hubo pruebas suficientes para identificar diferencias entre los grupos en la mortinatalidad y la muerte neonatal y el parto prematuro.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save