¿A los pacientes que presentan muerte cardíaca súbita se les debe enfriar para disminuir su temperatura corporal antes o después del ingreso al hospital?

Pregunta de la revisión

Se revisaron las pruebas actuales disponibles para responder a la pregunta de si el enfriamiento temprano de los pacientes que reciben apoyo vital básico por muerte cardíaca súbita influye en la supervivencia y el daño cerebral en comparación con el enfriamiento que se comienza después del ingreso al hospital. El enfriamiento temprano significa el enfriamiento rápido del paciente por el personal de la ambulancia, los paramédicos o los médicos, sobre el terreno. Se incluyeron siete estudios que cumplieron con los requisitos de esta revisión Cochrane.

Antecedentes

Población

Esta revisión está relacionada con los pacientes que reciben apoyo vital básico por muerte cardíaca súbita. La muerte cardíaca súbita significa que se detiene el corazón y posteriormente la circulación. Si estos pacientes no reciben reanimación cardiopulmonar inmediata entonces las células cerebrales se dañan irreversiblemente y posteriormente mueren. Si el apoyo vital básico tiene éxito, una forma de tratamiento que puede ayudar a prevenir el daño adicional de las células es enfriar el cuerpo durante varias horas de 32°C a 36°C. Este tratamiento ha mostrado tener efectos beneficiosos al reducir el daño cerebral y se recomienda en las guías internacionales para el tratamiento de los pacientes a los que se les ha salvado la vida después de la muerte cardíaca súbita.

Intervención

El momento óptimo para el inicio del enfriamiento no está claro. Esta revisión compara a los pacientes en los que el tratamiento de enfriamiento comenzó antes del ingreso al hospital con los pacientes que el tratamiento de enfriamiento comenzó después del ingreso al hospital.

Resultados

Los efectos de la intervención se midieron mediante la supervivencia y el daño cerebral en conjunto con los efectos secundarios, la calidad de vida y la duración de la estancia hospitalaria.

Fecha de la búsqueda

Se completaron las búsquedas de revisiones en marzo 2015.

Características de los estudios

Los siete estudios incluyeron 2369 participantes y compararon los efectos del enfriamiento antes y después del ingreso al hospital. La media de la edad de los participantes en los estudios estuvo entre 59 y 68 años y en su mayoría fueron hombres. Los pacientes que no se incluyeron en los ensayos en general presentaban traumatismo, una enfermedad terminal, estaban en el final natural de la vida, eran embarazadas y pacientes que ya presentaban una temperatura corporal baja.

Fuentes de financiación de los estudios

Dos de cada siete estudios fueron financiados por la industria médica, cuatro recibieron financiamiento gubernamental o de organizaciones sin fines de lucro y un estudio no recibió financiamiento.

Resultados clave

Ninguno de los estudios encontró pruebas de un efecto beneficioso del enfriamiento prehospitalario versus el enfriamiento hospitalario. Sin embargo, se determinó que en casi todos los estudios una cantidad relevante de participantes no recibió enfriamiento prehospitalario ni enfriamiento hospitalario, ni enfriamiento alguno según las guías. Las razones de esto no se especificaron con claridad. La pregunta de si la decisión de enfriar a los participantes puede haber estado influenciada por otros factores no se puede responder de manera confiable. El diseño y la realización adecuada de los estudios incluidos suscitaron preocupación, por lo que para evitar hacer interpretaciones erróneas no se agruparon los resultados de los estudios únicos. Se encontró que en los adultos que recibieron enfriamiento prehospitalario hubo ligeramente más probabilidades de que el corazón se detuviera nuevamente antes del ingreso al hospital.

Calidad de la evidencia

Muchos de los estudios incluidos tuvieron una utilidad limitada porque se centraron en la practicabilidad y la seguridad del enfriamiento prehospitalario, sin enfatizar específicamente en el tratamiento de enfriamiento. Otros factores que contribuyeron a la disminución de la calidad de las pruebas fueron que la información provino de diferentes poblaciones de estudio y de diferentes puntos temporales de aplicación del enfriamiento prehospitalario. Además, hubo riesgo de sesgo en los estudios. La calidad de los estudios individuales fue moderada. En resumen, la calidad de las pruebas para responder a la pregunta de la revisión fue muy baja.

Conclusiones de los autores: 

Actualmente no existen pruebas convincentes para delinear claramente los efectos beneficiosos o perjudiciales de la inducción prehospitalaria del enfriamiento en comparación con la inducción hospitalaria del enfriamiento. Esta conclusión se basa en pruebas de calidad muy baja.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El control dirigido de la temperatura (también conocido como "hipotermia terapéutica", "hipotermia inducida", o "enfriamiento") ha mostrado tener efectos beneficiosos en el resultado neurológico en pacientes con una reanimación exitosa del paro cardíaco súbito, pero no está claro cuando se debe iniciar esta intervención.

Objetivos: 

Evaluar los efectos del inicio prehospitalario del enfriamiento sobre la supervivencia y el resultado neurológico en comparación con el inicio hospitalario del enfriamiento en adultos con un paro cardíaco fuera del hospital.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL, MEDLINE, EMBASE, CINAHL, BIOSIS y en tres registros de ensayos, desde su inicio hasta 5 marzo 2015; se realizó la verificación de referencias, la búsqueda de citas y se contactó con los autores de los estudios para identificar estudios adicionales.

Criterios de selección: 

Se buscaron los ensayos controlados aleatorios (ECA) en adultos con paro cardíaco fuera del hospital que compararon el enfriamiento en el contexto prehospitalario con el enfriamiento hospitalario. Los resultados primarios fueron la supervivencia y el resultado neurológico; Los resultados secundarios fueron los eventos adversos, la calidad de vida y la duración de la estancia hospitalaria en la unidad de cuidados intensivos (UCI) y en el hospital.

Obtención y análisis de los datos: 

Se utilizaron los procedimientos metodológicos estándar Cochrane.

Resultados principales: 

Se incluyeron siete ECA (2369 participantes asignados al azar) sobre la inducción del enfriamiento prehospitalario en comparación con el enfriamiento hospitalario. Hubo heterogeneidad metodológica considerable y riesgo de sesgo debido principalmente a los déficits en la administración del enfriamiento, por lo que no se agruparon los resultados de la supervivencia y el resultado neurológico y los resultados de cada estudio se presentaron por separado. Los eventos adversos fueron raros: según cuatro estudios con 1713 adultos la inducción prehospitalaria del enfriamiento puede aumentar el riesgo de nuevos paros cardíacos. El riesgo de sesgo de los siete estudios individuales generalmente fue moderado. La calidad general de las pruebas fue muy baja. Lo anterior se debió principalmente a la inconsistencia y la precisión baja.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save