Programas de planificación familiar para mujeres con VIH

Antecedentes

Los servicios de planificación familiar pueden ayudar a las mujeres con VIH a utilizar métodos anticonceptivos y prevenir embarazos no deseados. Debido a las mejoras en el tratamiento, los pacientes con VIH viven más tiempo. Más mujeres VIH positivas querrán elegir si quieren tener un hijo y cuándo.

Métodos

Se hicieron búsquedas electrónicas de estudios de programas de planificación familiar para mujeres VIH positivas hasta el 2 de agosto 2016. Los servicios se podían comparar con un programa diferente, con la atención habitual o con ningún asesoramiento. Los estudios también podían comparar a las mujeres VIH positivas con las VIH negativas. Se intentó encontrar resultados ajustados a los factores que afectan a los resultados. De lo contrario, se utilizaron datos no ajustados. Se evaluó la calidad de los estudios de investigación.

Resultados

Se incluyeron tres nuevos estudios, para un total de diez. Estos estudios de siete países africanos tuvieron 16 116 participantes. Tres estudios compararon un programa de PF mejorado versus la atención habitual, tres analizaron los servicios de PF combinados con la atención del VIH y cuatro estudiaron mujeres VIH positivas versus VIH negativas.

Para cuatro estudios de buena calidad, el programa especial se relacionó con el uso de anticonceptivos o el embarazo. En Nigeria, los sitios combinaron los servicios de PF y de VIH. Las mujeres con servicios de PF mejorados utilizaron los métodos anticonceptivos modernos con mayor frecuencia que las mujeres con servicios básicos de PF. Un estudio en Kenia comparó la PF combinada con la atención del VIH versus la remisión a una clínica de PF separada. Las mujeres con servicios combinados utilizaron anticonceptivos más efectivos con mayor frecuencia que las que se remitieron a otros lugares para la PF. Un estudio en Kenia, Namibia y Tanzania probó un programa de prevención del VIH y de PF. Las mujeres con el programa especial en Tanzania usaron anticonceptivos efectivos más a menudo que las mujeres que recibieron atención habitual. Además, fue más probable que informaran del uso de preservativos durante la última relación sexual. En general, las mujeres en el programa de prevención tuvieron menos probabilidades de haber tenido relaciones sexuales sin protección en las últimas dos semanas. Un estudio de Costa de Marfil combinó las pruebas de VIH con los servicios de PF. Las tasas de embarazo fueron similares para las mujeres VIH positivas y las VIH negativas, pero las mujeres VIH positivas tuvieron menos embarazos no deseados.

Conclusiones de los autores

Los estudios realizados desde 2009 fueron de mejor calidad que los realizados en los años noventa. El entrenamiento y el asesoramiento en PF fueron más frecuentes, lo que podría fortalecer los servicios de PF. Los estudios de investigación sobre la asesoría sobre la anticoncepción para mujeres VIH positivas aún son limitados. Mejores métodos de asesoramiento ayudarían a las mujeres a elegir y utilizar un método anticonceptivo. La necesidad es especialmente grande en áreas con pocos recursos, como los consultorios de VIH.

Conclusiones de los autores: 

Los estudios realizados desde 2009 se centraron en el uso de métodos anticonceptivos modernos o más efectivos. En esos informes posteriores, el adiestramiento en métodos de PF y asesoramiento fue más frecuente, lo que puede fortalecer la intervención y mejorar la capacidad de satisfacer las necesidades de las usuarias. La calidad de la evidencia fue moderada en los estudios más recientes y baja en los de los años noventa.

Los estudios de investigación comparativa sobre el asesoramiento anticonceptivo para mujeres VIH positivas son limitados. El campo de la planificación familiar necesita mejores formas de ayudar a las pacientes a elegir el anticonceptivo apropiado y continuar con el uso del método elegido. Es necesario mejorar los métodos de asesoramiento, especialmente en entornos de recursos limitados, como los consultorios que se centran en las personas con VIH.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los servicios de anticoncepción pueden ayudar a lograr los objetivos de planificación familiar de las pacientes con VIH, así como a prevenir la transmisión vertical. Gracias al tratamiento antirretroviral, la supervivencia de las personas con VIH ha mejorado y es posible que más mujeres VIH positivas deseen tener un hijo u otro hijo. Las intervenciones conductuales, que implican asesoramiento o educación, pueden ayudar a las mujeres a elegir y utilizar un método anticonceptivo adecuado.

Objetivos: 

Se examinaron de forma sistemática los estudios que analizaron intervenciones conductuales en pacientes con pruebas positivas para el VIH, destinados a informar sobre las opciones anticonceptivas, estimular el uso de métodos anticonceptivos o promover el cumplimiento con un régimen anticonceptivo.

Estrategia de búsqueda (: 

Hasta el 2 de agosto 2016, se buscó en MEDLINE, CENTRAL, Web of Science, POPLINE, ClinicalTrials.gov e ICTRP. Para la revisión inicial, se examinaron las listas de referencia y los informes de proyectos no publicados, y se estableció contacto con investigadores en el área.

Criterios de selección: 

Los estudios evaluaron una intervención conductual para mejorar el uso de métodos anticonceptivos para la anticoncepción. La comparación podía ser otra intervención conductual, atención habitual o ninguna intervención. También se consideraron los estudios que compararon pacientes con VIH positivas versus mujeres VIH negativas. Se incluyeron estudios no aleatorizados, así como ensayos controlados aleatorizados (ECA).

Los resultados primarios fueron el embarazo y el uso de anticonceptivos, p.ej. la adopción de un nuevo método o la mejora del uso o la continuación del método actual. Los resultados secundarios fueron conocimiento de la efectividad anticonceptiva y actitud acerca de la anticoncepción en general, o acerca de un método anticonceptivo específico.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron los datos de forma independiente. Uno de ellos introdujo los datos en RevMan y el otro verificó la precisión. Los ECA se evaluaron según los principios recomendados. Para los estudios no aleatorizados, la calidad de la evidencia se examinó mediante la Newcastle-Ottawa Quality Assessment Scale. Debido a la necesidad de controlar los factores de confusión en los estudios observacionales, se utilizaron los cálculos ajustados de los modelos, cuando estuvieron disponibles. Cuando no se dispuso de análisis ajustados, se calculó el odds ratio (OR) con intervalos de confianza (IC) del 95%. Debido a los variados diseños e intervenciones de los estudios, no se realizaron metanálisis.

Resultados principales: 

Con tres nuevos informes, diez estudios de siete países africanos cumplieron los criterios de elegibilidad. Ocho estudios no aleatorizados incluyeron 8980 participantes. Dos ECA grupales tuvieron 7136 participantes en 36 sitios. Tres estudios compararon una intervención especial de PF versus la atención habitual, tres examinaron los servicios de PF integrados con los servicios de VIH, y cuatro compararon los resultados para las mujeres VIH positivas y VIH negativas.

En cuatro estudios con evidencia de calidad alta o moderada, la intervención especial se asoció con el uso de anticonceptivos o el embarazo. En un estudio de Nigeria se compararon los servicios de PF mejorados con los básicos. Todos los sitios tenían servicios integrados de PF y VIH. Las mujeres con servicios mejorados tuvieron más probabilidades de utilizar un método anticonceptivo moderno, en comparación con las mujeres con servicios básicos (OR 2,48; IC del 95%: 1,31 a 4,72). Un ECA grupal realizado en Kenya comparó los servicios integrados de PF y VIH con la remisión estándar a una clínica separada de PF. Las mujeres con servicios integrados tuvieron más probabilidades de utilizar una anticoncepción más efectiva (OR ajustado 1,81; IC del 95%: 1,24 a 2,63). Otro ECA grupal comparó una intervención de prevención del VIH y de PF frente a la atención habitual en Kenya, Namibia y Tanzania. Las mujeres en los lugares de intervención especial en Tanzania tuvieron más probabilidades de utilizar anticonceptivos altamente eficaces (OR ajustado 2,25; IC del 95%: 1,24 a 4,10). Fue menos probable que informaran de relaciones sexuales sin protección (sin uso de preservativos) en la última relación sexual (OR ajustado 0,23, IC del 95%: 0,14 a 0,40). En los tres países, las mujeres de los lugares de intervención especial tuvieron menos probabilidades de informar sobre cualquier relación sexual sin protección en las dos últimas semanas (OR ajustado 0,56, IC del 95%: 0,32 a 0,99). En un estudio realizado en Costa de Marfil se integraron los servicios de VIH y de PF. Las mujeres VIH positivas tuvieron una menor incidencia de embarazos no deseados, pero no de embarazos en general, en comparación con las mujeres VIH negativas (1,07 frente a 2,38; p = 0,023).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save