Intervenciones para reemplazar los dientes perdidos: técnicas de preservación del reborde alveolar para el desarrollo de sitios de implante dental

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Pregunta de la revisión

El objetivo de esta revisión es evaluar la efectividad de diversos materiales y técnicas para mantener suficiente hueso en la mandíbula (preservación del reborde alveolar) después de la extracción de dientes. Estas técnicas se comparan con la extracción de dientes sola u otros métodos de preservación del hueso, o ambos, en pacientes que necesitan implantes dentales después de que ha cicatrizado el alvéolo del diente.

Antecedentes

Cuando se ha extraído un diente, se reduce el hueso alrededor del alvéolo del diente. Los dientes artificiales pueden usarse para reemplazar los dientes perdidos después de las extracciones. Sin embargo, la pérdida del ancho y la profundidad ósea después de la extracción de dientes puede afectar el éxito del implante. Lo anterior se observa especialmente cuando los dientes artificiales (coronas o puentes) deben colocarse con implantes dentales insertados en el hueso de la mandíbula en donde solían encontrarse los dientes originales. Si el hueso se ha retraído demasiado tras la pérdida de los dientes, se hace difícil o imposible colocar los implantes dentales en la mandíbula. A la vez, este hecho da lugar a la retracción de la encía.

Un procedimiento conocido como preservación del alvéolo (PRA) puede limitar la retracción del hueso tras la pérdida de dientes aunque se necesitan pruebas de su efectividad. Varias técnicas y materiales de sustituto óseo pueden usarse para llenar el alvéolo después de la extracción de dientes. El alvéolo luego puede ser cubierto por las encías o una membrana artificial y dejar que sane durante varios meses. El objetivo es que el hueso del antiguo alvéolo del diente mantenga su forma y tamaño y permita insertar los implantes dentales para sostener las coronas o los puentes con objeto de mejorar la apariencia del paciente y que puedan comer, conversar y socializar con confianza. También se espera una mejoría en la tasa de fracaso de los implantes dentales.

Características de los estudios

Autores del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health Group) realizaron esta revisión y las pruebas están actualizadas hasta la actualidad desde el 22 julio 2014. Se incluyeron ocho ensayos con un total de 233 sitios de extracción (dientes extraídos) en 184 participantes. Los participantes fueron adultos a partir de los 18 años de edad, en buena salud general, que necesitaban la extracción de uno o más dientes permanentes y la consideración del uso de PRA (técnicas de preservación del reborde alveolar) con la posibilidad de usar implantes dentales en una fecha posterior.

La revisión consideró los efectos de cuatro técnicas y materiales usados para preservar el alvéolo en el sito de la extracción de dientes.

Tres estudios compararon la preservación del alvéolo con la extracción de dientes sola, mientras que cinco estudios compararon dos o más materiales diferentes.

Resultados clave

Hay pruebas limitadas de que la preservación del alvéolo (PRA) puede reducir la pérdida ósea comparada con la extracción de dientes sola para permitir la colocación de implantes dentales.

No existen pruebas de que la preservación del alvéolo logre cambios importantes en el aspecto o la calidad prolongada de las coronas o los puentes.

No existen pruebas convincentes de diferencias significativas entre los diferentes materiales y barreras utilizados para la preservación del alvéolo.

Calidad de la evidencia

La calidad de las pruebas se considera baja debido al alto riesgo de sesgo de la mayoría de los estudios incluidos. Se sospecha la existencia de algunas pruebas de sesgo de informe, debido a que sólo dos de los ensayos incluidos no recibieron apoyo de la industria. Se necesitan más ensayos controlados aleatorios a largo plazo que sigan las guías CONSORT (www.consort-statement.org).

Conclusiones de los autores: 

Hay pruebas limitadas de que las técnicas de PRA pueden minimizar los cambios generales en la altura y el ancho del reborde residual seis meses después de la extracción. También hay una falta de pruebas de diferencias en el fracaso del implante, los resultados estéticos u otros parámetros clínicos debido a la ausencia de información o datos a largo plazo. No existen pruebas convincentes de diferencias clínicamente significativas entre los diferentes materiales de injerto y las barreras usadas para la PRA. Son necesarios ECA adicionales a largo plazo que sigan las guías CONSORT (www.consort-statement.org).

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los cambios en el hueso alveolar después de la extracción de dientes puede comprometer la rehabilitación prostodóntica. La preservación del reborde alveolar (PRA) se ha propuesto para limitar estos cambios y mejorar los resultados prostodónticos y estéticos cuando se utilizan implantes.

Objetivos: 

Evaluar los efectos clínicos de diversos materiales y técnicas para la PRA después de la extracción de dientes en comparación con la extracción sola u otros métodos de PRA, o ambos, en pacientes que requieren colocación de implantes dentales tras la cicatrización de los alvéolos en el sitio de extracción.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos electrónicas: registro de ensayos del Grupo Cochrane de Salud Oral (Cochrane Oral Health Group) (hasta 22 julio 2014), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (The Cochrane Library, 2014, número 6), MEDLINE vía OVID (1946 hasta 22 julio 2014), EMBASE vía OVID (1980 hasta 22 julio 2014), LILACS vía BIREME (1982 hasta 22 julio 2014), el Meta Register of Current Controlled Trials (hasta 22 julio 2014), ClinicalTrials.gov (hasta 22 julio 2014), la World Health Organization International Clinical Trials Registry Platform (hasta 22 julio 2014), Web of Science Conference Proceedings (1990 hasta 22 julio 2014), Scopus (1966 hasta 22 julio 2014), ProQuest Dissertations and Theses (1861 hasta 22 julio 2014) and OpenGrey (hasta 22 julio 2014). También se realizaron búsquedas manuales en varias revistas. Se estableció contacto con autores de ensayos para identificar ensayos controlados aleatorios no publicados. En las búsquedas en las bases de datos electrónicas, no hubo restricciones de idioma ni de fecha de publicación.

Criterios de selección: 

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios (ECA) sobre el uso de técnicas de preservación del reborde alveolar con al menos seis meses de seguimiento. Las medidas de resultado fueron: los cambios en el ancho buco-lingual/palatino del reborde alveolar, los cambios en la altura vertical del reborde alveolar, las complicaciones, la necesidad de aumento adicional antes de la colocación de implantes, los resultados estéticos, las tasas de fracaso del implante, los cambios perimplante a nivel del hueso marginal, los cambios en las profundidades de sondaje y los niveles de inserción clínicos a los dientes adyacentes al sitio de extracción y las complicaciones de la rehabilitación prostodóntica futura.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión extrajeron los datos de forma independiente y evaluaron el riesgo de sesgo de cada ensayo incluido. Se estableció contacto con los autores correspondientes para obtener la información que faltaba. Se combinaron los resultados usando modelos de efectos aleatorios con diferencias de medias (DM) para los resultados continuos y cocientes de riesgo (CR) para los resultados dicotómicos, con intervalos de confianza del 95% (IC del 95%). Se crearon tablas de "Resumen de los hallazgos" para presentar los principales hallazgos.

Resultados principales: 

Un total de 50 ensayos fueron potencialmente elegibles para la inclusión, de los cuales se excluyeron 42. Se incluyeron ocho ECA con un total de 233 sitios de extracción en 184 participantes. Un ensayo se consideró en riesgo incierto de sesgo y los ensayos restantes estuvieron en riesgo alto de sesgo. A partir de dos ensayos que comparaban el xenoinjerto con extracción sola (70 participantes, pruebas de calidad moderada), hubo algunas pruebas de una reducción en la pérdida de altura (DM -2,60 mm; IC del 95%: -3,43 a -1,76) y el ancho (DM -1,97 mm; IC del 95%: -2,48 a -1,46) del reborde alveolar. Lo mismo se observó en un ensayo que comparaba el aloinjerto con la extracción (24 participantes, pruebas de baja calidad): altura del reborde (DM -2,20 mm; IC del 95%: -0,75 a -3,65) y ancho (DM -1,40 mm; IC del 95%: 0,00 a -2,80) y altura. A partir de dos ECA que compararon aloplastos versus xenoinjerto no se hallaron pruebas de que alguna de las técnicas de preservación del reborde causara una reducción más pequeña en la pérdida de la altura (DM -0,35 mm; IC del 95%: -0,86 a 0,16) o el ancho del reborde (DM -0,44 mm; IC del 95%: -0,90 a 0,02; dos ensayos, (55 participantes); pruebas de calidad moderada). Hubo pruebas insuficientes para determinar si hay diferencias clínicamente significativas entre las diferentes técnicas de PRA y la extracción basado en la necesidad de aumento adicional antes de la colocación de implantes, las complicaciones, el fracaso del implante o los cambios en los niveles del hueso marginal perimplante y las profundidades de sondaje de los dientes cercanos. No se encontró ningún ensayo que evaluara los parámetros relacionados con los niveles de inserción clínicos, los resultados estéticos o prostodónticos específicos.

Share/Save