La detección de los cánceres de la cavidad oral y de trastornos potencialmente malignos en adultos aparentemente sanos

El cáncer de la boca es una afección grave y sólo la mitad de los que desarrollan la enfermedad logran sobrevivir después de cinco años. Suele ir precedida de lesiones visibles que, si se identifican pronto, se pueden tratar y podrían dar lugar a una cirugía más sencilla y a resultados mucho mejores. Por consiguiente, es necesario comprender cuán buenos son los diferentes tipos de pruebas para la detección temprana del cáncer oral y las lesiones que lo preceden. El método más común es una inspección visual oral por un médico, pero otras pruebas incluyen el uso de un "tinte" azul, la iluminación con una luz especial y el autoexamen por parte del individuo. La revisión encontró mucha variedad en la capacidad de las diferentes pruebas para diferenciar entre bocas sanas y lesiones no referibles y lesiones más graves o cáncer oral. En general, el examen visual realizado por un trabajador sanitario de primera línea resultó ser el mejor método. Se detectaron entre el 59% y el 99% de los cánceres de la boca, aunque a veces se confundió el tejido normal con el cáncer oral. El resto de las técnicas examinadas no fueron tan buenas para detectar el cáncer de la boca e identificaron menos de un tercio de los casos.

Conclusiones de los autores: 

La prevalencia de la afección objetivo entre y dentro de las pruebas índices varió considerablemente. En el EOC, las estimaciones de la sensibilidad en el rango de los niveles de prevalencia variaron ampliamente. Las estimaciones observadas de la especificidad fueron más homogéneas. Las pruebas índices a una prevalencia informada en la población (entre 1% y 5%) fueron mejores para clasificar correctamente la ausencia de TPM o de cáncer oral en los individuos sin enfermedad que para clasificar su presencia en los individuos enfermos. Clasificar incorrectamente a los individuos sin la enfermedad como si la tuvieran tendría implicaciones clínicas y financieras tras una remisión inapropiada; clasificar incorrectamente a los individuos con la enfermedad como libres de la misma significará que el TPM o el cáncer de la cavidad oral sólo se diagnosticará más tarde, cuando la enfermedad sea más grave. Los dentistas y los profesionales generales de la atención dental deben permanecer atentos a los signos de los TPM y del cáncer oral mientras realizan las revisiones orales habituales en la práctica.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La detección y la escisión temprana de los trastornos potencialmente malignos (TPM) del labio y la cavidad bucal que requieren intervención pueden reducir las transformaciones malignas (aunque no eliminará totalmente la ocurrencia de neoplasias malignas), o si la neoplasia maligna se detecta durante la supervisión, hay alguna evidencia de que el tratamiento apropiado puede mejorar las tasas de supervivencia.

Objetivos: 

Determinar la exactitud diagnóstica del examen oral convencional (EOC), el enjuague vital, la detección con luz, los biomarcadores y el autoexamen bucal (AEB), utilizados solos o en combinación, para la detección temprana de TPM o cáncer del labio y la cavidad bucal en adultos aparentemente sanos.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en MEDLINE (OVID) (1946 hasta abril de 2013) y en otras cuatro bases de datos electrónicas (Cochrane Diagnostic Test Accuracy Studies Register, registro de ensayos del Grupo Cochrane de Salud Oral [Cochrane Oral Health Group], EMBASE [OVID] y MEDION) desde su inicio hasta abril de 2013. Las búsquedas en las bases de datos electrónicas se hicieron el 30 de abril de 2013. No hubo restricciones de idioma en las búsquedas en las bases de datos electrónicas. Se realizaron búsquedas de citas y se revisaron las listas de referencias de los estudios incluidos para encontrar referencias adicionales.

Criterios de selección: 

Se seleccionaron los estudios que informaron la exactitud diagnóstica de cualquiera de las pruebas ya mencionadas para detectar TPM o cáncer del labio o la cavidad bucal. El diagnóstico de TPM o cáncer fue realizado por médicos especialistas o patólogos, o bien durante el seguimiento.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión examinaron de forma independiente la relevancia de los títulos y resúmenes. Al menos dos autores de la revisión realizaron de forma independiente y por duplicado la elección de los estudios, la extracción de los datos y la evaluación de la calidad. La calidad metodológica de los estudios se evaluó mediante QUADAS-2. Se informó la sensibilidad y la especificidad de los estudios incluidos.

Resultados principales: 

Se incluyeron 13 estudios que reclutaron a 68 362 participantes. Estos estudios evaluaron la exactitud diagnóstica del EOC (diez estudios) y el AEB (dos estudios). Un ensayo controlado aleatorizado de exactitud de la prueba evaluó directamente el EOC y el enjuague vital. No hubo estudios de exactitud diagnóstica elegibles que evaluaran la detección con luz o el análisis de muestras de sangre o saliva (que probaran la presencia de biomarcadores de TPM y cáncer oral). No fue posible agrupar los datos debido a la heterogeneidad clínica de los estudios incluidos en cuanto a los participantes reclutados, el contexto, la prevalencia de la afección objetivo, la aplicación de la prueba índice y el estándar de referencia, así como el flujo y el momento del proceso. Para el EOC (diez estudios, 25 568 participantes) la prevalencia en la muestra de exactitud diagnóstica de la prueba varió del 1% al 51%. En los ocho estudios con prevalencia del 10% o inferior, las estimaciones de la sensibilidad fueron muy variables y variaron de 0,50 (intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,07 a 0,93) a 0,99 (IC del 95%: 0,97 a 1,00) con estimaciones uniformes de la especificidad alrededor de 0,98 (IC del 95%: 0,97 a 1,00). Las estimaciones de la sensibilidad y la especificidad fueron 0,95 (IC del 95%: 0,92 a 0,97) y 0,81 (IC del 95%: 0,79 a 0,83) en un estudio con prevalencia del 22% y 0,97 (IC del 95%: 0,96 a 0,98) y 0,75 (IC del 95%: 0,73 a 0,77) en un estudio con prevalencia del 51%. Tres estudios se consideraron con bajo riesgo de sesgo en general; dos se consideraron con alto riesgo de sesgo debido al dominio del flujo y el tiempo; y en cinco estudios el riesgo general de sesgo se consideró incierto como resultado de la información insuficiente para poder evaluar al menos uno de los cuatro dominios de evaluación de la calidad. La aplicabilidad no fue una preocupación importante en general en dos estudios; fue una preocupación importante en general en tres estudios debido a la población de alto riesgo, y no estuvo clara en cinco estudios. Las estimaciones de la sensibilidad para el AEB (dos estudios, 34.819 participantes) fueron 0,18 (IC del 95%: 0,13 a 0,24) y 0,33 (IC del 95%: 0,10 a 0,65); la especificidad para el AEB fue 1,00 (IC del 95%: 1,00 a 1,00) y 0,54 (IC del 95%: 0,37 a 0,69). Un estudio (7975 participantes) comparó directamente EOC con EOC más enjuague vital en un ensayo controlado aleatorizado. Este estudio encontró una tasa mayor de detección del cáncer oral en el brazo del ensayo de examen oral convencional más enjuague vital complementario.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save