Vacuna contra la gripe para la prevención de la otitis media aguda (infección del oído medio)

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Pregunta de la revisión
Se examinó el efecto de la vacuna contra la gripe sobre la prevención de la otitis media aguda (OMA) en lactantes y niños. Se identificaron diez ensayos controlados aleatorios (ECA) que incorporaron a 16 707 niños de seis meses a seis años de edad, de cualquier sexo y de cualquier grupo étnico, con o sin antecedentes de OMA recurrente.

Antecedentes
La OMA es una de las enfermedades infecciosas más frecuentes en los lactantes y los niños en edad preescolar. Los síntomas incluyen dolor de oído y fiebre, aunque puede causar pérdida de audición debido a la perforación del tímpano o a la acumulación de líquido en el oído medio. La OMA generalmente es de origen bacteriano y a menudo se utilizan antibióticos para tratarla, aunque los mismos conllevan sus propios efectos secundarios y el riesgo de resistencia a los antibióticos. Aun así, la OMA a menudo es precedida por una infección viral como la gripe. La prevención de las infecciones virales podría prevenir la OMA. Por lo tanto, se investigó si las vacunas contra la gripe podrían reducir la aparición de OMA en lactantes y niños.

Características de los estudios
Las pruebas están actualizadas hasta julio de 2014. Se seleccionaron los ensayos controlados aleatorios (ECA) que comparaban la vacuna contra la gripe con placebo o ningún tratamiento en lactantes y niños menores de seis años de edad de cualquier sexo y cualquier grupo étnico, con o sin antecedentes de episodios anteriores de OMA. Nueve de cada diez estudios (y los cinco estudios que contribuyeron con el resultado primario) fueron financiados por fabricantes de la vacuna.

Resultados clave
La revisión encontró una reducción del 4% (que podría ser de entre un 2% y un 7%) de la OMA. También encontró una reducción de alrededor del 15% (que podría ser de entre un 0% a un 30%) en el número de prescripciones de antibióticos. No hubo diferencias en el número de dosis, los ciclos, los ámbitos, las temporadas o los tipos de vacuna administrados entre los vacunados y los no vacunados. Los efectos secundarios de la vacuna contra la gripe incluyeron un aumento en la fiebre y la rinorrea. Aún no se conoce si redujo las visitas a establecimientos de asistencia sanitaria o los ingresos al hospital. Los datos también fueron insuficientes para indicar que este beneficio podría equilibrarse con los efectos secundarios más graves o más raros de la vacuna.

La revisión ha incluido análisis de subgrupos para los episodios de OMA por temporada, que no se incluyeron en el protocolo (plan para la revisión). La “temporada de virus respiratorios” es el periodo en el cual los virus que causan el resfriado común y otras enfermedades respiratorias se presentan con mayor frecuencia y la OMA ocurre en general en la temporada de virus respiratorios. En los climas templados, la temporada de virus respiratorios ocurre en el otoño y el invierno y en los climas tropicales, durante la temporada de lluvias. En la faja ecuatorial, la temporada de virus respiratorios puede ocurrir todo el año. La temporada de virus respiratorios puede no coincidir con la temporada de gripe, que puede ocurrir en el invierno y la primavera. Sin embargo, puede variar según la presencia de epidemias de virus de la gripe.

Aunque se observó una reducción en la administración de antibióticos, este impacto es incierto debido a que la práctica actual es evitar el abuso de antibióticos. Junto con otros problemas de seguridad relacionados con la vacuna, la administración de la vacuna contra la gripe para reducir la OMA todavía no se justifica y se necesita investigación adicional.

Calidad de la evidencia
La calidad general de las pruebas fue de alta a moderada.

Conclusiones de los autores: 

La vacuna contra la gripe da lugar a una reducción pequeña de la OMA. La reducción observada con la administración de antibióticos debe considerarse teniendo en cuenta las prácticas actuales recomendadas dirigidas a evitar el abuso de antibióticos. Los datos de seguridad de estos ensayos son limitados. Los beneficios pueden no justificar la administración de la vacuna contra la gripe sin tener en cuenta la eficacia de la vacuna para reducir la gripe y los datos de seguridad. La calidad de las pruebas fue de alta a moderada. Se necesita investigación adicional.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La otitis media aguda (OMA) es una de las enfermedades infecciosas más frecuentes en los niños. Se ha informado que un 64% de los lactantes tienen un episodio de OMA cerca de los seis meses de edad y un 86% cerca del año. Aunque la mayoría de los casos de OMA se deben a una infección bacteriana, comúnmente son desencadenados por una infección viral. En la mayoría de los niños desaparece espontáneamente, pero conlleva un riesgo de complicaciones. Debido a que el tratamiento con antibióticos aumenta el riesgo de resistencia a los antibióticos, las vacunas contra la gripe podrían ser una forma efectiva de reducir este riesgo mediante la prevención del desarrollo de OMA.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de la vacuna contra la gripe para reducir la aparición de otitis media aguda (OMA) en lactantes y niños.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en CENTRAL (2014, número 6), MEDLINE (1946 hasta julio, semana 1, 2014), EMBASE (2010 hasta julio 2014), CINAHL (1981 hasta julio 2014), LILACS (1982 hasta julio 2014), Web of Science (1955 hasta julio 2014) y en listas de referencias de artículos hasta julio 2014.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) que compararan la vacuna contra la gripe con placebo o ningún tratamiento en lactantes y niños menores de seis años de edad. Se incluyó a niños de cualquier sexo y de cualquier grupo étnico, con o sin antecedentes de OMA recurrente.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión de forma independiente examinaron los estudios, evaluaron la calidad de los ensayos y extrajeron los datos. Se realizaron análisis estadísticos mediante los modelos de efectos aleatorios y de efectos fijos y los resultados se expresaron como cocientes de riesgos (CR), diferencias de riesgos (DR) y el número necesario a tratar para beneficiar (NNTB) para los resultados dicotómicos, con intervalos de confianza (IC) del 95%.

Resultados principales: 

Se incluyeron diez ensayos (seis ensayos en países de ingresos altos y cuatro ensayos multicéntricos en países de ingresos altos, medios y bajos) que incorporaron a 16 707 niños de seis meses a seis años de edad. Ocho ensayos incorporaron a participantes de un ámbito de asistencia sanitaria. Nueve ensayos (y los cinco ensayos que contribuyeron al resultado primario) declararon financiación por parte de los fabricantes de vacunas. Cuatro ensayos informaron una ocultación adecuada de la asignación y nueve ensayos informaron un cegamiento adecuado de los participantes y el personal. La deserción fue baja para todos los ensayos incluidos en el análisis.

El resultado primario mostró una reducción pequeña de al menos un episodio de OMA durante al menos seis meses de seguimiento (cinco ensayos, 4736 participantes: CR 0,80; IC del 95%: 0,67 a 0,96; DR -0,04; IC del 95%: -0,07 a -0,02; NNTB 25; IC del 95%: 15 a 50).

Los análisis de subgrupos (es decir número de ciclos, ámbitos, temporadas o tipos de vacuna administrados) no demostraron ninguna diferencia.

Hubo una reducción en la administración de antibióticos en los niños vacunados (dos ensayos, 1223 participantes: CR 0,70; IC del 95%: 0,59 a 0,83; DR -0,15; IC del 95%: -0,30 a -0,00).

No hubo diferencias significativas en la utilización de asistencia sanitaria para el único ensayo que proporcionó información suficiente para estar incluido. La administración de la vacuna contra la gripe dio lugar a un aumento significativo de la fiebre (seis ensayos, 10 199 participantes: CR 1,15; IC del 95%: 1,06 a 1,24; DR 0,02; IC del 95%: -0,00 a 0,05) y la rinorrea (seis ensayos, 10 563 niños: CR 1,17; IC del 95%: 1,07 a 1,29; DR 0,09; IC del 95%: 0,01 a 0,16) pero ninguna diferencia en la faringitis. No se informaron eventos adversos graves.

En comparación con el protocolo, la revisión incluyó un análisis de subgrupos de los episodios de OMA por temporada y cambió los tipos de vacuna contra la gripe de un resultado secundario a un análisis de subgrupos.

Share/Save