Gotas oculares de ciclosporina A para el tratamiento del ojo seco

¿Cuál es el objetivo de esta revisión?
El objetivo de esta revisión Cochrane fue averiguar si las gotas oculares de ciclosporina A (CsA) son útiles para el tratamiento del ojo seco. Los investigadores Cochrane recopilaron y analizaron todos los estudios pertinentes para responder a esta pregunta y encontraron 30 estudios.

¿Cuál es el mensaje clave de esta revisión?
No está claro si las gotas oculares de CsA reducen los síntomas y signos del ojo seco. Los pacientes que usan gotas de CsA pueden presentar efectos adversos como ardor o picazón.

¿Qué se estudió en la revisión?
La superficie del ojo es húmeda y está cubierta por una fina capa de lágrimas. Cuando existe algún problema con esta capa de lágrimas, los individuos pueden desarrollar una afección frecuente llamada ojo seco. Los pacientes con ojo seco pueden sentir molestias, como si tuvieran algo en el ojo, sensación de ardor o ser sensibles a la luz. También pueden presentar visión borrosa y fluctuante, lo que puede afectar la conducción y la lectura.

El ojo seco puede desarrollarse debido a problemas de salud subyacentes, tratamiento ocular o sin razón aparente. Una posible causa subyacente del ojo seco puede ser la inflamación. Las gotas de CsA (comercializadas como Restasis o Cequa) tienen como objetivo mejorar la producción de lágrimas mediante el tratamiento de esta inflamación.

¿Cuáles son los principales resultados de la revisión?
Los investigadores Cochrane encontraron 30 estudios relevantes. Estos estudios se realizaron en muchos países diferentes (Alemania, Austria, Bélgica, Brasil, China, España, Estados Unidos, Francia, Italia, Corea del Sur, Reino Unido, República Checa, Suecia, Tailandia y Turquía). Doce estudios fueron financiados por el fabricante, uno fue financiado por una agencia gubernamental y los estudios restantes no informaron sobre el financiamiento.

Dieciocho estudios compararon la CsA combinada con lágrimas artificiales versus lágrimas artificiales solas. A los seis meses:

⇨ Solo hubo evidencia de certeza baja sobre si la CsA combinada con lágrimas artificiales puede ayudar a reducir los síntomas y signos del ojo seco en comparación con las lágrimas artificiales solas.
⇨ Hubo evidencia inconsistente de certeza baja sobre si la CsA proporciona o no algún beneficio para la producción de las lágrimas y la estabilidad de la película.
⇨ Los pacientes que utilizan CsA pueden tener más células caliciformes conjuntivales (evidencia de certeza baja). Las células caliciformes conjuntivales pueden tener un papel en la protección del ojo al secretar moco (un lubricante).
⇨ Los pacientes que utilizan gotas de CsA pueden tener más eventos adversos relacionados con el tratamiento, en particular, "ardor y escozor" en los ojos (evidencia de certeza baja).

Los estudios restantes hicieron varias otras comparaciones de CsA en diferentes concentraciones con placebo o lágrimas artificiales. El informe de estos estudios no permitió comprender la magnitud del efecto.

¿Cuál es el grado de actualización de esta revisión?
Los investigadores Cochrane buscaron estudios que se habían publicado hasta el 16 de febrero 2018.

Conclusiones de los autores: 

A pesar del uso generalizado de la CsA tópica para tratar el ojo seco, se encontró que la evidencia del efecto de la CsA sobre el malestar ocular y la superficie ocular y los parámetros de la película lagrimal como la tinción con fluoresceína corneal, la prueba de Schirmer y el TRPL son inconsistentes y, a veces, pueden no ser diferentes de un vehículo o las lágrimas artificiales durante los períodos de tiempo informados en los ensayos. Puede haber un aumento de los efectos adversos no graves relacionados con el tratamiento (en particular el ardor) en el grupo de CsA. La CsA tópica puede aumentar el número de células caliciformes conjuntivales. Sin embargo, la evidencia actual no apoya que las mejoras en la producción de moco conjuntival (a través del aumento de las células caliciformes conjuntivales) se traduzcan en una mejora de los síntomas o de los parámetros de la superficie ocular y de la película lagrimal. Todos los ensayos publicados fueron a corto plazo y no evaluaron si la CsA tiene efectos modificadores de la enfermedad a más largo plazo. Se necesitan ensayos clínicos grandes, bien planificados y a largo plazo para evaluar mejor la CsA con respecto a los efectos modificadores del ojo seco a largo plazo. En el campo del ojo seco se necesita un conjunto central de resultados que idealmente incluya biomarcadores y resultados informados por el paciente.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La ciclosporina A tópica (CsA) (también conocida como ciclosporina A) es un antiinflamatorio que se ha utilizado ampliamente para tratar las enfermedades inflamatorias de la superficie ocular. La Food and Drug Administration delos EE.UU. ha aprobado la administración de dos gotas oculares de CsA para el tratamiento del ojo seco: Restasis (CsA 0,05%, Allergan Inc., Irvine, CA, EE.UU.), aprobada en 2002, y Cequa (CsA 0,09%, Sun Pharma, Cranbury, NJ, EE.UU.), aprobada en 2018. Se han realizado numerosos ensayos clínicos para evaluar la efectividad y la seguridad de la CsA para el ojo seco; sin embargo, no existe un consenso universal con respecto a su efecto.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad y la seguridad de la CsA tópica para el tratamiento del ojo seco.

Métodos de búsqueda: 

Se realizaron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL) (que contiene el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Trastornos de los Ojos y la Visión) (2018, número 2); Ovid MEDLINE; Embase.com; PubMed; Latin American and Caribbean Health Sciences Literature Database (LILACS); ClinicalTrials.gov; y en la International Clinical Trials Registry Platform de la Organización Mundial de la Salud (OMS) (ICTRP). No se aplicó ninguna restricción de fecha o idioma en la búsqueda electrónicas de ensayos. Se buscó por última vez en las bases de datos electrónicas el 16 de febrero de 2018.

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) de pacientes con ojo seco, independientemente de la edad, el sexo, la gravedad, la etiología o la clasificación del ojo seco. Se incluyeron los ECA en los que se compararon diferentes concentraciones de CsA tópica entre sí o con lágrimas artificiales, placebo o un vehículo. También se incluyeron los ECA en los que se comparó la CsA en combinación con lágrimas artificiales con lágrimas artificiales solas.

Obtención y análisis de los datos: 

Se siguió la metodología Cochrane estándar y la certeza de las pruebas se evaluó mediante GRADE.

Resultados principales: 

Se incluyeron 30 ECA (4009 participantes), con períodos de seguimiento que variaron de seis semanas a 12 meses. Se estudió el ojo seco de diversa gravedad y con diferentes causas subyacentes. Las intervenciones investigadas también variaron entre los ECA: CsA versus lágrimas artificiales; CsA con lágrimas artificiales versus lágrimas artificiales solas; y en algunos estudios, más de una concentración de CsA. Las lágrimas artificiales se utilizaron como complemento para estudiar la medicación en todos los ensayos, excepto en cinco. Casi todos los ensayos presentaron deficiencias en el informe de los resultados (p.ej. solo informaron sobre los valores de p o la dirección), lo que impidió el cálculo de las estimaciones del efecto o el metanálisis entre los grupos.

Dieciocho ensayos compararon CsA tópica al 0,05% más lágrimas artificiales versus un vehículo más lágrimas artificiales o lágrimas artificiales solas. Un ensayo informó sobre síntomas subjetivos del ojo seco a los seis meses y los resultados favorecieron a CsA (diferencia de medias [DM] -4,80; intervalo de confianza [IC] del 95%: -6,41 a -3,19; evidencia de certeza baja). Dos ensayos informaron la DM en la tinción de la superficie ocular a los seis meses, pero los resultados fueron inconsistentes en estos dos ensayos (DM -0,35; IC del 95%: -0,69 a -0,01 en uno y DM 0,58; IC del 95%: 0,06 a 1,10 en el otro; evidencia de certeza baja). Cuatro ensayos informaron la DM en las puntuaciones de la prueba de Schirmer a los seis meses y las estimaciones variaron entre -4,05 (IC del 95%: -6,67 a -1,73) y 3,26 (IC del 95%: -1,52 a 5,00) (evidencia de certeza baja). Tres ensayos informaron el cociente de riesgos (CR) de las puntuaciones mejoradas de la prueba de Schirmer a los seis meses; las estimaciones variaron entre 0,98 (IC del 95%: 0,83 a 1,17) y 3,50 (IC del 95%: 2,09 a 5,85) (evidencia de certeza baja). Cuatro ensayos informaron la DM en la estabilidad de la película lagrimal medida por el tiempo de ruptura de la película lagrimal a los seis meses y las estimaciones variaron entre -1,98 (IC del 95%: -3,59 a -0,37) y 1,90 (IC del 95%: 1,44 a 2,36) (evidencia de certeza baja). Tres ensayos informaron el CR de mejora del tiempo de ruptura de la película lagrimal a los seis meses y las estimaciones variaron entre 0,90 (IC del 95%: 0,77 a 1,04) y 4,00 (IC del 95%: 2,25 a 7,12) (evidencia de certeza baja). Tres ensayos informaron la frecuencia del uso de lágrimas artificiales a los seis meses y no proporcionaron las estimaciones del efecto; la dirección del efecto parece estar a favor de la CsA (evidencia de certeza baja). Debido a la información incompleta de los datos de resultados o a la considerable heterogeneidad estadística, solo fue posible realizar un metanálisis sobre la densidad media de células caliciformes conjuntivales. La densidad media de las células caliciformes conjuntivales en el grupo tratado con CsA puede ser mayor que en el grupo control al final del seguimiento a los cuatro y 12 meses (DM 22,5 células por unidad, IC del 95%: 16,3 a 28,8; evidencia de certeza baja). Todos los ensayos menos dos informaron sobre los eventos adversos, que incluyeron ardor y escozor. Los participantes tratados con CsA pueden tener más probabilidades de presentar eventos adversos relacionados con el tratamiento que los que recibieron tratamiento con un vehículo (CR 1,33; IC del 95%: 1,00 a 1,78; evidencia de certeza baja).

Otras comparaciones evaluadas fueron CsA 0,05% más lágrimas artificiales versus concentraciones más altas de CsA más lágrimas artificiales (cuatro ensayos); CsA 0,05% versus placebo o vehículo (cuatro ensayos); CsA 0,1% más lágrimas artificiales versus placebo o vehículo más lágrimas artificiales (dos ensayos);
emulsión catiónica de CsA al 0,1% más lágrimas artificiales versus un vehículo más lágrimas artificiales (dos ensayos); CsA al 1% más lágrimas artificiales versus placebo más lágrimas artificiales (tres ensayos); y CsA 2% más lágrimas artificiales versus placebo más lágrimas artificiales (tres ensayos). Casi todos estos ensayos solo informaron el valor de p o la dirección del efecto (principalmente a favor de CsA), lo que impidió el cálculo de las estimaciones o el metanálisis de los efectos entre los grupos.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save