Suplementos de calcio para la prevención de la hipertensión primaria

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Pregunta de la revisión

Se deseó determinar los efectos de la ingesta de calcio sobre la presión arterial en personas con presión arterial normal.

Antecedentes

La hipertensión es un problema de salud grave que aumenta el riesgo de enfermedades del corazón y los riñones. Varios estudios han mostrado que el aumento en la ingesta de calcio disminuye la presión arterial incluso en individuos dentro de un rango normal de presión arterial. El aumento en la ingesta de calcio también tiene efectos beneficiosos en los resultados del embarazo, efectos que se piensa que están mediados también por la reducción en la presión arterial. La hipertensión se ha identificado como un factor importante de riesgo de mortalidad e incluso pequeñas reducciones en la presión arterial pueden disminuir la aparición de coronariopatía, accidente cerebrovascular y muerte.

Características de los estudios

Se seleccionaron los estudios que evaluaron el efecto de las intervenciones con calcio dietético como la administración de suplementos o la fortificación de los alimentos sobre la presión arterial en personas normotensas de todas las edades. La fecha de la última búsqueda fue octubre 2014.

Hallazgos clave

Esta revisión analizó información de 16 ensayos (3048 participantes). Se encontró que un aumento en la ingesta de calcio reduce ligeramente la presión arterial sistólica y diastólica 1,43 mmHg y 0,98 mmHg menos, respectivamente. Este efecto fue mayor con dosis de calcio por encima de 1000 mg/día. La presión arterial sistólica se redujo en 1,14 mmHg con dosis de calcio de 1000 a 1500 mg/día y en 2,79 mmHg con dosis de calcio igual o mayor de 1500 mg/día.

Se observó una reducción en la presión arterial en los hombres y en las mujeres y a edades de 11 a 82 años, pero la reducción fue mayor en los jóvenes. La presión arterial sistólica se redujo en 2,11 mmHg entre las personas con menos de 35 años y en 0,96 mmHg entre las de 35 años o más.

Ninguno de los estudios informó eventos adversos. Se necesitan estudios de investigación adicionales para determinar la dosis ideal de administración de suplementos y si es más eficaz y más seguro como parte de la dieta o como un suplemento.

Calidad de la evidencia

Se encontraron pruebas de alta calidad para la presión arterial sistólica y diastólica en hombres y en mujeres. La calidad de las pruebas también fue alta para los participantes de 35 años o más y moderada para los más jóvenes.

La calidad de las pruebas fue alta para las dosis de calcio de 1000 a 1500 mg/día y fue moderada para dosis inferiores o mayores.

Cinco de los 16 ensayos fueron financiados por la industria.

Conclusiones de los autores: 

Un aumento en la ingesta de calcio reduce ligeramente la presión arterial sistólica y diastólica en las personas normotensas, en particular en los jóvenes, lo que indica una función en la prevención de la hipertensión. Estos resultados se deben interpretar con cuidado, ya que el mecanismo biológico propuesto que explica la relación entre el calcio y la presión arterial no se ha confirmado completamente. El efecto entre subgrupos múltiples preespecificados y un posible efecto de respuesta a la dosis refuerzan esta conclusión. Incluso reducciones pequeñas en la presión arterial podrían tener implicaciones de salud importantes para reducir la vasculopatía.

Hay una gran necesidad de ensayos clínicos con poder estadístico suficiente que asignen al azar a personas jóvenes. El análisis de subgrupos debe incluir la ingesta de calcio basal, la edad, el sexo, la presión arterial basal y el índice de masa corporal. También es necesaria la evaluación de los efectos secundarios, las dosis óptimas y la mejor estrategia para mejorar la ingesta de calcio.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La hipertensión es un importante problema de salud pública que aumenta el riesgo de enfermedades cardiovasculares y renales. Varios estudios han mostrado una asociación inversa entre la ingesta de calcio y la presión arterial. Como pequeñas reducciones de la presión arterial han mostrado que producen reducciones rápidas en el riesgo de vasculopatía incluso en individuos con rangos normales de presión arterial, esta revisión se propone evaluar el efecto de la administración de suplementos de calcio en individuos normotensos como una medida preventiva de salud.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de la administración de suplementos de calcio versus placebo o control para la reducción de la presión arterial en personas normotensas.

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas de ensayos controlados aleatorios en el registro especializado del Grupo Cochrane de Hipertensión (Cochrane Hypertension Group), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials), (CENTRAL), MEDLINE, MEDLINE In-Process, EMBASE y en ClinicalTrials.gov hasta octubre 2014. Se realizaron búsquedas en la plataforma WHO International Clinical Trials Registry Platform (ICTRP) para la inclusión en el registro especializado del grupo. También se revisaron las listas de referencias de los estudios recuperados y se contactó con los autores de los artículos relevantes. No se aplicaron restricciones de idioma.

Criterios de selección: 

Se seleccionaron los ensayos que asignaron al azar a personas normotensas a intervenciones con calcio dietético como la administración de suplementos o la fortificación de alimentos versus placebo o control. Se excluyeron los diseños cuasialeatorios. Los resultados primarios fueron hipertensión (definida como presión arterial ≥ 140/90 mmHg) y medidas de presión arterial.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión, de forma independiente, seleccionaron los ensayos para inclusión, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo.

Resultados principales: 

Se incluyeron 16 ensayos con 3048 participantes. Ninguno de los estudios informó la hipertensión como un resultado dicotómico. El efecto sobre la presión arterial sistólica y diastólica fue diferencia de medias (DM) -1,43 mmHg (intervalo de confianza [IC] del 95%: -2,15 a -0,72) y -0,98 mmHg (IC del 95%: -1,46 a -0,50) respectivamente. El efecto sobre la presión arterial sistólica y diastólica en las personas menores de 35 años (siete ensayos con 399 participantes) fue -2,11 mmHg (IC del 95%: -3,58 a -0,64) / -2,61 mmHg (IC del 95%: -3,74, -1,49). El efecto sobre la presión arterial sistólica y diastólica en las personas con 35 años o más (nueve ensayos con 2649 participantes) fue -0,96 mmHg (IC del 95%: -1,83 a -0,09) / -0,59 mmHg (IC del 95%: -1,13 a -0,06). El efecto sobre la presión arterial sistólica y diastólica en las mujeres (seis ensayos con 1823 participantes) fue -1,45 mmHg (IC del 95%: -2,78 a -0,12) / -0,92 mmHg (IC del 95%: -1,71 a -0,14). El efecto sobre la presión arterial sistólica y diastólica en los hombres (cinco ensayos con 617 participantes) fue -2,07 (IC del 95%: -3,56 a -0,59] / -1,91 (IC del 95%: -2,80 a -1,02). La calidad de las pruebas de cada uno de estos resultados fue alta. El efecto es consistente en ambos géneros independientemente de la ingesta inicial de calcio.

El efecto sobre la presión arterial sistólica fue 0,08 mmHg (IC del 95%: -2,16 a 2,32) con una dosis menor de 1000 mg, -1,14 mmHg (IC del 95%: -2,01 a -0,27) con 1000 a 1500 mg y -2,79 mmHg (IC del 95%: -4,71 a -0,86) con más de 1500 mg. El efecto sobre la presión arterial diastólica fue -0,54 mmHg (IC del 95%: -2,23 a 1,15), -0,71 mmHg (IC del 95%: -1,37 a -0,06) y -1,43 mmHg (IC del 95%: -2,22 a -0,64), respectivamente. La calidad de las pruebas de cada uno de estos resultados fue alta.

Ninguno de los estudios informó eventos adversos.

Share/Save