Tratamiento farmacológico para el dolor en el síndrome de Guillain-Barré

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

El dolor en el síndrome de Guillain-Barré (SGB), una enfermedad que afecta los nervios fuera del cerebro y la médula espinal, a menudo es una característica menos reconocida que se trata de forma deficiente. El objetivo de esta revisión fue determinar si los fármacos para el dolor en el SGB son seguros y efectivos. Primero se realizó una búsqueda amplia en las bases de datos médicas para encontrar estudios que cumplieran los requisitos para esta revisión. Se identificaron tres estudios con 277 participantes asignados al azar a diferentes tratamientos para el dolor asociado con el SGB. Dos fármacos, gabapentina y carbamazepina, redujeron la intensidad del dolor en comparación con el tratamiento placebo (inactivo) y provocaron pocos efectos secundarios. Un estudio encontró que los pacientes que recibieron gabapentina presentaron menos dolor, somnolencia o necesidad de analgésicos adicionales que los que recibieron carbamazepina. Sin embargo, estos estudios fueron pequeños y el período de tratamiento fue corto. Un ensayo con 223 participantes encontró que la metilprednisolona, que es un fármaco esteroide, no afectó la cantidad de pacientes que presentaron dolor ni cambió la cantidad de los que tuvieron más dolor o menos dolor en comparación con placebo. Este estudio no informó si hubo algún efecto secundario.

Esta revisión no aporta pruebas suficientes para establecer si los tratamientos para el dolor en pacientes con SGB funcionan o no. Aunque la gabapentina y la carbamazepina redujeron la intensidad del dolor en comparación con placebo y se informaron pocos efectos secundarios, los estudios fueron pequeños y la calidad de las pruebas fue muy baja. Se necesitan estudios mucho más grandes y bien diseñados para confirmar que los tratamientos farmacológicos son seguros y efectivos en los pacientes con dolor en el período inmediatamente posterior al inicio del SGB. También se deben realizar estudios a largo plazo de los tratamientos para el dolor en el estadio de recuperación de los pacientes con SGB y deben incluir la evaluación de los efectos de los tratamientos para el dolor sobre la calidad de vida.

Conclusiones de los autores: 

Aunque el control del dolor es fundamental en el SGB y se acepta ampliamente que el tratamiento farmacológico es un componente importante del tratamiento, esta revisión no aporta pruebas suficientes para apoyar el uso de intervenciones farmacológicas en pacientes con dolor asociado con el SGB. Aunque se encontraron reducciones en la intensidad del dolor al comparar gabapentina y carbamazepina con placebo, las pruebas fueron limitadas y de muy baja calidad. Se necesitan ECA más grandes y bien diseñados para investigar de forma adicional la eficacia y la seguridad de intervenciones potenciales en los pacientes con dolor asociado con el SGB. Además, se deben investigar intervenciones para el dolor en la fase de convalecencia del SGB.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

El dolor en el síndrome de Guillain-Barré (SGB) es frecuente, aunque a menudo es una característica menos reconocida y que se trata de forma deficiente. En años recientes se han investigado en ensayos clínicos diversas opciones de tratamiento farmacológico para los pacientes con dolor asociado al SGB.

Objetivos: 

Evaluar la eficacia y la seguridad de los tratamientos farmacológicos para diversos síntomas de dolor asociados con el SGB, durante la fase aguda y en la fase de convalecencia (tres meses o más después del inicio) del SGB.

Estrategia de búsqueda (: 

El 27 de agosto de 2012 se realizaron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Enfermedades Neuromusculares (Cochrane Neuromuscular Disease Group), CENTRAL (2012, número 8) en The Cochrane Library , MEDLINE (enero de 1966 hasta agosto de 2012) y EMBASE (enero de 1980 hasta agosto de 2012). Además, se realizaron búsquedas en ClinicalTrials.gov y la International Clinical Trials Registry Platform de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Criterios de selección: 

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) y los ensayos controlados cuasialeatorios en participantes con SGB confirmado, con la evaluación del dolor como el resultado primario o secundario. Para la inclusión de los ensayos cruzados (crossover) se requirió un período de lavado adecuado entre las fases.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos revisores examinaron de forma independiente los títulos y resúmenes de los registros identificados, seleccionaron los estudios para inclusión, extrajeron los datos elegibles, verificaron de forma cruzada los datos para la precisión y evaluaron el riesgo de sesgo de cada estudio.

Resultados principales: 

Se incluyeron tres ECA a corto plazo en los que se asignaron al azar 277 participantes con SGB en la fase aguda. En general, el riesgo de sesgo de los estudios incluidos fue incierto debido a que la información no fue suficiente. Ninguno de los estudios incluidos informó el resultado primario seleccionado para esta revisión, que fue el número de pacientes con un alivio del dolor autoinformado del 50% o mayor. Un estudio pequeño investigó regímenes de siete días de gabapentina versus placebo. El dolor se midió con una escala desde 0 (sin dolor) a 10 (dolor máximo). Entre los 18 participantes se encontraron puntuaciones medias de dolor significativamente inferiores al final (día siete) de la fase de gabapentina en comparación con el final de la fase placebo (diferencia de medias -3,61; IC del 95%: -4,12 a -3,10) (pruebas de muy baja calidad). En los eventos adversos no se encontraron diferencias significativas en la incidencia de náuseas (cociente de riesgos [CR] 0,50; IC del 95%: 0,05 a 5,04) o estreñimiento (CR 0,14; IC del 95%: 0,01 a 2,54). Un segundo estudio que incluyó a 36 participantes comparó gabapentina, carbamazepina y placebo, todos administrados durante siete días. Los participantes del grupo de gabapentina tuvieron puntuaciones medianas de dolor significativamente inferiores todos los días de tratamiento en comparación con los grupos placebo y carbamazepina (p < 0,05). No hubo diferencias estadísticamente significativas en las puntuaciones medianas de dolor entre los grupos de carbamazepina y placebo desde el día uno hasta el día tres, aunque desde el día cuatro hasta el final del estudio se observaron puntuaciones medianas de dolor significativamente inferiores en el grupo de carbamazepina (p < 0,05) (pruebas de muy baja calidad). No se informaron efectos adversos de la gabapentina ni la carbamazepina diferentes de la sedación. Un ECA grande (223 participantes, todos tratados también con inmunoglobulina intravenosa) comparó un ciclo de cinco días de metilprednisolona con placebo y no encontró diferencias estadísticamente significativas en la cantidad que presentó dolor (CR 0,89; IC del 95%: 0,68 a 1,16), la cantidad de participantes con alivio del dolor (CR 0,95; IC del 95%: 0,63 a 1,42) ni la cantidad de participantes con aumento del dolor (CR 0,85; IC del 95%: 0,52 a 1,41) (pruebas de baja calidad). El estudio no informó si hubo eventos adversos.

Share/Save