Aspiración de la articulación del codo para el tratamiento de las fracturas de cabeza del radio

¿Qué es una fractura de cabeza del radio?

La cabeza del radio está ubicada en el extremo superior del radio, que es uno de los dos huesos del antebrazo. La cabeza del radio forma parte de la articulación del codo. La fractura de la cabeza del radio es la fractura del codo más común. Esta lesión generalmente es resultado de una caída sobre el brazo extendido. Los síntomas de una fractura de cabeza del radio son dolor, inflamación y equimosis alrededor del codo, así como restricción del movimiento.

¿Qué es la aspiración?

Un tratamiento para la fractura de cabeza del radio es la aspiración. Este procedimiento incluye el uso de una aguja estéril y una jeringa para drenar el exceso de líquido y sangre de la articulación del codo con objeto de aliviar la presión y por lo tanto, en teoría, aliviar el dolor y mejorar el resultado clínico. Sin embargo, la aspiración es un procedimiento invasivo que expone al paciente a un riesgo adicional de complicaciones, como infección y lesión a los nervios y los vasos. El procedimiento se realiza típicamente en los primeros días después de la lesión.

Objetivo de la revisión

Se procuró evaluar los efectos (beneficiosos y perjudiciales) de la aspiración de la articulación del codo para el tratamiento de la fractura de cabeza del radio en adultos.

Descripción de los estudios incluidos en la revisión
Se realizaron búsquedas en la bibliografía médica hasta abril de 2014 y se encontraron dos estudios relevantes que informaron resultados para un total de 108 pacientes con fracturas de cabeza del radio. La mayoría de los participantes eran adultos, de 30 años o más. En general presentaban fracturas menos graves y todos recibieron tratamiento sin cirugía. Los dos estudios eran pequeños, mal informados y con alto riesgo de sesgo. Ningún estudio usó medidas fiables para evaluar la función o el dolor. En consecuencia, existen muchas dudas acerca de los hallazgos de estos ensayos.

Resumen de las pruebas

Las pruebas de muy baja calidad mostraron poca diferencia entre los pacientes sometidos a la aspiración de la articulación y aquellos que no lo estuvieron, en cuanto a la incapacidad de llevar cargas pesadas o el malestar al llevar cargas con el brazo que anteriormente presentaba daño un año después de la lesión. Hay pruebas de muy baja calidad que indican que la aspiración a menudo proporciona un alivio inmediato del dolor y todavía podría proporcionar alivio del dolor a las tres semanas. Ningún ensayo informó los eventos adversos causados por la intervención, aunque se informó que la aspiración no fue exitosa en tres participantes de un estudio. Las pruebas de muy baja calidad muestran poco efecto de la aspiración sobre la posibilidad de extender el codo a las seis semanas o al año. El informe de los eventos adversos fue incompleto, aunque un ensayo informó la ausencia de tres complicaciones comunes de las fracturas de cabeza del radio.

Conclusiones

En términos generales, no hay suficientes pruebas para establecer si la aspiración proporciona mejores resultados a corto plazo o a más largo plazo que ninguna aspiración para el tratamiento de las fracturas de cabeza del radio ni su seguridad. Se sugiere la necesidad de más investigación para examinar el uso de la aspiración para el tratamiento inicial de las fracturas de cabeza del radio.

Conclusiones de los autores: 

Hay pruebas insuficientes para determinar la efectividad de la aspiración de la articulación para el tratamiento inicial de la fractura de la cabeza del radio en cuanto a la función, el dolor y la amplitud de movimiento o para determinar la seguridad de la intervención. Una revisión del uso actual de la aspiración, la recopilación prospectiva de los eventos adversos y la consulta con los pacientes en cuanto a sus preferencias y valores sería útil para guiar las decisiones acerca del diseño futuro de un ensayo aleatorio multicéntrico dirigido a obtener pruebas definitivas sobre el uso de aspiración para el tratamiento de las fracturas de cabeza del radio.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La fractura de cabeza del radio es la fractura más común del codo. Generalmente es resultado de una caída sobre el brazo extendido. En 1954, Mason clasificó estas fracturas en tipo 1 (no desplazadas), tipo 2 (simples desplazadas) y tipo 3 (fracturas conminutas). La aspiración de la articulación del codo procura aliviar la presión en la articulación del codo y se ha usado como una opción de tratamiento inicial para las fracturas de cabeza del radio. Sin embargo, es una técnica invasiva que puede presentar complicaciones como infección y lesión en los nervios y los vasos.

Objetivos: 

Evaluar los efectos (beneficiosos y perjudiciales) de la aspiración de la articulación del codo para el tratamiento de la fractura de cabeza del radio en adultos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el registro especializado del Grupo Cochrane de Lesiones Óseas, Articulares y Musculares (Cochrane Bone, Joint and Muscle Trauma Group) (14 abril 2014), Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL) (14 abril 2014), MEDLINE (1946 hasta abril, semana 1, 2014) y en EMBASE (1980 hasta 2014, semana 15), registros de ensayos, bibliografías y actas de congresos.

Criterios de selección: 

Ensayos clínicos controlados aleatorios y cuasialeatorios que compararan la aspiración versus ninguna aspiración para el tratamiento de las fracturas de cabeza del radio en adultos.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron los artículos de forma independiente, evaluaron el riesgo de sesgo y extrajeron los datos. Los desacuerdos se resolvieron mediante discusión. Cuando fue apropiado, los resultados de los estudios comparables se agruparon mediante el metanálisis de efectos fijos.

Resultados principales: 

Se incluyeron dos ensayos con 126 participantes, pero sólo proporcionaron resultados para 108 participantes. La mayoría de los participantes eran adultos, por lo general, de más de 30 años de edad. Ambos ensayos estuvieron en riesgo alto de sesgo de selección, realización, detección e informe. Para reflejar este alto riesgo de sesgo, se disminuyó la calidad de las pruebas en dos niveles por las limitaciones de los estudios y en un nivel adicional por la imprecisión. Por lo tanto, las pruebas para todos los resultados se consideraron de calidad “muy baja”, que significa que existe muy poca seguridad con respecto a estos cálculos.

Un ensayo incluyó a participantes con fracturas de cabeza del radio de tipo 1, 2 o 3 de Mason y también unos pocos casos de hemartrosis traumática del codo sin fractura. Los otros ensayos incluyeron a participantes con fracturas tipo 1 y 2 de Mason. Todos los participantes recibieron tratamiento no quirúrgico.

Ningún ensayo informó el resultado funcional basado en medidas de resultado validadas informadas por el paciente de la función o el dolor mediante el uso de medidas validadas como una escala analógica visual. Las pruebas de muy baja calidad (108 participantes, dos ensayos) indican poca diferencia entre la aspiración y ninguna aspiración en el deterioro de la función (incapacidad de soportar cargas pesadas; malestar al soportar cargas) a los 12 meses (9/51 en el grupo de aspiración versus 7/57 en el grupo de ninguna aspiración; cociente de riesgos 1,43 a favor de ninguna aspiración, intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,57 a 3,58). Las pruebas de muy baja calidad (dos ensayos) indican un efecto beneficioso de la aspiración sobre el alivio del dolor inmediatamente después de la aspiración. Las pruebas de muy baja calidad (un ensayo, 28 participantes) muestran menos dolor después de la aspiración a las tres semanas, aunque no está claro si esta reducción se aplica posteriormente. Ningún ensayo informó los eventos adversos (p.ej. lesiones nerviosas y vasculares; infección profunda o superficial) causados por la intervención, aunque se informó que la aspiración no fue exitosa en tres participantes (7,9%) de un ensayo. Las pruebas de muy baja calidad indican poca diferencia en la amplitud de movimiento (basado en la extensión del codo) entre los dos grupos a las seis semanas (28 participantes, un ensayo) o 12 meses (108 participantes, dos ensayos). El informe de eventos adversos fue incompleto, pero un ensayo (80 participantes) informó la ausencia de tres complicaciones específicas: miositis osificante, inestabilidad de la articulación o desplazamiento tardío de la fractura.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save