¿Cómo afectan la salud de los adultos y los niños las intervenciones de transición de la asistencia social al empleo para padres solteros?

Esta traducción está desactualizada. Por favor, haga clic aquí para ver la versión en inglés más reciente de esta revisión.

Los padres solteros de países ricos tienen niveles desproporcionadamente altos de pobreza y enfermedades. Los gobiernos argumentan que tanto la pobreza como la salud podrían mejorar si los padres solteros comenzaran a trabajar o trabajaran más, mientras que algunos investigadores piensan que al trabajar al mismo tiempo que se cría a los niños siendo soltero podría ser estresante y empeorar la salud.

Las intervenciones de transición de la asistencia social al empleo (WtW) están diseñadas para estimular o exigir a los padres solteros que busquen trabajo. Los topes a los ingresos, la interrupción o reducción de los beneficios, la formación, la ayuda para pagar por los cuidados del niño y los límites en el periodo de pago de beneficios se han usado para tratar de aumentar el empleo de los padres solteros. Para comprender cómo el hecho de exigir a los padres solteros que participen en los programas de WtW afecta su salud y la de sus niños, se examinaron sistemáticamente los estudios que recopilaban información sobre estos efectos.

Se encontraron 12 estudios con 27 482 participantes que comparaban a grupos de padres solteros en intervenciones que recibían WtW con padres solteros que siguieron recibiendo beneficios de ayuda social de forma normal. Todos los estudios estuvieron en alto riesgo de sesgo debido a que el personal que recopiló los datos sabía cuándo los entrevistados pertenecían al grupo de intervención. En algunos estudios, los padres solteros que no estaban en el grupo de intervención fueron afectados por cambios similares en la política de ayuda social que se aplicó a todos los padres solteros. Se utilizaron técnicas estadísticas para combinar los resultados de diferentes estudios. Estos análisis sugieren que la WtW no tiene efectos importantes sobre la salud. El empleo y los ingresos fueron levemente mayores 18 a 48 meses después del comienzo de la intervención, aunque hubo poca diferencia 49 a 72 meses después del comienzo de los estudios. En varios estudios, los padres solteros que no recibieron intervenciones de WtW encontraron trabajo por sí solos con el transcurso del tiempo. Es posible que los efectos sobre la salud fueran pequeños debido a que no hubo mucho cambio en el empleo ni los ingresos. Incluso cuando el empleo y los ingresos fueron mayores para los padres solteros que recibieron WtW, la mayoría de los participantes siguieron siendo pobres. Quizás debido a este hecho, la depresión también se mantuvo muy alta en los padres solteros independientemente de si recibían la WtW.

Todos excepto uno de los estudios se realizaron en los Estados Unidos o Canadá antes del año 2000. Lo anterior significa que es difícil tener la seguridad de si la WtW tendría los mismos efectos en diferentes países en otros momentos.

Conclusiones de los autores: 

Es poco probable que los efectos de la WtW sobre la salud en su mayoría sean de una magnitud que presente un impacto tangible. Debido a que existe la hipótesis de que los ingresos y el empleo medien los efectos sobre la salud, es posible que estos efectos sanitarios insignificantes sean resultado de los efectos pequeños sobre los resultados económicos. Incluso cuando el empleo y los ingresos fueran mayores para los padres solteros sometidos a la WtW, la pobreza todavía fue alta para la mayoría de los padres solteros en muchos de los estudios. Quizás debido a este hecho, la depresión también se mantuvo muy alta en los padres solteros independientemente de si recibían la WtW. Hay una falta de evidencia consistente sobre los efectos sobre la salud de la WtW para los padres solteros fuera de Norteamérica.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Los padres solteros que viven en países de ingresos altos presentan tasas altas de pobreza (incluida la pobreza activa) y una salud deficiente Los requisitos laborales para estos padres son cada vez más frecuentes. Las intervenciones de transición de la asistencia social al empleo (WtW, del inglés "Welfare-to-work") que incluyen sanciones e incentivos financieros, formación, subsidios para el cuidado infantil y límites de por vida en la recepción de beneficios se han usado para apoyar o exigir el empleo entre los padres solteros. Estas y otras intervenciones que afectan el empleo y los ingresos también pueden afectar la salud de las personas, y es importante comprender la evidencia disponible sobre estos efectos en los padres solteros.

Objetivos: 

Evaluar los efectos de las intervenciones de WtW en la salud mental y física en padres solteros que viven en países de ingresos altos y sus hijos. El objetivo secundario es evaluar los efectos de las intervenciones de transición de la asistencia social al empleo en el empleo y los ingresos.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL), MEDLINE Ovid, Embase Ovid, PsycINFO EBSCO, ERIC EBSCO, SocINDEX EBSCO, CINAHL EBSCO, Econlit EBSCO, Web of Science ISI, Applied Social Sciences Index and Abstracts (ASSIA) vía Proquest, International Bibliography of the Social Sciences (IBSS) vía ProQuest, Social Services Abstracts vía Proquest, Sociological Abstracts vía Proquest, Campbell Library, NHS Economic Evaluation Database (NHS EED) (CRD York), Turning Research into Practice (TRIP), OpenGrey y Planex. También se realizaron búsquedas bibliográficas de publicaciones incluidas y revisiones relevantes, además de muchos sitios web pertinentes. Muchas publicaciones incluidas se identificaron mediante búsqueda manual. Se realizaron las búsquedas en 2011, 2013 y abril de 2016.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios (ECA) de las intervenciones de WtW obligatorias o voluntarias para padres solteros en países de ingresos altos, que informaran los impactos en la salud mental del progenitor, la salud física del progenitor, la salud mental del niño o la salud física del niño.

Obtención y análisis de los datos: 

Un autor de la revisión extrajo los datos utilizando un formulario de extracción estandarizado, y otro los verificó. Dos autores de la revisión evaluaron de forma independiente el riesgo de sesgo y la calidad de la evidencia. Se estableció contacto con los autores de los estudios para obtener las medidas de la varianza y se realizaron metanálisis cuando fue posible. Se resumieron los datos en tres puntos temporales: 18 a 24 meses (T1), 25 a 48 meses (T2) y 49 a 72 meses (T3).

Resultados principales: 

Doce estudios con 27 482 participantes cumplieron con los criterios de inclusión. Las intervenciones fueron obligatorias o voluntarias e incluyeron hasta 10 componentes diferentes en combinaciones variables. Todos excepto uno de los estudios se realizaron en América del Norte. Aunque se realizaron búsquedas de los resultados de salud del progenitor, la mayor parte de la muestra de todos los estudios incluidos fue de participantes femeninos. Por lo tanto, los resultados de la salud de los adultos se describen como “maternos” en toda la sección de resultados. Se disminuyó la calidad de toda la evidencia al menos en un nivel debido a que no se realizó el cegamiento de los evaluadores de resultado. El seguimiento osciló entre 18 meses y seis años. Los efectos en la salud de las intervenciones de transición de la asistencia social al empleo fueron generalmente positivos aunque fue improbable que su magnitud tuviera un efecto tangible.

En el T1 hubo evidencia de calidad moderada de un impacto negativo muy pequeño sobre la salud mental materna (diferencia de medias estandarizada [DME] 0,07; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,00 a 0,14; N = 3352; estudios = 2)); en el T2, evidencia de calidad moderada de ningún efecto (DME 0,00; IC del 95%: 0,05 a 0,05; N = 7091; estudios = 3); y en el T3, evidencia de baja calidad de un efecto positivo muy pequeño (DME -0,07; IC del 95%: -0,15 a 0,00; N = 8873; estudios = 4). Hubo evidencia de efectos positivos muy pequeños sobre la salud física materna en el T1 (cociente de riesgos [CR] 0,85; IC del 95%: 0,54 a 1,36; N = 311; 1 estudio, baja calidad) y el T2 (CR 1,06; IC del 95%: 0,95 a 1,18; N = 2551; 2 estudios, calidad moderada) y de un efecto negativo muy pequeño en el T3 (CR 0,97; IC del 95%: 0,91 a 1,04; N = 1854; un estudio, baja calidad).

En el T1, hubo evidencia de calidad moderada de un impacto negativo muy pequeño sobre la salud mental del niño (DME 0,01; IC del 95%: -0,06 a 0,09; N = 2762; estudios = 1); en el T2, de un efecto positivo muy pequeño (DME -0,04; IC del 95%: -0,08 a 0,01; N = 7560; estudios = 5), y en el T3, hubo evidencia de baja calidad de un efecto positivo muy pequeño (DME -0,05; IC del 95%: -0,16 a 0,05; N = 3643; estudios = 3). La evidencia de calidad moderada de los efectos sobre la salud física del niño mostró un efecto negativo muy pequeño en el T1 (DME -0,05; IC del 95%: -0,12 a 0,03; N = 2762; estudios = 1), un efecto positivo muy pequeño en el T2 (DME 0,07; IC del 95%: 0,01 a 0,12; N = 7195; estudios = 3), y un efecto positivo muy pequeño en el T3 (DME 0,01; IC del 95%: -0,04 a 0,06; N = 8083; estudios = 5). Hubo alguna evidencia de efectos negativos más grandes sobre la salud, aunque la misma fue de calidad baja o muy baja.

Hubo efectos positivos pequeños sobre el empleo y los ingresos a los 18 a 48 meses (evidencia de calidad moderada), aunque los mismos estuvieron mayormente ausentes a los 49 a 72 meses (evidencia de calidad muy baja a moderada), a menudo debido a que los miembros del grupo de control se incorporaron al trabajo de forma independiente. Debido a que la mayoría de los estudios se realizó en Norteamérica antes del año 2000; la posibilidad de generalizar la evidencia puede ser limitada. Sin embargo, todos los sitios de estudio fueron similares en cuanto a que eran países de ingresos altos con sistemas desarrollados de bienestar social.

Share/Save