¿Más apoyo aumenta el éxito entre las personas que utilizan fármacos para dejar de fumar?

Antecedentes

Se ha demostrado que los fármacos (incluidos todos los tipos de tratamiento de reemplazo de nicotina, bupropión y vareniclina) ayudan a las personas a que dejen de fumar, y a las personas que buscan ayuda para dejar de fumar a menudo se les ofrecen estas medicaciones (farmacoterapia). El apoyo conductual también les ayuda a dejar de fumar. El apoyo conductual puede incluir un asesoramiento breve o una orientación más intensiva, y se les puede proporcionar en persona frente a frente o en grupos, o por teléfono, incluidas "las líneas para dejar de fumar" No está claro cuánto beneficio adicional se logra al agregar el apoyo, o al prestar un apoyo más intensivo, a las personas que usan fármacos como ayuda para dejar de fumar.

Características de los estudios

Se buscaron los estudios que incluyeron fumadores y proporcionaron u ofrecieron fármacos a cada uno de ellos. Las personas en los estudios luego se dividieron al azar en grupos que recibieron diferentes cantidades o tipos de apoyo conductual. Para evaluar si el apoyo brindado ayudó a que las personas dejaran de fumar, los estudios tenían que contar el número de personas que no fumaban después de seis meses o más. No se examinaron los estudios que solo incluyeron a embarazadas.

Resultados clave

Se buscaron estudios en junio 2018. Se incluyeron 83 estudios con casi 30 000 personas. La mayoría de los estudios incluyeron personas que deseaban dejar de fumar, pero una cantidad pequeña de estudios ofrecieron apoyo a personas que no estaban tratando de dejarlo. La combinación de los resultados de 65 ensayos indicó que el aumento de la cantidad de apoyo conductual a las personas que utilizaban fármacos para dejar de fumar aumenta las probabilidades de dejar de fumar. Cerca del 17% de las personas en los grupos que recibieron menos o ningún apoyo dejaron de fumar, en comparación con cerca del 20% en los grupos que recibieron más apoyo. Es útil proporcionar cierto apoyo a través de contactos personales, en persona o por teléfono. Pocos estudios compararon diferentes tipos de apoyo. Se necesitan más estudios de investigación para determinar si algunos tipos de apoyo conductual ayudan a más personas que utilizan fármacos para dejar de fumar.

Calidad de la evidencia

Se consideró que la calidad general de la evidencia fue alta, lo que significa que es muy poco probable que los estudios de investigación adicionales cambien los resultados. Esta revisión se ha actualizado dos veces y en ambas los resultados fueron muy similares, aunque se agregaron muchos estudios nuevos.

Conclusiones de los autores: 

Hay evidencia de certeza alta de que la provisión de apoyo conductual en persona o por vía telefónica a las personas que utilizan farmacoterapias para dejar de fumar aumenta las tasas de abandono. Es posible que el aumento de la cantidad de apoyo conductual incremente las probabilidades de éxito en cerca del 10% al 20%, según una estimación agrupada de 65 ensayos. El análisis de subgrupos indica que el efecto beneficioso gradual del incremento del apoyo es similar en un rango de niveles de apoyo inicial. Se necesitan más estudios de investigación para evaluar la efectividad de los componentes específicos que comprenden el apoyo conductual.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Las farmacoterapias para el abandono del hábito de fumar aumentan la probabilidad de lograr la abstinencia en un intento de abandono. Es verosímil que la provisión de apoyo o que, si se brinda apoyo, la provisión de apoyo más intensivo o que incluya componentes particulares, puedan aumentar de manera adicional la abstinencia.

Objetivos: 

Evaluar el efecto de agregar o aumentar la intensidad del apoyo conductual a las personas que utilizan fármacos para el abandono del hábito de fumar y evaluar si los efectos son diferentes según el tipo de farmacoterapia o la cantidad de apoyo en cada condición. También se examinaron los estudios que compararon directamente intervenciones conductuales pareadas por tiempo de contacto, en las que la ambos grupos recibieron farmacoterapia (p.ej. evidencia de diferentes componentes o enfoques para el apoyo conductual como complemento a la farmacoterapia).

Estrategia de búsqueda (: 

Se realizaron búsquedas en el Registro especializado del Grupo Cochrane de Adicción al Tabaco, clinicaltrials.gov y el ICTRP en junio de 2018 de registros con cualquier mención de la farmacoterapia, incluido cualquier tipo de tratamiento de reemplazo de nicotina (TRN), bupropión, nortriptilina o vareniclina que evaluara el agregado de apoyo personal o comparara dos o más intensidades de apoyo conductual.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios en los que todos los participantes recibieron farmacoterapia para el abandono del hábito de fumar y las condiciones difirieron en cuanto a la cantidad de apoyo conductual. La condición intervención tenía que incluir el contacto persona a persona (definido como en persona o por teléfono). La condición control podía recibir un contacto personal menos intensivo, un tipo diferente de contacto personal, información escrita o ningún apoyo conductual en absoluto. Se excluyeron los ensayos que solo reclutaron embarazadas y los ensayos que no planificaron evaluar el abandono del hábito de fumar durante seis meses o más.

Obtención y análisis de los datos: 

Para esta actualización el examen y la extracción de los datos siguieron los métodos Cochrane estándar. La medida de resultado principal fue la abstinencia de fumar después de al menos seis meses de seguimiento. Se utilizó la definición más rigurosa de abstinencia para cada ensayo, y cuando fue posible, las tasas de validación bioquímicas. Se calculó el cociente de riesgos (CR) y el intervalo de confianza (IC) del 95% para cada estudio. Cuando fue apropiado se realizó un metanálisis con un modelo de efectos aleatorios.

Resultados principales: 

Ochenta y tres estudios, 36 de los cuales fueron nuevos para esta actualización, cumplieron los criterios de inclusión e incluyeron 29 536 participantes. En general, se consideró que 16 estudios tuvieron bajo riesgo de sesgo y 21 estudios alto riesgo de sesgo. Los otros estudios se consideraron como de riesgo de sesgo incierto. Los resultados no fueron sensibles a la exclusión de los estudios con riesgo alto de sesgo. Se agruparon todos los estudios que compararon más apoyo versus menos apoyo en el análisis principal. Los hallazgos demostraron un efecto beneficioso del apoyo conductual además de la farmacoterapia. Cuando se agruparon todos los estudios de terapia conductual adicional, hubo evidencia de un efecto beneficioso estadísticamente significativo del apoyo adicional (CR 1,15; IC del 95%: 1,08 a 1,22; I²= 8%, 65 estudios, n = 23 331) para la abstinencia al seguimiento más largo, y este efecto no fue diferente cuando se compararon los subgrupos según el tipo de farmacoterapia o la intensidad de contacto. Este efecto fue similar en el subgrupo de ocho estudios en los que el grupo control no recibió apoyo conductual (CR 1,20; IC del 95%: 1,02 a 1,43; I²= 20%, n = 4018). Diecisiete estudios compararon intervenciones pareadas por tiempo de contacto, pero que difirieron en cuanto a los componentes conductuales o los enfoques empleados. Las 15 comparaciones tuvieron números pequeños de participantes y eventos. Solo una detectó un efecto estadísticamente significativo que favoreció al enfoque de educación sanitaria (que los autores describieron como orientación estándar que contenía información y asesoramiento), en comparación con el enfoque de entrevistas motivacionales (CR 0,56; IC del 95%: 0,33 a 0,94; n = 378).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save