Intervenciones psicosociales para pacientes con cáncer de cabeza y cuello

Hay un ascenso sostenido en el número de pacientes con diagnóstico de cáncer de cabeza y cuello. Es más común en los hombres mayores de 60 años de edad, aunque la tasa de incidencia está aumentando, especialmente en adultos más jóvenes (hombres y mujeres menores de 40 años de edad). Las tasas de supervivencia para algunos tipos de cáncer en el área de la cabeza y el cuello son superiores al 50%. Como resultado, la calidad de vida de los pacientes con cáncer de cabeza y cuello y la forma en que se adaptan a la vida después del tratamiento se están volviendo en cada vez más importantes. Lamentablemente, la vida puede cambiar enormemente para muchos pacientes después del tratamiento del cáncer de cabeza y cuello debido al cambio obvio en su apariencia, o a los cambios en la forma de hablar y de comer. Además, se sabe que este grupo de pacientes presenta tasas altas de tabaquismo y de consumo de alcohol. Esta combinación de más personas que conviven y que sobreviven al cáncer de cabeza y cuello, y el grado alto de temas relacionados con el cáncer, ha llevado a los profesionales de la asistencia sanitaria a elaborar programas para apoyar a los pacientes con algunos de los problemas que pueden experimentar después del tratamiento. El objetivo de estos programas a menudo es considerar los problemas emocionales o sociales relacionados con el cáncer del paciente, lo cual se conoce como “intervenciones psicosociales”. Esta revisión examina las pruebas sobre la efectividad de las intervenciones psicosociales para mejorar la calidad de vida o el bienestar psicosocial.

Se identificaron siete estudios, con un total de 542 pacientes adultos que tuvieron cáncer de cabeza y cuello. Sin embargo, muchos de los estudios tuvieron deficiencias en su diseño o informe, lo cual ha dificultado la posibilidad de establecer conclusiones fiables.

En términos generales, esta revisión no encontró mejorías en la calidad de vida general ni en los niveles de ansiedad y depresión luego de la intervención psicosocial.

En conclusión, hubo pruebas de buena calidad limitadas en esta área, lo cual dificultó la posibilidad de establecer conclusiones acerca de la efectividad de las intervenciones psicosociales. Se necesita investigación futura de buena calidad en esta área, la cual debe dirigirse a los pacientes que necesitan una intervención psicosocial, para guiar el desarrollo de servicios.

Conclusiones de los autores: 

Las pruebas sobre la intervención psicosocial son limitadas por el número pequeño de estudios, las deficiencias metodológicas como la falta de poder estadístico, las dificultades con la comparabilidad entre los tipos de intervenciones y una divergencia amplia en las medidas de resultado utilizadas. La investigación futura debe dirigirse a los pacientes con pruebas positivas de dificultad y debe utilizar medidas de resultado validadas, como la escala EORTC, como medida de la calidad de vida. Estos estudios deben implementar intervenciones derivadas de la teoría. En los estudios futuros, deben considerarse otras deficiencias, con el uso de cálculos del poder estadístico que puede promover la colaboración multicentrada para asegurar que se incluyan tamaños de la muestra adecuados.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

Un diagnóstico de cáncer de cabeza y cuello, como muchos otros tipos de cáncer, puede dar lugar a trastornos psicosociales significativos. Los pacientes con cáncer de cabeza y cuello pueden tener necesidades muy específicas, debido tanto al sitio de la enfermedad como al impacto del tratamiento, que pueden interferir con las actividades diarias básicas como comer, hablar y respirar. Hay una falta de claridad sobre la efectividad de las intervenciones desarrolladas para tratar los trastornos psicosociales que experimentan los pacientes que sufren de cáncer de cabeza y cuello.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las intervenciones psicosociales para mejorar la calidad de vida y el bienestar psicosocial en pacientes con cáncer de cabeza y cuello.

Estrategia de búsqueda (: 

Se hicieron búsquedas en el Registro de ensayos del Grupo Cochrane de Enfermedades de Oído, Nariz y Garganta (Cochrane Ear, Nose and Throat Disorders Group); Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL); PubMed; EMBASE; CINAHL; Web of Science; BIOSIS Previews; Cambridge Scientific Abstracts; ICTRP y en fuentes adicionales de ensayos publicados y no publicados. La fecha de la búsqueda más reciente fue el 17 de diciembre 2012.  

Criterios de selección: 

Se seleccionaron los ensayos controlados aleatorios y los ensayos controlados cuasialeatorios de las intervenciones psicosociales para adultos con cáncer de cabeza y cuello. Para poder incluir los ensayos, la intervención psicosocial tenía que incluir una relación de apoyo entre un ayudante adiestrado e individuos con diagnóstico de cáncer de cabeza y cuello. Los resultados debían evaluarse mediante una medida validada de la calidad de vida o de la dificultad psicológica, o ambas.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión seleccionaron de forma independiente los ensayos, extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo, con la mediación de un tercer autor cuando fue necesario. Cuando fue posible, se extrajeron las medidas de resultado para combinarlas en los metanálisis. Los resultados continuos se compararon mediante las diferencias de medias (DM) o las diferencias de medias estandarizadas (DME) y los intervalos de confianza (IC) del 95%, con un modelo de efectos aleatorios. Se realizaron metanálisis para la medida de resultado primaria de la calidad de vida y las medidas de resultado secundarias de la dificultad psicológica, incluida la ansiedad y la depresión. Las medidas de resultado restantes (autoestima, afrontamiento, adaptación al cáncer, imagen corporal) se presentaron en forma de síntesis narrativa, debido al número limitado de estudios que evaluaban estos resultados específicos y la divergencia amplia de las herramientas de evaluación utilizadas.

Resultados principales: 

Siete ensayos con 542 participantes cumplieron los criterios de elegibilidad. Los estudios variaron ampliamente en cuanto al riesgo de sesgo, las intervenciones usadas y las medidas de resultado informadas. De estos estudios, no hubo pruebas para sugerir que la intervención psicosocial promueve la calidad de vida general para los pacientes con cáncer de cabeza y cuello al final de la intervención (DM 1,23; IC del 95%: -5,82 a 8,27), según lo medido con el European Organisation for Research and Treatment of Cancer Quality of Life Questionnaire (EORTC QLQ-C30). Esta herramienta de la calidad de vida incluye cinco escalas funcionales, a saber cognoscitiva, física, emocional, social y de la función. No hubo pruebas para demostrar que la intervención psicosocial proporciona una mejoría inmediata o a plazo medio en ninguna de estas cinco escalas funcionales. A partir de los datos disponibles, no hubo ningún cambio significativo en los niveles de ansiedad (DME -0,09; IC del 95%: -0,40 a 0,23) o de la depresión tras la intervención (DME -0,03; IC del 95%: -0,24 a 0,19). Actualmente, no hay pruebas suficientes para refutar o apoyar la efectividad de la intervención psicosocial en pacientes con cáncer de cabeza y cuello.

Tools
Information
Share/Save