Visitas domiciliarias poco después del parto de un recién nacido

Es habitual que se presenten problemas de salud para las madres y los recién nacidos o que se hagan evidentes en las semanas posteriores al parto. Para las madres, incluyen hemorragia posparto, fiebre e infección, dolor abdominal y de espalda, secreción anormal, tromboembolia y complicaciones de las vías urinarias, así como problemas psicológicos y de salud mental como la depresión posparto. Las madres también pueden necesitar apoyo para establecer la lactancia materna. Los recién nacidos tienen riesgo de muerte relacionada con infecciones, asfixia y parto prematuro. Las visitas domiciliarias por parte de profesionales de la salud o de personas no profesionales que proporcionan apoyo en el periodo posparto temprano pueden impedir que los problemas de salud se prolonguen a largo plazo, con efectos sobre las pacientes, los recién nacidos y sus familias. Esta revisión consideró diferentes esquemas de visitas domiciliarias en las semanas posteriores al parto.

Se incluyeron 12 ensayos aleatorizados con datos sobre más de 11 000 mujeres. Algunos ensayos se centraron en los controles físicos de la madre y el recién nacido, mientras que otros proporcionaron apoyo a la lactancia materna, y uno incluyó la provisión de apoyo práctico con las tareas domésticas y el cuidado de los recién nacidos. Se realizaron en países de ingresos altos y en ámbitos de ingresos bajos, en los que las pacientes que recibieron atención habitual pueden no haber recibido atención posnatal adicional después del alta hospitalaria temprana.

Los ensayos se centraron en tres amplios tipos de comparaciones: programas que incluyeron más o menos visitas postnatales a domicilio (cinco estudios), programas que incluyeron diferentes modelos de atención (tres estudios) y controles postnatales en el hogar o en clínicas hospitalarias (cuatro estudios). En todos menos dos de los estudios incluidos, la atención domiciliaria posnatal la proporcionaron profesionales de la asistencia sanitaria. Para la mayoría de los resultados, solo uno o dos estudios proporcionaron datos, y los resultados generales fueron inconsistentes.

No hubo evidencia de que las visitas domiciliarias se asociaran con una reducción en las muertes de los recién nacidos o en los problemas de salud graves para las madres. La salud física y psicológica de las mujeres no mejoró con un esquema más intensivo de visitas a domicilio, aunque una atención más individualizada mejoró la salud mental de las mujeres en un estudio. En general, los recién nacidos tuvieron menos probabilidades de recibir atención médica de urgencia cuando las madres recibieron más visitas domiciliarias posnatales. Un número mayor de visitas domiciliarias puede haber alentado a más mujeres a la lactancia exclusiva de los recién nacidos. La variedad de resultados informados en diferentes estudios, cómo se midieron los resultados, y la considerable variación en las intervenciones y las condiciones control entre los estudios fueron las limitaciones de esta revisión. Los estudios fueron de calidad variable en cuanto al riesgo de sesgo.

Se necesitan más estudios de investigación antes de poder recomendar cualquier esquema particular de atención posnatal

Conclusiones de los autores: 

El aumento del número de visitas postnatales domiciliarias puede promover la salud infantil y la satisfacción materna, y una atención más individualizada puede mejorar los resultados para las mujeres, aunque en general los resultados de los diferentes estudios no fueron consistentes. Sin embargo, la frecuencia, el momento adecuado, la duración y la intensidad de dichas visitas de atención posnatal se deben basar en las necesidades locales. Se necesitan ECA adicionales bien diseñados que evalúen esta intervención compleja para determinar cuál es el paquete óptimo.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

En el período posparto, es habitual observar complicaciones maternas que incluyen problemas psicológicos y de salud mental, así como morbilidad neonatal. Las visitas domiciliarias por parte de profesionales de la salud o personas no profesionales que proporcionan apoyo en las semanas posteriores al parto pueden prevenir que los problemas de salud se vuelvan crónicos y con efectos a largo plazo sobre las pacientes, los recién nacidos y sus familias.

Objetivos: 

Evaluar los resultados para las pacientes y los recién nacidos de diferentes esquemas de visitas domiciliarias en el periodo posparto temprano. La revisión se centra en la frecuencia de las visitas domiciliarias, la duración (cuándo finalizan las visitas) y la intensidad, y en diferentes tipos de intervenciones con visitas domiciliarias.

Métodos de búsqueda: 

Se hicieron búsquedas en el Registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (28 de enero 2013) y en las listas de referencias de los artículos recuperados.

Criterios de selección: 

Ensayos controlados aleatorizados (ECA) (incluidos los ECA grupales) que compararon diferentes tipos de intervenciones con visitas domiciliarias y que incluyeron participantes en el periodo posparto temprano (hasta los 42 días después del parto). Se excluyeron los estudios en los cuales las pacientes se incluyeron y recibieron una intervención durante el período prenatal (incluso cuando la intervención continuó en el período posnatal) y los estudios que solo incluyeron pacientes de grupos de alto riesgo específicos (p.ej. mujeres con problemas de consumo de alcohol o sustancias).

Obtención y análisis de los datos: 

Al menos dos autores de la revisión evaluaron la elegibilidad de los estudios . Al menos dos autores de la revisión de forma independiente extrajeron los datos y evaluaron el riesgo de sesgo. Los datos se introdujeron en el programa Review Manager.

Resultados principales: 

Se incluyeron datos de 12 ensayos aleatorizados con información sobre más de 11 000 pacientes. Los ensayos se realizaron en países de todo el mundo, y en ámbitos de ingresos altos y bajos. En ámbitos de ingresos bajos, las pacientes que recibieron atención habitual podían no haber recibido atención posnatal adicional después del alta hospitalaria temprana.

Las intervenciones y las condiciones control variaron considerablemente entre los estudios, y los ensayos se centraron en tres amplios tipos de comparaciones: programas que incluyeron más o menos visitas postnatales a domicilio (cinco estudios), programas que incluyeron diferentes modelos de atención (tres estudios) y controles postnatales en el hogar o en consultorios hospitalarios (cuatro estudios). En todos menos dos de los estudios incluidos, la atención posnatal domiciliaria la administraron profesionales de la asistencia sanitaria. El objetivo de todas las intervenciones en general fue evaluar el bienestar de las madres y los recién nacidos, y proporcionar educación y apoyo, aunque algunas intervenciones tuvieron objetivos más específicos como promover la lactancia o proporcionar apoyo práctico.

Para la mayoría de los resultados, solo uno o dos estudios proporcionaron datos, y en general los resultados fueron inconsistentes.

No hubo evidencia de que las visitas domiciliarias se asociaran con mejoras en la mortalidad materna y neonatal, ni evidencia sólida de que un mayor número de visitas domiciliarias posnatales se asociaran con mejoras en la salud materna. Los esquemas más intensivos de visitas domiciliarias no parecieron mejorar la salud psicológica materna, y los resultados de dos estudios indicaron que las pacientes que recibieron más visitas tuvieron puntuaciones medias mayores de depresión. No fue posible precisar el motivo de este resultado. En un ensayo aleatorizado grupal que comparó la atención habitual con la atención individualizada por comadronas hasta tres meses después del parto, las proporciones de mujeres con puntuaciones en la Edinburgh postnatal depression scale (EPDS) ≥ 13 a los cuatro meses se redujo en el grupo de atención individualizada (RR 0,68; IC del 95%: 0,53 a 0,86). Hubo alguna evidencia de que la atención domiciliaria posnatal puede reducir la utilización de servicios sanitarios infantiles en las semanas posteriores al parto, y que más visitas domiciliarias pueden promover la lactancia exclusiva de los recién nacidos en más pacientes. Hubo alguna evidencia de que las visitas domiciliarias se asocian con un aumento de la satisfacción materna con la atención posnatal.

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save