Intervenciones con podómetros en el lugar de trabajo para el aumento de la actividad física

La Organización Mundial de la Salud recomienda que la mayoría de las personas debe realizar al menos 30 minutos de actividad física de intensidad moderada la mayoría de los días, ya que reduce el riesgo de enfermedad cardiovascular, diabetes y algunos cánceres. Sin embargo, menos del 40% de la población del mundo realiza cantidades adecuadas de actividad física y las tasas han descendido. En esta revisión, se evaluó si las intervenciones en el lugar de trabajo con podómetro aumentan la actividad física y, por lo tanto, dan lugar a efectos beneficiosos en la salud posterior.

Para realizar esta evaluación, se buscaron ensayos controlados aleatorios de intervenciones de promoción de la salud en el lugar de trabajo que incluyeran el uso de un podómetro en adultos empleados. Entre el 30 de enero y el 6 de febrero 2012, se realizaron búsquedas en varias bibliotecas electrónicas y en las referencias de los estudios pertinentes, recuperando 3282 artículos potenciales.

Finalmente, se incluyeron cuatro estudios en la revisión. Un estudio comparó los programas con podómetro con un programa alternativo de actividad física, pero hubo diferencias importantes al inicio entre los grupos de intervención y control que dificultaron distinguir el efecto verdadero. Los tres estudios restantes compararon los programas con podómetro con grupos control mínimamente activos. Un estudio observó una mejoría en la actividad física en el programa con podómetro, pero otros dos estudios no encontraron diferencias significativas entre el grupo de podómetro y el grupo control. No fue posible combinar estos resultados, ya que cada estudio utilizó una medida diferente para la actividad física, de manera que no está claro cuál fue el efecto general. Estudios únicos encontraron cambios beneficiosos en el índice de masa corporal, la glucosa en plasma en ayunas, el componente mental de la calidad de vida y la lesión en el lugar de trabajo asociados con los programas con podómetro en contraposición con el grupo control. Sin embargo, ninguno de los estudios identificó diferencias consistentes entre el programa con podómetro y el grupo control para los resultados circunferencia de la cintura, presión arterial ni calidad de vida. Además, se consideró que la mayoría de los estudios incluidos tuvo un alto riesgo de sesgo, principalmente debido a que los participantes y el personal conocían quiénes estaban en la intervención y quiénes en el grupo control, la deserción de los participantes y el no haber publicado un protocolo antes de comenzar el estudio.

Se concluye que no hubo pruebas suficientes para evaluar si las intervenciones con podómetros en el lugar de trabajo tienen efectos beneficiosos. Se necesita realizar ensayos controlados aleatorios adicionales de alta calidad, con un rango de resultados de salud y una evaluación a largo plazo.

Conclusiones de los autores: 

Hubo datos limitados y de calidad deficiente que no aportan pruebas suficientes para evaluar la efectividad de las intervenciones con podómetros en el lugar de trabajo para aumentar la actividad física y mejorar los resultados de salud posterior.

Leer el resumen completo…
Antecedentes: 

La Organización Mundial de la Salud y el Foro Económico Mundial han recomendado la realización de estudios de investigación adicionales para fortalecer el conocimiento actual de los programas de salud en el lugar de trabajo, en particular, sobre la efectividad y el uso de instrumentos sencillos. Un podómetro es uno de dichos instrumento sencillos que se puede incorporar a las intervenciones en el lugar de trabajo.

Objetivos: 

Evaluar la efectividad de las intervenciones con podómetros en el lugar de trabajo para aumentar la actividad física y mejorar los resultados de salud posteriores.

Estrategia de búsqueda (: 

Las búsquedas electrónicas en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (671 artículos potenciales), MEDLINE (1001), EMBASE (965), CINAHL (1262), bases de datos OSH UPDATE (75) y en Web of Science (1154) desde el registro más antiguo entre el 30 de enero y el 6 de febrero 2012 obtuvieron 3248 registros únicos. Las listas de referencias de los artículos obtuvieron 34 artículos adicionales. El contacto con individuos y organizaciones no dio registros adicionales.

Criterios de selección: 

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios individuales y grupales de intervenciones de promoción de la salud en el lugar de trabajo con el componente podómetro en adultos empleados. El resultado primario fue la actividad física y formó parte de los criterios de elegibilidad. Los resultados de salud posterior, incluidos los efectos adversos, se consideraron resultados secundarios.

Obtención y análisis de los datos: 

Dos autores de la revisión realizaron la selección de los títulos, los resúmenes y los textos completos de forma independiente. Dos autores de la revisión (RFP y MC) completaron de forma independiente la extracción de datos y la evaluación del riesgo de sesgo. Se estableció contacto con los autores para obtener datos adicionales y aclaraciones.

Resultados principales: 

Se encontraron cuatro estudios relevantes que proporcionaron datos para 1809 empleados, el 60% de los cuales fue asignado al grupo de intervención. Todos los estudios evaluaron los resultados inmediatamente después de que la intervención hubiera terminado y la duración de la intervención varió de tres a seis meses. Todos los estudios tuvieron condiciones habituales de control del tratamiento; sin embargo, el tratamiento habitual de un estudio fue un programa alternativo de actividad física, mientras que los otros tres tenían controles mínimamente activos. En general, hubo alto riesgo de sesgo principalmente debido a la falta de cegamiento, la medición de resultado autoinformada, los datos de resultado incompletos debido a la deserción y la mayoría de los estudios no había publicado los protocolos, lo que aumenta la probabilidad de informe selectivo.

Tres estudios compararon el programa con podómetro con un grupo control mínimamente activo, pero los resultados de la actividad física no se pudieron combinar porque cada estudio utilizó una medida de actividad diferente. Un estudio observó un aumento de la actividad física con un programa con podómetro, pero los otros dos no encontraron una diferencia significativa. En los resultados secundarios, se encontraron mejorías en el índice de masa corporal, la circunferencia de la cintura, la glucosa en plasma en ayunas, el componente mental de la calidad de vida y la lesión en el lugar de trabajo asociada con los programas con podómetro, pero estos resultados se basaron en los datos limitados de uno o dos estudios pequeños. No hubo diferencias entre el programa con podómetro y el grupo control para la presión arterial, varios resultados bioquímicos ni el componente físico de la calidad de vida. En ninguno de los estudios incluidos se midió el comportamiento sedentario ni las puntuaciones de riesgo de enfermedad.

Un estudio comparó un programa con podómetro y un programa alternativo de actividad física, pero los desequilibrios iniciales dificultaron distinguir las mejorías reales asociadas con cualquiera de los programas.

En general, no hubo pruebas suficientes para evaluar la efectividad de las intervenciones con podómetros en el lugar de trabajo.

Se necesitan más ensayos controlados aleatorios de alta calidad para evaluar la efectividad de las intervenciones con podómetros en el lugar de trabajo para aumentar la actividad física y mejorar los resultados de salud posterior. Para mejorar la calidad de las pruebas disponibles, los estudios futuros se deben registrar en un registro de ensayos en línea, publicar un protocolo, asignar tiempo y apoyo económico para reducir la deserción y tratar de cegar al personal (especialmente los que realizan la medición). Para identificar mejor los efectos de las intervenciones con podómetros, los estudios futuros deben informar un conjunto central de resultados (actividad física total en MET, tiempo total sentado en horas y minutos, factores de riesgo de la enfermedad cardiovascular y diabetes tipo II objetivamente medidos, calidad de vida y lesión), evaluar los resultados a largo plazo y realizar análisis de subgrupos basados en subgrupos demográficos (p.ej., edad, sexo, grado de instrucción). Los estudios futuros también deben comparar diferentes tipos de intervención activa para probar componentes específicos de la intervención (elegibilidad, duración, meta por etapas, diario por etapas, contextos) y contextos (ocupación, proveedor de la intervención).

Notas de traducción: 

La traducción y edición de las revisiones Cochrane han sido realizadas bajo la responsabilidad del Centro Cochrane Iberoamericano, gracias a la suscripción efectuada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad del Gobierno español. Si detecta algún problema con la traducción, por favor, contacte con Infoglobal Suport, cochrane@infoglobal-suport.com.

Tools
Information
Share/Save